#!/bin/php Géneros de renuncias | Que quede entre nosotros - Blogs larioja.com

Géneros de renuncias

Es una foto para la historia: el helicóptero con el Papa dentro (por unas horas todavía lo era) sobrevolando el Vaticano con la cúpula de San Pedro al lado y el cielo rojizo del atardecer de Roma al fondo. Tienes la sensación al verla de que ya no hay marcha atrás. Ni soy ni quiero ser teóloga (las tertulias de repente se han llenado de ellos), pero el hecho en sí de la renuncia del Papa, desde un análisis seglar, me parece un acto de honestidad, de coherencia y de humildad. Y todo ello llama más la atención porque en esta época que nos ha tocado, estos valores no abundan mucho. Que el Papa renuncie es algo tan inusual, tan atípico (desde la Edad Media no renunciaba ninguno), que te da qué pensar en el hecho en sí de las renuncias.

Y es que estamos siempre renunciando. En la vida, es tan importante saber aprovechar las oportunidades como saber cuándo hay que renunciar a algo. Las nuestras no son renuncias históricas, como la del Papa, pero son determinantes para la vida de cada uno. Cualquier decisión que tomamos implica una renuncia, supone descartar algo, es asumir que vamos a seguir un camino y dejar de transitar todos los demás.

Cuando, por ejemplo, decides tener un hijo, renuncias a las horas de sueño, a hacer la vida por tu cuenta, a la comodidad en general. La madurez es asumir compromisos y responsabilidades, darte cuenta de que no puedes hacer todo lo que quieres y que debes renunciar a muchas cosas en tu vida. Esas renuncias no son ni buenas ni malas, sencillamente tienes que asumirlo.

Ahora bien, las que de verdad sabemos de renuncias somos las mujeres. En este caso, de renuncias amargas, nada positivas. Al contrario que el Papa, la mayor parte de las mujeres no renuncian libremente.

Sin ir más lejos, esta semana se celebra uno de esos días internacionales, en este caso dedicado a la mujer trabajadora. Pues bien, las mujeres antes de aceptar un ascenso se plantean si van a poder “renunciar” a su vida familiar, algo que la mayoría de los hombres ni lo consideran. Pero, para que se lo planteen, se lo tienen que haber ofrecido antes, que esa es otra. Y de esta manera, entre que no hay una igualdad en las ofertas y que muchas renuncian una vez que se lo han ofrecido, llegamos a lo que publicaba este nuestro periódico el pasado domingo: “el número de hombres en puesto directivos en La Rioja dobla al de las mujeres”. Por no hablar del porcentaje de ellas que renuncian a tener más hijos porque saben que esto les va a perjudicar en su carrera profesional (según la última encuesta, ocho de cada diez) o de las que abandonan porque los tienen, o de las que renuncian a su vida personal para poder conciliar la vida laboral y familiar.

¿Por qué casi siempre somos las mujeres las que tenemos que renunciar? Vamos, que el 8 de marzo podría llamarse también “el día de las mujeres que renuncian”, porque no sólo hay géneros de renuncias, sino también renuncias de género.


Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • legolas

    Esto es lo que se denomina escribir por escribir.

  • Pretextato

    No voy a entrar en disquisiciones de la antigüedad del “homo sapiens” ni del “homo sapiens, sapiens” ya que creo que digamos 600 mil años o digamos 30 mil años, da igual, SON MUCHOS AÑOS.
    Vamos a utilizar la cifra menor. 30.000 años de un género humano con todos sus condicionamientos, historia, criterios de vida, religiones, guerras, etc. no pueden ser modificables ni modificados en 100 años.
    Que digo 100, 60 años.
    Lo primero y mas importante en estos debates es ponernos en situación y tiempo en cada planteamiento y cada análisis.
    Vayamos al inicio. Una partida de cazadores, un mastodonte. Mastodonte muerto, tres cazadores muertos. Carne para la tribu. Las mujeres en la cueva, cuidando de los presuntos próximos cazadores o defensores de la tribu, cuidando del fuego, y pariendo. (No se olvide nunca en este escrito que la función reproductora es de dos, pero la que acarrea con el bebe en su tripa durante 9 meses es la mujer)
    Adelantémonos a la Edad Media (Medievo) con una duración de 10 siglos.
    Centrémonos en Europa. Durante estos 10 siglos, no hubo año, incluso ni mes, que alguien no estuviera en guerra con alguien. Esto contraía grandes pérdidas humanas, básicamente hombres, (olvidémonos de las pestes que se llevaban a ambos por igual) Por tanto y pensando en estas pérdidas, las mujeres eran la fuente de suministro de niños-hombres para la guerra.
    Este dominio masculino de la sociedad, fue especialmente cruel para la mujer en esta época. Ocurre siempre que existe un dominador y un dominado. (la política, actua de la misma forma con sus gobernados)
    Si vamos avanzando en el transcurso de la vida, nada cambia hasta el siglo XIX. El acceso de las mujeres al mundo laboral, es uno de los momentos claves de cambio de actitudes. (sigan situandose en Europa, ahora también podemos incluir a USA)
    Pero el gran momento para el género femenino llega en el año 1960, con “la píldora anticonceptiva” Es a partir de ese momento cuando la mujer puede decidir si quiere tener hijos y cuantos.
    Por supuesto que este hecho duró años de aceptación y no lo fue de la misma manera en todas las sociedades, básicamente influenciadas, en mayor o menor medida, por la religión y los prejuicios sociales.
    Total, que nos presentamos en el siglo XXI, y se pretende, que en menos de 50 años, toda una sociedad con toda su carga, su educación y si me apuran, su genética de 30.000 años, cambie en tres generaciones. Very difficult,
    Hay una cosa, que hoy por hoy, es incuestionable. El cuerpo de la hembra es el único que está dotado para engendrar y parir hijos.
    (Para que lleguen las novelas de Asimov a la realidad, seguro que pasara mucho mas tiempo que el que necesitó Julio Verne).
    Por tanto, y considerando, que el hombre y la mujer son físicamente diferentes, la igualdad absoluta es inviable.
    Y no quiero entrar en temas de trabajos, de aptitudes y actitudes. Esto daría para un tocho de mayores dimensiones.
    Se que mas de un lector o lectora, me tachará de machista. A eso tengo que decir que tengo dos hijas y las dos han disfrutado de su libertad y tomado sus propias decisiones, estando apoyadas por sus padres. Se las ha educado en el respeto a los demás y en le respeto a si mismas. Y por los resultados obtenidos, al menos nos podemos poner un 8,5. (ellas nos valoran mejor)
    Un saludo

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.