La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Rajoy

La flor de su secreto
María José González 04-12-2012 | 12:37 | 0

 

«Queda suspendida excepcionalmente la revalorización de las pensiones, con la excepción de las prestaciones más bajas del sistema, es decir, las no contributivas, las contributivas que reciben complementos de mínimos y las del antiguo régimen del SOVI no concurrentes con otras».  Esto que leen es un extracto del real decreto aprobado en el 2010 por el Gobierno de Rodríguez Zapatero, que congeló las pensiones durante el 2011.

Introduzco esta nota aclaratoria para ahuyentar a los oportunistas y recordarles que el último que se alojó en La Moncloa también crucificó a mi madre, a mi tía, a mi suegra, al yayo Tasio (alter ego de mi compañero Teri Sáenz) y a millones de pensionistas como ellos.

El inquilino que ocupa tan excelso palacio en la actualidad no ha llegado a meter en el frigorífico presupuestario las nóminas de jubilados,
viudos y huérfanos. Pero las ha tocado gravemente. Aduce que no tiene más remedio, porque pedir un préstamo (como hizo Aznar en 1996)
para recompensar en el 2013 la totalidad del encarecimiento que los precios han registrado este año descuadraría las maltrechas cuentas de
esta España en concurso de acreedores.

Lo que más me inflama (a estas alturas los incumplimientos electorales escuecen menos, por previsibles) son los mensajes confusos que Rajoy (pocas veces) y sus altos comisionados (las más) han ido lanzando  para desasosiego de las ‘clases pasivas’. Como quien deshoja una margarita, pétalo a pétalo: el lunes no tocamos las pensiones; el martes, sí; el miércoles, no…

Y así han echado unos meses, manteniendo en la incógnita a los pensionistas, «las personas más indefensas, las que lo tienen más difícil»,
en definición del mismísimo presidente del Gobierno de España. Pues eso.

 

 

Ver Post >
Palabras malditas
María José González 15-06-2012 | 12:12 | 0

 

A ver si me aclaro. El rescate europeo a la banca española, no es un rescate. Como tampoco lo fue la subida de impuestos, que es una «ponderación fiscal»; ni el abaratamiento del despido, que es «una flexibilización y modernización de las relaciones laborales»; ni la amnistía a los defraudadores, que es una «regularización de rentas y activos».

El Gobierno hizo dos cosas importantes el pasado fin de semana: pedir el auxilio multimillonario a los socios comunitarios y sorprendernos con una nueva lección magistral sobre cómo prostituir el lenguaje y retorcerlo a demanda para enmascarar nuestro sufrimiento con eufemismos y volteretas dialécticas vergonzosas.

Es mencionar el vocablo rescate, y desde el Gobierno y el partido que lo sustenta se movilizan hordas de académicos autodidactas dispuestas a pervertir nuestro precioso y preciso idioma.

Esa es la clave en estos momentos: decir lo que no es, para más adelante, con los ciudadanos aturdidos por este sinsentido dialéctico, profundizar sobre las contrapartidas que este «no rescate» descargará sobre sus costillares. Así que durante unos días vayan preparándose para soportar todo tipo de memeces verbales: préstamo, línea de crédito y/o ayuda versus redención, liberación y/o salvamento.

No olviden, sin embargo, que a su favor cuentan con tener callos en las manos de bregar con estos políticos tan dados a huir de las palabras malditas. Si en el 2008 ya supieron soportar que un Gobierno llamase a la crisis «desaceleración económica», ahora serán tanto o más capaces de sobrellevar que otro Gobierno nos venda el rescate bancario como un «éxito» del país.

Ver Post >
El ropero de Rubalcaba
María José González 23-05-2012 | 11:27 | 2

 

 

Rubalcaba aprovechó su encuentro del domingo con los socialistas riojanos para poner la pelota en el tejado de Rajoy. ¿Quieres acuerdos? Yo te los brindo Mariano, confía en mí.

El jefe de la oposición hizo valer la honestidad, la inocencia de su ofrecimiento, planteando un acuerdo de canje: yo te prometo que no caeré en ninguna tentación de táctica partidista, si a cambio tú te zafas de esa soberbia que te ha llevado a confundir la mayoría política con la mayoría social… que no la tienes.

Para ello, y durante los veinte minutos que duró su intervención en el escenario de Riojafórum, el líder nacional del PSOE fue alternando el vestuario: primero apareció con el buzo de militante socialista, levantando el puño, que no la voz, contra la «caótica» política del Gobierno que «ha debilitado y empeorado al país». Acto seguido, y con prodigiosa habilidad, se mudó de vestimenta para aparecer con el traje austero propio de un hombre de Estado que antepone el interés del país a sus rentas particulares. «Nos tienen que ver unidos –dijo– y por eso le llamaré mañana a Rajoy».

En otro magnífico giro escénico volvió a enfundarse el mono azul añil para oponerse a los «espectaculares retrocesos sociales y laborales». Y, finalmente, recuperó la chaqueta sobria (sin corbata), en cuya solapa prendió la rosa socialista para aleccionar muy sutilmente a los órganos institucionales y ejecutivos, y a los militantes de base de que el proceso renovación interna ya se ha acabado. Por si a alguien todavía no le quedaba claro.

Sobre el último modelo que lució no hay información fiable. Según se rumorea, Luena le envolvió con una gabardina para guarecerse de ciertas preguntas

 

Fotografía de Juan Marín

Ver Post >
Sobre el autor María José González
María José González Galindo. Bilbao. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV). Periodista de Diario LA RIOJA desde 1992. Redactora de Local en las áreas de Economía, Infraestructuras y Laboral.