La Rioja
img
Etiquetas de los Posts ‘

mujeres

Las nuevas manadas
María Antonia San Felipe 07-07-2018 | 8:00 | 0

la-manadaTodavía hay quienes se asombran del movimiento reivindicativo que están impulsando las mujeres, todavía hay quienes creen que nos estamos pasando y todavía hay quienes defienden que nuestra indignación no está justificada. Sin embargo cada día nos sobran razones para continuar luchando. Se cumplen dos años desde la violación grupal de La Manada a una joven en los sanfermines y, pese a la repulsa social que produjo, hay muchas manadas actuando y nada parece haber cambiado.

Según el Balance de Criminalidad del primer trimestre de 2018 del Ministerio del Interior, en España se denuncian más de cuatro violaciones al día, habiéndose incrementado un 28%. En un 14% han crecidos los delitos contra la libertad sexual durante el primer trimestre. En cifras absolutas ascendieron en 2017 a 3.025, de los que 371 fueron agresiones con penetración (un 10,6% más). Sin embargo los robos con fuerza se incrementaron un 1,6%. Pese a las cifras algunos insisten, en corrillos y en redes sociales, que habrá que esperar a que a las mujeres se nos pase la calentura, como si fuera una enfermedad estacional, a la espera de que con el tiempo las aguas de esta efervescencia vuelvan a su cauce ancestral. El tiempo pasará pero algunas ya estarán muertas y a otras no las curará de las palizas ni las liberará de la ansiedad y el miedo. A las que sobrevivan de las 371 violadas, ya que la mayoría son mujeres, la agresión las habrá roto por dentro y les habrá arruinado el futuro porque hay desgracias que dejan huella para siempre.

La sentencia de La Manada considerando abuso y no violación el delito cometido por estos cinco personajes, a los que su abogado defensor definió como “buenos hijos”, sublevó a muchos hombres y mujeres en este país. La puesta en libertad tras la condena con el pretexto de que la sentencia no es firme, también ha levantado ampollas. Así que es evidente que algo hay qué hacer en el parlamento de nación para que la justicia lo sea de verdad y sus resoluciones no resulten incomprensibles para la mayoría de la gente. Esa es labor de los legisladores, pero algo más habrá que hacer.

La otra tarea debe hacerla la propia sociedad no consintiendo actitudes que supongan cualquier tipo de agresión contra las mujeres. Los agresores no pueden ser héroes sino villanos aunque todavía haya quien los defienda mientras culpabiliza a las víctimas de haber buscado su propia desgracia. ¡Ya basta! Repasar las noticias produce escalofríos: el pasado 19 de mayo una joven denunció haber sido violada por cinco jóvenes en Molins de Rei. En la madrugada del día de San Juan, en Palamós, una adolescente de 15 años también declaró haber sido violada en la verbena. La misma la noche se registró una agresión sexual en la playa de El Buzo en Cádiz y otra a dos jóvenes en Ciutadella (Menorca). Hace unos días pasaban a disposición judicial cuatro hombres que se hacen llamar La Nueva Manada, incluido un menor de edad, que fueron detenidos en San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria) como presuntos autores de una violación múltiple de una menor de edad… Es decir, las cifras del Ministerio del Interior tienen nombre y rostros de mujer y las víctimas se suceden día a día como una maldición interminable.

Hay un problema con la justicia, eso es indudable, pero también hay un conflicto social entre mentalidades. Hay en los violadores y en sus imitadores, en los agresores en general, una mentalidad obsoleta y mezquina que considera que el hombre que domina, doma y humilla a la mujer, incluso con insultos cotidianos, es más hombre que el que la comprende, la quiere y la acompaña en la vida. Hay un mal muy extendido en la sociedad y es la aceptación de la dominación del macho. Hay un problema grave, incluso en los más jóvenes, que solo la educación y el rechazo social puede transformar. No quiero ninguna manada en acción, tampoco quiero ser manada, solo quiero que no nos juzguen socialmente a las mujeres desde ideas preconcebidas que perpetúen la desigualdad mientras se cercena nuestra libertad.

 

Ver Post >
Ni miran ni ven
María Antonia San Felipe 05-05-2018 | 7:27 | 0

manada2Hay quienes ni miran, ni ven. En España la distancia entre la calle y las instituciones se estira como el chicle. Vivimos un problema de interpretación de la realidad social por parte de nuestros representantes. Desde el gobierno no van abriendo camino sino rectificando de posición a golpe de encuestas electorales. En sus palabras hay más marketing que verdad, de hecho la verdad es irrelevante para ellos.

Analicemos lo ocurrido con la dolorosa sentencia sobre La Manada que ha desbordado la indignación por todo el país y fuera de él. A estas alturas está todo dicho. Más allá de sutilezas jurídicas, las mujeres se han sentido desprotegidas, abandonadas y, esencialmente, humilladas. Hemos visto como se describía una violación múltiple y se condenaba un abuso. Hemos visto dolor y amargura donde un juez ha visto “jolgorio y regocijo”. Hemos sentido cómo la rueda de la historia nos aplastaba. Algunos están sorprendidos de las protestas multitudinarias que ha tenido el fallo, ¡vaya ironía! Desgraciadamente solo ha causado sorpresa entre quienes añoran la Edad Media.

El hecho de que muchos hombres hayan temido por sus mujeres, sus hijas, sus hermanas o sus nietas los ha unido a nosotras solidariamente en la protesta. Hasta las clarisas de Villaviciosa y las carmelitas de Hondarribía, todas ellas mujeres de la iglesia católica, han alzado su voz. Es justo reconocer que han superado el viejo atavismo religioso de culpabilizar a la mujer. Ha sido como si sor Juana Inés de la Cruz renovara su voz con su conocido poema “hombres necios”, escrito allá por el siglo XVII. Así que el ejército de la indignación crece cada día. Hay esperanza porque la protesta cívica se ha dignificado, incluso quien no sale a la calle se solidariza con los manifestantes y comparte las reivindicaciones. Hay un movimiento transversal que insiste en mostrar problemas que algunos no quieren ver. Hoy las mujeres se están convirtiendo en la vanguardia intelectual de este siglo y todo indica que van a ser el motor de un nuevo cambio.

Pertenezco a una generación que se sintió muy orgullosa de lo conseguido por las mujeres tras la restauración de la democracia en España. Hoy queda claro que nos habíamos relajado en la reivindicación de la igualdad. La violencia contra las mujeres no cesa, las generaciones jóvenes siguen reproduciendo los viejos esquemas, lo que indica un problema en la educación. La precarización del empleo también tiene rostro de mujer, afecta al 70%, igual que las pensiones más bajas, en especial, las de viudedad. En definitiva, la desigualdad está impulsando la reacción consciente de las mujeres para intentar dar la vuelta a la situación no solo en beneficio propio sino para mejorar una sociedad injusta y todavía muy machista como ha dejado claro el contenido de la dichosa sentencia y, en especial, su voto particular.

Entretenidos en peleas inanes el gobierno y muchos políticos viven en las nubes, siguen sin ver lo que todos vemos. No es de extrañar que vayan de sorpresa en sorpresa. Llevan tiempo subestimándonos y llevamos mucho tiempo tolerando lo intolerable por eso la reacción social les ha pillado desprevenidos. Se quedaron boquiabiertos primero con los jubilados y las jubiladas (hay más de un millón de mujeres que de hombres). Después minusvaloraron la huelga del 8 de marzo y cuando las calles se llenaron de madres, abuelas nietas y de muchos hombres, se apuntaron al carro como ahora con la sentencia de La Manada. Dejar claro en el código la diferencia entre abuso y violación o el concepto de violencia desde una posición prevalente, no necesita dinero sino sensibilidad.

Reconozco que yo también me estoy radicalizando. No podemos seguir retrocediendo en derechos, en salarios, en condiciones laborales, en igualdad y en libertad. Las mujeres pelean con muchas miserias cotidianas y solo falta que tengamos que sobreponernos a la humillación. Por la víctima de La Manada, de todas las manadas, por su dignidad y por la nuestra hemos llenado las calles. Llámenme ilusa pero presiento que algo va a ocurrir y creo que el cambio tiene el rostro y el tesón de las mujeres.

Ver Post >
Perdiendo el miedo
María Antonia San Felipe 24-03-2018 | 10:12 | 0

jubilados-2Las placas tectónicas se mueven despacio, muy despacio, pero se mueven y en ese desplazamiento, a veces, friccionan entre sí produciendo terremotos o cambios inesperados. En España se han estado produciendo microterremotos impulsados por un malestar general y por la ausencia de sintonía entre la política y la calle. Mientras en el Parlamento se gasta la pólvora en salvas, los ancianos y las mujeres se han lanzado a las calles sin que ningún partido político, ni nuevo ni viejo, hubiera llegado a intuir la intensidad de las movilizaciones. Primero fueron los jubilados quienes se plantaron en el Congreso para advertir al gobierno que no todos ven la situación del color de rosa que nos pintan. Los abuelos que levantaron este país, las generaciones de la guerra y la posguerra, se han rebelado al observar que están desmantelando el incipiente estado del bienestar que habíamos conseguido.

Después tomaron el relevo las mujeres que alzaron su voz, alta y clara, pidiendo igualdad real. Las calles de España se llenaron de abuelas y nietas, de madres e hijas y de muchos hombres que expresaron su solidaridad. Ha sido un movimiento transversal que ha impulsado un nuevo tiempo y que ha pillado por sorpresa a quienes creen que el feminismo es una ideología extremista y no un movimiento igualitario y también a quienes dicen entendernos solo cuando necesitan nuestro voto. Ciertamente el 8 de marzo de este año hubo orgullo y alegría. Ese día se escribió una página en la historia de las mujeres. El éxito, reconocido internacionalmente, ha asombrado a muchos, sobre todo, a quienes quieren que nada cambie.
 Algunos se preguntan por qué ahora, cuando la economía despega y la crisis comienza a superarse, jubilados y mujeres inundan las calles. Los portavoces del partido del gobierno han formulado reiteradamente esta pregunta insinuando una manipulación de las voluntades de jubilados y mujeres por alguna fuerza maléfica que solo pretende la destrucción del sistema corrupto en el que hemos vivido en los últimos años. La respuesta es bien sencilla y se obtiene simplemente mirando lo que sucede a nuestro alrededor. En España lo que más crece no es el Producto Interior Bruto (PIB) sino la desigualdad y lo que más ha disminuido no es la corrupción sino la calidad de la clase política encumbrada.

Lo más grave es que la desigualdad, la quiebra social y la mejora de la redistribución de la riqueza nacional son asuntos que parecen desterrados de la agenda política española, por eso, no es de extrañar que sean los jubilados y las mujeres quienes se hayan puesto en pie de guerra. Es evidente que el incipiente estado del bienestar que consiguieron los hoy jubilados se está desmantelando. Ellos lo ven no solo en la dimensión de sus pensiones sino en el deterioro de la sanidad pública de las que son usuarios habituales. A su lado las mujeres padecen más la precariedad y los bajos salarios y ven, por ejemplo, menos medios en la educación pública de sus hijos.

Estos días un informe del Defensor del Pueblo, que ha pasado desapercibido, ha puesto el dedo en la llaga denunciando una fractura social irreconciliable debido al “pozo de desigualdad”. Según Fernández Marugán, “en España el ascensor social ha cambiado de sentido. El Estado social se está reconvirtiendo: los derechos civiles y los derechos sociales se reducen. Ahora arrecia la desigualdad, con el agravante de que la amenaza de exclusión ha ampliado su perímetro, yendo más allá de los tradicionales marginados”.  Este es el problema crucial de este país y, ¡manda narices!, que con lo que costó ampliar las cotas de bienestar, ahora el ascensor social en vez de subir esté bajando a velocidad de vértigo. Los viejos y las mujeres quieren pararlo, son ahora la vanguardia, el terremoto que anuncia un tiempo nuevo. Han perdido la paciencia y para no perderlo todo han decidido perder el miedo.

Ver Post >
Mujeres
María Antonia San Felipe 03-03-2018 | 8:00 | 0

irma_0Aunque sorprenda, siempre es posible encontrar pequeñas islas de humanidad en el inmenso mapamundi global. Las buenas personas, las que debieran ser nuestros referentes suelen ser anónimos ciudadanos que actúan conforme piensan solo para satisfacción propia. Los verdaderos héroes no tienen conciencia de serlo, pero lo son.

 He leído que una anciana de 93 años acaba de iniciar una estancia de tres semanas como cooperante en un orfanato de Kenia, al que durante años había estado haciendo donaciones. Tras enviudar a los 26 años, sacó adelante a tres hijos y ahora ha decidido cumplir con una tarea que siempre dejó pendiente. La prensa italiana la ha llamado Mamy Irma. Las fotos son enternecedoras. Irma circula por el aeropuerto arrastrando su maleta roja y apoyada sobre un bastón con destino a su misión de cooperante acompañada de su hija.

Esta abuela del mundo, esta admirable anciana, me ha recordado a esa generación de mujeres españolas, que se curtieron en los avatares de la vida durante la dura y larga posguerra, cuando la realidad del hambre y las penurias cotidianas contradecían la embustera propaganda oficial. Supieron como, Irma, administrar los ingresos de la casa mejor que nadie para sacar a los suyos adelante. Hacían tortillas sin huevo y sin patatas, aguaban la leche para prolongarla e inventaron el reciclaje con imaginación portentosa. Se reutilizaban cuellos y puños de camisas, los dobladillos crecían cada año, los abrigos siempre tuvieron dos caras y los zapatos se arreglaban con cartones. En cuanto hubieron matado el hambre comenzaron a esconder, dónde solo ellas sabían, ahorros para imprevistos o para que los hijos estudiaran. Siempre supieron que esa era la forma de igualar socialmente y lucharon sin desmayo. Aquellas mujeres valientes que trabajaban en casa y, en ocasiones, fuera aunque en muchos casos jamás cotizaron por ellas. Estas mujeres viven de exiguas pensiones, son las más bajas del sistema, pero una vez más, como Irma, nos han vuelto a dar un ejemplo de grandeza socorriendo, como siempre, a sus hijos en esta crisis de mierda.

Ahora, como ha escrito Juan Soto Ivars, “los putos viejos se han puesto en pie de guerra”. Yo añado, quienes consiguieron lo que tenemos se han echado a la calle para defender su legado, lo han vuelto a hacer con la misma grandeza que superaron las adversidades de antaño. Pero hoy quiero hablar de ellas, de estas ancianas que manifiestan su enfado en las calles de toda España, porque estamos en vísperas del día de la Mujer. A ellas, mujeres de hoy se lo debemos todo, al fin y al cabo disfrutamos su herencia. En circunstancias muy adversas, con abnegación increíble, fraguaron nuestro futuro y nos lo entregaron. Porque con su intuición nos hicieron rebeldes. Creyeron que nosotras, sus hijas y sus nietas, romperíamos moldes y cadenas. En ello estamos. Hemos avanzado mucho, no lo niego, pero no podemos sucumbir a la pregunta retórica de por qué nos quejamos. Esa no es la salida, sino la trampa.

Llevamos años, siglos, explicando lo obvio. Abramos los ojos, sobre todo las más jóvenes, porque queda mucha discriminación, visible y encubierta, aquí y en el resto del planeta. La desigualdad y la violencia persisten. Nos tocan el culo, nos matan, nos violan y nos venden. En las guerras somos moneda de cambio, arrasados los poblados se viola a sus mujeres, los fanáticos religiosos predican cómo hemos de vestir, con quien hemos de casar e incluso hay países en los que se nos niega el derecho a la educación. Aquí, en nuestro primer mundo, también hay mucha tarea por hacer ante vejaciones ocultas o explícitas. Pero hay algo que ya no podemos consentir: que se ridiculice nuestra lucha, porque esa es la forma de deslegitimarla. Este camino no es solitario como el recorrido por aquellas abuelas que nos soñaron libres e iguales. Por eso este 8 de marzo nuestra voz debe alzarse con fuerza en todo el mundo. Que cada cual contribuya con su grano de arena. Aunque lo nieguen, comienza un nuevo tiempo.

Ver Post >
Buenos hijos
María Antonia San Felipe 02-12-2017 | 10:04 | 0

la-manadaSegún sus defensores José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza, Alfonso Jesús Cabezuelo y A. M. G. son “patanes, infantiloides, simples o primarios en sus pensamientos” y aunque tienen “comportamientos que merecen reprobación” (tres de ellos tienen condenas previas de cárcel), en realidad son “buenos hijos, algunos trabajan, otros lo intentan, están muy unidos a sus familias”. Además, todas las mañanas al salir de casa saludaban a los vecinos y hasta en alguna ocasión, siempre que no fueran en manada, ayudaban a cruzar el paso cebra a las ancianitas. Según los abogados de la defensa debe conmovernos el juicio paralelo que está habiendo en la calle y en las redes sociales. El injusto calvario está destrozando sus vidas.

Entiendo que todo el mundo tiene derecho a la defensa aunque los argumentos de algunos abogados de La Manada me producen escalofríos. No puedo olvidar que estos “buenos hijos”, cuando salen de cacería son unos salvajes y cuando La Manada actúa grupalmente el nivel de estupidez y de maldad crece exponencialmente. Lo que hemos escuchado a lo largo del juicio no debe olvidarse fácilmente. Los jueces tienen ahora la palabra pero socialmente, hombres y mujeres, debemos ser intolerantes con las vejaciones de cualquier tipo hacia las mujeres. Mucho más ante una violación grupal que es el punto máximo del desprecio y del sadismo de los implicados.

Esta manada de “buenos hijos” todavía se consideran inocentes porque no entienden la magnitud de su felonía. No le dieron importancia entonces ni ven ahora la gravedad de su hazaña porque, aunque según sus abogados quieren mucho a sus madres, las mujeres para ellos son un objeto de usar y tirar. Por eso la joven quedó tirada en el portal, semidesnuda, sin teléfono, aterrada y sola. Obviaron su libertad y su dignidad como persona.

Ellos actuaban según sus propios códigos que ignoran la libertad ajena, ellos ya saben lo que quieren las mujeres, las mujeres quieren hombres que les den caña. Ellas disfrutan mientras cinco animales en manada las penetran anal, vaginal y bucalmente en un portal sin ninguna contemplación, sin preservativos, sin pedir permiso porque ella, puesto que no se quejaba, consentía. De lo contrario no hubiera tenido los ojos cerrados. Los cerró porque estaba encantada. Jesús Pérez, uno de los defensores, ha preguntado al tribunal: “¿Qué mujer hace una felación con los ojos abiertos”?, mientras que el otro, Agustín Martínez, ha apostillado: “es difícil hacer una felación con los ojos abiertos”. Incluso han lamentado que no haya estadísticas para demostrar que esa es una forma de disfrute.

Al escuchar estos argumentos he recordado los pelotones de fusilamiento, seguramente el que va a ser fusilado también cierra los ojos deseando morirse de miedo antes de que lo maten. Cuando no hay salida uno cierra los ojos para no ver, para desear que todo pase cuanto antes, para llorar hacia adentro, para tragarse el desconsuelo, para huir del horror, para morirse en la angustia. Ese y no otro es el sentido de los ojos cerrados de la víctima de La Manada.

Aventurar que esa mujer tan salvajemente agredida, como hacen los defensores de La Manada, disfrutaba durante esos 17 minutos que debieron parecerle infinitos es una osadía y un desprecio hacía todas las mujeres. Nadie conoce los recovecos del alma ajena, porque como, diría Alejandra Pizarnik: “lo que pasa con el alma es que no se ve/lo que pasa con la mente es que no se ve/lo que pasa con el espíritu es que no se ve”.

Los integrantes de La Manada son unos “buenos hijos” aunque íntimamente sus madres no estén orgullosas de ellos. Solo les deseo que la condena se ajuste a la magnitud de su hazaña.

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.