La Rioja
img
Becario a los 45
img
Mayte Ciriza | 07-03-2018 | 19:35

Estaban encantados. Habían cogido a su hija para hacer las prácticas de fin de carrera en una empresa durante tres meses seis horas al día y, aunque no le pagaban absolutamente nada, lo celebraban como si les hubiera tocado la lotería, a pesar de que nadie le aseguraba que después de las prácticas fueran a hacerle un contrato.

Seguro que casos de estos conocemos todos, sobre todo los que tenemos hijos que han acabado o están acabando sus estudios, y además de vivirlo en primera persona, te cuentan los casos de sus compañeros y la mayoría no percibe ni un euro durante el contrato en prácticas, no les pagan ni el transporte siquiera.

¿Cómo se van a emancipar los jóvenes si les hacen contratos sin pagarles o con sueldos de miseria? Se habla mucho de la tasa de natalidad, pero ¿cómo van a poner en marcha una familia y tener hijos si no tienen un sueldo digno para salir adelante? Y si son chicas lo tienen más difícil. La hija de unos amigos se quitó el anillo de casada en una entrevista de trabajo porque le dijeron que le convenía hacerlo para que la cogieran para ese puesto.

Estamos en estas cuando la CEOE ha hecho público un documento bajo el título “El aprendizaje: clave de la mejora de la empleabilidad y la competitividad”. Hay un problema en España con el contrato de “formación y aprendizaje”, y es que ha bajado de 174.000 contratos de este tipo en 2015 a 48.000 en 2017. El documento plantea alguna propuesta razonable, como deducciones fiscales para las empresas que faciliten la integración de estudiantes en prácticas, pero hay otras que son para echarse a temblar.

Se propone, por ejemplo, que pueda utilizarse a estos becarios para trabajos a turnos, por la noche, en fines de semana y que puedan realizar horas extra. O que este tipo de contrato pueda suscribirse con mayores de 45 años parados que hayan agotado la prestación por desempleo. ¡Y a cero euros! A este paso va a haber que pagar por trabajar. Esta propuesta es una nueva esclavitud.

Es estupendo que los parados de larga duración de más de 45 años puedan acogerse a un contrato de formación, pero pagándoles, y con la perspectiva de lograr un contrato al acabar las prácticas. En cambio, lo que se pretende es que la gente trabaje gratis, y esto es inmoral. Se está jugando con la esperanza de futuro de los jóvenes y con la desesperación y la angustia del que no encuentra trabajo con cincuenta años.

Hay quien se lo ha tomado con humor, y ante esta iniciativa ha hecho un spot con el lema: “siéntete joven, consigue un contrato de mierda… hazte becario”. Becario a los 45.oroz-644x362