La Rioja

img
Categoría: Sin categoría
Sainetes

Está claro que la proclividad hacia el sainete que tenemos en este país es parte de nuestra esencia. En las noticias de la semana hay materia de sobra para escribir varios, pero como el sainete siempre tiene su parte de drama, aquí estamos, llorando de risa, de pena y de rabia al mismo tiempo. Estos días, como muchos españoles, me he preguntado: ¿para qué sirve un ministro? Está claro que si tomamos como ejemplo a la ministra de Sanidad, Ana Mato, concluiremos que para poco o nada. Es más, la sinsustancia de sus declaraciones nos ha demostrado que sus comparecencias pueden causar más desconcierto que tranquilidad en la ciudadanía. De ella sólo sabemos que no vio jamás un supercoche Jaguar aparcado en su garaje y que nunca supo quien pagaba el confeti de los cumpleaños ni los viajes de lujo de su familia. Puede decirse que por no saber ni ver nada de nada llegó al gobierno de España. Es ya evidente que la actuación conjunta de Ana Mato y del deslenguado consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid pasará al libro de los disparates de este aciago período de la historia de España. El viejo sueño de ser gobernados por los “mejores” es una indudable utopía, pero al menos, seríamos más felices si consiguiéramos que no nos administraran los más incompetentes.

Mientras Teresa Romero se debate entre la vida y la muerte la incontinencia verbal de Javier Rodríguez ha desparramado despropósitos sin ningún pudor culpabilizándola de un supuesto error, insultando a la inteligencia de cualquiera con dos dedos de frente. Por otro lado, la actuación de Ana Mato ha sido incalificable tanto por acción como por omisión. Que el propio presidente del gobierno, que jamás mueve un dedo hasta que el edificio se desploma,  haya tenido que poner al frente de la desastrosa gestión de la crisis del ébola a Soraya Sáenz de Santamaría, que parece la administradora única de todas las áreas del gobierno de España, es la mejor prueba de la incapacidad de la ministra. La petición de perdón del consejero de Sanidad, forzado por la ola de indignación que sus palabras chulescas y salidas de tono han producido, no borran ni su imprudencia ni la mala fe de sus acusaciones contra Teresa.

En la España actual, desangrada por la corrupción y la incompetencia, cualquier mediocre sin sentido puede ser nombrado ministro. En este caso la única virtud conocida de Mato son los servicios prestados a Mariano Rajoy cuando se tambaleaba como líder del PP. Premiar fidelidades con cargos de tan alta responsabilidad sin estar capacitados es una temeridad y un riesgo para el conjunto de un país asolado por la avaricia y la ambición de quienes creen que gobernar consiste en asistir a saraos y recepciones. Resolver problemas y no crearlos es sólo uno de los méritos que debe exigirse a cualquier gobernante. Pero, Ana Mato ni siquiera sabe para qué sirve un ministro. Ella y el consejero de Sanidad de Madrid son dos buenos ejemplos, aunque no los únicos, de la mediocridad instalada en las alturas del poder. Esto es para echarse a temblar. Cuantas más veces dicen que todo va bien, más miedo tengo. Mientras el viento sopla a favor el barco avanza pero al menor contratiempo, es decir, cuando un dirigente político debe demostrar su valía, es cuando se evidencia el grado de ineptitud de unos falsos líderes que sólo saben echar balones fuera y derivar las responsabilidades hacia los más débiles de la cadena. No se olviden de que la culpa de esta terrible crisis nos la han echado a nosotros por vivir, supuestamente, por encima de nuestras posibilidades, mientras ellos se afanaban, por ejemplo, en saquear las cajas de ahorro. En cualquier otro país, Mato y Rodríguez, hubieran dimitido por vergüenza torera o estarían ya fulminantemente cesados. Por cierto, en esta crisis, ¿dónde ha estado el presidente? Lejos, muy lejos de todos nosotros.

Ver Post >
Águila Roja

España se encuentra últimamente en fase de deshielo, como el Ártico. Cuando la nieve desaparece deja al descubierto las montañas y aquí la temperatura de la indignación está descubriendo un monte Everest poblado de estiércol. Si en las épocas gloriosas, se proclamaba que en el imperio español no se ponía el sol, hoy podemos afirmar que en España no pasa día sin que se descubra un nuevo sinvergüenza. No anochece sin constatar que la mayor ambición de una gran parte de la élite social y política no ha sido construir un país mejor sino forrarse. Ciertamente las excepciones existen y por eso los buenos, los que han sido coherentes, se merecen un monumento.

Cada día que pasa se vulnera nuestra capacidad de asombro. El asunto de las tarjetas en negro de Caja Madrid es otro de los latrocinios que nos ha dejado boquiabiertos. Cuando Diego Medrano y Treviño creó, por Real Ordende 3 de abril de 1835, las Cajas de Ahorro, ya advirtió de la necesidad de mantenerlas “libres de las invasiones de la autoridad bajo pretexto de préstamos forzosos u otros semejantes medios”. Si viera el páramo que han dejado las autoridades de las diferentes Comunidades Autónomas interviniendo directamente en el control de las cajas de ahorros y orientando los criterios de concesión de créditos a amigos y afines políticos se escandalizaría del expolio y del saqueo que se ha perpetrado. No sólo estafaron para enriquecerse sino que, además de vivir muy por encima de sus posibilidades y de las nuestras, todo les parecía insuficiente. Los ancianos que fueron inducidos por los directores de las sucursales de Bankia a cambiar los ahorros de toda su vida por preferentes debían entender lo que firmaron pero Blesa y Rato, el primero inspector de Hacienda y el segundo, exministro de Economía  no sabían que las tarjetas en negro eran ya de por sí un fraude, además de un desfalco encubierto. De pronto, parece que hubiera estallado una bomba racimo y uno a uno van cayendo los más de ochenta directivos que han vivido a todo tren a costa de los incautos ahorradores. El antiguo jefe de la casa del rey Juan Carlos I, Rafael Spottorno ha sido el último. No es por vergüenza torera que se van sino porque el clima social está tan subido de tono que temen que los apedreen e insulten por la calle.

Este es un país de ciegos, nadie ha visto nada durante años pero todos lo sabían. Como en el Lazarillo de Tormes cuando decidieron comerse las uvas de una en una, pero mientras el ciego se comía dos, Lázaro comía tres y por eso callaba. En España todo indica que eso es lo que ha pasado. Parece que en este país las leyes se hacen para incumplirlas y quien mejor las vulnera es el que las escribe porque ya conoce de antemano donde está la trampa.

Para completar el cuadro costumbrista de la picaresca española, tenemos a Gallardón en un nuevo trabajo en el que se paga por no hacer nada, una prueba más de que en este país a algunos se les ha ido la olla, la mano o ambas cosas. La guinda del pastel la ha puesto la investigación abierta, por ocultar a Hacienda 1,4 millones de euros, al histórico dirigente minero José Ángel Fernández Villa quien ha sido durante 35 años líder del sindicato asturiano SOMA-UGT. Que un símbolo de la lucha obrera caiga de bruces al suelo por corromperse con más zafiedad que los que se enriquecían vulnerando los derechos de los trabajadores a los que prometió defender, es realmente demoledor y pone la puntilla al ya decadente modelo sindical de la transición. Una puñalada al sindicalismo semejante a la que Pujol ha perpetrado al catalanismo.

Llegados a este punto y sin nadie en quien confiar, sólo nos queda esperar que aparezca de una vez por todas el Águila Roja y nos salve del Comisario que siempre está al servicio de los que nos saquean y nos desprecian. Si no llega a tiempo Águila Roja no olviden que la mejor arma es ejercer libremente nuestro voto a modo de castigo.

Ver Post >
De puta a puta, taconazo

En 1880 Guy de Maupassant escribió un magnífico relato que tituló Bola de sebo. La historia se desarrolla durante la ocupación prusiana de Francia y en ella diez personajes con salvoconductos huyen de Ruan en una diligencia. Viajan tres matrimonios adinerados tratando de salvar sus fortunas, dos monjas, un político (presuntamente revolucionario) y una conocida señorita de la vida galante, mal mirada por el resto dada la “inmoralidad” de su profesión. Ella compartirá sus viandas cuando todos tenían hambre, pese al desprecio que le habían mostrado. Al parar en una posada un capitán prusiano les impide seguir adelante si Bola de Sebo, no pasa una noche con él. La prostituta se niega, algo que no comprenden las damas ricachonas ni las monjas dado su oficio y los hombres tratan de convencerla, olvidando tanto su patriotismo como su hipócrita moral. Al final Bola de Sebo acepta y al día siguiente pueden partir repitiéndose en la diligencia iguales desprecios hacía quien, con su generosidad, había permitido que huyeran con sus fortunas y con sus falsos principios morales.

Cuando observo estos días el teatrillo de la política española no puedo sino evocar el comportamiento de esa mujer, más ejemplar que quienes se consideran padres de la patria. También veo que los ciudadanos de a pie somos un poco como la prostituta del cuento, que además de ser insultados con engaños estamos poniendo la cama. El asunto del referéndum catalán se ha convertido en el centro de la vida española y ello es así porque tanto el gobierno de España como el de Cataluña están dirigidos por supuestos líderes que ejercen su poder con una miopía que puede convertirse en histórica catástrofe. Yo me pregunto si les interesa de verdad lo que les ocurra a los españoles, catalanes incluidos, porque de momento todo somos España.

No hay cosa más sencilla en política, ni tampoco más peligrosa, que agitar los sentimientos identitarios. Igualmente nada hay más ventajoso en los tiempos de demagogia en que vivimos que señalar un enemigo como causante de actuales o venideras desgracias. Ciertamente, todo indica que se ha llegado a un callejón sin salida con un horizonte tan negro como la crisis actual. En realidad los mayores enemigos de españoles y catalanes son el paro, el crecimiento de la desigualdad social, la corrupción y la ausencia de proyecto común, pero se están llevando las cosas a un enfrentamiento irracional que veremos dónde termina. Rajoy envuelto en la bandera de España y Mas en la catalana, impávidos y con embustes están levantando pasiones difíciles de aplacar. El referéndum convocado es ilegal, lo sabemos todos, pero más allá de una clase política irracional está la gente y para convencerla de que puede haber una convivencia y un futuro en común habrá que hacer algo más que enviar antidisturbios y negar el diálogo.

Al mismo tiempo, catalanes y españoles, observamos que el empobrecimiento y la desigualdad social son tan reales que estremecen y no creo que los solucionen ni la independencia ni la intransigencia. En medio del maremoto y ante el riesgo de una tercera recesión, se han inventado una nueva fórmula para medir el producto interior bruto (PIB). Para que las cifras macroeconómicas les cuadren mejor computan en la Contabilidad Nacional la prostitución y las drogas y gracias a ello el PIB nominal de 2013 pasa de 1.022.988 a 1.049.181 millones de euros. Es decir, las actividades ilegales representan el 0,87%. Fíjense ustedes, ahora va a resultar que, como en el cuento de Maupassant, las prostitutas nos van a salvar haciendo crecer la economía con más acierto y grandeza moral que los supuestos líderes de la política española. De momento, en una parte del territorio crecen los anticatalanistas y en el otro los independentistas y sobre la cuerda, cada vez más tensa, están Rajoy y Mas, Mas y Rajoy que hablando el mismo lenguaje parecen decirse: de puta a puta, taconazo. Sólo nos queda esperar que el daño que causen no sea irreversible y que la generosidad de las prostitutas, como en el cuento, nos salve.

Ver Post >
Salir del laberinto

          Llevaba tiempo Alberto, como escribí la semana pasada, dando vueltas como loco por los pasillos del laberinto por los que andaba perdido con su anteproyecto de ley del aborto bajo el brazo. Está claro que de él sólo podía salir con ayuda de Dédalo que fue quien lo construyó, es decir, de Rajoy. La realidad ha sido terriblemente dura para Gallardón. Parece mentira que habiendo sido líder carismático de la simulación y el embaucamiento no haya aprendido que en política lo mismo te aplauden con fruición tus compañeros de partido que te tiran al cubo de la basura y precintan la tapa para que no levantes cabeza. Digamos que esto último es lo que le ha ocurrido al listo de Alberto Ruiz Gallardón. Él iba y venía con su ley a mostrársela al jefe y mientras otros gurús le llenaban a Rajoy la mesa de encuestas que le indicaban que para ganar las elecciones era necesario buscar el centro político, algo tan complicado de encontrar como el santo grial de la leyenda artúrica.

  Él amenazó con dimitir y ese órdago público, tantas veces repetido, no le ha dado esta vez resultado. Rajoy no le pidió que reconsiderase su postura, no insistió en que se quedara por el bien del PP y de España. La suerte estaba echada. Una vez que el presidente del gobierno anunció su decisión de aparcar el proyecto de ley del aborto, al listo de Gallardón no le quedaba otra salida que la dimisión si no quería ser motivo de chanzas y chirigotas. Aunque está claro que de los chistes no lo va a librar nadie. Gallardón es ya historia y no hay duda de que a ella va a pasar como el primer ministro de España que, en vez de avanzar hacia el futuro en sintonía con la sociedad española, pretendió retrotraerla al pasado criminalizando a las mujeres e intentado imponerles una moral como en otros tiempos la Inquisición trataba de condicionar las conciencias con castigos y amenazas.

Su paso por el ministerio ha sido nefasto y aunque Gallardón se ha ido porque Rajoy y su partido lo han sacrificado a cambio de un puñado de votos, su dimisión es un triunfo de la sociedad que ha mostrado su disconformidad con una visión tan retrógrada del mundo en que vivimos. Despedido Gallardón, no podemos perdonar el dolor que han causado pero si constatar la profunda hipocresía que habita en el gobierno de España. Dice Rajoy que ésta es la mejor decisión y la que menos divide a la sociedad española. Esta afirmación resulta en sí misma la prueba evidente de la falta de escrúpulos con la que se ejerce el gobierno. Cuando se adoptan disposiciones de tanta trascendencia social se supone que se han valorado todos los aspectos que concurren. Pero no, con una soberbia infinita ayer presentaban su ley del aborto como el mayor avance en la protección de los derechos del concebido no nacido y hoy se dan cuenta de que ni sus votantes demandaban esas contrarrevoluciones ideológicas.

El fraude a la sociedad española ejercido desde el gobierno de Rajoy es inmenso, ni siquiera la frágil mejora económica puede tapar el retroceso en derechos, el saqueo de la sanidad pública, la merma de servicios sociales, la subida de impuestos, el billón de euros de deuda, el paro y la corrupción… Siendo todo esto terrible no hay duda de que el fraude a sus propios votantes es todavía mayor. Obtuvieron un apoyo masivo de los españoles y hoy el inventario de mentiras, previas y posteriores, no los encubre el recuerdo de la herencia anterior. La retirada de su ley del aborto es la mejor prueba de la traición al programa electoral que los llevó al poder. Será difícil que a partir de ahora los portavoces del gobierno y del PP puedan invocar principios universales o la coherencia en sus actuaciones, seguramente en las filas de los cargos públicos del PP estos días cunde el desánimo ante la evidencia de tanto engaño perpetrado consecutivamente contra la sociedad española, pero ya sabemos que dimitir es un verbo que sólo se conjuga en España cinco minutos antes de ser cesado o depositado, como Gallardón, en el cubo de la basura.

 

Ver Post >
El laberinto

Cuentan que en la antigua Creta, la tierra del rey Minos, el arquitecto Dédalo construyó un laberinto para encerrar a Minotauro e impedir que pudiera salir de él. Hoy bien podemos afirmar que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón vaga cabizbajo y abatido por los pasillos interminables del laberinto sin encontrar la salida al embrollo de su proyecto de ley del aborto que pretendía transportarnos medio siglo atrás. No hay constancia de si en este lío se introdujo él solito o lo metió el presidente Mariano Rajoy. Tampoco sabemos si Gallardón es Dédalo construyendo su propio fracaso o, quizás, representa el papel del repudiado Minotauro, aunque también puede ocurrir que esté triste viéndose a sí mismo como si fuera el toro de la Vega al que las lanzadas se las disparan sus ingratos compañeros de partido.

Dice el refrán español que el tiempo pone a cada uno en su lugar, eso le está ocurriendo al pobre Alberto. Tras endeudar el Ayuntamiento de Madrid hasta el límite de la ruina, se lo dejó como herencia a Ana Botella para convertirse en ministro de Justicia y por tanto, Notario Mayor del Reino. Este es un título muy bonito porque ahora él mismo puede dar fe de su propio declive. La más que probable defunción de su proyecto de ley del aborto pone de manifiesto una vez más la hipocresía que se practica en política y la ausencia total de principios que se derrumban ante las encuestas de opinión.

Mariano Rajoy tras incumplir el grueso de su programa electoral y traicionar a quienes creyeron en él, encargó a Gallardón la elaboración de una nueva ley del aborto para derogar la vigente cuya aplicación no había supuesto ningún rechazo social. Queriendo complacer a una parte de sus votantes defraudados decidieron cumplir al menos una de sus promesas. Así nació un texto que no sólo es retrógrado, sino que contradice la mayoría de las legislaciones al respecto de la Unión Europea al pretender criminalizar a las mujeres. Es decir, el proyecto nació de un cálculo electoral y, por igual motivo, parece que va a ser aparcado porque las encuestas demuestran que a la sangría de votos que se produjo en las elecciones europeas puede sumarse la pérdida de los votantes más moderados. Para un ministro que en tono solemne ha manifestado que “probablemente lo más progresista que yo haya hecho en mi vida política es defender el derecho a la vida”, tener que comerse ahora su proyecto de ley, le deja pocas salidas dignas. Él ha apelado a una cuestión de conciencia, de principios morales y los principios, si son tales, no son de quita y pon. Por tanto, la única salida que le queda si quiere ser coherente consigo mismo es la dimisión.

El gobierno tampoco queda bien parado. En esta contradicción traiciona sus supuestos valores inmutables de los que se enorgullecía hace unos meses temiendo perder un puñado de votos y ahora renuncia para favorecer la elección de sus alcaldes y presidentes. El ministro Gallardón, que sigue deambulando por el laberinto, para ganar tiempo buscando la salida, ha declarado que ahora lo importante es frenar el referéndum catalán interponiendo el correspondiente recurso ante el constitucional. No es la primera vez que amaga con irse aunque al final siempre se queda. Presiento que alegando el bien de España, una vez más, se tragará los principios, se confesará por mentir y aquí paz y después gloria. Podemos concluir que desde que la nobleza del ejercicio político se sometió al imperio de las encuestas de intención de voto la degradación del sistema se ha precipitado. Actualmente un gobierno puede defender una cosa y la contraria sin que pase nada. Seamos claros, hoy por hoy, todos somos víctimas y cómplices de la situación actual, aunque también es evidente que sólo nosotros podemos cambiarla. El reto es engañar al Minotauro y vencerlo como Teseo.

 

Ver Post >
Las Españas

Conforme se prolonga esta estafa que llamamos crisis, más se complica cada año el inicio del curso. En los días previos a la apertura de las aulas los padres han ido adquiriendo todo lo necesario hasta donde han podido. No hay duda de que durante este curso se reciclarán muchos libros y se reutilizarán muchos materiales. Es el signo de los tiempos, llegar a fin de mes para los padres que tienen hijos es una misión propia de los héroes de antaño. Según acaba de hacer público EDUCO, “tener más de dos hijos en España aumenta el riesgo de pobreza en un 50%”, sin olvidar “que casi la mitad de las familias monoparentales están en esta situación”. Según los datos publicados están en riesgo de exclusión dos millones y medio de niños, una realidad negada en su verdadera dimensión por las autoridades. A esta situación tan dura hemos de añadir la ansiedad y la desesperanza que debe habitar en esos hogares. Resulta difícil imaginar una convivencia plácida ante tan perentorias necesidades. Es cierto que crece la solidaridad pero también, es necesario decirlo, se observa una enorme falta de sensibilidad por parte de muchos administradores públicos que viven de espaldas al dolor ajeno.

Algo se está haciendo mal, rematadamente mal, cuando un país que durante los últimos treinta años había conseguido recortar las desigualdades, se ha convertido ahora en uno de los países con mayores desequilibrios sociales de la Unión Europea. No es ninguna novedad que la crisis no está pasando igual para todos, ya que mientras algunos viven rodeados de penurias, otros ven como se incrementan sus patrimonios de forma exponencial. De hecho el censo de multimillonarios supera los registros previos a la crisis. Según datos de la Agencia Tributaria que acaban de conocerse, el número de personas que declaran un patrimonio superior a 30 millones de euros en España prácticamente se ha duplicado hasta llegar a 443, frente a las 233 que había en 2007. Sin olvidar que muchos han visto incrementar sus beneficios a la misma velocidad que una gran parte de la población se precipitaba sin remisión hacia la miseria. Conclusión, mientras unos tocan el cielo con las manos otros queman sus vidas en la hoguera de la desesperación.

Sin embargo, nada de esto asusta al establishment político ya que las dosis de aceite de ricino que nos van propinando todavía no han propiciado ninguna revuelta o motín, al estilo de los acontecidos en siglos precedentes, que hagan temblar los resortes del poder. Ahí arriba viven tan tranquilos y como prueba observen el asunto Cañete. A lo largo de los últimos meses la mayor preocupación del presidente Rajoy ha consistido en realizar requiebros en torno a la gobernadora de Europa, Angela Merkel, para conseguir colocar a Luis de Guindos y a Cañete en puestos de relevancia e influencia política en Europa. Luego, con ondear la bandera y decir que todo es por el bien de España creen que nos convencen, pero yo creo que no. Un español de comisario europeo puede ser importante para nuestros intereses como nación, ¿pero qué español? Ha llovido demasiado como para no darnos cuenta de que vivimos en un lodazal. Posiblemente Rajoy todavía no sabe que camina en dirección contraria a lo que la calle demanda. Una inmensa mayoría de españoles exige políticos intachables y comportamientos públicos fuera de toda sospecha. A estas alturas de la película no parece que Miguel Arias Cañete, que antaño hubiera parecido un tipo avispado, pueda pasar hoy la prueba del algodón de la ética que exigen estos tiempos. Su designación para la cartera de Energía y Cambio Climático sabiendo, como se sabe, que tiene intereses y participación en empresas petrolíferas familiares no creo que sea ni estético ni conveniente, salvo que lo hayamos enviado a Europa para hacer negocios. Dicen que España sólo hay una, pero parece que unos y otros vivimos en diferentes Españas.

Ver Post >