La Rioja
img
Principio de incertidumbre
img
María Antonia San Felipe | 13-10-2017 | 19:36

puigdemont-junqueras-forcadell¿Cómo se gestiona la frustración? Después de liderar, como Moisés, el camino hacia la tierra prometida, tras haber hecho creer a sus seguidores que el sueño estaba a punto de hacerse realidad, ¿cómo se cuenta la verdad? Puigdemont bajó el martes del monte Sinaí. Tras haber evaluado las fugas de empresas señeras y la ausencia de apoyos internacionales decidió, ante los ojos asombrados de quienes le seguían desde la calle, romper las tablas de la ley, de su propia ley, en el centro del hemiciclo del Parlament de Calaluña. Tras la larga caminata los suyos quedaron atónitos. Según las imágenes se quedaron boquiabiertos e incluso se pronunció la palabra traidor. Tras la rocambolesca sesión parlamentaria, pensé: ¿cómo van ahora Puigdemont y Junqueras a gestionar la decepción que su irresponsable actitud ha generado entre quienes les han acompañado, de buena fe, en este camino que termina en una gran mentira con apariencia de verdad?

Tras el discurso de Puigdemont nadie sabía si se había proclamado la independencia para suspenderla a los ocho segundos o si se había suspendido la mentira hasta que un mago saque su varita mágica y la transforme en verdad. Después en otro ditirambo parlamentario, cuyos precedentes se desconocen, firmaron una declaración de independencia pero nada se votó, con lo que les gusta votar. En el Parlamento, que es donde se votan las declaraciones y se adoptan las resoluciones, no hubo votación porque en el parlamento de mentira que gobierna Forcadell solo se vota para vulnerar la ley, ya sea propia o ajena. Así que al final de la función nadie estaba seguro de nada. El independentismo de Puigdemont y Junqueras se instaló en el principio de incertidumbre (del físico Heisenberg), también conocido como principio de indeterminación por la dificultad que entraña conocer el valor de la posición y la cantidad de movimiento de una partícula.

Los únicos que sabían dónde estaban eran los anticapitalistas de la CUP que respiraban un monumental cabreo tras haber creído que yendo de la mano de la burguesía liberarían al pueblo de la opresión. En fin, que entre dos millones de catalanes, que teóricamente votaron, el disgusto tiene que ser monumental porque como se dice por aquí, para este viaje no hacían falta alforjas.

Si el tema no fuera tan serio yo diría que estábamos viendo una película cómica entre el Gordo y el Flaco y el camarote de los hermanos Marx, un delirio de despropósitos. Querer transformar esta ridícula caricatura del vértigo que les ha producido el salto al vacío y el miedo a las leyes burladas en una generosa y sincera oferta de diálogo con el Estado español no deja de resultar llamativa viniendo de estos magos de la manipulación. El mal está causado y en estos momentos lo peor de las rencillas, incluso del enfrentamiento, no se está produciendo entre catalanes y el resto de españoles sino entre los propios catalanes. Por eso la situación asusta y conmueve.
Este es el fracaso de quienes ignoran que la política no es un juego de naipes ni una competición de orgullos sino una vocación de servicio y de subordinación al interés común, quedan pocos políticos que miren lejos (Borrell, es uno de ellos), pero si quedan debieran relevar a muchos de los que nos han conducido a esta encrucijada jalonada de miserias.

¿Y ahora qué hacemos?, pues creo que se impone volver a empezar. Ya he criticado severamente los errores que nos han traído hasta aquí y la ceguera de Rajoy y su partido. Pero, en medio de este despropósito, ahora no queda otro camino que la legalidad constitucional. Puigdemont todavía quiere ser mártir de la causa que ha traicionado, tiene que salvar la cara y de ahí no va a moverse. Rajoy no merece el apoyo que pide pero España y Cataluña, sí. Restablecida la legalidad, confío que sin recurrir a la violencia, sería muy higiénico para la democracia que cada cual cargue con sus responsabilidades que no son pocas. En octubre han ondeado muchas banderas pero ninguna ha curado la herida abierta. No perdamos la cordura, la esperanza está en ella.

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política.