La regeneración sigue sin llegar a la política. Prometer una cosa y hacer la contraria tampoco se paga así que como todos ustedes pueden ver la crisis institucional y política persiste. Los españoles seguimos mirando con resignación el lodazal corrupto de la infinita charca.

En la charca | Entre visillos - Blogs larioja.com

Blogs

María Antonia San Felipe

Entre visillos

En la charca

cifuentesLa semana santa ha terminado pero creo que para la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, el calvario acaba de comenzar. Está siguiendo el mismo guión que sus antecesores en esa inmensa ciénaga que capitaneaba Esperanza Aguirre, la otra campeona en la lucha contra la corrupción, que vivía rodeada de ranas por todas partes y jamás las escuchó croar. Cifuentes también estaba alrededor de la charca hasta que Esperanza cayó en desgracia y ella se autoproclamó azote de la podredumbre pasada. Es posible que sean sus anteriores compañeros caídos en desgracia, Ignacio González o Francisco Granados, quienes hayan facilitado la munición del máster, ella misma lo ha insinuado. La política siempre ha sido un territorio abonado para las venganzas.

A Cristina le han aplaudido mucho sus compañeros en el pleno de la Asamblea de Madrid donde debía dar explicaciones de su máster virtual. Es normal, les va el futuro en ello y no está la cosa cómo para salir a buscar empleo viendo cómo están los salarios en España. Al menos, ha reconocido que no fue a clase, pese a ser presencial, ni tampoco a los exámenes en el aula y que, por tanto, fue objeto de un trato de favor. Todo estupendo y habitual, según su versión.

He visto a Cifuentes gritar muy enérgica pero no convincente. Como sus antecesores, haciéndose la víctima de una nueva conspiración. El PP ha sobrevivido a tantas conjuras inventadas en sus múltiples episodios de corrupción que sugiero pueda ser materia de un nuevo máster virtual “Cristina Cifuentes”. Yo diría que el tema da, incluso, para varias tesis doctorales. Por ayudar sugiero un título para el trabajo fin de máster: Cómo sobrevivir a la corrupción hundiendo el prestigio de España y seguir ganando elecciones. Pudiera completarse con una tesis sobre, Cómo devaluar la democracia haciendo de la impunidad y la mentira un mérito para mantenerse en el poder. Con ambos estudios se podría publicar un manual para futuros políticos que quieran adornar su currículum: Cómo reírse de los españoles y conseguir que te voten (diez lecciones y un epílogo).

La presidenta madrileña se ha mostrado enérgica pero lo único que hubiera despejado todas las nieblas que todavía oscurecen su futuro y su credibilidad es haber aparecido con su Trabajo Fin de Máster (TFM), que sigue siendo un misterio dónde está o si alguna vez llegó a existir, y el justificante de su entrega. No hubiera sido necesaria ni una palabra más. Se facilita una copia a cada diputado y aquí paz y después gloria. Ni comisiones de investigación ni mociones de censura ni tampoco, victimismos impostados. Cifuentes ha trasladado la pelota a la Universidad que deberá elegir entre salvar su prestigio como institución o salvar el prestigio de la presidenta madrileña que, a su vez, la financia. La Universidad no puede permitir que muchos crean que sus títulos son como la lotería, que incluso toca sin comprar boletos. A su vez la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas que ha nombrado dos inspectores debe arrojar luz sobre lo ocurrido porque está en duda la calidad de la enseñanza superior en España.

En fin, estoy consternada, el cúmulo de irregularidades es tan variado y tan abundante que si la Universidad funciona como Cristina Cifuentes justifica es para echarse a temblar. En cualquier caso, estamos en lo de siempre: mentir, disimular, aparentar, resistir. Al fin y al cabo, como diría Mariano, siempre que llueve escampa y si no llueve, ya se verá. Como en España mentir no tiene coste político, Cifuentes se siente segura. La regeneración sigue sin llegar a la política. Prometer una cosa y hacer la contraria tampoco se paga así que como todos ustedes pueden ver la crisis institucional y política persiste. Los españoles seguimos mirando con resignación el lodazal corrupto de la infinita charca.

Nota: este artículo fue escrito inmediatamente después de la comparecencia de Cifuentes en el pleno de la Asamblea de Madrid. Es decir, antes de que el rector de la Universidad rey Juan Carlos desvelara lo que hoy sabemos.

Temas

Cifuentes, corrupción, en la charca, lodazal, máster, Universidad

María Antonia San Felipe

Sobre el autor

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.

abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30