La Rioja
img
¡Busquen a los culpables!
img
María Antonia San Felipe | 10-01-2018 | 22:34

autopista-nieveDicen que año de nieves, año de bienes. Veremos que nos deparan estas nevadas. De momento, el fenómeno atmosférico ha tenido la virtud de resucitar un elemento peculiar de la política española: la irresponsabilidad.

Durante el temporal de nieve de la noche de Reyes, en la autopista AP-6, a su paso por Segovia, más de 3.000 vehículos quedaron atrapados durante casi 20 horas. Las explicaciones dadas por el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, han traído a mi mente el episodio final de la película Casablanca cuando, después de que Rick (Humphrey Bogart) dispare contra Strasser, el capitán Renault (Claude Rains) grita a los gendarmes: -Han matado al mayor Strasser. Arresten a los sospechosos habituales.

Digamos que, ante la magnitud de la improvisación y la evidente falta de coordinación, el gobierno se vio obligado a dar explicaciones y no encontrando ninguna más allá de su incompetencia se puso a buscar culpables, por supuesto, lejos de la esfera gubernamental.  En este país cuando hay un problema no se corre a buscar soluciones sino culpables: ¡que los arresten! Es muy tranquilizador para las conciencias de los esforzados gobernantes tener alguien hacia quien orientar las iras de los afectados, todo vale antes que asumir errores y mucho menos responsabilidades.

Impregnado de esta filosofía, el director general Gregorio Serrano se puso a buscar sospechosos. Primero pensó en culpar a la nieve. Desde el sofá de su casa, saboreando el roscón de Reyes, se percató de que teniendo el gobierno a su disposición la Agencia Estatal de Meteorología y estando obligados a conocer sus previsiones, solo podía culpar parcialmente al fenómeno atmosférico. Escuchándole uno podía pensar que había nevado en agosto y no en enero. Así que añadió nuevos sospechosos a la lista de culpables: los ciudadanos. ¡A quién se le ocurre! salir a la carretera como locos para volver a casa el día de Reyes con la intención de trabajar al día siguiente, llenar las autopistas sin consultar, sin cadenas, todos de repente y al mismo tiempo, ¡cómo si no hubiera más días en el año para circular! Ante las protestas por los peregrinos argumentos, el director encontró una sutileza legal que le pareció incontestable: la concesionaria. Así ministros y directores generales culparon a Iberpistas del caos y anunciaron rápidamente la apertura de un expediente informativo (largo me lo fiáis) ya que es la empresa quien debe organizar los operativos, explicó el director general. Se olvida tan ilustre mandamás de que la infraestructura es propiedad del Estado y la obligación de controlar al adjudicatario es del gobierno y no del maestro Armero. Claro que él estaba en Sevilla, que ya se sabe que es una maravilla.

En definitiva, a contracorriente y haciendo gala de una chulería insultante, marca de la casa, el señor Serrano siguió repartiendo culpas y eludiendo responsabilidades minusvalorando la inteligencia de los ciudadanos desde la prepotencia que gastan desde el gobierno. ¡Qué habilidad para poner siempre el foco en lo accesorio y jamás en lo importante! Este señor debió ser cesado el lunes cuando los conductores de las quitanieves y de los servicios de emergencia llegaban a casa por no estar al pie del cañón y por eludir ejercer la responsabilidad que el cargo le confiere. Éste es solo un ejemplo de lo que ocurre en este país en el que nadie paga por los errores que comete. La factura siempre les es ajena, casi siempre es nuestra. Lo sorprendente es que nos hemos resignado, esa es la cuestión.

Gobernar es difícil pero el cargo se asume libremente para buscar soluciones a los problemas de la gente. Lo que dignifica al gobernante no solo es su capacidad para resolverlos sino la valentía de decir la verdad cuando se mete la pata. Como en este país nadie asume las consecuencias de sus actos hay un batallón de dirigentes políticos, encaramados a sus puestos, que lavan su mala conciencia perdiendo el tiempo en la búsqueda de culpables para ocultar que carecen de soluciones.

bogart

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.