La Rioja
img
Nota importante sobre lo psicosomático (cuerpo y mente son uno)
img
Mercedes Garcia-Laso | 29-10-2017 | 15:26

Un sábado al mes acudo a un pequeño seminario sobre cine y psicoanálisis, en el que estudiamos los personajes de determinada película como si fueran casos clínicos. El sábado pasado el docente fue el psiquiatra Mikel Zubiri (Presidente de la Internacional de Psicosomática y supervisor de la Asociación contra el cáncer de Bilbao), quien, a parte de guiarnos en esta tarea, nos habló un poquitín del campo que es su especialización: la psicosomática. Y como resumió tan claro ideas que yo había escuchado y leído durante mi residencia en el Miguel Servet de Zaragoza, he querido configurar con ellas un mini-mapa.

Lo esencial que nos trasmitió fue: “cuando una persona vive un acontecimiento muy traumático sin hacer una respuesta psicopatológica, es decir, si no hace una patología psíquica, hace una patología somática”. Ahora, puntualicemos, y vayamos por partes:

1º. Lo que es traumático para una persona puede no serlo para otra (depende de su historia, de su sensibilidad etc).

2º. Uno no elige si da una respuesta psíquica o si la da somática (le viene dado por su estructura psíquica y por la interacción de ésta con el hecho concreto que sucede y las circunstancias).

3º. El “hacer una patología somática” no es un “causa-efecto” sino un “aumento la probabilidad de que aparezca”. Por ejemplo, se ha visto que en la persona que vive un acontecimiento vital duro  y no muestra reacciones emocionales ni síntomas psíquicos (ansiedad etc), los linfocitos disminuyen. Y éstos de lo que se encargan, entre otras cosas, es de destruir las células tumorales que continuamente aparecen en nuestro cuerpo. Por lo cual, la consecuencia es que aumenta la probabilidad de que pasado un tiempo aparezca un cáncer.

Vemos entonces, y según lo indicado, los peligros de cualidades tan admiradas y valoradas socialmente como la “entereza” o la supuesta “fortaleza” ante los golpes de la vida… pues el cuerpo habla los silencios y las emociones no vividas.

(Paula Marco)

Sin irnos a extremos, todos, de una manera o de otra, hemos experimentado en carnes propias que mente y cuerpo son lo mismo (lo cual, además, está claro: pues sin cerebro, es decir, sin cuerpo, no hay mente). ¿Quién no ha tenido problemas en la piel o gastro-intestinales o cefaleas o ha pillado catarros o afonías o ha terminado contracturado o se le ha disparado el azúcar o la tensión en épocas (o inmediatamente después) de estrés o revoltijos emocionales?

En fin, termino este mini-mapa con algo que nos llamó mucho la atención a todos los asistentes del seminario: parece ser que meses antes de la aparición de un cáncer la persona deja de soñar mientras duerme (señal de que no puede gestionar psíquicamente lo que le toca vivir).

Hasta la próxima semana navegantes!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica, experta en pequeñas y grandes dificultades: en terapia su escucha hace ver. Nº1 en el PIR; discapacidad ≥65%; libro #Minimapas para Tormentas. Garcialaso.com.