La Rioja
img
Etiquetas de los Posts ‘

Familia

Mini-mapa para hijos con padres ancianos, dependientes (en 6 puntos)
Mercedes Garcia-Laso 04-05-2016 | 8:28 | 0

Cuidar a los padres cuando éstos envejecen, enferman, cuando pasan a ser dependientes, es en general una de las situaciones vitales más estresantes. Cada caso es particular, diferente al resto, pero hoy voy a intentar dejaros ciertos puntos importantes con la intención de que os sirvan de recordatorio para no perder el rumbo ante tan incierta travesía.

1. Lo primero, y antes de todo, insisto en lo señalado en el párrafo anterior: el proceso que viven los hijos cuando los padres pasan a ser dependientes de ellos es complejo y requiere mucho esfuerzo psíquico continuo de elaboración y re-elaboración internas.

Los padres están acostumbrados a dar “ordenes”, con lo que el recibirlas no lo suelen llevar muy bien (lo entrecomillo porque, como podéis entender, es una simplificación gráfica, metonímica). Los hijos, por su parte, tampoco saben cómo hacerlo. Nadie les ha enseñado, ni preparado, a ninguno de los dos lados para este cambio de roles.

Además suelen emerger en estos momentos de reajuste, asuntos inconclusos personales y familiares (de ahí que por ejemplo, surjan conflictos entre los hermanos). Y toca también bregar con emociones complicadas como la culpa o la rabia. Es por todo esto por lo que suele ser más fácil cuidar a otros que a los propios padres.

2. La clave está en ir continuamente buscando el equilibrio, particular de cada uno, entre honrar la vida y honrar a los padres. Lo primero tira hacia el futuro (mis propios hijos, mis proyectos, mis ilusiones); y lo segundo alude al respeto que les debo a mis padres por haberme dado la vida.

3. Para esto (es decir, el punto 2), es fundamental tener siempre presente que lo importante no es tanto lo que hago sino desde dónde lo hago.

Por ejemplo, antes existía el mandato, la imposición social, de “debes cuidar a los padres” para la mujer de la familia a la que le “tocaba”. Ahora parece que lo que se nos impone es “si cuidas a tus padres eres una pringada”. Con lo cual nos movemos entre dos aguas sintiéndonos culpables o mal hagamos lo que hagamos.

Por eso es fundamental que nos paremos a ver desde dónde decido algo: lo hago por evitar la culpa u otro malestar, o lo hago desde un espacio de cierta libertad y calma?

4. Importantísimo, señoras y señores, recordarnos a fuego eso de “cuidar al cuidador” (si no te cuidas, no puedes cuidar). Y para ello os dejo cuatro esenciales:

4.1. Charlas con buenos amigos y/o grupos-talleres de apoyo o acompañamiento de un profesional (pues imprescindible contar con cierta visión externa sobre la situación que uno está viviendo; al igual que un espacio de comprensión y desahogo). 4.2. Momentos para recargar pilas y desconectar (desde un vermú torero hasta un paseo con el monte). 4.3. Espacios de reflexión y elaboración de lo que uno está viviendo y de lo que necesita (puede ser incluso a través del dibujo). 4.4. Ayuda externa y bajar exigencias ¡fundamental dejar de intentar ser superwoman o superman y de, por ejemplo, pretender que las cosas se hagan como yo considero que han de hacerse!

5. En estos temas familiares a veces nos liamos con lo justo y lo no justo… y yo defiendo la compatibilidad del “comprender” con el “pedir responsabilidades”.

Por ejemplo, juzgamos a los que no van a ver a los padres sin saber los motivos, sin haber recorrido su historia con sus zapatos. Pero otras veces se nos olvida que esto no les exime de su responsabilidad sobre sus actos actuales.

En mi opinión, la ética es un concepto que alude a uno mismo y comienza por comprenderse. El concepto de justo es más complejo: por una parte, he de poner límites (es decir, que las actuaciones del otro tengan consecuencias), y por otra, asumir la situación (ejemplo, los hermanos que me han tocado; dejar de darme cabezazos contra la pared) y desde ahí actuar con lo mío.

6. Estas situaciones nos confrontan con mucho (intensidad emocional, rabias, angustias…) y la consciencia al transitarlas lo convierten en un profundo proceso de aprendizaje… más, mucho más, potente que dar la vuelta al mundo con mochila al hombro.

Pero no es estar todo el rato consciente sino… prestar más atención al sentir, al cuerpo, al “aquí y ahora”; encontrar momentos para parar; y permitir el tiempo para que las cosas asienten por si solas, aguantándome en el “no entender”.

Descubrimos entonces partes desconocidas de nuestros padres y de nosotros mismos; la belleza de lo cotidiano y también de los momentos críticos; y otros tesoros y herramientas para nuestro viaje… que quizá, y probablemente, también nos lleve a ser ancianitos dependientes de los demás.

Anoche, ante el cielo estrellado, pensaba… en un ínfimo destello del espacio-tiempo, nacemos y morimos ¡y mira que armamos alboroto mientras!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

(Película Nebraska, 2013, Alexander Payne)

Ver Post >
Adolescentes: entendamos mejor lo que ocurre
Mercedes Garcia-Laso 02-03-2016 | 2:13 | 0

Muchos de mis post son también para adolescentes. De hecho, ya han sido varias las veces que le he sugerido alguno en concreto a determinado chico o chica con muy buena acogida. Depende, claro, de la edad (y no me refiero a la cronológica), además de, por supuesto, otros muchos factores.

Hoy, sin embargo, quiero hacer una introducción muy breve y simplificada (es un tema complejísimo) a por qué esta etapa de la vida es tan complicada. Y es que, sí, lo es, es una etapa muy complicada aunque algunos pasen por ella de forma aparentemente suave, sin estridencias ni conflictos. Según parece, por eso, entre otras cosas, solemos dormir tanto en esos años… para compensar semejante esfuerzo psíquico. Parémonos, por tanto, un momento a darnos cuenta de lo que se mueve por debajo.

Según he leído, si no nos saliesen los dientes de bebés sino ya siendo mayores y teniendo consciencia, no podríamos soportar el dolor. Pues, señores adultos, imaginaros que ¡os levantáis mañana y vuestro cuerpo comienza a metemorfosearse; aparecen sensaciones y emociones completamente desconocidas; y toca dejar atrás una etapa y entorno conocido, que dominabas (y que, sobre todo, era vuestro hogar), para pasar a otra cosa donde sólo hay interrogantes! ¡Y por supuesto, vuestra capacidad cognitiva y vuestro mapa de “quién soy yo” son los mismos que el día anterior! Enloquecedor, no? Pues por ahí hemos pasado todos;)

(Joao Fazenda)

Cada uno lo maneja y lo transita de una manera distinta… incluso, los hay que siempre fueron “niños buenos” y de repente a los 40 se desmadran. Sin embargo, las dos grandes tareas por delante son comunes para todos; y los dos factores claves también.

-Los dos factores claves (condensados en la frase de Evelyn Kestemberg “si todo se prepara en la primera infancia, todo se juega en la adolescencia”): 1) las potencialidades de la estructura psíquica previa del niño; y 2) el entorno en el que vive el adolescente.

-Las dos grandes tareas: 1) Enfrentarse a la sexualidad adulta, apropiándose de un cuerpo sexuado; y 2) asegurarse una autonomía respecto de los mapas de la infancia, teniendo que realizar para ello una serie de desidentificaciones y de duelos, tanto por los padres de la infancia (la imagen idealizada de ellos etc.), como por el cuerpo y mentalidad infantil.

El proceso de desidentificación es, dicho de manera burda, como desinstalar programas y aplicaciones del móvil u ordenador. Es retirar mi energía de mapas que definían parte de mi identidad y de otros sobre cómo era el mundo. Así que me encuentro como sin un software claro (de ahí muchas veces la frase de “encontrarse perdido”) y con mucha energía psíquica sin el programa adecuado donde encauzarse, aumentada además por las hormonas. De ahí que en este periodo sean tan habituales las acciones “impulsivas”, y que el psiquismo púber deba recurrir a una intensa actividad simbólica para frenarlas y ligar la energía suelta.

Estas acciones son también, sin embargo, parte del discurso adolescente (incluidos piercing etc.), que trata de enfrentar los límites. Como hemos citado, en las dos tareas a realizar en la adolescencia, se hace necesaria una ruptura generacional, y los chicos y chicas han de apropiarse de un cuerpo adulto y acceder a la sexualidad, siempre conflictiva y fuente de angustia.

Por otra parte el medio le impone demandas que le permiten descubrir su potencialidad física e intelectual, también fuente de gratificaciones, que le van a ir permitiendo alejarse de los modelos infantiles.

Es decir, para lo infantil todo es inmediato, pero en el pase a la vida adulta la persona se abre a logros y proyectos por alcanzar, aceptando cierto riesgo e incertidumbre; teniendo en cuenta, también como novedad, la realidad y los valores sociales y culturales. Se ha renunciar a cosas fundamentales, pero es esto lo que abre el camino al deseo y el encuentro con el otro.

En lo profundo de todo esto, está el asunto de que los conflictos de la primera infancia que habían quedado pendientes, vuelven… complicados encima porque ahora hay capacidad para hacer cosas que antes sólo existían en la fantasía inconsciente… y esto asusta muchísimo. Es complejo de exponer, y este blog no es el lugar, pero sí quiero, ya veis, dejaros unas pinceladas. Así, el adolescente va a luchar entre los deseos de volver a la infancia, deseos de dependencia absoluta; y la necesidad de alejarse de los padres, suprimiendo toda demostración de ternura y contacto físico. Los afectos se sustituyen entonces, a veces, por una especie de atiborramiento sensorial (música, consumos, imágenes…), no tanto para llenar un vacío sino para combatir fantasmas antiguos inconscientes que reaparecen.

Hay muchísimas otras cuestiones que enredan aun más las cosas:

La adolescencia de los hijos reactivan en los padres conflictos de su historia que no tienen resueltos. Al tiempo, que tienen que poder renunciar a ese hijo idealizado, proyección de sus expectativas. Hay que tener siempre presente que no se puede entender el adolescente fuera del sistema familiar.

El grupo de iguales, por su parte, resulta vital para poder hacer el pasaje de desprenderse de los padres de la infancia, para vincularse con el medio social y cultural. Se instalan los proyectos e ideales como hemos comentado antes. Con el grupo, comparten lenguaje, música, ropa, idealizaciones (deportistas, cantantes…), modelos de identificación que les sostienen imaginariamente. Y aquí entraríamos en la problemática de los modelos identificatorios que se le proponen a los adolescentes actuales… que dejan mucho que desear, la verdad.

Por último, el escenario de todos estos mejunjes es el cuerpo, que además va a pasar a ocupar un lugar central. Será objeto de la mirada del otro y de la estima de sí mismo en el mejor de los casos, convirtiéndose en pantalla de proyección y declaración de deseos, temores, logros, esperanzas y nuevas capacidades. Pero si fracasa la construcción de la imagen corporal, el cuerpo será amenaza persecutoria (aterrorizando al adolescente, sintiéndolo fuera de control).

Vemos, en conclusión, lo complejísimo de esta etapa, aunque muchas veces el trascurrir por ella sea en apariencia fácil. Por esta razón, tantos programas de intervención que no tienen en cuenta esto, fracasan: Y es que no funciona eso de tapar la complejidad de los hechos humanos con fórmulas tomadas de la física o con protocolos estandarizados propios de fórmulas químicas, sólo para sentirnos seguros como profesionales. Cada adolescente se encuentra en su particular situación de incertidumbre entre la nostalgia de lo familiar y la esperanza de lo que vendrá.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Y comienza el verano para nuestros niños…
Mercedes Garcia-Laso 23-06-2015 | 10:29 | 0

¿Qué tal han ido las notas, papas? Bien… mal… normal… fatal…. ¿Pero por qué tanta preocupación con esto? No voy a hacer hoy una crítica al sistema educativo… simplemente quiero en este #minimapa dejar unas pistillas para el verano de especialmente esos papis y mamis que han recogido hoy en forma de “notas” su sudor y lágrimas de todo un curso de deberes. Comencemos:

En mi opinión el sistema educativo en España hace aguas por todos lados por lo que considero sano que padres e hijos os toméis un descanso en verano.

En ese descanso debe seguir habiendo límites, claro está, pero pragmáticos y con sentido (ejemplo: colaborar más en las tareas domésticas) y dejando espacios para hacer el “salvaje” y aburrirse.

También sugiero buscar maneras de reconectar a los críos con esa curiosidad innata, ese afán de saber, que pronto aniquila la escuela. ¿Y es que os habéis fijado cómo se va apagando su disfrute al aprender y su creatividad según avanzan en cursos?

Tenemos para ello que reflexionar sobre la influencia de los valores sociales y lo trasmitido por nuestros propios padres (incluso mi rebeldía en contra)… y conocer otros modelos “educativos” como, por ejemplo, los de los pueblos mal llamados primitivos.

Además recordad, ante la tentación de apuntarles a “actividades” también en verano, que hoy los conocimientos sirven de poco: nunca hemos vivido en un mundo tan líquido. Ahora, por ejemplo, tener el título de Ingeniero no garantiza nada. Toma protagonismo, entonces, la flexibilidad y capacidad de adaptación; el conocimiento de uno mismo para manejarse en el sentir, el hacer, el pensar y las relaciones; apertura mental a la visión del otro y a valorar consecuencias de lo más variopinto; a estar en lo que se está y aceptar lo que hay.

¿Cómo se desarrolla desde nuestro modelo todo esto? ¿Y acaso éste y la definición de “éxito” que impone no está llevando al planeta hacia la infelicidad y la destrucción?

De lo que yo conozco, la Fundación Claudio Naranjo, por ejemplo, apuesta por un cambio… por buscar nuestra particularidad para dar y recibir en la comunidad, tendiendo a un vivir mejor mío y del otro, a la vez que un cierto desapego a esta “mi particularidad” (un camino para toda la vida, por otra parte:))

Amarles como son y respetarles, apoyarles dándoles seguridad a la vez que se promueve su autonomía, ponerles límites, ayudarles en su aprendizaje de manejarse en la vida para ser responsablemente feliz (“feliz” en el sentido de ir a favor de la vida)… son nortes que guían la travesía del ser padre. Toda una aventura de aprendizaje por ambas partes!

Así que llevadles, por ejemplo, al campo… sin i-pad ni demás pantallas… que se aburran como lo hacíamos antiguamente los niños (recuerdo como yo, por ejemplo, comenzaba a inventar historias)… que la naturaleza, o un libro que encuentren en el trastero del pueblo, o un cuento que les contéis bajo las estrellas, despierte su aletargada curiosidad… que tengan que espabilar en entornos desconocidos… que asuman responsabilidades con sentido… y que ante todo jueguen, que ante todo sean niños.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Mini-mapa para mamás
Mercedes Garcia-Laso 28-04-2015 | 6:42 | 0

Hay tantas maneras de ser madre como madres (vídeo interesante a este respecto)… Y únicamente hay unas pocas premisas fundamentales, que suelo resumir a las mamás que me preguntan de la siguiente manera, y que hoy se me ha ocurrido dejaros como mini-mapa:

Patricia Metola.

1ª. Ten claro que, hagas lo que hagas, te esfuerces lo que te esfuerces, lo vas a hacer mal ;) así que ¡relájate! La cuestión es “no hacerlo demasiado mal”… pues las heridas de la infancia son inevitables, además de ser lo que nos hace propiamente humanos (la raíz de nuestra capacidad de adaptación y avance –aunque también de destrucción, por desgracia–).

2ª. Lo esencial es ofrecer a tu hijo cuatro cosas: un entorno fiable; la seguridad de que se le quiere tal y como es; límites claros (a partir de cierto momento, naturalmente); y aliento para recorrer el pedregoso sendero de su deseo propio, es decir, “amor oblativo” para renunciar a la presencia del hijo y a las expectativas creadas sobre él, para que cree vida a su particular modo (como indicaba en otro post para papás).

3ª. Para esto (es decir, el punto 2º), y sobre todo en la época que nos ha tocado vivir de tanta incertidumbre y diversidad, es importantísimo juntarse con otras madres en un entorno donde se pueda hablar desde el corazón con seguridad… tanto como bálsamo para sentimientos de soledad, en un espacio de no-juicio; como para ver otras perspectivas y nuestros puntos ciegos.

4ª. Lo de los puntos ciegos es importante… porque por muchos blogs y libros sobre maternidad que leamos, de repente un día surge: ¡pero si estoy haciendo lo mismo que mi madre! Y es que la crianza es un proceso fundamentalmente inconsciente.

5ª. Si no estás bien, especialmente en los primeros meses de vida de tu nene, pide ayuda. Recuerda, pedir ayuda es de valientes!

6ª. La maternidad es tal vez la mayor de las aventuras, superada tan sólo por la aventura de vivir. Y como tal aventura, es un proceso de aprendizaje continuo (especialmente de una misma), lleno de incertidumbres, esfuerzos, renuncias, y sentimientos contrapuestos. Pero ¿no sería peor renunciar al deseo de ser madre si lo hay (y si hay posibilidades de llevarlo a cabo en suficientes condiciones)? Todo deseo auténtico es un camino (no un destino), un camino que crea vida (tanto dentro de una, como fuera).

7ª. La función materna es generosidad (criar para permitir la diferencia) y para que sea posible la mamá ha de tener otros deseos.

En fin, es muy triste que esta sociedad sólo os felicite el primer domingo de mayo… hay muchos vídeos rulando por ahí para daros las gracias… pero luego en el día a día ¡qué poco se valora vuestra labor! Seguimos adorando la imagen de “éxito” sin percatarnos de que lo esencial son las humildes acciones de amor y responsabilidad que hacen que la vida fluya.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

 

Ver Post >
¿Eres papá o futuro papá? este mini-mapa es para ti
Mercedes Garcia-Laso 19-03-2015 | 7:23 | 0

Nace un bebe… todo el mundo pendiente del niño y de la mamá ¿Y el padre? De repente éste de sopetón ha pasado de ser “hijo” a ser “padre”. La mayoría de los hombres pocas veces hablan de ello, como suele ocurrir con las cuestiones emocionales, pero es todo un shock. Muchos se harán los locos pero el susto del momento está (en la madre también, por supuesto, pero el embarazo, con todo lo que conlleva, hace que el transito sea más gradual).

En esos primeros momentos la función paterna está clara y se podría resumir en:

Primero, hacer de barrera protectora entre la mujer y sus inquietudes internas; entre la mujer y el mundo circundante (manteniendo a raya a las visitas y las intrusiones de familias de origen, por ejemplo); y entre la mujer y él mismo (ya que se obligará a quedar vigilante y protector pero deliberadamente excluido, sin competir con el bebé por la atención materna y tolerando la frustración).

Y segundo, y después de un tiempo, cumplir otra función separadora requiriendo a su pareja como amante y evitando la perpetuación de la supuesta fusión madre-bebe (que tantas complicaciones puede traer).

Posteriormente en esta sociedad líquida en la que vivimos (en terminología de Bauman) cada “pareja de padres” (añado el apellido “de padres” para incluir por ejemplo separaciones) ha de encontrar su manera de ofrecer al hijo: la seguridad de que se le quiere tal y como es; limites claros; y aliento para recorrer el pedregoso sendero del deseo propio, es decir, “amor oblativo” para renunciar a su presencia con tal de que el hijo tenga un buen futuro, cree vida a su particular modo.

“Encontrar su manera” requiere observar, reflexionar con otros, construir y vuelta a empezar. Con lo cual, y por dejar sólo una pequeñita sugerencia al papá que me está leyendo, comienza por conversar de estos temas con otro papá que te inspire confianza, ya sea tomando unas cervezas de tranquis o haciendo una ruta por la montaña.

¡Y, hoy 19 de marzo, muchas felicidades y un GRACIAS a los papas! Vuestra labor es esencial ¡disfrutadla, creced con ella y desarrolladla con responsabilidad y amor!

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Padres suecos fotografiados: http://ow.ly/M6afb

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica, experta en pequeñas y grandes dificultades: en terapia su escucha hace ver. Nº1 en el PIR; discapacidad ≥65%; libro #Minimapas para Tormentas. Garcialaso.com.