La Rioja
img
Autor: Kavafis
Un universo de peces
img
María Antonia San Felipe | 17-03-2018 | 8:03| 0

gabriel-padres

Se van los sabios y nos dejan, en herencia, incógnitas que jamás resolvieron y premoniciones que el futuro desvelará si son certeras. Stephen Hawking nos ha dejado solos en medio del universo, cuyo origen se empeñó en descifrar. Antes que él se nos fue el niño Gabriel. A sus ocho años no se lo llevó la vida, sino la maldad. Es posible que mientras Stephen dibuja las galaxias, el niño Gabriel las esté poblando de pececillos, es posible que ambos rían juntos mientras flotan en la ingravidez del universo. Es posible sobre todo porque nada nos impide imaginar, es posible…

Pero las certezas que el astrofísico nos ha legado no alcanzan a desvelar otros misterios sobre la complejidad de la condición humana que tanto la vida de Hawking como la muerte de Gabriel nos han mostrado estos días teñidos de tristeza.

Nadie puede negar la conmoción que la desaparición, primero y la aparición de su cadáver, después, produjeron en la opinión pública. Las circunstancias que han rodeado la muerte de Gabriel resultan todavía más dolorosas para sus padres y familiares e incluso para cualquier persona que sea capaz de ponerse en el lugar del otro. Porque, como canta Rozalén en la canción que tanto gustaba a Gabriel, el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos aunque haya tanto malvado y tanta injusticia evidente. Así que en medio de ese dolor, infinito como el universo, para sus familiares lo que más ha llamado la atención ha sido la actitud de su madre, Patricia. Abriéndose paso entre un ruido ensordecedor, en medio de actitudes llenas de rabia, superando expresiones de odio que invadían las televisiones y las redes sociales, estaban los padres pero sobre todo destacaba la grandeza de la madre. Ella, destrozada por dentro, sin dejarse vencer por la rabia pedía calma, pedía paz, pedía pescaítos y desterraba el odio de su corazón. Lo pedía precisamente la única que estaba autorizada a sentirlo porque nada sería más comprensible ni más humano. Patricia insistía en que la bruja había perdido, que estaba donde tenía que estar y que su hijo había ganado. Muchos no la entendían pero ella intuye que desde el odio no se supera el dolor de la ausencia, tiene que hacer de su hijo muerto un pequeño héroe a los ojos de su amor. No puede haber más grandeza ni más nobleza de corazón. Es la hermosura inocente y pura del amor de una madre que se muere hacia adentro.

Aunque la sociedad se ha llenado de gestos de solidaridad con la familia, no todo ha sido serenidad y comprensión. Las actitudes que hemos visto estos días en algunos programas buscando incrementar las audiencias, en algunos políticos a la caza de votos, en algunos extremistas a la siembra de odios contrasta con esa grandeza que algunos no entienden. De pronto las redes sociales, cada vez más peligrosas, parecían una competición de exabruptos, se multiplicaban los vengadores, los insultos y el odio. Supongo que estas actitudes sirven para descargar la adrenalina pero no creo que alivien el dolor, ni nos engrandezca ni como sociedad ni como personas. No puede negarse que la policía ha hecho su trabajo y es de esperar que la justicia haga el suyo. Vivimos en un estado de derecho que tiene erradicados los linchamientos. Por eso, la actitud de Patricia eleva el listón ético de nuestra sociedad y se convierte en el mejor ejemplo, sin olvidar jamás que hagamos lo que hagamos, la maldad existe y existirá más allá de las penas que se les impongan a los malvados y a los asesinos.

Pueden llamarme ingenua y seguramente lo soy pero estoy con Patricia. La bruja ya está donde tiene que estar y el pescaíto dibuja infinitos pececillos que inundan los corazones y todas las galaxias del universo. Gabriel es un héroe, pervivirá en el recuerdo,  porque el corazón de su madre lo ha hecho más grande que la dimensión de su duelo.

pescaito

Ver Post >
El demonio en el cuerpo
img
María Antonia San Felipe | 10-03-2018 | 8:00| 0

manifestacion-feministaNotaba yo una cosa extraña que me desazonaba cuando pensaba en la huelga del 8 de marzo y menos mal que ha sido el obispo de San Sebastián el que me ha iluminado con su inmensa sabiduría. Lo que me ocurre es que tengo, como muchas mujeres, el demonio en el cuerpo. Ya notaba yo algo raro desde que fui a la universidad y se me despertó esa pasión irrefrenable por la democracia, la libertad y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Y es que monseñor Munilla pertenece a esa estirpe de obispos (pues no existen obispas) que siempre han creído que la mujer está tan invadida por el demonio que es el demonio mismo. Para una vez que algún eclesiástico como el cardenal Osoro había declarado que comprendía nuestra jornada reivindicativa pronto la caverna ha vuelto por donde solía.

Así que gracias al empujoncito de monseñor Munilla me decidí por la huelga de veinticuatro horas que fue lo que el demonio me aconsejó. Hago huelga no solo porque sobran razones sino porque faltan argumentos para convencerme de lo contrario. Quienes niegan la fuerza de este movimiento por la igualdad real que ha renacido internacionalmente son los mismos que históricamente se opusieron a propiciar los cambios que hemos conseguido como sociedad. Costó conseguir la jornada de ocho horas, costó conseguir los derechos civiles, costó aceptar el acceso de la mujer a la educación, costó erradicar el trabajo y la explotación de los menores de edad, costó que no estuviera mal visto el trabajo de la mujer fuera de casa, costó conseguir los primeros convenios colectivos para evitar la explotación del obrero hombre y la sobreexplotación de la obrera mujer, costó conseguir el voto… En estas luchas históricas quienes pelearon lo hicieron por la totalidad del colectivo.

Por eso, quienes creen que la actual lucha de las mujeres no tiene sentido se equivocan. Que sí, que hemos avanzado mucho, hombres y mujeres, pero en el reparto siempre salimos perdiendo. Todo lo conseguido ha costado mucho dolor y muchas renuncias a nuestras antecesoras. Personalmente algunas pueden no sentirse discriminadas pero eso ocurre porque no se ponen en la piel de otras, de muchas. Hay mujeres que han llegado muy lejos pero no son mejores que las que no lo consiguieron habiéndolo intentado, simplemente tuvieron más suerte. Llegan alto menos de las que por su talento merecen.
Algunos siguen empeñados en ridiculizar nuestra lucha para deslegitimarla. Los chistes y las bromas de mal gusto se reiteran cada día. Sin embargo el futuro va a ser más femenino porque vamos a continuar con la vista puesta en el horizonte. Las mujeres estamos obligadas a reivindicar la utopía, los sueños imposibles, porque es la única forma de llegar lejos. Por cierto, a ver si les entra en la cabeza a algunos y a algunas, ni luchamos contra los hombres ni para ser como ellos. Afortunadamente cada vez más hombres nos acompañan y comparten nuestros sueños.

Cuando esto escribo nadie sabe cuál será el impacto de la huelga pero sea cual sea, ya ha triunfado. Nunca ha habido tantas mujeres conscientes de su propia fuerza transformadora. Esta huelga tiene un sentido simbólico evidente, es el punto de partida de un nuevo tiempo por la igualdad real. Quienes la combaten o la manipulan están fuera de una realidad en proceso de cambio. Esta huelga ha sido por las que lucharon antes, por las que consiguieron lo que tenemos, por las asesinadas, violadas y maltratadas, por la brecha salarial, por las que trabajan sin salario, contra la precariedad, el silencio y la incomprensión. Por las que queriendo no pudieron hacerla, por las que pudieron y no quisieron, por las que niegan la discriminación pero la sufren. Esta huelga es un empujón para anticipar un futuro que tenga color de igualdad.

Ver Post >
Mujeres
img
María Antonia San Felipe | 03-03-2018 | 8:00| 0

irma_0Aunque sorprenda, siempre es posible encontrar pequeñas islas de humanidad en el inmenso mapamundi global. Las buenas personas, las que debieran ser nuestros referentes suelen ser anónimos ciudadanos que actúan conforme piensan solo para satisfacción propia. Los verdaderos héroes no tienen conciencia de serlo, pero lo son.

 He leído que una anciana de 93 años acaba de iniciar una estancia de tres semanas como cooperante en un orfanato de Kenia, al que durante años había estado haciendo donaciones. Tras enviudar a los 26 años, sacó adelante a tres hijos y ahora ha decidido cumplir con una tarea que siempre dejó pendiente. La prensa italiana la ha llamado Mamy Irma. Las fotos son enternecedoras. Irma circula por el aeropuerto arrastrando su maleta roja y apoyada sobre un bastón con destino a su misión de cooperante acompañada de su hija.

Esta abuela del mundo, esta admirable anciana, me ha recordado a esa generación de mujeres españolas, que se curtieron en los avatares de la vida durante la dura y larga posguerra, cuando la realidad del hambre y las penurias cotidianas contradecían la embustera propaganda oficial. Supieron como, Irma, administrar los ingresos de la casa mejor que nadie para sacar a los suyos adelante. Hacían tortillas sin huevo y sin patatas, aguaban la leche para prolongarla e inventaron el reciclaje con imaginación portentosa. Se reutilizaban cuellos y puños de camisas, los dobladillos crecían cada año, los abrigos siempre tuvieron dos caras y los zapatos se arreglaban con cartones. En cuanto hubieron matado el hambre comenzaron a esconder, dónde solo ellas sabían, ahorros para imprevistos o para que los hijos estudiaran. Siempre supieron que esa era la forma de igualar socialmente y lucharon sin desmayo. Aquellas mujeres valientes que trabajaban en casa y, en ocasiones, fuera aunque en muchos casos jamás cotizaron por ellas. Estas mujeres viven de exiguas pensiones, son las más bajas del sistema, pero una vez más, como Irma, nos han vuelto a dar un ejemplo de grandeza socorriendo, como siempre, a sus hijos en esta crisis de mierda.

Ahora, como ha escrito Juan Soto Ivars, “los putos viejos se han puesto en pie de guerra”. Yo añado, quienes consiguieron lo que tenemos se han echado a la calle para defender su legado, lo han vuelto a hacer con la misma grandeza que superaron las adversidades de antaño. Pero hoy quiero hablar de ellas, de estas ancianas que manifiestan su enfado en las calles de toda España, porque estamos en vísperas del día de la Mujer. A ellas, mujeres de hoy se lo debemos todo, al fin y al cabo disfrutamos su herencia. En circunstancias muy adversas, con abnegación increíble, fraguaron nuestro futuro y nos lo entregaron. Porque con su intuición nos hicieron rebeldes. Creyeron que nosotras, sus hijas y sus nietas, romperíamos moldes y cadenas. En ello estamos. Hemos avanzado mucho, no lo niego, pero no podemos sucumbir a la pregunta retórica de por qué nos quejamos. Esa no es la salida, sino la trampa.

Llevamos años, siglos, explicando lo obvio. Abramos los ojos, sobre todo las más jóvenes, porque queda mucha discriminación, visible y encubierta, aquí y en el resto del planeta. La desigualdad y la violencia persisten. Nos tocan el culo, nos matan, nos violan y nos venden. En las guerras somos moneda de cambio, arrasados los poblados se viola a sus mujeres, los fanáticos religiosos predican cómo hemos de vestir, con quien hemos de casar e incluso hay países en los que se nos niega el derecho a la educación. Aquí, en nuestro primer mundo, también hay mucha tarea por hacer ante vejaciones ocultas o explícitas. Pero hay algo que ya no podemos consentir: que se ridiculice nuestra lucha, porque esa es la forma de deslegitimarla. Este camino no es solitario como el recorrido por aquellas abuelas que nos soñaron libres e iguales. Por eso este 8 de marzo nuestra voz debe alzarse con fuerza en todo el mundo. Que cada cual contribuya con su grano de arena. Aunque lo nieguen, comienza un nuevo tiempo.

Ver Post >
La letra
img
María Antonia San Felipe | 24-02-2018 | 8:00| 0

marta-sanchezQuizás sea muy pronto para comprender que ha pasado en este país en los últimos diez años pero es momento de que, como mínimo, nos preguntemos que está ocurriendo en España. Al inicio de la crisis económica, de esa enorme estafa que nos ha denigrado como ciudadanos, un sentimiento de indignación e incluso de resistencia recorrió el país de punta a cabo. Muchos sintieron que era el momento de rectificar errores y de profundizar en la democracia. Pero nada, pasó el tiempo y el entusiasmo encalló en la resignación. Entre el desánimo y la decepción ciudadana el gobierno del PP, mayoritariamente refrendado en las urnas, ha venido haciendo de su capa un sayo ante una oposición hueca en sus mensajes y dividida en su estrategia. En los últimos meses la crisis catalana, como guinda del pastel cocido a fuego lento en el horno de la corrupción, hemos desembocado en una tensión sin precedentes desde la restauración de la democracia.

Estaré equivocada pero tengo la percepción de que a la menor diferencia salta un chispazo. No se discute tranquilamente sino a gritos, en las redes sociales no hay intercambio de argumentos sino de insultos. Se enfrentan las pasiones en vez de las razones y esto es un síntoma preocupante. Nos cuentan que se ha terminado la crisis económica y como la mayoría no lo nota, porque crece el subempleo y los bajos salarios, ahora juegan a distraernos de lo importante exaltando nuestros sentimientos para sacar provecho político de nuestras emociones.

Solo en este clima puede entenderse el éxito que se ha marcado la cantante Marta Sánchez poniendo letra al himno nacional, una letra con igual mérito que las que pudieran componer millones de españoles. Lo que ha dado trascendencia al gesto, no dudo que emotivo de la cantante, ha sido el apoyo inmediato que le ha dado Mariano Rajoy. Asombra que este presidente, que utiliza el silencio como principal instrumento de su quehacer político y que no se manifiesta hasta que los asuntos se pudren, haya actuado con la rapidez del rayo dando su opinión en un asunto que nadie reclamaba como prioritario. Quienes ni ven, ni oyen ni se pronuncian ante los graves problemas de España de pronto hasta quieren cantar para entretenernos. Estamos, no lo duden ante una nueva maniobra, un nuevo engaño. Al PP se le escapan los votos a raudales hacia Ciudadanos y ahora la competencia en el teatro de las vanidades consiste en aparentar ser más español que el adversario, al fin y al cabo ya sabemos que, históricamente en todas las patrias, con himnos y banderas siempre se han tapado otras vergüenzas.

Esta es la justificación y no otra de esta nueva corriente política en la que los símbolos valen más que las personas, la apariencia más que la verdad. Es lo mismo que están practicando los independentistas catalanes que mientras entonan solemnemente su himno Els segadors y agitan sus esteladas, ocultan a un tiempo sus errores, sus mentiras, su estrategia suicida y sus propias diferencias. Las consecuencias del abuso de los símbolos y del olvido de los problemas reales de los catalanes también nos las mostrará el tiempo.

Una cosa es el amor a las propias señas de identidad y otra los nacionalismos, excluyentes en su esencia, que necesitan del enfrentamiento entre contrarios para fortalecerse mutuamente. En realidad los aparentes enemigos son socios, no se engañen. Mientras muchos nos preguntamos si esta tensión ambiental, que nos hace discutir con los vecinos y con los amigos, puede quebrar la convivencia, quienes han provocado esta fractura territorial y social no quieren enmendar sus flagrantes errores sino mantenerse en el poder. En un año hay elecciones, ha empezado la campaña. Será por eso que prefieren que cantemos el himno en vez de cantarles las cuarenta.

Ver Post >
Hablando claro
img
María Antonia San Felipe | 17-02-2018 | 7:00| 0

claracampoamorFue pronunciada la palabra portavoza en el Congreso y prendió la polémica en   un país que adora discutir con pasión más que reivindicar con energía. Nos gustan las trincheras dialécticas, enseguida marcamos la línea divisoria: a favor o en contra. Odiamos las medias tintas. Al tiempo que los diccionarios de la Real Academia eran esgrimidos como arma y también como argumento el calendario y la prensa recordaban a alguien a quien mucho debe la democracia y, especialmente, las mujeres.

Hace 130 años, el 12 de febrero de 1888, nació en el barrio de Maravillas (hoy Malasaña), Clara Campoamor, la abanderada del voto femenino. Alzó su voz nítida y no se rindió. Desde su escaño en el Congreso (no podía votar pero si ser elegida) consiguió para las mujeres algo intrínseco al concepto de ciudadanía, el derecho al voto. La Campoamor tuvo que escuchar muchas bromas de mal gusto y aguantar infinitos desaires. Los detractores argumentaron que el voto de la mujer llevaría la perturbación a los hogares. El doctor Novoa Santos, de la Federación Republicana Gallega, habló de la incapacidad natural de su carácter ya que, “el histerismo no es una enfermedad, es la propia estructura de la mujer” y otro, buscando la carcajada fácil, exclamó: ¡Ellas ya se manifiestan en las procesiones! Finalmente, el 1 de octubre de 1931, lo logró. Muchos partidos se dividieron en el voto. Destaca la posición contraria de la otra parlamentaria, Victoria Kent, que no dudaba de la capacidad de la mujer sino de la oportunidad de otorgar el derecho en ese momento. En la perspectiva de la historia, Clara llevaba razón. Hoy lo vemos, entonces a ella de poco le sirvió, no fue reelegida.

Tristemente no podremos escuchar la opinión de Clara Campoamor sobre la polémica de las portavozas  pero me aventuro a apuntar que estos días se sonríe. Ella ya sabe que para ganar una guerra las mujeres tienen antes que triunfar en mil batallas cotidianas. Hoy académicos y lingüistas nos ilustran sobre la improcedencia del palabro y muchos/as se rasgan las vestiduras. Yo también, a mi me indignan las reacciones de quienes jamás se escandalizaron ante la corrupción que encubrieron y de la que se beneficiaron, me indignan quienes justifican que no es momento de abordar la brecha salarial entre hombres y mujeres, me enfado porque recortan fondos para luchar contra la violencia machista. Me indignan quienes miran para otro lado ante los abusos y guardan silencio ante el crecimiento de la desigualdad. Me enfadan quienes niegan la realidad de la creciente pobreza, el 60% de las víctimas son mujeres y niñas. Hay mucha hipocresía en la polémica.

Afortunadamente el movimiento feminista está renaciendo en todo el mundo, se ha globalizado y fortalecido cuando el establishment pensaba que había muerto. Hay más virulencia contra el feminismo porque resurge desde Hollywood a la Meca (mujeres árabes comienzan a denunciar abusos). Problemas que estaban ocultos y que se padecían en silencio se están visibilizando, se están despertando conciencias en hombres y en mujeres. Hablemos claro, lo importante no es si el palabro portavoza naufraga o triunfa en el diccionario sino comprender que la lucha continúa. Yo fui alcalde cuando las alcaldesas, según el diccionario, eran las mujeres de los alcaldes. Algo hemos progresado pero, creyendo que la meta se había conseguido, muchas mujeres quedaron atrapadas en la propaganda machista. Afortunadamente muchos hombres han pasado a formar parte de la pelea por la igualdad plena de toda la ciudadanía. Sí, Clara, te han entendido y eso también es importante.

Por eso, ni me preocupa ni me sorprende la palabra, ya sea correcta o incorrecta, me asombra que nos despisten con señuelos y sobre todo me duele que nos resignemos,  que aceptemos la desigualdad, la discriminación y el abuso con el silencio sumiso de quien ignora su propia realidad. Clara Campoamor no se resignó, no estamos solas como ella, no lo olvidemos.

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.