La Rioja
img
Autor: Kavafis
La encuesta de Bárcenas
img
María Antonia San Felipe | 07-02-2015 | 9:46| 0

Año de nieves, año de bienes. Algo de nieve hemos visto esta semana pero también a los ríos desbordarse anegando cosechas, haciendas y esperanzas. En esta vida las malas noticias, en invierno y en verano, siempre afectan a los mismos. Estos días huracanes de datos han barrido la península. La gran banca aumenta sus beneficios más de un 27% en 2014, en concreto 9.756 millones de euros, lo que anticipa “el cambio de ciclo económico ante la incipiente recuperación de la actividad”. El paro ha subido durante el mes enero en 77.980 personas, hasta situarse en 4.525.291 desempleados. Además la afiliación a la Seguridad Social ha caído en casi 200.000 cotizantes, sin olvidar que los contratos que se realizan son cada vez más cortos y precarios. Como vemos, en una crisis tan brutal y de origen financiero, los primeros en salir de ella no son los que la han pagado con el sudor de su frente, donde los síntomas de recuperación no se advierten ni con la ayuda de la lupa sino los que la originaron.

En este marco lo que desanima a la ciudadanía no es la ola de frío polar que nos anuncian los hombres del tiempo. En invierno siempre hiela, así que de esta crisis de temperaturas seguro que salimos a lo más tardar en primavera, un alivio indudable para el elevado número de españoles que ha perdido su capacidad de poder calentarse con dignidad en su casa. Lo malo es que, incluso en primavera, los empleos seguirán siendo escasos, pues según la OIT hasta el 2019 el paro se situará por encima del 20%.

Mientras sobrevivimos al frío, el último sondeo de intención de voto del CIS ha subido la temperatura del escenario político, ya de por sí bastante caldeado. El PP se sitúa a la cabeza de intención de voto con un 27%, pese a perder muchos apoyos crece un 2% respecto del último barómetro, por detrás tenemos a Podemos (23,9%) y como tercera fuerza política, el PSOE (22,2%), con un líder mejor valorado (3,68) que Rajoy (2,24), ambos lejos del aprobado. Todo indica que el ascenso de Podemos, sostiene al electorado del PP y erosiona al del PSOE. Puede que la cocina del Centro de Investigaciones Sociológicas haya actuado a favor del poder pero todo indica que el tablero político se está alterando. En este país de políticos poco inclinados a la autocrítica y demasiado propensos a la exageración de los errores ajenos y a la ocultación de los propios, todos andan haciendo reflexiones. Hay mucha incertidumbre y en un año con cuatro citas electorales cruciales, va a resultar apasionante ir conociendo la opinión real de los ciudadanos expresada a través de las urnas. Los que ostentan el poder, ya sean PP o PSOE, según los territorios y municipios buscan frenar la erosión que les está causando el descontento entre sus votantes, tan fieles en otros tiempos. Va a ser difícil que sostengan el bipartidismo al que van dirigidos gestos como la reciente aprobación del pacto contra el terrorismo yihadista entre los dos partidos mayoritarios.

El PP tiene la ventaja de que circula por el carril derecho casi en solitario, pero va a resultar complicado que mantenga mayorías tan holgadas como las que actualmente sostienen sus gobiernos. El tablero por la izquierda está más dividido y no es posible saber ahora si finalmente el vértigo electoral dejará al PSOE en segunda posición o será rebasado por Podemos. El tiempo lo dirá. De momento todo el mundo se atreve a dar consejos a los ciudadanos. Los grandes bancos, mientras exhibían el crecimiento de sus beneficios, nos han advertido de los “riesgos” que entraña que en los procesos electorales que se avecinan no se vote con suficiente cabeza, es decir, a aquellos que protegen su estabilidad y la pujanza de sus negocios en contraposición a nuestras empobrecidas rentas. Como anécdota curiosa, aunque también como síntoma, me admiro de la opinión del hijo de Luis Bárcenas, el guardián de la caja B: “Mi padre está convencido de que al final cundirá el pánico, triunfará el miedo y volverá a ganar el PP”. Cosas veredes, amigo Sancho.

Ver Post >
Ya ha sucedido
img
María Antonia San Felipe | 31-01-2015 | 1:23| 0

Lo que decían algunos que iba a ocurrir ya ha sucedido. Syriza ha llegado al gobierno de Grecia y los poderosos del mundo y aquellos a los que no les gustan las caras nuevas como declaró el sempiterno Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, están que trinan. La expectación que han levantado en todo el mundo las elecciones de un país cuya economía supone algo más del 2% del PIB de la Eurozona, no tiene precedentes. Y no los tiene porque nunca tantos ciudadanos europeos se han visto reflejados en el espejo griego, sobre todo en los países del sur.

El empobrecimiento y el nivel de sufrimiento de la población en el país heleno ha sido más rápido y extremo que en el resto pero es evidente para cualquiera que la mancha de aceite se extiende. Miremos España, a los salarios cada vez más bajos y a los trabajos volátiles hay que añadir el saqueo de los servicios públicos con un deterioro tan obvio que hasta los Defensores del Pueblo acaban de denunciarlo. Es decir, vamos hacia un desmantelamiento progresivo e intencionado de todo aquello que nos igualaba y nos enorgullecía como ciudadanos: sanidad universal, educación garantizada y derechos individuales respetados. Todo esto es lo que estamos perdiendo desde que comenzó esta crisis. Si les parece poco lo que habíamos conseguido en treinta años piensen que vamos camino de tener mucho menos si esto no se frena a tiempo. Si en España en 2010 la deuda estaba en torno al 62% del PIB, ahora está prácticamente en el 100% y en Grecia supera el 175%. Todos estamos percibiendo las consecuencias de una política de falsa austeridad impuesta a rajatabla por Alemania que está lastrando el crecimiento sin llegar a rebajar claramente el nivel del endeudamiento de los países. Hablo de falsa austeridad porque siguen intactas las estructuras clientelares del poder, asesores, liberados a buen sueldo, fundaciones, organismos públicos sin contenido pero con estructuras directivas bien pagadas, diputaciones, gastos protocolarios y ahora de cara a las elecciones municipales fuegos artificiales y obras innecesarias que habrá que pagar en años sucesivos. No se han atrevido a cortar ese derroche y han preferido tocarnos, además de eso que usted está pensando, nuestros derechos, nuestros servicios y, sobre todo, nuestra dignidad. España camina a toda velocidad hacia el siglo XIX y, como dice el profesor Santos Juliá evocando a Ortega y Gasset, con un mercado creciente y un Estado menguante camino de convertirnos, como entonces, en una sociedad de socorros mutuos.

Pero volvamos a Grecia, ahora que todos repiten hasta la saciedad que Grecia debe pagar su deuda yo también quiero que, con igual diligencia, la paguen los bancos y cajas rescatados. Cierto es que Grecia mintió para entrar en el euro aunque parece que mentir mintieron todos, pero siempre fue más fácil abofetear a David que a Goliat, los chulos siempre se ensañan con los más débiles.

Tsipras acaba de formar su gobierno (sin mujeres, por cierto) y ha declarado que se siente  autorizado para iniciar un cambio “radical” que restaure la soberanía nacional, negociando con responsabilidad con los acreedores internacionales. Yo carezco de información privilegiada pero intuyo que algo va a ocurrir en las negociaciones que va a iniciar el gobierno heleno y puede que sea en beneficio de todos, y ello por dos razones, porque la actual política económica impuesta por Alemania y aceptada sumisamente por el resto de países, traicionando incluso sus ideologías, tiene a Europa estancada y sin apenas crecimiento. Si lo único que crece es el descontento en amplias capas de la sociedad europea lo que se está propiciando son movimientos políticos que los partidos tradicionales llaman extremistas o radicales, les asusta Syriza pero ahí está Marine Le Pen en Francia, eso sí que da miedo. Por tanto, éste y no otro es el momento de frenar la marea. O se restaura la complicidad con el ciudadano o puede ocurrir lo que anuncia un dicho que corre por Internet, “si os hacéis los suecos, nos haremos los griegos”.

Ver Post >
Quererlo todo
img
María Antonia San Felipe | 25-01-2015 | 11:16| 0

Tenerlo todo y querer más. No hablamos de amor, sino de avaricia. Esto es lo que se deduce, una vez más, del informe anual de Oxfam Intermón. La conclusión es clara: la riqueza mundial se concentra en manos de una élite cada vez más reducida. Según los datos de Credit Suisse desde 2010, el 1% de los individuos más ricos del mundo ha incrementado su participación en el conjunto de la riqueza a nivel mundial. En 2014, el 1% más rico poseía el 48% de la riqueza mundial, mientras que el 99% restante posee el 52%. Y de ese restante 52% es dueño el 20% más rico de la población mundial, de modo que el 80% que queda sólo posee un 5,5% de la riqueza global de este mundo cada vez más desequilibrado socialmente.

            Esta demoledora crisis no nos ha demostrado que vivíamos por encima de nuestras posibilidades sino que algunos se enriquecieron y se enriquecen muy por encima de lo aconsejable para no insultar la dignidad de la mayoría. Si esta tendencia se mantiene, en sólo dos años el 1% más rico de la población acaparará más riqueza que el 99% restante. La crudeza de los datos es demoledora, hasta el punto de que es necesario no sólo un debate social profundo sobre lo que está pasando en el mundo, sino que se precisa tomar conciencia de que la prioridad de los próximos decenios debe ser frenar el incremento de la desigualdad. Esta fatalidad no puede ser aceptada con resignación sino que deben adoptarse medidas políticas y económicas que frenen tan terrible desproporción que crece exponencialmente según se alarga la crisis.

             Es de agradecer que economistas rigurosos, como el francés Thomas Piketty, hayan puesto con éxito este debate encima de la mesa. Su trabajo de investigación, teniendo en cuenta las series históricas sobre la acumulación de la riqueza, es un indudable instrumento que deber ser utilizado. Ya saben que la enumeración de datos y cifras generalmente nos aburren pero, como él mismo señala, “negarse a usar cifras rara vez favorece a los más pobres”, sin olvidar que “quienes tienen mucho nunca se olvidan de defender sus intereses”.

            Mientras esta realidad se nos muestra los lobbys, es decir los representantes de las élites dominantes, campan a sus anchas por todo el planeta preservando sus intereses doblegando voluntades y controlando gobiernos para salvaguardar los sectores donde tienen invertidos sus capitales. El sector farmacéutico, el sanitario y el financiero son ahora los ámbitos más importantes que tratan de proteger intentando sobre todo que los recursos públicos no se distraigan en favorecer a la mayoría de la población. Lo estamos viendo en España con claridad con fármacos como el de la hepatitis C o con las privatizaciones sanitarias alentadas por los gobiernos y que son adjudicadas a quienes en otros momentos invirtieron en la construcción y en la especulación inmobiliaria. Esto es lo que hay y éste es el fruto de un capitalismo salvaje que no encuentra en la política, es decir en los gobiernos, el contrapeso necesario para equilibrar la balanza en favor de la mayoría. Tras la caída del muro de Berlín se pensó que los mercados podían autoregularse solos, los gobiernos se volvieron perezosos, favorecieron la desregulación financiera y hasta aquí nos han traído por cerrar los ojos, sin olvidar que nos han mutilado la capacidad de decisión democrática a los ciudadanos. Para que la prioridad sea, como lo fue tras la Segunda Guerra Mundial, favorecer un reparto más equitativo, al menos un poco más equitativo que el actual, el ejercicio de la política, es decir, la acción de los gobiernos, debe orientarse de nuevo a representar a la sociedad y no a las élites dominantes. No pueden mirarnos a los ojos para convencernos de que no existe otro camino porque, sencillamente, es mentira.

          

 

Ver Post >
El camino de Charlie
img
María Antonia San Felipe | 17-01-2015 | 7:13| 0

A veces una piensa que la sensatez ha huido de este mundo global en el que habitamos. La intolerancia, la ausencia de piedad y la violencia contra el que es diferente o piensa distinto constituyen la esencia de cualquier fanatismo. El terrible atentado contra el semanario humorístico Charlie Hebdo nos ha sobresaltado a todos, nos ha atemorizado y nos ha puesto frente al espejo de nuestra propia realidad, esa que en ocasiones no percibimos preocupados como estamos por el incremento de nuestros problemas cotidianos. Además de compartir el dolor por los terribles asesinatos perpetrados por los terroristas no es fácil dejar de reflexionar y de preguntarse qué está ocurriendo a nuestro alrededor para que jóvenes nacidos ya en Europa, en el corazón de París, como los hermanos Chérif y Said Kouachi o Amedy Coulibaly y su pareja Hayat Boumeddiene se hayan entregado a los brazos de organizaciones islámicas terroristas y corran a Siria o a Irak a integrarse en las filas del violento Estado Islámico.

Es evidente que los integrismos religiosos han sido siempre un peligro para la humanidad. El fanatismo termina por convertirse siempre en un manantial de violencia y de dolor, es espantoso que la religión pueda ser de nuevo una excusa para destruir a los otros. No va a ser tarea fácil frenar este terrorismo de lobos salvajes que amenaza con extenderse y que se reproduce de forma exponencial cuanto más dolor y alarma causa en Occidente. Si no es conveniente confundir Islam con violencia también resulta necesario que en muchas mezquitas algunos clérigos comiencen a predicar sobre lo erróneo de utilizar la fe como munición para justificar asesinatos. Tampoco puede olvidarse que desde algunos países árabes de Oriente Medio se están financiando las estructuras del Estado Islámico o de Al Qaeda que se entrenan en Siria, Yemen o en Irak. Estamos ante un problema de inmensa magnitud difícilmente abordable en solitario por cada país lo que obliga a una reflexión conjunta sobre nuestras propias flaquezas como única forma de preservar nuestros derechos y nuestra libertad.

No resulta ajeno en estos momentos reflexionar sobre lo que está ocurriendo en Europa donde los movimientos racistas florecen a la sombra del intenso incremento de la desigualdad social. Esta es la principal consecuencia de una prolongada crisis económica y política que amenaza, aunque algunos no quieran verlo, el propio edificio de la Unión Europea. A nuestro lado crece el desempleo, caen los salarios, se incrementa la pobreza y ello hace que el nacional vea con recelo al vecino inmigrante y que éste se crea marginado respecto del primero. La vida cotidiana se convierte en una complicada red de recelos mutuos. De pronto todo el mundo ha tomado conciencia de la fragilidad de su propia situación personal. Es una espiral complicada, a mi juicio mucho más compleja en sus causas que la de los años treinta que propiciaron el ascenso de los totalitarismos en Europa. La asistencia de Merkel a una manifestación con los líderes musulmanes en Berlín me parece oportuna pero sólo como gesto me temo que va a ser insuficiente. Es necesario que los estados de Europa revisen sus medidas de protección de la seguridad colectiva pero hacer sólo eso no va a resultar eficaz. Merkel, principal defensora de una política de austeridad a ultranza que está dando escasos resultados, debiera junto con Francia impulsar un cambio en la política económica. La seguridad a la población no se la van a dar sólo la policía y los cuerpos de seguridad, cuando del corazón de los europeos desaparezcan el miedo a perder el empleo o a no encontrarlo y la incertidumbre diaria se transformen en tranquilidad ante el futuro, seguro que se elimina el resentimiento hacia el otro. Seguramente muchos de esos jóvenes nacidos en el corazón de París, de Berlín, de Londres o de Madrid de padres de origen árabe preferirán proteger a sus familias y a las de sus vecinos antes que entregarse a las milicias del terror islámico. El camino es difícil pero será preciso recorrerlo unidos.

Ver Post >
Alentando el miedo
img
María Antonia San Felipe | 10-01-2015 | 11:10| 0

Cuando los mayores quieren que hagamos algo que no deseamos nos meten el miedo en el cuerpo y entonces nos portamos bien y nos dan un caramelo. Así ha sido toda la vida, desde pequeños sabemos que el miedo es un instrumento muy eficaz para doblegar nuestra voluntad aparentemente férrea pero en realidad temerosa de perder lo que tiene o de no conseguir lo que desea. Todo está inventado desde la noche de los tiempos. Por eso la emperadora de Europa, Angela Merkel ya ha advertido a los pequeños griegos que si son revoltosos y no votan lo que ella diga serán expulsados del euro. Así lo ha hecho saber a través del semanario der Spiegel. Si los griegos votan masivamente a Syriza, liderada por Alexis Tsipras, las siete plagas caerán sobre ellos que, por cierto, han sobrevivido ya a muchas purgas por las acciones de unos gobiernos tramposos.  Rápidamente los que deben vasallaje a la emperadora se han apresurado a apuntalar sus argumentos temerosos de que a ellos también los expulsen de la corte.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lo ha dicho de forma muy gráfica: “No nos gusta mucho ver caras nuevas”. No nos extraña, él lleva toda la vida por Europa, tras haber sido primer ministro de Luxemburgo y ministro de Finanzas cuando se firmaron unos acuerdos fiscales con multinacionales para reducir sus niveles de tributación a cantidades irrisorias. Una práctica que ha permitido eludir impuestos en otros países y que muchos consideran un fraude. Un escándalo de esos que uno nunca sabe si llegarán jamás a esclarecerse. El Fondo Monetario Internacional también ha insinuado que puede cortar el grifo de las ayudas pactadas. Claro que si analizamos a los últimos presidentes que ha tenido el FMI es como para echarse a temblar. Rodrigo Rato salió por pies y sin advertir la crisis, una gestión fuertemente criticada internacionalmente. De sus hazañas en España sólo con recordar lo que ha pasado en Bankia hay curriculum más que suficiente para que nos entre el pánico. Le sucedió Strauss-Kahn quien se vio obligado a dejar su puesto tras ser acusado de un presunto caso de violación y Cristine Lagarde también ha sido imputada en un asunto de corrupción en Francia. Yo sinceramente cada vez desconfío más de la eficacia y de la sabiduría de los dirigentes de estos organismos.

En España, Mariano Rajoy se ha pronunciado agitando el miedo, algo que se va a convertir en su principal estrategia a lo largo de este año. Syriza es un riesgo en Grecia, igual que los “adanes” de Podemos lo son en España. Eso ha dicho. En su opinión sólo el PP y el PSOE garantizan la estabilidad política y económica. En realidad con esta afirmación trata de matar Rajoy varios pájaros de un tiro. Trata de desacreditar a Podemos al tiempo que pone una cuerda alrededor del cuello de Pedro Sánchez al sugerir que PP y PSOE son tan parecidos que pueden alternarse sin que tiemblen las columnas que sostienen España. Muy hábil, dirán algunos y muy evidente la treta y la utilización del miedo a favor de sus intereses de partido que no de España. Es evidente que cuando todo se tambalea y estamos en unos momentos de clara incertidumbre, todo el mundo teme algo. Miedo a perder el trabajo, miedo a no poder pagar la hipoteca, a no encontrar trabajo nunca más, miedo a no poder pagar los estudios de los hijos, a no poder emanciparse de los padres, miedo a perder la pensión,… Son muchos los que tienen miedo pero el miedo no aporta soluciones a quien lo tiene pero si a quien lo administra. Mientras los ciudadanos riegan el jardín de sus miedos los gobernantes tratan de perpetuarse en el poder a toda costa. Lo que está en juego es la democracia en España y en Europa entera. Si los “adanes” populistas son un peligro, los que lo dicen, que son los que nos han traído hasta aquí, debieran desinfectar su casa, regenerarse y refundarse. Es la única forma de poder mirar de nuevo a los ojos de la gente sin avergonzarse de haberlos reiteradamente engañado, burlado y estafado. En cualquier caso, al miedo sólo lo vence el valor y éste se alimenta de esperanza.

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política.