#!/bin/php ¿Quiere factura? | Que quede entre nosotros - Blogs larioja.com

¿Quiere factura?

Se me estropeó un electrodoméstico en casa (da igual cuál) y al acabar la reparación el técnico me hizo la pregunta fatídica: “¿le hago factura?”. Una pregunta que siempre me ha ofendido y que demuestra el desprecio hacia lo que es de todos, lo público, porque si nadie reclama facturas y, por tanto, consiente que no se paguen impuestos, ¿cómo va a haber después servicios públicos? Como siempre reclamo el ticket, en algunos sitios, además de mirarme mal, me ponen todas las pegas del mundo, “es que tenía que haberlo pedido antes”, incluso a veces me tienen esperando para que desista y me vaya aburrida de esperar.

Y así, tacita a tacita, sin factura por un lado y sin ticket por otro, hemos conseguido ser uno de los países con mayor tasa de economía sumergida de la UE. La economía sumergida en España se calcula que está entre el 20 y el 25% del PIB y dejamos de recaudar unos 74.000 millones de euros (que se dice pronto). Es como una enorme bolsa de gas negro que está por debajo de la sociedad. Tenemos un problema, no sólo de corrupción política, sino de corrupción ciudadana, de podredumbre social, si una cuarta parte de la economía de nuestro país escapa a la Ley.

El Gobierno limitó hace unos meses los pagos en efectivo a 2.500 euros, algo es algo, pero me sigue pareciendo muchísimo. Y como no creo a estas alturas en una repentina recuperación de valores, lo que hay que hacer es reforzar los servicios de inspección tributaria y penalizar más el fraude fiscal.

Hace unos días recordaba el filósofo Javier Gomá la historia bíblica de Sodoma y Gomorra: Dios le dijo a Abraham que destruiría Sodoma por medio de fuego y azufre. Abraham intercedió por los justos de la ciudad, y Dios le replicó que no la destruiría si encontraba cincuenta justos en la misma. Después de regatear Abraham esa cifra, Dios la dejó en diez justos. Y como no los había, Sodoma fue destruida porque era imposible encontrar en ella siquiera diez hombres justos.

Nadie va a venir ahora a destruirnos con fuego y azufre o a salvarnos, depende de nosotros mismos ser una de esas personas justas de la ciudad. Que no se cumpla la letra del famoso tango “Cambalache”: “el que no llora, no mama y el que no afana es un gil. [...] Échate a un lao, que a nadie importa si naciste honrao”. Lo que está claro es que así no podemos seguir y tenemos que convencernos cada uno de nosotros de ello e inculcárselo a nuestros hijos, porque los valores de la honestidad, el respeto a la Ley, la honradez, la rectitud, que lo público es de todos… todo esto y mucho más, se aprende en casa y empieza por cada uno de nosotros. Sí, claro, quiero factura.



Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.