La Rioja
img
Etiquetas de los Posts ‘

Tiempo

Tiempo de traiciones
María Antonia San Felipe 03-02-2018 | 9:28 | 0

puigdemont-mensajesCuando el argumento del procés nos tenía agotados y a punto de desconectar el interés retorna de nuevo. ¡Que hagan lo que quieran! -pensaba el resto de España- ya tengo bastante con el pan nuestro de cada día. Y es que el reto independentista siendo uno de los problemas más graves que ha vivido la democracia española desde 1978 ha terminado por agotarnos. Muchos pensábamos que finalmente la cruda realidad traería el entendimiento. Pero la cordura no parece el camino elegido sobre todo porque la hipocresía y la mentira son, desde el principio, la esencia de este largo desencuentro que ha cavado una trinchera entre los propios catalanes.

 Ciudadanos  ganó el 21-D pero los independentistas suman mayoría absoluta, algo que dejó asombrados al resto de españoles confiados en que muchos votantes cambiarían de opinión. Pletórico, el tripartito secesionista estaba feliz y obligado a entenderse para no desanimar a sus respectivas clientelas que han demostrado una fidelidad que para sí querrían otros partidos que, como el PP, se han estrellado. Pero para confesar que la independencia no es posible, que todo era mentira hace falta más altura de miras que la que han demostrado. Sin embargo, las diferencias entre ellos son notables y la estrategia de Puigdemont, que ha rentabilizado más la fuga que Junqueras la prisión, ha terminado por desbaratar su ficción.  Se detestan y se necesitan tanto como detestan y necesitan al Estado pero no pueden decirlo públicamente porque llevan demasiado tiempo mintiendo sobre su unidad. Lo ha expresado muy bien el exvicepresidente del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba al afirmar que algunos, dentro del PDCat y de Esquerra, esperaban que fuera el Estado el que les quitara de en medio a Puigdemont, aunque todo ello tuviera un precio.

Cuando la tensión es extrema los chispazos pueden saltar sin pretenderlo. El Tribunal Constitucional ha sido claro sobre la imposibilidad de una investidura virtual y ello ha llevado al nuevo presidente del Parlament, a suspender la sesión frustrando las expectativas de los creyentes del pro. La tarde del martes fue un calvario para los más radicales, otra nueva decepción a sumar a la frustrada república catalana. En un movimiento social que se alimenta de emociones y que niega la realidad, que confunde el supremacismo nacionalista con la lucha por la democracia y la libertad, no investir al fugado que representa para ellos la encarnación de un sueño liberador de cadenas solo tiene un nombre: traición. ¡Traición!, ¡traidores!, son las palabras que sonaron en el parque de la Ciudadela cuando los convocados por la ANC, Omnium Cultural y las organizaciones de la CUP intentaron tomar el Parlament peleando con los Mossos, sus mossos, que tuvieron que proteger a otros diputados a los que en vez de traidores llamaron fascistas. ¡Qué panorama!

Me acordé, como muchos, del diputado-showman Gabriel Rufián y su tuit sobre las “155 monedas de plata” insinuando que Puigdemont era un traidor, un Judas a la causa cuando decidió convocar elecciones y se arrepintió al leer al valiente Rufián que nada tenía que perder, ni siquiera la chulería. Estos días, acusan a Esquerra de traición y él calla. Todo en la tarde del martes resultó inquietante, pero el miércoles amaneció con sobresalto. Los mensajes intercambiados entre Puigdemont y Comín pasarán a la historia del procés: todo ha terminado, los nuestros nos han sacrificado, el ridículo es histórico. Y lo es, Puigdemont se siente derrotado pero Mariano, que no tiene solución a un problema que él también ha creado, debiera actuar con menos torpeza de la que acostumbra. Aunque Puigdemont parezca un excéntrico, una especie de Mortadelo en Bruselas al que sigue Filemón, para los creyentes del procés es un héroe, una suerte de capitán Trueno que ha sucumbido acuchillado por enemigos y traidores. No lo duden, solo la fe transforma fracasos en éxitos, cobardes en valientes y sueños en esperanzas. Ni el final está escrito ni las sorpresas han terminado.

Ver Post >
Tiempo de decepción
María Antonia San Felipe 17-06-2017 | 8:33 | 0

rajoy-y-granadosEn la vida cuando una puerta se cierra, otra se abre. Al tiempo que concluía la votación de moción de censura de Podemos contra Mariano Rajoy, se cerraba la puerta del Congreso y se abría la puerta de la prisión de Estremera para que Francisco Granados, presunto cabecilla de la trama Púnica, pudiera respirar al aire libre tras depositar una fianza de 400.000 euros. ¡Qué cosas tiene la vida! Ha podido Granados comprobar de primera mano el buen estado de las obras de la cárcel que él mismo inauguró en julio del año 2008, cuando era consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid. Como conoce la administración y sus recovecos podrá ejercer de Defensor del Preso y encauzar las reivindicaciones de los reclusos, sus nuevos compañeros.
           Granados no es el único, muchos antiguos altos cargos del PP siguieron desde las diferentes cárceles el debate parlamentario, en otros tiempos lo hubieran visto desde el propio hemiciclo o en lugares preferentes. Hoy lo hacen desde la sala de televisión de Soto del Real, Alcalá de Henares, Estremera y otros lugares de retiro carcelario. Hace mucho calor pero ellos han sentido el frío y la sonrisa hipócrita de sus excompañeros cuyas campañas electorales contribuyeron a financiar, al tiempo que se enriquecían. Unos negocios muy convenientes para todos.
           En la parte glamurosa y fingidora del actual PP se dice que Mariano Rajoy, rodeado de basura por todas partes, ha ganado el debate y ha salido reforzado como si de un d’Artagnan parlamentario se tratara y Rafael Hernando, fuera su fiel mosquetero. Dice Rajoy, desde la soberbia, que se ha vencido a los radicales y extremistas pero a los españoles, a los que se les han mostrado los pañales sucios de quienes nos gobiernan, hubieran preferido que él hubiera sido un poco más radical contra las comisiones ilegales que financiaban su partido. Puede que la corrupción siga sin castigarles electoralmente pero estar inmersos en ella es un lastre muy difícil de superar porque cada día hay un escándalo que no tapa el anterior sino que lo aumenta. Mariano Rajoy exhibe éxitos económicos pero esos pequeños avances ni pueden ni deben ocultar tanta corrupción como niegan creyendo que todo el mundo es además de ciego, tonto.
           En el otro lado, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, necesitaba darse una pátina institucional que hasta ahora había evitado, pese a los consejos de Errejón y otros compañeros. Ha mostrado otra cara, va comprendiendo que mantener un clima de tensión en la calle no es tan fácil como parecía y como otros partidos ya saben. En Podemos ha surgido con fuerza otra prometedora parlamentaria, Irene Montero, que por superar ha superado hasta las menciones machistas del bocazas de Rafael Hernando. El PSOE ha estrenado portavoz y tras el intercambio de reproches, lógico, de que podía haber otro gobierno en España si Podemos hubiera optado por abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez, parece haberse inaugurado un nuevo clima de relaciones parlamentarias y políticas que solo el tiempo marcará en su recorrido.
           Ciudadanos y su líder, Albert Rivera, han sido más duros incluso que el PP contra Iglesias, es la única forma que tienen de sustraer votos al partido de Rajoy y de tratar de esconder que son el aire que respira su gobierno.
           Realmente el debate no ha dado para más puesto que no había grandes expectativas ante un instrumento parlamentario cuyo fracaso se conocía de antemano. Es innegable que en la ciudadanía queda un regusto de decepción porque hoy en España todo sigue igual que ayer. Da un poco de melancolía que pueda hablarse de ganadores y perdedores de un debate en medio de este basurero que tiene un notable administrador.
           Queda por saber, ahora que la sesión ha terminado, que opinarán Jaume Matas, Rodrigo Rato, Ignacio González, Francisco Granados, Francisco Correa y los más de 800 imputados del PP sobre el desparpajo parlamentario de su presidente al que, en otro tiempo, con tanta pasión sirvieron y, algunos, todavía sirven.

Ver Post >
Tiempo de humildad
María Antonia San Felipe 27-05-2017 | 8:24 | 0

pedro-sanchez-y-2

La humildad es una virtud que se invoca mucho y se practica poco. En política debiera ser práctica habitual pero pasa como con el sentido común, que escasea. Por eso, tras el proceso de primarias que ha vivido el PSOE muchos deben estar haciéndose preguntas en torno al uso de tan escaso bien. Algunos han cometido errores evidentes por no querer ver la realidad. Puede afirmarse, sin margen de error, que los modos con los que Sánchez fue obligado a dimitir marcarían la carrera hacia la secretaría general de un PSOE malherido si los contendientes eran los dos protagonistas del enfrentamiento fratricida. Creo que hubiera habido menos tensión interna y más debate ideológico con otros candidatos, pero en el duelo Susana/Sánchez las posibilidades de que los militantes se decantaran a favor de quien había sido victimizado cotizaban al alza.
          La grandeza de la democracia radica en el voto secreto y por eso Susana y los suyos debieron haber solicitado el voto desde la humildad y no suponiéndose dueños de la victoria. El trago para Díaz ha sido amargo y no lo ha disimulado. El sabor a hiel  es más agudo porque su único sustento programático era que ella ganaba en Andalucía y el mundo, ya se sabe, se rinde a los ganadores. Nadie quiere perder ni siquiera al mus pero ya ven lo que son las cosas, el destino le ha regalado una derrota que no esperaba. Díaz ha encajado un duro revés en su propia casa, la de un PSOE malherido, dividido y sustentado por una militancia enfadada. Se ha equivocado y ahora le toca reflexionar y aprender. ¿Qué habría sido de Susana si en vez de exhibir apoyos de notables hubiera mostrado un variado catálogo de ideas y propuestas que relanzasen el proyecto socialdemócrata en España mirando a Europa? Nunca lo sabremos. Ahora que Susana Díaz ha sido derrotada deberá, desde la humildad, demostrar que también sabe perder, es la única manera que tiene de demostrar la talla política que aparenta.
          A Pedro Sánchez, indiscutible ganador, hay que desearle además de suerte, aciertos. De estos últimos depende no solo su futuro sino el del PSOE. Es cierto que el Sánchez que ha ganado estas primarias no es ni la sombra del que ganó las anteriores. En su mochila, además de dos derrotas electorales, acumula una mochila repleta de decepciones así que hay que suponer que es un líder mucho más experimentado que el primero. Debe enderezar un partido roto y está obligado a sofocar tanta tensión, innecesaria en muchos casos, como se ha acumulado en esta interminable campaña. Es de suponer que ya ha bebido enormes dosis de humildad al quedarse fuera de la política institucional y lejos de quienes le adularon en otros tiempos tras dimitir como diputado. Este también es un bagaje del que puede extraer lecciones, la sabiduría es solo el resultado de la experiencia.
          Seguramente muchos le piden una amplia dosis de venganza interna pero no debe escuchar eso cantos de sirena, pues como en Juego de Tronos: la noche es oscura y alberga horrores. Unidos se vencen mejor los obstáculos y son muchos los que hay que sortear para lograrlo. Sánchez consolidará su liderazgo si aprovecha esta nueva oportunidad para enmendar sus errores del pasado. En vez de dedicarse a las purgas y a venganzas internas sería interesante que se dedicara a mirar hacia afuera. Hay muchos votantes, antes fieles al PSOE y ahora huérfanos o votando a otros partidos, que están dispuestos a volver si ven un partido fuerte, unido y con ideas claras. Muchos esperan que se recuperen las esencias de la socialdemocracia pero no en una vuelta al pasado, sino comprendiendo la evolución de los tiempos en que vivimos y los nuevos retos a los que nos enfrentamos. Las nuevas generaciones tienen otra forma de ver la vida pero comparten con sus mayores algunos principios básicos, como, combatir la desigualdad o profundizar en la democracia y frenar la dictadura económica de la burocracia europea. Es tiempo de humildad y de autocrítica. Es necesario que la fraternidad destierre los insultos, las ideas sepulten los errores y la esperanza regrese al territorio baldío de la izquierda española. El tiempo lo dirá.

Ver Post >
Tiempo de pícaros
María Antonia San Felipe 17-12-2016 | 11:14 | 0

Cierto que la picaresca no es exclusiva de España pero hemos de reconocer que es una disciplina en la que tenemos liderazgo, antigüedad, oficio y solera. Si el autor del Lazarillo de Tormes fuera contemporáneo nuestro nos divertiría a diario con una jugosa historia y nos la contaría en televisión en horario de máxima audiencia.
El caso de los padres de Nadia Nerea, la niña de 11 años afectada por una enfermedad genética rara, no es el más grave ni el más escandaloso de los engaños que hemos padecido pero nos enseña muchas cosas. No hablamos de gente de elevadas cualidades morales sino de unos vividores que pescan en tiempos revueltos pero que han sido muy hábiles explotando las debilidades de nuestra carcomida sociedad. No han obligado a mendigar a su hija, porque es un delito tipificado en nuestro código penal sino que han explotado la enfermedad de su hija del modo más fácil que existe actualmente para llegar a mucha gente y sorprenderles en su buena fe: la tele y la prensa. Ellos sabían y nosotros ahora que sin esa ayuda indirecta, aunque no cómplice, de los medios de comunicación, Fernando Blanco y su esposa no hubieran conseguido una cifra tan abultada de donaciones. Ahora se descubre el engaño aunque pudo acreditarse, hace tiempo, que tenían condenas y antecedentes delictivos.
Esta experiencia nos ha enseñado que es necesario recuperar los principios tradicionales de la prensa, el primero el de comprobar la veracidad de lo que se cuenta. Si los donantes han sido estafados la prensa también y por ende, sus lectores. La colaboración acrítica de la prensa ha puesto en entredicho su credibilidad. Desde que estalló el escándalo de la investigación contra el padre (o supuesto padre) de Nadia, es la propia prensa la que ha puesto pies en pared y ha decidido dar luz sobre los espacios oscuros de la versión de Fernando Blanco. Yo reconozco que no había seguido este caso con igual interés que otros, aunque me ha sorprendido que no hubiera médicos verificando la enfermedad, que nadie sepa en qué hospital de Houston fue tratada y mucho menos la identidad de los especialistas afganos escondidos en remotas cuevas en las que veo improbable la existencia incluso de probetas para investigar.
Creo que la prensa está obligada a realizar un profundo examen de conciencia. Las redes sociales están repletas de bulos que se difunden profusamente como verdades cuando es fácil comprobar que muchos son ingentes mentiras. Pero cuando los medios difunden una noticia o realizan un reportaje el lector, oyente o televidente, aunque no comparta el enfoque, sobreentiende la certeza de los hechos porque se supone que un periodista, igual que un historiador, no afirma algo que previamente no ha verificado. Esa es su esencia, por eso, es evidente que el resbalón ha sido notable y reconocerlo es la única forma de evitarlo en el futuro.
Es claro que en este caso hay varias víctimas evidentes. La primera es, indiscutiblemente, la niña que ha sido utilizada como una mercancía para conseguir dinero invocando la lástima, la caridad y la solidaridad al mismo tiempo. Los otros damnificados son los que han hecho de sus donaciones con la mejor intención, los que han creído la historia y, por último, la prensa que ha tropezado en la enorme piedra de la ingenuidad y la desidia al no haber comprobado los hechos y los antecedentes delictivos, totalmente probados, del supuesto padre de Nadia. Lo mejor sería que a partir de ahora las donaciones para investigación se canalicen a través de organizaciones de comprobada honestidad o de los propios hospitales públicos. Rodeados de pícaros como estamos mucho me temo que ahora acaben linchando a este hombre. Está claro que es un sinvergüenza pero su sacrificio en la plaza pública, puede servir para lavar la conciencia de quienes fueron benevolentes con otros mucho peores que quebraron nuestro sistema financiero y que pueden irse de rositas tras habernos saqueado y estafado a todos los españoles. El tiempo lo dirá.

Ver Post >
Tiempo de motines
María Antonia San Felipe 18-01-2014 | 11:32 | 0

 

          Es conocido que la observación es una forma de aprendizaje. Si los que nos gobiernan nos miraran con atención nos comprenderían mejor, acertarían más a menudo y dejarían de llevarse sobresaltos como el de Burgos. La protesta de los vecinos de Gamonal ha supuesto de momento un éxito de la resistencia de un barrio a consentir, en silencio, que se materialice un proyecto urbanístico que no desean y tras el que consideran que hay intereses económicos no confesados para favorecer a un empresario, Méndez Pozo, ya condenado en un caso de corrupción en el que también estuvo implicado el anterior alcalde.

          Hay que reconocer que durante los años de bonanza económica la clase política dirigente se acostumbró a vivir del elogio, el peloteo y el aplauso fácil. Recorrían las calles en loor de multitudes y si algún ciudadano molesto osaba discrepar, los vítores de los adeptos acallaban las protestas. Durante demasiados años la ciudadanía hemos mirado para otro lado ante múltiples desmanes, despilfarros y corrupciones, por eso muchos han terminado por creerse los dueños del territorio y del poder. Sin embargo, ahora muchos españoles se preguntan: “¿Los hemos llevado y elevado a esos cargos por cuatro años con nuestros sufragios para que hagan negocios particulares unos, matuteen otros, se den tono con las medallas y caciqueen los más? ¿Es así como representan los intereses del pueblo…?”[1].

           Tomo prestadas estas palabras de nuestros antepasados que, en 1892 y en años posteriores, llenaron de motines todo el territorio nacional. Eran tiempos dramáticos de caída de la rentas, de empobrecimiento y de emigración. En Calahorra, la protesta de junio de 1892 fue de tal calibre que el ejército sofocó el motín pero no las iras de los calagurritanos. La gota que colmó el vaso fue el intento de trasladar la sede episcopal pero lo que había detrás eran el hambre y la miseria, el elevado precio del pan y el incremento del impuesto de los consumos. Suele ocurrir. De pronto, un chispazo inesperado prende la mecha de la protesta y comienza el tiempo de los motines. Entonces, al igual que hoy, el clima social estaba anunciando el fin de un ciclo y el inicio de otro, cuando los ciudadanos se sienten defraudados por el sistema político imperante el malestar comienza en los círculos cotidianos de la vida de cada uno pero, al final, la protesta gana la calle y la calle termina por cambiar las estructuras de un régimen caduco.

           El primer triunfo de los vecinos de Gamonal ha sido recibido con alegría en la mayor parte de España, pese a los intentos de muchos medios de comunicación, del ministerio del Interior y de la increíble Ana Botella de criminalizar a los vecinos, mayoritariamente pacíficos. Ha ocurrido como con la huelga de la limpieza de Madrid, al final, la mayoría de la gente estaba solidarizada con los huelguistas como lo están con los vecinos de Mataró encerrados en su ambulatorio para defender a sus doctoras. Hasta ahora se han aceptado muchas extralimitaciones gubernamentales con enorme resignación, pero las cosas están llegando a un punto que si no hay una profunda reflexión por parte de la clase dirigente y un cambio de actitud de los gobernantes cualquier día la mecha incendiará este país. Hay que regenerar la política, abrir nuevas vías de participación democrática y debe gobernarse con más humildad, más cercanía y más comprensión. No se pueden fulminar de un plumazo los derechos obtenidos con tesón y esfuerzo colectivo y además hacerlo con desprecio, mentiras y prepotencia hacia el pueblo en el que radica la verdadera soberanía. No es bueno jugar con la paciencia ajena.


[1] El Motín, 16 de junio de 1892

 

 

 

Ver Post >
Funcionaria. Aficionada a la escritura que en otra vida fue política. "Entre visillos" es un homenaje a Carmen Martín Gaite con esa novela ganó el Premio Nadal en 1957, el año en que yo nací.