La Rioja
img
Etiquetas de los Posts ‘

Inspiraciones

Reflexiones desde la librería-bar en Dallas de un riojano (The Wild Detectives)
Mercedes Garcia-Laso 17-04-2018 | 2:20 | 0

Este finde mi hermano ha llevado dos ejemplares de Minimapas para Tormentas a Dallas. Sí, a Dallas ¡jamás hubiera imaginado que el librito iba a viajar tan lejos, jeje! Y los ha dejado en un lugar muy peculiar. Tan peculiar que me ha apetecido escribir una micro reseña sobre él y sobre la filosofía en la que se sostiene.

Se trata de The Wild Detectives, una librería-bar que apuesta por las conversaciones y la cultura. Os dejo abajo unas fotos (tomadas de sus redes sociales) para que veáis qué chulada de sitio, y en internet podéis leer completos artículos al respecto (ejemplo “Pídete un Rioja ‘on the wild side‘).

Yo, hoy aquí, sólo quiero destacar tres ideas que he extraído de la charla TEDx donde el riojano Javier García del Moral habla del proyecto, porque creo importante reflexionar sobre ellas.

La primera es el valor de las conversaciones. Hablando compartimos ideas, aparecen otras nuevas y nos sentimos conectados con los demás. Si yo comparto una experiencia contigo (digo, ‘experiencia’, no palabrería de la que repetimos cual autómata), ésta cambia en mí, a la vez que a ti también te aporta algo que puede que abra cierta puerta en tu historia.

Siempre nos hemos juntado en los bares (bueno, o en las cafeterías;)) para ello pero en estos tiempos que corren de smartphones, prisas y búsqueda de intensidad y experiencias, es complicado encontrar lugares que fomenten la conversación.

El segundo punto que comparto con Javier, es que desde el siglo XIX los bares y cafeterías han sido los lugares para hablar con desconocidos y abrirte a otras realidades. Esto por desgracia también se está perdiendo y sólo nos acercamos a extraños para ligar. Bueno, extraños o incluso conocidos, pues parece que es pecado, o que buscas algo, si te pones a hablar con alguien que no es tu amigo.  Eso sí, si son las dos de la mañana y estás en un bar de copas, entonces ya está permitido (aunque con la música tan alta conversar, conversar, yo no lo llamaría –a mí me encanta la música, lo único es que hay música para charlar, música para bailar etc.).

Y la tercera idea del Wild Detectives que me parece interesantísima, es que los libros son tanto un rompehielos social genial, como un elemento casi mágico para convertir una charleta intrascendente en una conversación de éstas profundas que tocan el alma:

Un libro o un personaje te fascina, tu colega lo conoce y te comparte lo que a él le mueve. Escuchas y te escucha. Y de repente os encontráis en un fluir, en una profundidad que luego te vas a casa con la sensación de ‘buahh, qué pasada’ (a veces removido, eso sí, pero siempre sintiéndote como muy vivo)

Bueno, pues todo esto y mucho más es lo que pretende The Wild Detectives: el placer de filosofar con los colegas mientras te tomas relajadamente un cacharro en un sitio guay y con la música perfecta.

Ahora que lo pienso… en La Rioja el Día del Libro se reparten botellitas de vino… para algunos es apología del alcohol, mi opinión, ya sabéis los que seguís este blog, va por la responsabilidad etc, etc, etc. Pero lo que no se puede negar es la relación entre Dionisio y la cultura, y lo esencial de los pequeños placeres de la vida (“Serious Pleasures”, como dice el twitter de @WildDetectives).

(Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño, autora del libro Minimapas para TormentasFBTw Ln)
The Wild Detectives

The Wild Detectives
The Wild Detectives

Libro Minimapas para Tormentas de Mercedes García Laso en The Wild Detectives, Dallas.

(Y no me resisto a poner la foto de nuestro Minimapas para Tormentas ¡en Dallas! ¿Quién nos lo iba a decir, eh, Isa?)

Ver Post >
La otra versión de la fábula “La cigarra y la hormiga”
Mercedes Garcia-Laso 11-04-2018 | 8:38 | 0

Hace tiempo una amiga me contó que antiguamente había varias versiones de la famosa fábula “La cigarra y la hormiga” y que la que conservamos es la que, obviamente, más le convino a nuestra cultura judeo-cristiana.

Como recordaréis la historia ensalza los valores del trabajo y sacrificio, de la previsión y planificación, y del control y acción eficaz. Todo muy occidental como veis, y opuesto al Minfulness y Wu-wei oriental tan de moda ahora.

Ya Aristóteles decía que en el punto medio está la virtud. Y yo puntualizo un poco más y sugiero que es en la flexibilidad donde reside lo virtuoso. Es decir, quien es hormiga quizá le convenga desarrollar un poco a su cigarra para no ser  siempre hormiga o ser una hormiga más acigarrada, y viceversa.

La flexibilidad amplía las posibilidades adaptativas, la libertad de la persona y el abanico de vivencias que la vida nos puede traer: en pocas palabras, hace la vida más plena.

Por otra parte, como dice Melloni, Oriente y Occidente están llamados a conjuntar sus modos de proceder: empuje y serenidad, conocimiento y sabiduría, determinación y fluidez, cálculo y espontaneidad; para ir transformando el mundo y a nosotros con él.

Aunque también “cigarra y la hormiga” aglutinan muchos más simbolismos como Apolo vs. Dionisio, o el Perro de Arriba vs. Perro de Abajo de la Gestalt.

Pero vayamos ya con la “otra” versión de “La cigarra y la hormiga”:

Erase una vez una cigarra y una hormiga que vivían en un pequeño bosque bajo un agradable sol. La hormiga dedicaba toda su jornada a buscar y almacenar alimento para el invierno. Se acostaba agotada y, sin embargo, a veces le costaba dormir por preocupaciones o por sentirse culpable por algo que no había salido bien.

La cigarra por su parte, según fuera el día, hacía música sola o con amigos, paseaba al sol o disfrutaba de la lluvia bajo una hoja. Y por la noche contemplaba las estrellas y respiraba.

Y resultó que antes del invierno, llegó el otoño y llovió tanto, tanto, tanto, que cigarra y hormiga estiraron la pata.

(Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño, autora del libro Minimapas para TormentasFBTw Ln)

La hormiga estaría dominada el perro de arriba y la cigarra se dejaría llevar por el de abajo. Mercedes García Laso, psicólogo clínico Logroño.

(Flickr Apastor85)

Ver Post >
¿Y si necesitabas haberte equivocado? (breve clave sobre el sentido de culpa y errores en Alma Salvaje)
Mercedes Garcia-Laso 18-05-2017 | 8:59 | 2

Hace año y medio, o así, vi una película que me impactó y que me viene mucho a la cabeza cuando trabajo. Hoy quiero hablaros de ella, no como análisis (ya que no la veo desde entonces), sino  porque expresa muy bien un mensaje que considero fundamental. Se trata de Alma Salvaje  de Jean-Marc Vallée, protagonizada por Reese Witherspoon (que interpreta a Cheryl) y basada en una historia real (Nota: evidentemente este post es spoirler pero, en mi opinión, en esta peli esto no tiene  mucha importancia).

En la escena final Cheryl dice: “Si pudiera volver atrás en el tiempo, no haría nada de forma distinta… ¿Y si todas las cosas que hice fueron las que me trajeron aquí?”. Y con ‘todas las cosas que hice’ incluye la escalada autodestructiva que comienza tras la muerte de su madre (engañar a su pareja, dejarse usar sexualmente, heroína…). Y es que la vida es definitivamente un misterio, al igual que los extrañísimos recorridos que a veces necesita recorrer el alma.

A mí esta idea me llega mucho. No como un destino o una excusa para no asumir mi responsabilidad. Sino como un no saber lo que es bueno para el alma (ni para la mía ni para la del otro). Es decir, este mensaje me coloca en la humildad de que la vida sabe mucho más que yo.

Una persona herida hace lo que puede para salir adelante. A veces este ‘hacer’ le lleva a la muerte, como le podía haber ocurrido perfectamente a Cheryl. Otras veces, sin embargo, si conseguimos ir elaborando lo que nos sucede, acabamos el camino habiendo subido de octava. Y esto es lo que le pasa a Cheryl recorriendo a pie los mil kilómetros de la Pacific Crest Trail, que inicia, sin saber por qué, cuando casi ha tocado fondo en su espiral hacia la muerte (pues logra elaborar caminando el duelo patológico y la culpa que la aplastaban) .

Esta durísima ruta que ella hace, casi desde Méjico a Canadá, es una magnífica metáfora de un proceso de psicoterapia (a lo bruto, claro, pues la labor del terapeuta es cuidar y facilitar). A la vez que muestra que la terapia no es, para nada, la única vía para elaborar heridas. Pero hoy no quiero entrar en esto. Y tampoco en otras geniales metáforas que plagan esta película. Quiero sólo incidir en la idea del 2º párrafo:

Si transitamos la culpa y todo lo que ella oculta, encontramos el sentido profundo y nuestra mente se abre a las preguntas sin respuesta. Quizá es que mi alma necesitaba pasar por esos infiernos para llegar a conocerse, evolucionar e integrarse y para que en la vida me apareciesen otras posibilidades. O quizá no.

En todo caso, os recomiendo muy mucho esta película ;)

(Mercedes GarcíaLaso, tu psicólogo en Logroño y autora del libro Minimapas para Tormentas, 2ª edición)

culpa-errores-alma-salvaje

Ver Post >
Un pequeño secreto sobre las casualidades y el alma
Mercedes Garcia-Laso 10-04-2017 | 8:42 | 0

Hace 10 días Isa y yo viajamos a Pamplona a presentar el libro Minimapas. Fueron 24 horas geniales y sorprendentes. Y este último adjetivo (es decir, “sorprendente”) me empuja hoy a escribir sobre casualidades, coincidencias y sincronicidades.

¿Te ha pasado alguna vez estar en el sitio más perdido del mundo y encontrarte con alguien de tu pueblo? ¿O soñar con una persona de la que hace mogollón que no te acordabas y que justo te llame ese día? Estas extrañas coincidencias o casualidades es lo que Jung llamaba sincronicidades.

Los escépticos explican estos curiosos sucesos con la probabilidad. Y aluden por ejemplo a la paradoja del cumpleaños: si juntamos 60 personas, la probabilidad de que al menos dos de ellas cumplan años el mismo día ¡es del 99%! ¿alucinante, no? Es decir, lo que parece magia, es simplemente aséptica probabilidad.

Y yo también me puedo poner científica señalando que cuando uno sale de su zona de confort es cuando empiezan a aparecer estas conexiones, que son además el origen de toda innovación tecnológica, científica, artística y humana. Ya sea con un viaje o simplemente dejando a un lado un rato las orejeras que siempre llevamos y que nos mantienen encerrados, si prestamos atención realmente a lo que sucede, es cuando el hemisferio derecho comienza a descubrir la sorpresa.

Sin embargo, en lo que quiero incidir en este post es que, dejando aparte que estos fenómenos de los que hablamos tengan explicación o no desde  la ciencia, lo importante es que el hombre es un animal de significados y son éstos los que nos encarcelan o nos abren nuevas puertas. Y yo desde hace unos años he otorgado un nuevo significado a las casualidades y os aseguro que la magia me ha vuelto del revés;)

El significado que le doy es simple: les doy importancia. Y luego según épocas y momentos creo a partir de ellos o sólo los observo. Lo que más me llega es lo que me dijo una vez una mujer sabia: “para mí las sincronicidades sólo significan que voy por buen camino”.

A mí la palabra “magia” me gusta –ya veis que la utilizo a menudo cuando escribo. Y para mí una parte esencial de la magia es pasar un poco de lo racional y dejar a la intuición crear nuevos caminos, aprendiendo a confiar en sus efímeros destellos (que desaparecen si no se cogen al vuelo). Todo es magia bajo la mirada de un niño, incluso hacer pan, y es la magia lo que nos mueve a la vida (a estudiar astronomía, a mudarnos de ciudad por nuestro enamorado, a tocar la guitarra).

En fin, os invito en estos días de descanso a recuperar el asombro, chispeante o sosegado, ante la magia, la belleza, el juego y la vida.

P.D.: Dos minimapas más para estos días: Pistas para aprender a descansar en Semana Santa | ¿Te vas de viaje estos días?: 8 puntos para crecer con tus escapadas.

(Mercedes GarcíaLaso, tu psicólogo en Logroño y autora del libro Minimapas para Tormentas).

 

 

Ver Post >
Aprendiendo del monte en otoño
Mercedes Garcia-Laso 18-10-2016 | 8:25 | 0

El domingo fui a Ezcaray y la magia de los hayedos en otoño me inundó. Hoy intentaré poner palabras a esas sutiles sensaciones que se me movieron en el alma para conformar con ellas un breve mini-mapa sobre todo lo que podemos aprender de un simple paseo por el monte si logramos caminar atentos a lo que va surgiendo.

Monte en otoño, psicología

Esos árboles tan tan altos y tan tan silenciosos me tocaron. No parecen realizar ningún esfuerzo. Tampoco tener ninguna pretensión u objetivo. Y menos aun afectarles la imagen que puedan dar. Simplemente se dejan llevar por su impulso intrínseco y por las condiciones del entorno. Y sin alboroto ninguno, sin ningún ruido, trascurren su ciclo vital desde la semilla que fueron.

Cómo me gusta ese silencio. Cierro los ojos y presto atención. Escucho algún pájaro, alguna travesura del viento, un riachuelo lejano, mi corazón y cómo respiro. Pero el silencio está ahí, de sostén, con una cualidad tierna que despeja la mente y acuna el alma.

El olor a humedad también me acompaña. Lo sigo y es él el que me lleva ahora de viaje. Pronto se nos une la piel… y por suerte no hace frío y puedo sentir las caricias del aire, de mis pasos y de lo que a momentos toco o presiono.

Abro los ojos y observo. Otros ratos entorno los ojos para que imaginación e intuición jueguen con duendes, hadas y demás habitantes de este misterioso lugar. No me suelen hablar pero me gusta verlos y sé que me hacen regalos que luego se abren en sueños o en momentos de inspiración (como en la ducha, jeje).

Y ufff… y las hojas… los colores del monte en estos meses me enamoran. Sobre todo los rojos: árboles de fuego entre amarillos, verdes, naranjas y ocres. Por qué estas cosas nos hacen suspirar? No lo sé. Quizá porque la belleza nos conecta con lo divino… Y pensar que esta maravilla la produce la muerte de las hojas! Ellas llegan al final de su ciclo y simplemente van cayendo… nada se fuerza, sólo soltar, dejar ir, para que la vida continúe con nuevos brotes tras el invierno de ramas desnudas y  aparentemente inertes. Me quedo absorta viéndolas caer…

Y es que el monte, el otoño, nos puede enseñar tantas tantas cosas si tan sólo nos dejamos…

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas también en FB, Tw y Ln.

“Se necesita una gran dosis de insensibilidad para no sucumbir al otoño.” (Emil Cioran)

Monte en otoño, psicología

 

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica, experta en pequeñas y grandes dificultades: en terapia su escucha hace ver. Nº1 en el PIR; discapacidad ≥65%; libro #Minimapas para Tormentas. Garcialaso.com.