La Rioja
img
El trecho
img
María Antonia San Felipe | 25-05-2018 | 18:41

iglesias-monteroLa incoherencia en política tiene una consecuencia: la pérdida de credibilidad. No hay mensaje más demoledor para quien ha depositado la confianza o la esperanza en alguien que constatar cómo lo prometido se pierde en el escaso trecho que hay entre lo dicho y lo hecho. En esta contradicción han entrado Pablo Iglesias e Irene Montero. Herederos del espíritu del 15-M, anunciaron que Podemos era como la gente. Insistían en que sus códigos éticos los acercaban a los electores porque ellos vivían como la gente, vestían como la gente, comían como la gente, en fin, que eran la gente.

La compra de su chalet es legítima, legal y estupenda, con su dinero, honradamente ganado, pueden hacer lo que quieran pero han de reconocer que su decisión los aleja de lo que ellos llaman la gente y les acerca a quienes tanto criticaron en su forma de vida. El porcentaje de currantes que accede a una vivienda de 600.000 se aproxima a la probabilidad de que te toque el gordo de la lotería. No han hecho nada malo, solo contradecirse a sí mismos. Es fácil enunciar loables principios pero es más difícil vivir conforme a ellos. Quien ha crecido políticamente predicando la austeridad no puede abandonar ahora su propia ortodoxia sin que alguien le señale con el dedo la magnitud de sus contradicciones.

Ellos en vez de calcular si con sus dos sueldos podían pagar la hipoteca debieran haber valorado si su decisión iba a ser comprendida por aquellos a los que representan. El siguiente error ha sido trasladar la resolución final sobre su futuro a la militancia de su propio partido. Comprar ha sido una decisión personal. Dimitir o no, también lo es. Nadie dijo que dedicarse a la política fuera tarea fácil, tiene renuncias y sacrificios. La exposición mediática, la pérdida de la intimidad es uno de los tributos que se pagan, debieran saberlo quienes ha decidido estar en la primera línea de la política. La historia no comienza con ellos. No es de valientes someterse a las bases, a mi entender, de valientes es reconocer la contradicción y evitar a la organización una tensión interna que puede dinamitarla. El conmigo o contra mí nunca dio buenos resultados en democracia. Pueden ganar internamente la consulta, pero quedarán heridas abiertas y desconfianzas mutuas, el mayor cáncer de todos los partidos. Está claro que Podemos es un partido más que puede quedar abierto en canal ante sus electores, que darán su veredicto final en las urnas. Esta vez en Podemos no han sido sus adversarios quienes les han alcanzado con sus críticas, han sido sus dos máximos dirigentes, al colectivizar su decisión, quienes han puesto en solfa la credibilidad de su propio proyecto. Una inversión ruinosa en términos políticos.

Conviene recordar, en este río revuelto por el que camina la política española, que estamos hablando de coherencia, no de corrupción; de la credibilidad de unos dirigentes, no de saqueo de las arcas públicas en beneficio propio; de errores políticos, no de delitos. Es importante remarcarlo porque esta semana, en el enésimo escándalo de los cientos que llevamos soportando, uno de los exministros de Aznar, Eduardo Zaplana, ha sido detenido acusado de blanqueo de capitales. Su frase más conocida y olvidada, fue que él estaba en política para forrarse. Como vemos, coherente ha sido. Asimismo el número dos de Montoro está imputado por prevaricación, cohecho, malversación, etc. Aznar prometió a los españoles un gobierno limpio y honesto y a estas alturas casi todos sus exministros están encausados judicialmente. Rajoy, su heredero, sobrevive al naufragio con el flotador que le prestan los votos de Albert Rivera. Cada vez es más difícil contener el dique antes de que la presa se rompa y nos inunde de m… Una vez más se comprueba que del dicho al hecho, hay un trecho.

Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.