La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

ganar

Contemplando futuros
María Antonia San Felipe 25-11-2011 | 9:00 | 0

 

A estas alturas de la semana queda poco que decir de lo acontecido el 20-N. Cierto es que la digestión de los resultados no ha sido igual en los diferentes cuarteles generales de los partidos. Se dice habitualmente que, en la noche electoral, cuando se escucha a los portavoces todos ganan, pero esta vez ha quedado claro que no. Al PSOE más de cuatro millones de españoles le han dado la espalda y, al contraerse su apoyo de forma tan espectacular, la marea fiel del voto popular (PP) ha dado el triunfo al eslogan del cambio. No es de extrañar tampoco que Mariano Rajoy eludiera los excesos en la noche electoral. Tras su comprensible alegría por eltriunfo indudable, es probable que, en la intimidad, se mesara las barbas y pensara que quizás en las actuales circunstancias y tal como está el mundo globalizado, sólo había algo peor que perder: ganar. Sí, ganar. Porque a estas alturas ya ha quedado demostrado la falsedad del ya de por sí endeble argumento, de los que vaticinaban que un relevo gubernamental restauraría de inmediato la confianza en nuestro país. Una semana más, y van muchas, desde que la crisis explotara en el otoño de 2007, los españoles seguimos observando, con creciente desasosiego, el futuro que nos espera en el medio y largo plazo y tenemos la certeza de que los esfuerzos que van a pedirnos, en menos de un mes escaso, son bastante más elevados que los reconocidos en campaña.

     Nadie va a sorprenderse a estas alturas de la película, tenemos el sapo tragado desde que vimos caer a nuestro alrededor a Irlanda, Grecia, Portugal e Italia y ya se tambalea la calificación de la deuda francesa y no ha de tardar el día en el que Angela Merkel tendrá que empezar a reconocer lo que en el resto de Europa vemos claro desde hace tiempo. Si se empecina en su postura y no facilita una gobernanza europea común en la crisis de la deuda, Alemania puede quedar tocada y lastrada más pronto que tarde.

     Si volvemos a la noche electoral, en la sede del PSOE además de medir las consecuencias que conlleva el desalojo del gobierno, el futuro predice no únicamente nubarrones que presagian chubascos, sino también tormentas y tornados de elevada intensidad y persistencia. Zapatero se va y deja a su partido (que es también el mío) con un respaldo electoral semejante al que obtuvo en los primeros años de la transición, con el agravante de que no es lo mismo ir de cero hacia arriba que caer al vacío por haber provocado la desafección del propio espectro electoral. Pensar que sólo la crisis económica y los recortes anunciados en mayo de 2010 son la causa del resultado electoral es engañarse a sí mismos y hacerse trampas en el solitario. El ciudadano lo entiende todo y especialmente comprende la verdad si ésta se le muestra con toda su crudeza y no se le confunde cuando se le avisa reiteradamente de mejorías que nunca llegan. El ciudadano lo percibía, eso explica la caída de la demanda interna, porque a su alrededor ven al enfermo moribundo, ya que la estadística del desempleo se compone de vecinos, hijos, hermanas y amigos que la engrosan. No es de extrañar el desconcierto en las filas socialistas porque hasta el propio Rubalcaba, muy valorado por su gesto de echarse a la espalda este maratón en busca de la remontada, es consciente de la debilidad de los liderazgos internos y ahora medita sobre el suyo propio. La mayoría de los líderes regionales o están tocados o simplemente hundidos en su credibilidad y así mover banquillo se torna complicado. La mayoría de estos barones autonómicos, pensemos en La Rioja, han estado más preocupados en contar los apoyos de los que disponían, dentro de la propia casa, para conservar sus cargos políticos que en buscar el respaldo social. De ello se deriva la fuerte adhesión interna y el escaso liderazgo social con el que cuentan ya que sus proyectos carecen de un cuerpo ideológico potente y refrescante para el electorado. El escaso respaldo obtenido, tanto al Congreso como al Senado en La Rioja, debiera llevar a reflexionar a quienes han encabezado las listas sobre la verdad de sus actuales liderazgos, ya que ambos (como dos gotas de agua) son partícipes de un modo de entender el ejercicio de la política que ha dejado al PSOE riojano al pie de los caballos. Ha llegado pues la época de la responsabilidad y de la generosidad, ha llegado la hora de abrir puertas y ventanas y de pasar el relevo para devolver al PSOE a aquellos electores que esta vez no han querido coger su papeleta el 20-N pero que nos miran con añoranza y hasta con un ápice de tristeza.

Ver Post >