La Rioja
img
Autor: Mayte
RH en el fútbol
img
Mayte Ciriza | 22-11-2017 | 10:09| 0

Una de las mejores cosas que les ha pasado a mis hijos es jugar al fútbol. Uno de ellos sigue haciéndolo. Practicar deportes en equipo es mucho más que hacer ejercicio físico y llevar una vida saludable, que ya es bastante; es toda una escuela de vida, es aprender unos valores: el de la solidaridad, el esfuerzo, el compañerismo, la disciplina, el respeto, el espíritu de sacrificio, el saber ganar y perder.

He visto la infinita tristeza de uno de los amigos de mis hijos cuando le dijeron que no podía continuar en el equipo por su condición física, porque no tenía la técnica suficiente según el entrenador. Siempre he pensado que son mucho más importantes todos estos valores y la práctica deportiva escolar que la mera competición, y que por encima de todo está el valor educativo del deporte base, más que los trofeos que estos chavales puedan conseguir. Por eso no estuve de acuerdo con que se apartase a aquel joven, cuyos amigos seguían en el equipo, y así se lo trasladamos varios padres y madres a los responsables del club. No lo sacaron mucho a jugar, pero pudo seguir entrenando y viajando con sus compañeros de siempre.

Estos últimos días se ha hecho público que el Athletic de Bilbao ha expulsado a 150 niños riojanos del centro de tecnificación deportiva que tiene el club en Oyón. Los ha expulsado, una vez empezada la temporada, porque no son nacidos ni residentes en el País Vasco, Navarra o el País Vasco francés. ¿Cómo explicarles a estos niños que no los quieren por ser riojanos, y no por cómo juegan en el campo? En La Rioja ha habido siempre una gran relación con el Athletic, con destacados jugadores riojanos en el primer equipo,  con una larga tradición de apoyo a ese club y con muchos seguidores de ese equipo en esta región.

A preguntas de los medios, el Presidente del Athletic, Josu Urrutia se llama, dijo: “los chicos y chicas nacidos en el País Vasco se sienten mal cuando un jugador nacido en La Rioja viste la camiseta y no es autóctono”. Estas declaraciones tienen un tufo xenófobo y racista. Decisiones como la que se ha tomado para expulsar a 150 niños de La Rioja por el hecho de no haber nacido en el País Vasco nos recuerdan que algunos siguen defendiendo una pureza de la raza. Hace unos años Arzalluz se refería a la identidad racial de los vascos basada en el RH negativo. Pensábamos que esto estaba superado. Pero no, ese supremacismo racial sigue vivo. Es lo que ha pasado con estos niños. El RH negativo llevado al fútbol base.

28771886-624x468

Ver Post >
Ya estoy llegando
img
Mayte Ciriza | 21-11-2017 | 9:21| 0

Habíamos quedado en la cena anual las compañeras de curso, y Pilar, para no variar, no llegaba, así que le enviamos un guasap: “¿dónde andas? ¡Te estamos esperando!”, y nos contestó que tardaba cinco minutos, que al final fueron veinte. Al llegar, que si no encontraba sitio para aparcar, que cómo está el tráfico en Logroño, que si le habían llamado justo al entrar y llevaba diez minutos hablando en la puerta…, en fin, lo de siempre, excusas atropelladas e inventadas para justificar la impuntualidad.

Pero el no llegar, con la nueva opción de guasap, se va a acabar. La red de mensajería va a activar una opción que permite localizarnos al instante, es decir, que muestra a nuestros contactos dónde nos encontramos en ese momento. La opción puede ser muy práctica, como dice Facebook (propietaria de Guasap) al presentarla: puede servir “para reunirte con tus amigos, avisar a tus familiares de dónde estás o compartir tu trayecto”.

Realmente esta opción de localización puede ser muy útil para los adolescentes que vuelven a casa, para que te localicen si te ha sucedido algo o para los aficionados a la montaña. En cambio, no está recomendada para los adúlteros, para los que no quieren que se sepa dónde están o para los que llegan siempre tarde.

Si para algo va a servir esta opción de guasap es para que lleguemos puntuales a los sitios. La puntualidad  tiene mucho que ver con el respeto a los demás, es una muestra de rigor personal, una virtud. Ser impuntual, sin embargo, es una falta absoluta de educación, es un acto de desprecio hacia el que espera, es una falta de empatía porque el impuntual no se pone en el lugar del otro y considera su tiempo más valioso que el tuyo. Ser puntual, obviamente, no quiere decir llegar una hora antes, porque tampoco eso está bien visto, puede parecer más bien una muestra de ansiedad o de despiste.

Llegar tarde da una imagen pésima del tardón y en lo profesional es algo muy negativo. Quien llega tarde demuestra que es poco fiable y es un irresponsable. Y lo que es peor, el impuntual hace perder el tiempo a los demás, y el tiempo es lo más valioso que tenemos. Si alguien no es capaz de organizar su agenda, de cumplir sus compromisos y de llegar a tiempo, ¿cómo va a desarrollar bien su trabajo?

En lo personal somos más comprensivos con el que llega tarde, pero es igualmente una falta de respeto. En cualquier caso, si ya es la hora a la que habías quedado y aún no has salido de casa, ya puedes ir desactivando la opción de localización en el guasap, porque cuando te pregunten: “pero, ¿dónde te metes? Estamos todos y solo faltas tú”, no podrás contestar, mientras te estás vistiendo: “ya estoy llegando”.

whastapp-gps

 

Ver Post >
Jetas
img
Mayte Ciriza | 21-11-2017 | 9:17| 0

La semana pasada tuve reunión de la comunidad de vecinos, y el administrador nos contó que hay un vecino que lleva varios meses sin pagar el recibo de la comunidad, y no tiene precisamente problemas económicos, más bien todo lo contrario. Utiliza el ascensor, da la luz de la escalera cuando vuelve de cenar por ahí, se ducha con agua caliente y pone la calefacción (que son centrales), pero no paga ni un euro de todos estos gastos comunes. Si coincides con él te saluda tan campante, ni un asomo de mala conciencia. Me pregunto cómo es posible tener tanto morro, y también cómo somos tan excesivamente educados el resto de vecinos que no le reprochamos lo caradura que es.

En la vida diaria nos encontramos con muchos tipos de jetas. Los del trabajo, esos que están siempre olisqueando lo que haces para aprovecharse de tus ideas, de tu esfuerzo, de tu conocimiento o de tus contactos. O los que se piden la baja a la primera de cambio y sus compañeros tienen que apechugar con su parte del trabajo. ¿Quién no ha tenido, siendo estudiante, compañeros de esos que estaban todo el día pidiendo los apuntes y los resúmenes de los libros, pero nunca compartían los suyos?

Durante mucho tiempo llevé a los entrenamientos de fútbol a un compañero del equipo de mi hijo, que vive cerca, en la misma manzana, pero cuando varias veces necesité que sus padres acercaran al mío a casa, nunca les venía bien. Y qué decir de esos que se despistan cuando hay que pagar la ronda de vinos o nunca llevan suelto.

Todos tenemos parásitos conocidos, y todos sufrimos las consecuencias de los parásitos sociales: los que piratean películas o libros, los que defraudan a Hacienda, los que hacen trampas con los subsidios o las ayudas sociales, los que no pagan el IVA… ¿Cuánto dinero se nos va a todos en estos jetas?

La mentira, la manipulación y el victimismo son las técnicas habituales del caradura. En lo personal se aprovecha de la amabilidad del vecino, de la buena fe del compañero de trabajo, de la bondad del amigo. En lo social se aprovechan de que no se les denuncia y de la dejadez de las administraciones en perseguir estas conductas. Todos se benefician de que nunca se les planta cara.

Lo único bueno de los jetas es que se les pilla pronto, se les ve venir. Hay que dejarse de buenismos y establecer límites una vez detectado el chupóptero, mantener una distancia vital de seguridad y, en la medida de lo posible, evitarlos. La vida es mucho más agradable, más fácil, más tranquila y más feliz sin tener alrededor jetas.

Ver Post >
Disfrutar
img
Mayte Ciriza | 28-09-2017 | 6:03| 0

Aunque no he podido estar toda la semana, he disfrutado a tope de los días que he estado en San Mateo, al poder compartir buenos ratos con buenos amigos, algo que muchas veces el día a día no te lo permite. Pero no solo hay que aprovechar las fiestas para disfrutar. El secreto de la felicidad está en disfrutar cada día con lo que se hace y en sufrir lo menos posible, aprovechar los buenos momentos que te ofrece la vida.

La semana que viene, y aunque no lo parezca, me caen cincuenta y cuatro años, uno detrás de otro, y con el paso del tiempo cada vez se valoran más esos momentos de felicidad en los que de verdad disfrutas de la vida. Hay personas que viven atrapadas en el pasado, siempre pensando en las oportunidades que perdieron o en la mala suerte que tuvieron en determinado momento; hay otro tipo de personas que viven angustiadas por el futuro -no se trata de no preocuparse por el futuro-, pero tampoco de que nos atenace y paralice pensando que puede ir mal; y hay un tercer grupo que, pensando razonablemente en el futuro, se centran más en el presente y en la vida, son los que hacen suyo el lema mi santo, citando a sus clásicos, “carpe diem”, algo así como “disfruta cada momento”. Conviene rodearse siempre de “disfrutones”,  porque todo se pega (menos la hermosura).

Hay que disfrutar cada instante de vida, cada segundo, porque lo único que no se recupera jamás es el tiempo perdido. Hay que tener una planificación de futuro, pero sin volverse loco, Como escribió John Lennon, “la vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes”.

En el estupendo suplemento del pasado domingo de este nuestro periódico, el XL Semanal, venía una carta de un lector en la que se extrañaba porque el verbo “disfrutar” no se encuentra entre las 500 palabras más usadas en español. Me fui al Corpus de Referencia del Español Actual, de la Real Academia de la Lengua, y no es que no esté entre las 500 más usadas, ¡es que en el índice de frecuencia está en la posición 3.905! Si vamos a las 5.000  palabras más usadas (un ciudadano medio utiliza más o menos 2.000 vocablos), comprobamos que “sufrir” ocupa la posición 3.013 de las más usadas, es decir, que se utiliza más que “disfrutar”. También se utiliza más “triste” (posición 2.142) que “alegre” (hay que bajar hasta el puesto 3.749 para encontrarla). Y está antes “depresión” (2.167) que “felicidad” (2.494). Cómo hablas indica cómo piensas, las palabras revelan nuestra manera de entender la vida.

Así que tenemos que aprender a disfrutar todavía más, en el día a día, en cada una de las cosas que hagamos, aquí tenemos mucho que mejorar. Tenemos que hacer nuestras las palabras que Cruyff les dijo a sus jugadores en la final de la Copa de Europa de 1992 (ahora Champions League): “estáis en Wembley y vais a jugar la final de la Copa de Europa, así que salid ahí fuera y disfrutad”.

Ver Post >
Siempre negativos
img
Mayte Ciriza | 28-09-2017 | 6:02| 0

Supongo que será una de las fotos del año, la de Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza posando hace unos días con una enorme bandera de España desde el Campeonato Nacional de Tenis (le llaman “Open”) de Estados Unidos. Por primera vez en la historia, dos españoles ocupan el primer puesto del ranking mundial masculino y femenino. La foto ha triunfado en las redes y nos ha hecho sentir, una vez más, el sereno orgullo de ser españoles.

Pero no solamente me siento orgullosa cuando ganan nuestros tenistas o cuando veo a la selección de Baloncesto arrasar estos días en el Eurobasket o a la de fútbol dar una clase magistral ante la italiana, como la semana pasada. Nos sabemos la mayor parte de los nombres de los deportistas que ganan copas o medallas, y eso está bien, pero hay muchos más campos y nombres españoles que son referencia mundial y de los que sentirse muy orgullosos.

Jugamos, por ejemplo, la Champions Ligue de la ciencia. Es para sacar pecho de este país el tener, por ejemplo, científicos punteros en la biomedicina mundial, como los oncólogos Josep Baselga, Mariano Barbacid y María Blasco, el cardiólogo Valentí Fuster, Pedro Alonso, director del Programa Mundial de Malaria de la OMS, el neurólogo Rafael Yuste, y tantos otros.

Podemos y debemos presumir de ser uno de los países con uno de los índices más altos de esperanza de vida del mundo (83 años); somos uno de los más tolerantes y liberales; tenemos una de las mejores democracias del mundo según el Democracy Index de The Economist; nuestras Escuelas de Negocios ocupan las primeras posiciones del planeta; nuestra gastronomía es una referencia mundial; somos el segundo país del mundo en kilómetros de AVE; en definitiva, somos un país moderno y avanzado, a la cabeza de los mejores del mundo.

Pero los españoles seguimos evaluándonos como si esto fuese una república bananera. Esto no es de ahora, ya en el XIX escribió el poeta catalán Joaquín Bartrina, sí, ya entonces: “oyendo hablar a un hombre, fácil es / acertar dónde vio la luz del sol. / Si os alaba Inglaterra, será inglés, / si os habla mal de Prusia, es un francés, / y si habla mal de España, es español”. Los más de 80 millones de turistas que van a visitarnos este año no opinan mal de nuestro país, por algo vienen aquí: somos el tercer país con más turistas del mundo (junto a Francia y Estados Unidos) y el mejor destino turístico mundial según el World Economic Forum.

Claro que tenemos mucho que mejorar, ¡ni que todo estuviera hecho! Pero no se puede permitir ese tono apocalíptico que utilizan tantos. Unos por derrotismo, algunos por rentabilidad política, otros porque, como niegan España, necesitan presentarla siempre mal. Como decía aquel entrenador holandés del Barça, Van Gaal, demasiados se empeñan en tener una actitud “nunca positiva, siempre negativa”.

2161688-45191179-640-360

Ver Post >