La Rioja

img
Cuarto poder sin poder
img
Nuria Alonso | 18-12-2012 | 12:43

Hoy me van a permitir que exhiba un poco de corporativismo. Y es que resulta preocupante la creciente tendencia en la que los periodistas estamos entrando sin sonrojo. Más allá de despidos masivos y de restricciones laborales en empresas, es tremendamente preocupante las situaciones que los periodistas estamos permitiendo. Chirría que, salvo contadas excepciones, el periodismo se esté convirtiendo en una mera labor de relaciones públicas, sea del color político dirigente, sea de las empresas líderes de cada sector, sea de los ídolos poderosos del deporte o de las estrellas cinematográficas del momento.
Si bien es cierto que la dependencia económica de los medios de comunicación es un obstáculo difícilmente salvable, hay cosas que aún se pueden pelear. Hay situaciones que no se deben permitir, sea quien sea el que pague.

No sé si se seguirá repitiendo aquel mantra que escuchamos en la facultad. Aquel que decía que la prensa es el cuarto poder, no por el poder intrínseco sino por su capacidad de controlar al poder, por su habilidad para destapar acciones impúdicas de los que ostentan los cargos públicos. No de una forma agresiva, sino inquisitiva. No de manera grosera, sino responsable.

Pero esto está cambiando. O ha cambiado. No se puede tolerar que haya ruedas de prensa sin preguntas; no se puede permitir que un partido político imponga el editorial de un periódico;no se puede admitir que un entrenador de fútbol se encare con un periodista porque lance una pregunta incómoda… Sé que en los tiempos que corren es complicado luchar contra lo establecido, pero para eso estaba el periodismo, ¿o no?

Sobre el autor Nuria Alonso
Es periodista de Diario LA RIOJA desde el 2004. Ha cubierto información local, deportiva y cultural. En la actualidad es editora de la sección de Culturas y Sociedad y Edición.