La Rioja

img
Feliz Navidad, navegantes :)
img
Mercedes Garcia-Laso | 23-12-2016 | 07:46| 0

Hoy hace 8 días que nació #Minimapas y ya navega veloz. Semana intensa al juntarse esto con los ajetreos navideños. El otro día hablaba con Isa que podíamos perfectamente escribir otro libro con todos los aconteceres que nos están sucediendo alrededor de este “bebe” (supongo, claro, que como todo bebe… es decir, todos las  aventuras y desventuras que surgen alrededor del embarazo, parto, y necesidad de cuidados continuos durante los primeros meses). Y es que las cosas que nos mueven a la vida son así. La diferencia es que a veces los esfuerzos, fluyen; y otras, tantos diques-come-energías te desesperan.

Navegar por el misterio d la vida es así. Ninguna seguridad de nada, sólo navegar. Y yo he descubierto que el verdadero (mejor dicho, “mi” verdadero) viaje sucede dentro.

Y con esta breve reflexión, más una recopilación de los minimapas que os pueden servir en estas fechas, os deseo una linda linda Navidad!!!

Agobios Navideños

Odio la Navidad

“Entrañables” reuniones familiares

Navidad desde el corazón (I)

Nochevieja

Regalos de última hora

Navidad desde el corazón (II)

Comienza el año de forma diferente

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas).

Ver Post >
El jueves presentación de mi primer libro (basado en este blog, #Minimapas)
img
Mercedes Garcia-Laso | 27-03-2017 | 10:26| 0

Este jueves a las 18h (mala hora, lo sé) en el Centro Ibercaja (calle Portales 48, Logroño) Isabel y yo haremos una breve, pero esperamos que interesante, presentación del libro Minimapas para Tormentas. Después lo podréis ojear, conversar con nosotras y también firmaremos ejemplares con todo nuestro cariño. Luego, el fin de semana estaremos en el Museo Würth (16, 17 y 18 de diciembre), junto con otros cincuenta expositores relacionados con el ámbito de la creatividad, dentro del “Open Mercado 2016” ¡toda una experiencia, que pinta requetebién!

En fin, he querido dedicar este minimapa (que, para los que no conozcáis este blog, es como llamo a los post que escribo) a invitaros a que os acerquéis a conocer al hijito en papel de este blog. Las ilustraciones son de Isabel Merino, el prólogo de Andrés Pascual y la edición-maquetación de Gabriela Pérez del Pulgar ¡Una auténtica gozada el haber contado con estas tres personazas!

Respecto al libro deciros que, como ya habréis imaginado, es una recopilación de post, revisados y modificados de este blog (Minimapas para tormentas), escritos de forma informal cada semana a lo largo de casi dos años. Y pretendo que sea para ti un lugar donde acudir cuando te agobia algo en concreto; o alguien de tu entorno está en una dificultad y no sabes cómo echarle una mano; o quieres pistas para navegar mejor por la vida. Son, por tanto, textos independientes que podrás localizar en el índice por palabras clave según el interés o necesidad que tengas en ese momento, y que intentan configurar como un “cuaderno de cabecera” para el alma, siempre a mano, que nos dé aire y nos abra nuevas perspectivas. Por eso también he querido que sea bonito y creativo.

En pocas palabras, Minimapas para Tormentas es un libro bonito, práctico y diferente para las pequeñas y grandes dificultades de la vida; pensado para regalarse (a uno mismo o a otros); y orientado a aquellos navegantes de la vida que quieren abrir, crear, nuevos horizontes.

La info más concreta sobre número de páginas, precio etc. la podéis encontrar en la web del libro Minimapas para tormentas. Y también podéis leer  un retazo de cómo se gestó el libro Minimapas en mi blog personal.

Ah, con el hashtag #Minimapas podéis compartir vuestras vivencias entorno a este libro (lo que os ha gustado, lo que no, frases, encuentros catalizados por el libro, lo que pueda ayudar a otros etc.) pues nuestra intención fundamental con él es favorecer un crecimiento más humano de nuestras comunidades ¡Andale, qué no es poco, jajaja!

Nos vemos el jueves, navegantes! (Mercedes GarcíaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas).

Cubierta del libro Minimapas para Tormentas.

Cubierta del libro #Minimapas para Tormentas.

Ver Post >
Cómo ser feliz: 1ª mini-pista
img
Mercedes Garcia-Laso | 07-12-2016 | 07:01| 0

Cómo ser feliz… Ainsss, los lectores que ya conozcáis este blog, sabréis de mis mil reparos a esto de la búsqueda de la felicidad (ejemplo: minimapas “Hay que ser feliz”, “Ansiedad, depresión u otros síntomas”, etc.). Sin embargo, si entendemos felicidad, no como un imperativo (“haz lo que sea para sentirte bien, o si no eres un pardillo”), sino como un impulso propio e interior a ir a favor de la vida, tanto individual como colectivamente, la cosa cambia. De hecho, esto ha sido tema central en todas las escuelas filosóficas desde el comienzo de los tiempos, cada una, claro, con sus propios caminos. Y yo aquí expondré pistillas, aplicables al día a día, de algunos de los que a mí más me llegan, siempre partiendo, eso sí, de que para mí felicidad y ética son inseparables. Empecemos hoy con el “bote de la gratitud”.

Cómo ser felíz: El bote de la gratitud

Busca un bote bonito, o una caja, y tunealo para que sea especial. En él, cada día, introduce papelitos con los momentos que has vivido por los que te sientes agradecido. Pueden ser grandes alegrías. Pero también pequeñitas, que son las más importantes porque si no prestamos atención, se nos pasan desapercibidas, u olvidamos a los cinco minutos, y la ciencia nos dice que en ellas está la clave.

Comprométete contigo mismo a depositar al menos un papelito al día. También si tienes hijos puedes jugar con ellos a ver quién llena más rápido el bote.

Te sorprenderá descubrir los momentos de felicidad que hay en tu vida y todas las cosas por las que puedes sentirte agradecido, incluso en los periodos más tristes. Parecen insignificantes… hasta que empiezas a sumarlos y ser consciente de ellos.

En el minimapa “Sentir gratitud” explico más todo esto. Aquí sólo señalar, para concluir, que, para mí, sentirme agradecida por lo que la vida nos da (un amanecer con un café; el besito de buenas noches de tu nene; el terminar un trabajo a tiempo; etc.) es lo que más alivia las heridas del alma y los sufrimientos que nos acontecen.

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas).

Ejemplo de bote de la gratitud y cómo ser feliz
Ver Post >
Día Internacional de las Personas con Discapacidad
img
Mercedes Garcia-Laso | 02-12-2016 | 06:05| 0

Día Internacional de las Personas con Discapacidad (3 de diciembre)… y recupero esta imagen que me encanta, me encanta, me encanta.

Imagen para el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Y me encanta porque expresa, de manera genial, lo que, en mi opinión, se reivindica este día.  Y como ya he escrito cuatro minimapas entorno a este tema, hoy los recopilo para facilitar tanto el pajareo (de aquellos que os pique la curiosidad) como la profundización (de los que os mole la reflexión para construiros vuestra propia opinión):

⚓ Micro-reflexión sobre la Discapacidad.

⚓  ¿Mujer y discapacidad?

⚓  Mini-guía para cuando te encuentres con la parálisis cerebral.

⚓  Mi historia (bregando con mi discapacidad).

Y, como estos días estoy un “poco” liada con el anuncio de mi primer libro (basado, por cierto, en este blog de Minimapas para tormenta), os extraigo unas cuantas frases de los post que he numerado arriba para despedir este minimapa por el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. Hasta la próxima semana, navegantes!

“Todo el mundo tenemos nuestras limitaciones y potencialidades; y son el conjunto de todas ellas lo que nos hace maravillosamente únicos. Sin embargo, tanto unas como otras dependen del entorno donde vivamos. Y si yo no contara, por ejemplo, con mi querida silla de ruedas eléctrica, no podría desarrollar muchas de mis alas.”

“No me gusta la frase ‘la única discapacidad es una mala actitud’ porque, por mucho que sonría, las escaleras para acceder a ese determinado edificio no van a desaparecer.”

“Recuerda que una enfermedad, un accidente o la vejez te pueden colocar al otro lado.”

“Las mujeres que tienen un certificado de discapacidad afirman haber sufrido violencia física, sexual o miedo de sus parejas o exparejas (23,3%) en mayor medida que las que no tienen certificado de discapacidad (15,1%).”

“Todos somos ‘diversos funcionales’ y la discapacidad depende del entorno en el que nos encontremos (por ejemplo, no saber chino en China). La diversidad es lo que nos enriquece, nunca lo olvidéis.”

“Intenta, please, no presuponer antes de conocerme (ni para bien ni para mal): cada persona somos edición limitada de un único y exclusivo ejemplar.”

“Todos tenemos dificultades (algunos más que otros, eso sí) y las mías (bueno, parte de las mías) sólo son más visibles.”

“Todos somos diferentes y cada cual a de des-cubrir (construir) su propio y singular camino. O sea que nada de ejemplos ni inspiraciones. Sólo ética en la mente y compañerismo en el corazón”.

(Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas).

Ver Post >
¿Qué es el Eneagrama? ¿cómo me puede ayudar? (respuesta a Marta y compañía de Logroño)
img
Mercedes Garcia-Laso | 23-11-2016 | 20:53| 3

Hoy inicio un nuevo tipo de minimapa donde iré contestando a preguntas frecuentes que me suelen hacer. Comienzo, ya veis por el título, con una pregunta de unos navegantes de Logroño sobre el Eneagrama, que es un instrumento más de autoconocimiento que nos puede ayudar a crecer y desarrollarnos como personas. Os daré aquí entonces unas pincelladas personales con la intención de que os abran alguna puerta.

Qué es el Eneagrama:

Simplificando muchísimo y reduciéndolo únicamente al ámbito de la psicología de la personalidad,  lo que hace el Eneagrama es plantear un mapa de nueve tipos de personalidad, llamados eneatipos, y nombrados con números del 1 al 9, cada uno de los cuales se caracteriza por una pasión dominante. Todos tenemos las nueve pasiones pero, según esta teoría, es importante conocer tu pasión principal, es decir, tu eneatipo, ya que, si te trabajas eso, todo el resto mejorará (avanzando, en consecuencia, en felicidad y libertad).

Mi particular visión difiere en esto ya que prefiero considerar que la persona no tiene un eneatipo inherente, fijo, sino que lo importante es explorar, cada vez en capas más profundas, lo que nos hace sufrir de nuestra personalidad, y ahí el Eneagrama nos puede ayudar muchísimo al presentarnos 9 tipos de gafas con las que miramos la vida y a nosotros mismos ¡y tan diferentes!

El trabajo con el Eneagrama ha de ser vivencial:

Nadie me puede decir qué número soy y puede ser muy complicado situarme en este mapa ya que tenemos muchas capas como la cebolla. Lo importante es el propio proceso de descubrimiento y flexibilización de nuestros automatismos mentales, emocionales y conductuales. Y para ello es esencial hacer un viaje vivencial acompañado por un terapeuta o un grupo, o idealmente por ambos.

A nivel grupal, el que yo he hecho y recomiendo, con sus “peros” eso sí, es el curso “Introducción a la psicología de los eneatipos” del programa SAT de Claudio Naranjo. La verdad es que, a parte de los contenidos, el juntarte con 100 personas, 5 días, cada uno de su padre  y de su madre, en este entorno, suele ser una importante sacudida para tus esquemas mentales. Elaborarlo después y despacio es fundamental, en mi opinión, por dos razones: 1ª, porque puedes volver del curso demasiado revuelto, con la consecuente aparición de síntomas (incluso crisis); y 2ª, porque las cosas que se han abierto, si no se van integrando, se vuelven a cerrar.

Ventajas del Eneagrama:

Facilidad con la que comienzas a ver cosas en ti invisibles hasta ese momento; y a ver al otro con una mayor comprensión y ternura. Y todo ello lleva a hacerte, y a hacer, menos daño.

Inconvenientes del Eneagrama:

Como todo instrumento, se puede utilizar mal y hacer daño con él (uso frívolo, como método de control y manipulación, perjuicios de la etiquetación etc).

Además existe el riesgo de quedarnos fijados a un número, que al principio parece que nos hace ver mogollón de aspectos ocultos de nosotros mismos, y sin embargo después nos encierra en una mirada estrecha sobre nosotros y los demás –aparte de servirme para justificar mi no avance (al cristalizar una identificación con ese número, cuando en realidad lo que busca el trabajo con el  Eneagrama es que nos conozcamos para desidentificarnos y así incrementar nuestra libertad y felicidad). Y esto es peor aún si el diagnóstico es incorrecto o incluye interpretaciones nada respetuosas (salvajes).

De todas maneras, el Eneagrama es sólo un mapa, y hay a quien le sirve y a quién no. No es el territorio.

Filosofía sobre la que se sostiene:

El niño según las características con que viene al mundo y las circunstancias, desarrolla una personalidad (que en este marco teórico la llaman ego) para sobrevivir y sentirse seguro, querido y reconocido. Y estas pautas de actuar, pensar y sentir las vamos repitiendo desde entonces mecánicamente, provocando sufrimiento a nosotros mismos y/o a los demás. Y esto se aplica tanto al profesor de universidad valorado por sus alumnos, como al esbirro del mafioso del barrio, o a los que fueron “niños soldado”.

No hablo, por supuesto, de exención de responsabilidades, sino de que creemos ser algo que no somos, creemos ser nuestra personalidad. Tenemos una personalidad, no somos una personalidad. Somos algo más:

Ese “algo más” que el cuerpo y la mente; esa esencia que está en la bebe que fui y en la enferma de alzhéimer que podré ser; esa esencia que está en la asesina en serie, la indigente, la valorada terapeuta, la amorosa madre de familia, la hedonista independiente lujuriosa etc. que podría llegar a ser; esa esencia que todos todos compartimos.

Descripción de los nueve enatipos:

Navegantes de Logroño y el mundo, en posteriores minimapas os iré presentando los nueve números. Es lo que siempre más interesa. Pero considero que ninguna descripción, libro o test son de utilidad si no se realiza un trabajo terapéutico-vivencial. Colocarse en un número es algo visceral, no intelectual. Además luego hay tres subtipos dentro de cada número, muy diferentes entre sí.

Salu2!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Waku con libros sobre el eneagrama (álter ego de esta psicólogo de Logroño)

 

Ver Post >
¿Has tenido alguna vez ansiedad, depresión u otros síntomas?
img
Mercedes Garcia-Laso | 24-11-2016 | 06:18| 0

Estrés, ansiedad, depresión, obsesiones, insomnio, cefaleas tensionales… a todos ellos, y a muchos más, le llamamos síntomas, y, como ocurre con la fiebre, son consecuencia de algo (no la causa).

Según los psicoanalistas el síntoma es lo último que ha podido hacer la persona para mantenerse. Por tanto no enfocan su tratamiento en eliminarlo porque esto llevaría, en el mejor de los casos, a un desplazamiento de ese síntoma a otros síntomas, y en el peor, a una desestabilización de la estructura de la persona. Ellos trabajan otras cosas para que éste ya no se necesite, o se  necesite en otra medida.

Quizá esto sea un poco radical (aunque la ciencia les comienza, en parte, a dar la razón), pero lo que es mucho más entendible por todos es que si estoy mejor, dejo de investigar y trabajar las causas, con lo que, al poco, el malestar volverá. De hecho, se ve como algunos pacientes presentan una súbita mejoría al poco de comenzar una psicoterapia por el pánico que les da mirar bajo la alfombra.

Además aprender a vivir, a sostener, lo disfórico es fundamental para un vivir pleno y lleno de posibilidades. Por ejemplo, si mi vida se centra en evitar la ansiedad, tomaré pastillas y me quedaré en casa. Con lo que, a la corta, me sentiré mejor. Pero a la larga, al haber abandonado todo lo que era importante para mí (trabajo, viajes o lo que sea según el caso) me encontraré peor. Y algo similar ocurre con las adicciones (incluso con los adictos al trabajo, workaholics, ya que a veces se obsesionan con éste porque su vida personal es un desastre).

También desde aquí se puede entender el comportamiento tipo avestruz (si no lo veo, no existe) que, entre otros, encontramos en alguna de esta gente tan positiva y vitalista que solemos admirar. A veces es el entorno el que sufre las consecuencias. Otras, ellos mismos con alguna enfermedad (o incluso accidentes, por imprudencia por ejemplo).

Por otra parte, y esto os lo digo también por experiencia propia, los síntomas nos pueden llevar por caminos sorprendentes. Buscando la varita mágica, desarrollas potencialidades que jamás hubieras imaginado y descubres verdades dentro y fuera que te hacen enamorarte de la vida. Y escuchándolos (a los síntomas, digo) puedes aprender tantísimo…

Por último, recordad que, como señalé en el minimapa “Lo psicosomático”, a veces cuando no aparece un síntoma psicológico aparece otro físico, o si no, son los demás los que lo sufren (ejemplo, en las conductas psicopáticas).

Ojo, que con todo esto que he señalado, no quiero decir que sea malo hacer algo para disminuir el síntoma. Muy al contrario. En psicoterapia, por ejemplo, hay que bajar la ansiedad a intervalos tolerables para poder trabajar (ya sea con relajación, fármacos u otras técnicas). Lo que he intentado trasmitiros en este minimapa es que sufrir es parte de la vida y lo ético es canalizarlo de forma más saludable y creativa (y menos individualista).

(Mercedes GarciaLaso, psicoterapia en Logroño para atravesar tormentas)

Waku con síntomas, ansiedad y depresión, mirando desde la ventana en Logroño.
Ver Post >
7 actividades para calmar la mente que ya realizas: Descúbrelas para potenciarlas
img
Mercedes Garcia-Laso | 23-11-2016 | 21:05| 0

Hace tiempo que os debo unas sugerencias sobre cómo empezar a meditar para aquellos que los nervios no os dejan estar sentados y quietos observando la respiración. Además éstas sirven para cualquiera que se haya hecho la pregunta ¿cómo calmar la mente sin añadir una tarea más a nuestras agendas?

Cualquier actividad que consiga aquietar la mente un poco y nos refresque, puede ser una práctica meditativa. Por tanto, la tele, por ejemplo, no lo es porque, al dejarnos embobados, nos distrae de nuestros pensamientos y preocupaciones pero no nos deja la mente más despejada y tampoco el cuerpo.

Cuando leas la siguiente lista verás que ¡ya haces meditación! pues seguramente encontrarás en ella uno de esos hobbies que te sientan bien. Observarás también que suelen ser  prácticas físicas y repetitivas que requieren poca actividad intelectual y un grado elevado de concentración, pues para “pequeños saltamontes” como nosotros solamente conseguimos disminuir los pensamientos mediante algo externo que nos exija concentración.  Conseguir esto fuera de estas actividades es mucho más complicado. Sin embargo, es lo que a casi todos nos gustaría conseguir ¿verdad? Si este es tu caso, anímate a investigar en la meditación y el mindfulnesss, cuidando por supuesto sus “peros”, que, como todo, los tiene.

En fin, ahí va el listado  (no exhaustivo) con la intención de animarte a conservar, o incluso a aumentar, la periodicidad de esas actividades que te hacen bien, y a probar otras a ver qué tal.

Ejercicio físico: correr, bailar, taichi, yoga, nadar, escalada etc. hacen que tu atención esté en el movimiento y no en la mente.

Manualidades: por ejemplo en el ganchillo, si te distraes, te pierdes en la secuencia numérica.

Música: mientras tocamos un instrumento o cantamos, no hay espacio para nada más.

Arte: concentrarse y fluir es indispensable para crear, pintar, dibujar, esculpir, modelar…

Naturaleza: cuidar el huerto o el jardín, recolectar frutos en el bosque, observar pájaros, insectos o flores… hace que la atención se dirija a otros seres vivos, y que la intuición cobre protagonismo frente al intelecto.

Sexualidad y cualquier otra actividad que lleve la atención a lo sensitivo o al juego.

De todas maneras, también cualquier actividad diaria se puede realizar con actitud meditativa. El reto es: 1) regalarse la disciplina de hacerlo con alguna; y 2) también practicarlo, cuando te acuerdes, con cualquier otra. Yo por ejemplo siempre que me cepillo los dientes presto atención a qué siento en el cuerpo: cómo sujeto el cepillo, cómo muevo la mano, qué siento en las encías… sin intentar modificar nada, simplemente observando. Y cuando camino despacio me gusta sentir los pies; o cuando voy por la calle, noto la brisa, los diferentes sonidos, e incuso los olores, atendiendo a la sensación, no a lo que dice la mente.

En internet hay muchos ejercicios de mindfulness, (ejemplo, al lavar los platos) meditaciones en movimiento y aclaraciones teóricas sobre meditación en acción. Aquí sólo os he dejado una intro en estilo personal para los que no conozcáis este tema. Hasta la próxima navegantes!

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas)

 

Alterego de psicólogo en Logroño: ver la tele no es calmar la mente.

Calmar la mente no es anestesiarla ni distraerla con más ruido. Menos tele y más silencio hace bien a cuerpo y espíritu.

Ver Post >
Duelo en niños por un ser querido: 5 orientaciones sobre cómo actuar
img
Mercedes Garcia-Laso | 23-11-2016 | 22:16| 0

Ayer fue el Día de Todos los Santos y de nuevo me llamó la atención lo poco integrada que está la muerte en nuestra cultura actual. Entendible, por otra parte, dado el mandato social en el que vivimos de “hay que estar feliz, hay que estar alegre”, que he comentado en otras ocasiones en este blog, y que nos empuja a evitar, ocultar o a mirar hacia otro lado ante todo lo que nos provoque malestar. Y esto, claro, nos hace un lío a la hora de cómo explicar a un niño la muerte de un ser querido y cómo ayudarle en el duelo, por lo que me he propuesto en este minimapa dejaros cinco breves indicaciones.

1. Decir la verdad, o sea, que esa persona se ha muerto y no vamos a verla más. La explicación ha de estar,  por supuesto, adaptada a la edad del niño y al momento pero cuanto más breve y sencilla mejor (un niño pequeño sólo puede absorber cantidades limitadas de información) y sin metáforas.

Las metáforas pueden confundir porque el niño ha de entender que no va a volver a ver a ese familiar (la idea de “el abuelo está en el cielo”, si no se explica bien, puede hacer que el niño crea que el abuelo es astronauta o que va a volver).

Únicamente en una familia creyente, la explicación de que el fallecido “está en el cielo con Dios” es útil porque da una referencia comprensible para el niño y contiene una visión que coincide con su fe religiosa.

Claro que va a estar en nuestro recuerdo, que le vamos a recordar muchas veces, que hemos estado muy a gusto con él… pero ha muerto y no va a volver.

2. Los adultos no deben disimular su tristeza y han de incluir a los niños en el duelo.

El niño hace el duelo por identificación: ve el llanto, ve a sus padres tristones, que salen menos de casa… y al verlo afuera, va comprendiendo y va comprendiéndose.

Además cuando no se habla de un asunto en una familia, el niño entiende que “si mamá y papá no hablan de eso, es porque es algo malo, y es mejor no hablar de ello’; o ‘no puedo hablar de esto porque mamá y papá se pondrán más tristes’.

También se recomienda que participen en los oficios religiosos, o ritos de despedida, de un modo razonable según su edad y explicándoles por qué se hace cada cosa.

3. Permitir y ayudar al niño con sus propias emociones.

Es importante ser receptivo a las preguntas del niño porque forma parte del proceso del duelo. Y hay que observar su comportamiento porque ahí es donde se ve que el niño lo está pasando mal.

Es un error querer distraer a los niños, en lugar de ayudarles a gestionar y vivir la tristeza. Hay que enseñarle que lo que está sintiendo es tristeza, y que eso es normal., y que está bien manifestarlo (ya sea a través del llanto, del dibujo o de las palabras). Un niño también necesita llorar una pérdida y necesita apoyo, comprensión y cariño.

4. Con adolescentes, si no preguntan hay que ofrecerse a que hablen sin temor a que nos vayamos a enfadar o ponernos tristes (es importante abrir espacio para que se vayan poniendo palabras a las reacciones de ira, frustración, incomprensión,  culpa, pena o aislamiento).

5. Con niños pequeños además:

– No es conveniente comparar la muerte con el sueño, el descanso eterno o el descansar en paz, ya que puede empezar a tener miedo a irse a dormir.

– De igual manera, expresiones como “tu hermanito está con Dios” o “es la voluntad de Dios” pueden asustarle y hacer que crean que Dios también vendrá a llevárselo a él.

– Decirles “se murió por una enfermedad” puede generarles una preocupación innecesaria porque no distinguen entre las enfermedades pasajeras y las mortales (aclarar, por tanto, que solo una enfermedad grave puede causar la muerte).

– Conviene explicarles la muerte en términos de ausencia de las funciones vitales que ellos conocen.

– Cuando preguntan ”¿cuándo te morirás tú?”, es que están preocupados. Y lo mejor es contestar con: ¿”Te preocupa que yo no esté aquí para cuidarte?”. Si es así, añadir: “No espero morirme en mucho tiempo. Espero estar aquí para cuidarte todo el tiempo que necesites. Pero si papá y mamá se mueren, habría muchas personas que te cuidarían: la tía, el tío, la abuela…”.

P.D.: También os sugiero echar una ojeada al minimapa “Viviendo y acompañando duelos”.

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas)

Cómo explicar a un niño la muerte de un ser querido y cómo ayudarle en el duelo. Mercedes GarciaLaso, psicólogo en Logroño.
Ver Post >
Un vistazo rápido a las psicoterapias, a las formas de mejorar
img
Mercedes Garcia-Laso | 25-10-2016 | 19:02| 0

En nuestra tierra hay poca costumbre de ir a psicoterapia para no seguir con “más de lo mismo”. Preferimos los escapes. Muchas mujeres corremos de confidencias con las amigas; muchos hombres al deporte o a su cueva en forma de tele, videojuegos o periódico; y la mayoría a echarnos unas risas acompañadas de una caña o un vinito. Es decir, tenemos nuestros recursos y apoyos. Y también, por supuesto, nuestro “culpar al otro” y “nuestro somatizar”.

Pero… ¿qué ocurre cuando en determinado momento esto no sirve, o no me es suficiente? Puede que me encuentre “muy mal” y quiera volver a lo de antes, o bien emprender un nuevo camino. O puede que no esté “mal”, pero surja en mi interior el deseo de “cambiar algo”, de “mejorar”. En ambos casos, siempre, a lo largo de la historia de la humanidad, la persona ha acudido a un “experto”. Los curas, maestros, filósofos, brujos, videntes y,  en la actualidad, los psico-terapeutas han cumplido esta función, y hoy, como adelantaba en el título, os hablaré de éstos últimos.

Todos nos hacemos daño y hacemos daño a los demás, a la vez que nos ayudamos. Ambas cosas en distintos grados: hay personas que dan mucho pero también (se) dañan mucho, y al contrario. Y ello dentro de un marco cultural (en occidente prima el individuo mientras que en oriente, el grupo). Con todo esto, y sus consecuencias a medio y largo plazo, se dibuja la ética en psicoterapia. Por poner un ejemplo, en las culturas chamánicas se suele tratar al grupo para curar al individuo (lo que puede evocar, por otra parte, a la terapia familiar).

Hay psicoterapias que enfocan en el problema (incluyendo los síntomas) u objetivos; mientras que otras se orientan más a la libertad y responsabilidad. Y algunas tienen efectos a corto plazo, y otras a largo (como ante un dolor de espalda tomarse un analgésico o realizar ejercicios para fortalecer la musculatura, ambas opciones pueden ser adecuadas según las circunstancias).

Podemos decir simplificando que existen cuatro corrientes de psicoterapia, con muchísimas variedades dentro de cada una: cognitivo-conductuales (Skinner, Beck, Ellis, terapias de 3ª gerenación…), dinámicas (Freud, Bion, Davanloo…), humanistas (Gestalt, Logoterapia, Rogers, Berne…), y familiares-sistémicas. Actualmente se entremezclan (ejemplo: terapias narrativas) y el cuerpo ya no está separado de la mente. Pero, de todas formas, se ha comprobado que los factores comunes a todas ellas son los más importantes a la hora de predecir su éxito.

Suelo decir que buscar terapeuta es un poco como buscar pareja. Más allá de ciertos requisitos básicos (formación avalada, ética profesional) depende del feeling que tengas con él o con ella (que te trasmita confianza, una relación de colaboración etc.). Así, quizá uno buenísimo que me recomendaron, a mí no me vaya; o el que a mí me encanta, para ti es demasiado frío, o viceversa. Ah, como nuestra labor es harto complicada yo siempre suelo recomendar que el terapeuta que se elija tenga un supervisor de referencia.

“Caminante, son tus huellas / el camino, y nada más; / caminante, no hay camino, / se hace camino al andar.”

(GarciaLaso, psicoterapia en Logroño para atravesar tormentas).”

Mi álter ego leyendo sobre psicoterapia en Logroño
Ver Post >
Aprendiendo del monte en otoño
img
Mercedes Garcia-Laso | 23-11-2016 | 22:03| 0

El domingo fui a Ezcaray y la magia de los hayedos en otoño me inundó. Hoy intentaré poner palabras a esas sutiles sensaciones que se me movieron en el alma para conformar con ellas un breve mini-mapa sobre todo lo que podemos aprender de un simple paseo por el monte si logramos caminar atentos a lo que va surgiendo.

Monte en otoño, psicología

Esos árboles tan tan altos y tan tan silenciosos me tocaron. No parecen realizar ningún esfuerzo. Tampoco tener ninguna pretensión u objetivo. Y menos aun afectarles la imagen que puedan dar. Simplemente se dejan llevar por su impulso intrínseco y por las condiciones del entorno. Y sin alboroto ninguno, sin ningún ruido, trascurren su ciclo vital desde la semilla que fueron.

Cómo me gusta ese silencio. Cierro los ojos y presto atención. Escucho algún pájaro, alguna travesura del viento, un riachuelo lejano, mi corazón y cómo respiro. Pero el silencio está ahí, de sostén, con una cualidad tierna que despeja la mente y acuna el alma.

El olor a humedad también me acompaña. Lo sigo y es él el que me lleva ahora de viaje. Pronto se nos une la piel… y por suerte no hace frío y puedo sentir las caricias del aire, de mis pasos y de lo que a momentos toco o presiono.

Abro los ojos y observo. Otros ratos entorno los ojos para que imaginación e intuición jueguen con duendes, hadas y demás habitantes de este misterioso lugar. No me suelen hablar pero me gusta verlos y sé que me hacen regalos que luego se abren en sueños o en momentos de inspiración (como en la ducha, jeje).

Y ufff… y las hojas… los colores del monte en estos meses me enamoran. Sobre todo los rojos: árboles de fuego entre amarillos, verdes, naranjas y ocres. Por qué estas cosas nos hacen suspirar? No lo sé. Quizá porque la belleza nos conecta con lo divino… Y pensar que esta maravilla la produce la muerte de las hojas! Ellas llegan al final de su ciclo y simplemente van cayendo… nada se fuerza, sólo soltar, dejar ir, para que la vida continúe con nuevos brotes tras el invierno de ramas desnudas y  aparentemente inertes. Me quedo absorta viéndolas caer…

Y es que el monte, el otoño, nos puede enseñar tantas tantas cosas si tan sólo nos dejamos…

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas también en FB, Tw y Ln.

“Se necesita una gran dosis de insensibilidad para no sucumbir al otoño.” (Emil Cioran)

Monte en otoño, psicología

 

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica especializada en psicoterapia para pequeñas y grandes dificultades (garcialaso.com).