La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Bárcenas

El voto del señor Bárcenas
María Antonia San Felipe 02-07-2016 | 8:15 | 0

Desde la noche electoral podemos decir que España vive entre la euforia de los triunfadores y el desconcierto de los vencidos. El Partido Popular exhibe un éxito importante. En un panorama tan desabrido, como el que hemos vivido en el último año, ha obtenido uno de cada tres votos emitidos. Teniendo en cuenta los duros recortes sociales impuestos a la población y la proliferación de los innumerables casos de corrupción que les afectan, podemos afirmar, como el veterano periodista Miguel Ángel Aguilar, que el PP ha estado a un escándalo más de conseguir la mayoría absoluta. Yo también lo creo.

Tras felicitar al vencedor no está de más resaltar la desazón y el desconcierto de los dos tercios de españoles que no les votaron y de los abstencionistas que tampoco. Concluiremos que hay una parte nada desdeñable de la población que vive asombrada por el récord de votos obtenido por Rajoy y su partido. Muchos se preguntan en los bares y corrillos:

 -¿Qué más tienen que hacernos para perder las elecciones?

Esta es la incógnita electoral más difícil de despejar estos días, más incluso que el origen de las pérdidas de votos de sus adversarios. A la vista del fallo de las encuestas todo indica que muchos votantes del PP se avergonzaban de confesar su intención teniendo en cuenta la melé que les rodeaba. Aunque, es justo reconocer que el ganador tiene motivos para sentirse orgulloso del éxito. Ellos y sus votantes estarán tranquilos; el resto, desolados.

Agitada estaba por este desasosiego que confieso me invade cuando leí la noticia de que Luis Bárcenas, que esta vez no adornaba con su tronío las listas electorales del PP, había protagonizado un incidente con un señor cuando éste venía de votar a eso de las cuatro y media de la tarde. Se encontraron en la calle Príncipe de Vergara, en el corazón del madrileño barrio de Salamanca, y el caballero le increpó:

-¡Cuánto daño habéis hecho a España con la corrupción, el robo y la falta de vergüenza!

A lo que Bárcenas contestó indignado:

-¡Maricón, hijo de puta, tú no sabes nada de lo que ha pasado!

Entonces Bárcenas le propinó un puñetazo que lo tiró al suelo. El agredido hubo de ser atendido en la clínica Ruber y ha respondido con una denuncia que se sustanciará en el juzgado. Los periódicos no cuentan si este señor anónimo venía de votar al PP con una pinza en la nariz, de ahí su comprensible y hasta disculpable excitación. Mi imaginación intuye que este justiciero verbal estaba hasta las narices, de eso no tengan duda, y posiblemente por ello pensó que quien insulta a un ladrón (presunto o no) tiene cien años de perdón. Yo sin embargo, mientras devoraba la crónica buscando detalles de tan pintoresco incidente, pensé:

-Si Luis Bárcenas fue a votar, ¿a quién votó?

A Unidos Podemos seguro que no, al PSOE no parece probable y a Ciudadanos, tampoco. Pensemos, cuando uno está con el ánimo hundido sólo confía en la ayuda generosa y comprensiva de los amigos y, al fin y al cabo, quién para reconfortarle en el camino hacia la cárcel, como una palmada en la espalda, le mandó un mensaje diciéndole:

-Luis, sé fuerte.

Pues claro, fue Mariano y de bien nacidos es ser agradecidos. Pues bien, ahora que la charanga ha terminado, la música electoral ha cesado, las urnas se han recontado y las celebraciones de los vencedores han concluido debe llegar un gobierno. Mariano Rajoy y el PP gobernarán desde ahora con la seguridad de que ningún caso nuevo de corrupción les va a debilitar, al contrario, cada escándalo les hará más fuertes. Así es España, no es la que yo quiero pero, pese a todo, la quiero.

Ver Post >
El país de Jauja
María Antonia San Felipe 17-08-2013 | 9:30 | 0

        

Cuentan que en el país de Jauja es tal la abundancia, el derroche y la ostentación que los perros se atan con longanizas y parece ser que en ese país creían que vivían los dirigentes del PP que ahora desfilan por la Audiencia Nacional. Ninguno sabía nada de lo que pasaba dentro de su partido ni conocían si el dinero que financiaba todas sus actividades, viajes y sobresueldos, caía del cielo “como en todas partes”, como dijo Rajoy en sede parlamentaria, o si por el contrario provenía de una inmensa y pestilente cloaca construida sobre el fraude en el cumplimiento de la legislación de contratos de las administraciones públicas y de la ley de financiación de los partidos políticos. Ellos jamás observaron nada raro y como el dinero no se obtenía con el sudor de su frente nunca supieron lo que había que hacer para pagar su estupendo tren de vida. Les pasa a los dirigentes del PP lo mismo que a los miembros de los consejos de administración de las cajas de Ahorro, saqueadas y quebradas por ellos mismos, que tampoco sabían nada de nada de las cuentas de la entidad financiera que gobernaban, salvo cobrar a fin de mes mientras vivían a todo tren en el país de Jauja.

          La secretaria general del PP ha declarado, igual que Alvárez Cascos y Arenas, que a ella nada le consta de contabilidades en B ni de sobresueldos ni cosas raras. Pero además ha confesado al juez que, tras ser Bárcenas imputado en la trama Gürtel, la decisión de ponerle un sueldo de 18.000 € al mes, es decir 3.000.000 de las antiguas pesetas, más chófer, secretaria y despacho fue cosa del actual presidente del gobierno y de Javier Arenas. De este modo Cospedal se ha sacudido el muerto de encima y le ha echado toda la porquería encima a Mariano Rajoy. Ya saben ustedes que sólo en el país de Jauja se cobran 18.000 machacantes al mes por no hacer nada pero, en cualquier otro país, todo el mundo se percataría de que sólo puede pagarse ese salario a cambio de algo: es el precio del silencio. Si según dice el PP, Bárcenas está intentando chantajear a Rajoy, todo indica que hay motivos para ello, ya que cuando las cosas se construyen sobre una mentira cada vez hay que taparla con otra más gorda hasta que al final el globo hace pim, pam, pum y explota.

          Ya sabemos que Bárcenas es un presunto culpable y un indudable sinvergüenza pero él solito no ha construido el estercolero sobre el que ha crecido el PP en los últimos años. Por tanto, si colaboraron con él deben dimitir ya, al margen de las responsabilidades judiciales que les imputen los tribunales, y si no advirtieron ni supieron lo que estaba ocurriendo en su propia casa, deben dimitir también, por incompetentes, porque las responsabilidades se adquieren tanto por acción como por omisión. Pensemos, ¿si no fueron capaces de oler la basura que tenían tan cerca, cómo nos van a proteger de tantos riesgos e incertidumbres como aquejan a España? Si los españoles dan más crédito a las palabras del presunto delincuente que a las del presidente es porque las peregrinas explicaciones dadas ni son creíbles ni resultan probables a la vista de los acontecimientos.

         Ya se sabe que los truenos siempre anuncian tormentas y una gorda se presagia dentro del PP. Las palabras de Cospedal poniendo el foco del pacto con Bárcenas en Rajoy anuncian cuchillos para la sucesión. Si Arenas y Alvárez Cascos, otrora todopoderosos secretarios generales del PP, son dos cadáveres políticos, Mariano Rajoy también. Sólo falta que él mismo se dé cuenta. Cospedal ya lo sabe y ha actuado en consecuencia. A nosotros, ciudadanos de a pie, sólo nos queda exigir que va siendo hora de que en este país, el que la hace la paga, porque España no puede ser el país de Jauja que engorda a una pandilla de vividores y condena a pasar estrecheces a la inmensa mayoría de los españoles.

Ver Post >
¡Viva San Fermín!
María Antonia San Felipe 13-07-2013 | 10:24 | 0

           El día 7 de julio de 2013, San Fermín, en Pamplona el primer encierro se celebró puntualmente a las 8 de la mañana con toros de la ganadería de Alcurrucén, hubo emoción pero no heridos. A esa hora el diario El Mundo ya había soltado sus propios astados que recorrieron al trote su particular calle de la Estafeta corneando a troche y moche a toda la cúpula dirigente del Partido Popular. Cuentan las fuentes bien informadas que temiéndose lo peor, María Dolores de Cospedal, en vez de sobres, había repartido convenientemente los pañales que Luis Bárcenas, “el cabrón” (con perdón) les había enviado desde la cárcel de Soto del Real, al tiempo que remitía a Pedro J. Ramírez la primera entrega de la contabilidad obscena del Partido Popular. Ese libro plagado de ingresos ilegales y de pagos fraudulentos no se entrega al Tribunal de Cuentas para que lo audite porque teóricamente nunca existió. Lo desvelado es la prueba fehaciente de cómo se corrompen los dirigentes sin escrúpulos que saquean el dinero público con la excusa de que nos construyen puentes, parques o carreteras a precios muy superiores al precio real. No es de extrañar que mientras se disparaba el difícil público se iba incrementando el holgado nivel de vida de los altos cargos de un partido que se autoproclamaba enemigo de la corrupción. Está claro que ellos si han vivido por encima de sus posibilidades.

          En este particular encierro, dirigido por Bárcenas y patrocinado por Pedro J., el balance arroja un número amplio de heridos y múltiples contusionados. Está claro que los toros salieron en puntas y sin afeitar y que hubo momentos de pánico en el recorrido de tan particular encierro. Una vez a salvo, detrás de las tablas, se pudo comprobar que entre los heridos estaban Rato, Mayor Oreja, Javier Arenas, Paco Cascos y algún otro, pero el más grave de los arrollados, a simple vista y antes de recibir cuidados médicos, era Mariano “el silencioso”. No es de extrañar que desde el domingo el Presidente del gobierno, amigo del jefe de lidia desde hace años, no haya recuperado el don de la palabra salvo para explicar que en este país sólo se habla de tonterías y no de lo importante, como si saquear el dinero de nuestros impuestos debiera premiarse con dos orejas, el rabo y salida a hombros desde el centro del redondel.

          Resulta llamativo escuchar las variadas ocurrencias y mentiras con las que cada día intentan hacernos comulgar con ruedas de molino los diferentes portavoces del PP. Cuanto más apesta la basura y más evidente es la ciénaga moral más intentan convencernos de que huele a colonia y a cumplimiento estricto de la legalidad. Ya nada nos resulta sorprendente porque la verdad cada día es más clamorosa por mucho que traten de ocultarla. A mí lo único que me resulta sorprendente es como a estas alturas de una película, con aroma a mafia siciliana, todavía nuestra paciencia de ciudadanos burlados resiste sin estallar.

          En cualquier país verdaderamente democrático este escándalo habría hecho caer al gobierno hace tiempo, por ejemplo el día que nos explicaron por qué pagaban la nómina de Luis Bárcenas antes de despedirlo en diferido, cuando en realidad lo que estaban comprando a plazos era un silencio que ya por entonces hablaba con más contundencia que la contabilidad publicada por El Mundo. No es de extrañar que la amiga del alma de Rajoy, Esperanza Aguirre le haya animado a confesar las irregularidades contables si es que existieron, porque es mejor ponerse rojo una vez que ciento amarillo. Cuanto más largo sea el silencio más dolorosa resultará la verdad y más inaceptable para un país que ya no soporta más tanta falta de vergüenza y decencia pública. Está claro que el tema no va a acabar aquí, la primera cornada propinada al presidente del gobierno lo ha dejado sin habla y si no recupera la palabra para confesar la verdad debe presentar la dimisión y convocar elecciones antes de que la fiesta termine, como es tradición, con la traca final.

Ver Post >
La banda de los sin miedo
María Antonia San Felipe 06-07-2013 | 10:26 | 0

          Mediaba la semana anterior cuando un antiguo senador popular del Reino, más conocido hoy en toda España como Luis “el cabrón” (con perdón), ingresaba rodeado de cámaras y reporteros en la cárcel de Soto del Real. Según han contado algunos presos, contentos porque les ha regalado una pantaloneta, el nuevo recluso fuma puros, juega a las cartas y se acomoda con galanura a la disciplina carcelaria y a las limitaciones de su nueva residencia veraniega. A juzgar por el relato que han ofrecido sus nuevos amigos, en Soto del Real habita un nuevo héroe al que piden que tire de la manta para que caigan todos los chorizos que quedan fuera. Los presos tienen bastante claro donde tienen que estar los ladrones, aunque también saben que si no te pillan in fraganti o le endilgas a otro el marrón, el que va al talego no es casi nunca el cabecilla de la banda sino su testaferro. Esta debe ser la causa por la que en Soto del Real se ha generado un sentimiento de solidaridad con el nuevo presidiario porque entre los reclusos comunes se comenta que los jefes de la banda siguen fuera.

          En la sede central del Partido Popular dicen que ellos no tienen ningún miedo a lo que pueda contar Luis Bárcenas. Dicen (mienten) que tienen la conciencia tranquila. Actúan como Juan sin miedo. Yo les comprendo porque cuando la política se practica desde la ausencia total de ética y honestidad, cuando se miente al ciudadano a sabiendas y sin propósito de la enmienda es imposible que haya remordimiento alguno. Lo niegan todo y por eso actúan desde la temeridad. Dolores de Cospedal y sus muchachos se han fortificado en un castillo construido sobre tantas medias verdades y tan infinitas mentiras que es imposible que perdure en el tiempo esa realidad virtual que han construido para engañarnos. Ellos mantuvieron hasta el mes de febrero a Bárcenas en su nómina y vistas las millonarias cuentas en Suiza y los fraudes a la hacienda pública, supongo que le pagaban la nómina en calidad de asesor fiscal. La ciénaga en la que están nadando huele tan mal que yo pronostico que a nada que sople el viento del dios Bárcenas, el frágil edificio construido sobre mentiras increíbles, al final caerá sin remedio. El gran jefe Rajoy, que guarda silencios clamorosos ante tan lacerantes engaños, ha dejado claro a estas alturas que no sólo carece de capacidad para pilotar el gobierno sino que no existe dato económico, por favorable que sea, que pueda tapar su incapacidad política y su total ausencia de liderazgo moral. No es de extrañar que Aznar, amigo de sus amigos de la Gürtel, que pagaron los eventos de la boda de su hija en el monasterio de El Escorial, se haya convertido en su principal contrincante. Está claro que en el gran teatro nacional que es España se está representando una gran farsa que puede acabar en tragedia porque están poniendo a prueba nuestra paciencia, están insultando a nuestra inteligencia y se están riendo de nosotros en nuestra propia cara.

          Doña Dolores de Cospedal ha declarado que el PP se está desnudando públicamente en un ejercicio de transparencia sin precedentes en la democracia española. La señora Secretaria General del PP se ha quedado tan ancha pretendiendo que nos creamos que tantos millones de euros en cuentas suizas y sobresueldos se obtenían todos por medios lícitos y conductos transparentes y que si algo se hizo mal ellos no sabían de donde venía el dinero que cobraban. Todos eran mudos, sordos y ciegos. Está claro que llega el momento de decir la verdad. El  99% de los españoles no tenemos ninguna duda de lo que ha estado pasando en los últimos años. Estamos gobernados por una casta política autodenominada “la banda de los sin miedo”, aunque bien sabemos que el pánico que habita en la sede del PP y del gobierno de Rajoy es de tal calibre que estos días, además de sobres con nóminas generosas, se reparten los pañales que Bárcenas  les ha enviado para que no lo olviden.

Ver Post >
Alimentando la rebeldía
María Antonia San Felipe 01-03-2013 | 8:22 | 0

           Cuando las arbitrariedades se presentan como decisiones democráticas, pasa lo que pasa y lo que ha ocurrido en Italia es que muchos ciudadanos han decidido rebelarse contra los procedimientos antidemocráticos que practica la Unión Europea. Merkel que gobierna Europa, con el asentimiento de los burócratas a los que nadie ha votado jamás, designó a Mario Monti para dirigir los destinos de Italia. Sin pasar por el veredicto de las urnas los partidos políticos italianos aceptaron sustituir al pintoresco Berlusconi por el tecnócrata Monti que aplicó las recetas de Alemania a rajatabla demostrando ser un aplicado siervo de la lideresa europea. La escasa legitimidad democrática de Monti ha avocado finalmente a Italia a la convocatoria electoral y los italianos han votado lo que les ha dado la real gana. Ahora la burocracia europea se escandaliza por el resultado y se rasga las vestiduras hablando de las incertidumbres que se avecinan ante un gobierno débil o quizás imposible. Es lo que tiene jugar con fuego y en Italia, como en España, por indicación de Europa se está jugando con fuego desde hace tiempo. Que el cómico Beppe Grillo haya concitado tantas voluntades o que Berlusconi haya resucitado como el ave fénix hundiendo las expectativas del centro izquierda y por supuesto olvidando para siempre a Monti, son el resultado de los errores de muchos años. No es de extrañar que Merkel y sus muchachos estén boquiabiertos, eso desde luego no pasa en Alemania, pero el carácter latino es así y los italianos le han devuelto la jugada con un mensaje claro: si de lo que se trata es de fastidiar, fastidiemos todos. Cierto es que las economías del sur necesitan de las economías del norte, pero las del norte también necesitan que les mejoremos el rendimiento de su balanza comercial los del sur.

          Aunque los gobiernos parecen ignorarlo, el pueblo llano lo entiende todo y contribuye sacrificadamente al bienestar de la nación con más generosidad que la mayoría de sus dirigentes. La austeridad es necesaria en toda casa de buen gobierno pero avocar a la gente a cifras de desempleo y miseria tan alarmantes como hirientes no es tolerable y menos cuando resulta evidente que las recetas que se están aplicando con mano dura en Europa, sólo están trayendo más recesión, más paro y una pérdida generalizada de derechos sociales y civiles.

          Algunos creen que en España no va a ocurrir como en Italia, pero eso hoy por hoy es mucho aventurar. El gobierno de Rajoy cumple disciplinadamente lo que le ordenan y lo hace con una chulería y prepotencia poco recomendable para un país en el que habitan el 33% de los parados de la zona euro y del que los jóvenes están huyendo por las fronteras en busca de una esperanza. Por si fuera poco, la percepción de que la corrupción está generalizada entre la clase política hace que los ciudadanos miren con desconfianza a todas las instituciones del Estado, porque cree que están todos pringados en chollos y corruptelas y no en mejorar el país. Las clamorosas mentiras del gobierno de Rajoy y del PP en el caso del repartidor de sobres de dinero negro, Luis Bárcenas, que ahora les ha propinado una nueva bofetada demandándolos por despido improcedente y apuntándose al paro, toma tintes de opereta. Hasta el 31 de enero de 2013 le estaban pagando religiosamente 21.300€ al mes lo que significa, simple y llanamente, que estaban comprando su silencio a elevado precio, en un país en el que el salario mínimo es de 645€. Todas estas mentiras o como diría Dolores de Cospedal, esta simulación de la verdad y este descaro prepotente en el engaño, diferido en el tiempo, como el salario de Bárcenas, está subiendo tanto la temperatura de la indignación que si no dejan de mentirnos presiento que la bomba que ustedes mismos han fabricado les va a estallar entre las manos. No olviden que cada día hay más gente desesperada y más riesgo de un estallido social porque todos sabemos que desde que el mundo es mundo, sólo la rebeldía colectiva ha conseguido remover injusticias.

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política.