La Rioja
img
Fecha: agosto 11, 2018
Al calor del verano
María Antonia San Felipe 11-08-2018 | 8:34 | 0

obama-winnieHuyendo del calor del verano y del máster de Pablo Casado me refugio delante del ventilador y me dedico a explorar las noticias. Leo, estupefacta, que el 7 de agosto a las 15:44, hora local de Estonia, un misil aire-aire AIM-120 AMRAAM fue disparado desde un Eurofighter español que participa en una misión de la OTAN en el Báltico. Dice el Ministerio de Defensa que se trata de un accidente “sin consecuencias” y anuncia la apertura de una investigación. Me percato de que el incidente ha tenido lugar a 100 Km. de la frontera rusa. ¡Madre mía, menuda historia para Mortadelo y Filemón! ¡Menos mal que Putin estaba en la siesta! Dicen los expertos que este modelo de misil está equipado con un mecanismo de autodestrucción. Si no se fija un objetivo, el proyectil se autofulmina en 10/12 segundos, como en las películas. Se desconoce si el caza español extravió el misil por casualidad o con intención, si se autodestruyó o llegó a tocar tierra y se encuentra durmiente en la reserva natural de Endla. Cuando esto escribo no se descarta ninguna hipótesis como en el atentado contra Nicolás Maduro.

Va a ser más fácil aclarar lo del misil que lo de Venezuela, porque allí todas las versiones son creíbles. Puede ser un autogolpe, un golpe interno o exterior. Lo cierto es que ahora nadie se cree nada, demasiados intereses en torno a la mentira. Maduro se presenta como una víctima, es una forma de despistar al pueblo de los problemas reales y de fortalecerse frente a los críticos, los de su propio partido, los que hay en el ejército y los opositores. Demasiados críticos a los que ahora tendrá que detener, neutralizar y reprimir legitimándose con la excusa de la autodefensa. A mí, que no soy espía aunque me guste James Bond, lo que me parece más increíble es lo de la injerencia extranjera pero ya se sabe que lo del enemigo exterior siempre ha sido una excusa perfecta para perpetuar el autoritarismo.

Mientras Maduro no para de abrir investigaciones su enemigo americano, Donald Trump, el más chulo del barrio, solo quiere que se cierren. Especialmente las que le persiguen como su sombra. Enfadado, ha exigido al fiscal general que cesen de una puñetera vez las pesquisas sobre las posibles conexiones entre su equipo de campaña y Rusia para hacerlo presidente. Ya está bien de dar explicaciones y de tocarle los cataplines ¡Ay, Donald, qué bonito es el Kremlin y que puñetera la Casablanca! Mucho más práctico para evitar disgustos suprimir la prensa libre que sigue con la matraca de la trama rusa. Por si fuera poco el desasosiego de nuevo la prensa le arruina sus megacumbres mundiales. Según The Washington Post, citando fuentes de inteligencia norteamericanas, está confirmado que Pyongyang trabaja en armamento de largo alcance después que Trump anunciara, tras su reunión con el líder norcoreano, que ya no eran “una amenaza nuclear”. Kim Jong-un sigue a lo suyo, produciendo potentes misiles en las mismas instalaciones donde se fabricó el modelo que puede alcanzar EEUU. Con hechos, Kim ha desmentido la imprudencia de las palabras del amigo americano. Y es que Donald no sabe que Kim Jong-un va siempre acompañado de unos señores con libretas que anotan las palabras de su amado líder, siguiendo el ejemplo de su abuelo Kim II-sung. Nada más despedir a Trump, los de la libreta anotaron: hacer lo contrario de lo que he prometido.

En medio de este tórrido verano leo que va a estrenarse la nueva película de Winnie the Pooh, el osito de Walt Disney, aunque su nueva aventura no se verá en los cines de China porque desde que los internautas lo compararon con el presidente Xi Jinping, los censores han hecho su trabajo prohibiendo al oso de ficción. ¡Pobre Winnie the Pooh, menos mal que siendo una fantasía no pueden destruirte! Querido osito, no desees ser real porque si se cumple tu sueño advertirás que la Tierra está llena de locos con dispositivo de autodestrucción. Bueno, Winnie si te empeñas a lo mejor, puedes venir a salvarnos. ¡Vaya calor!

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.