La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Niños

Duelo en niños por un ser querido: 5 orientaciones sobre cómo actuar
Mercedes Garcia-Laso 02-11-2016 | 9:48 | 0

Ayer fue el Día de Todos los Santos y de nuevo me llamó la atención lo poco integrada que está la muerte en nuestra cultura actual. Entendible, por otra parte, dado el mandato social en el que vivimos de “hay que estar feliz, hay que estar alegre”, que he comentado en otras ocasiones en este blog, y que nos empuja a evitar, ocultar o a mirar hacia otro lado ante todo lo que nos provoque malestar. Y esto, claro, nos hace un lío a la hora de cómo explicar a un niño la muerte de un ser querido y cómo ayudarle en el duelo, por lo que me he propuesto en este minimapa dejaros cinco breves indicaciones.

1. Decir la verdad, o sea, que esa persona se ha muerto y no vamos a verla más. La explicación ha de estar,  por supuesto, adaptada a la edad del niño y al momento pero cuanto más breve y sencilla mejor (un niño pequeño sólo puede absorber cantidades limitadas de información) y sin metáforas.

Las metáforas pueden confundir porque el niño ha de entender que no va a volver a ver a ese familiar (la idea de “el abuelo está en el cielo”, si no se explica bien, puede hacer que el niño crea que el abuelo es astronauta o que va a volver).

Únicamente en una familia creyente, la explicación de que el fallecido “está en el cielo con Dios” es útil porque da una referencia comprensible para el niño y contiene una visión que coincide con su fe religiosa.

Claro que va a estar en nuestro recuerdo, que le vamos a recordar muchas veces, que hemos estado muy a gusto con él… pero ha muerto y no va a volver.

2. Los adultos no deben disimular su tristeza y han de incluir a los niños en el duelo.

El niño hace el duelo por identificación: ve el llanto, ve a sus padres tristones, que salen menos de casa… y al verlo afuera, va comprendiendo y va comprendiéndose.

Además cuando no se habla de un asunto en una familia, el niño entiende que “si mamá y papá no hablan de eso, es porque es algo malo, y es mejor no hablar de ello’; o ‘no puedo hablar de esto porque mamá y papá se pondrán más tristes’.

También se recomienda que participen en los oficios religiosos, o ritos de despedida, de un modo razonable según su edad y explicándoles por qué se hace cada cosa.

3. Permitir y ayudar al niño con sus propias emociones.

Es importante ser receptivo a las preguntas del niño porque forma parte del proceso del duelo. Y hay que observar su comportamiento porque ahí es donde se ve que el niño lo está pasando mal.

Es un error querer distraer a los niños, en lugar de ayudarles a gestionar y vivir la tristeza. Hay que enseñarle que lo que está sintiendo es tristeza, y que eso es normal., y que está bien manifestarlo (ya sea a través del llanto, del dibujo o de las palabras). Un niño también necesita llorar una pérdida y necesita apoyo, comprensión y cariño.

4. Con adolescentes, si no preguntan hay que ofrecerse a que hablen sin temor a que nos vayamos a enfadar o ponernos tristes (es importante abrir espacio para que se vayan poniendo palabras a las reacciones de ira, frustración, incomprensión,  culpa, pena o aislamiento).

5. Con niños pequeños además:

– No es conveniente comparar la muerte con el sueño, el descanso eterno o el descansar en paz, ya que puede empezar a tener miedo a irse a dormir.

– De igual manera, expresiones como “tu hermanito está con Dios” o “es la voluntad de Dios” pueden asustarle y hacer que crean que Dios también vendrá a llevárselo a él.

– Decirles “se murió por una enfermedad” puede generarles una preocupación innecesaria porque no distinguen entre las enfermedades pasajeras y las mortales (aclarar, por tanto, que solo una enfermedad grave puede causar la muerte).

– Conviene explicarles la muerte en términos de ausencia de las funciones vitales que ellos conocen.

– Cuando preguntan ”¿cuándo te morirás tú?”, es que están preocupados. Y lo mejor es contestar con: ¿”Te preocupa que yo no esté aquí para cuidarte?”. Si es así, añadir: “No espero morirme en mucho tiempo. Espero estar aquí para cuidarte todo el tiempo que necesites. Pero si papá y mamá se mueren, habría muchas personas que te cuidarían: la tía, el tío, la abuela…”.

P.D.: También os sugiero echar una ojeada al minimapa “Viviendo y acompañando duelos”.

(Mercedes GarciaLaso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas)

Cómo explicar a un niño la muerte de un ser querido y cómo ayudarle en el duelo. Mercedes GarciaLaso, psicólogo en Logroño.

Ver Post >
Y comienza el verano para nuestros niños…
Mercedes Garcia-Laso 23-06-2015 | 10:29 | 0

¿Qué tal han ido las notas, papas? Bien… mal… normal… fatal…. ¿Pero por qué tanta preocupación con esto? No voy a hacer hoy una crítica al sistema educativo… simplemente quiero en este #minimapa dejar unas pistillas para el verano de especialmente esos papis y mamis que han recogido hoy en forma de “notas” su sudor y lágrimas de todo un curso de deberes. Comencemos:

En mi opinión el sistema educativo en España hace aguas por todos lados por lo que considero sano que padres e hijos os toméis un descanso en verano.

En ese descanso debe seguir habiendo límites, claro está, pero pragmáticos y con sentido (ejemplo: colaborar más en las tareas domésticas) y dejando espacios para hacer el “salvaje” y aburrirse.

También sugiero buscar maneras de reconectar a los críos con esa curiosidad innata, ese afán de saber, que pronto aniquila la escuela. ¿Y es que os habéis fijado cómo se va apagando su disfrute al aprender y su creatividad según avanzan en cursos?

Tenemos para ello que reflexionar sobre la influencia de los valores sociales y lo trasmitido por nuestros propios padres (incluso mi rebeldía en contra)… y conocer otros modelos “educativos” como, por ejemplo, los de los pueblos mal llamados primitivos.

Además recordad, ante la tentación de apuntarles a “actividades” también en verano, que hoy los conocimientos sirven de poco: nunca hemos vivido en un mundo tan líquido. Ahora, por ejemplo, tener el título de Ingeniero no garantiza nada. Toma protagonismo, entonces, la flexibilidad y capacidad de adaptación; el conocimiento de uno mismo para manejarse en el sentir, el hacer, el pensar y las relaciones; apertura mental a la visión del otro y a valorar consecuencias de lo más variopinto; a estar en lo que se está y aceptar lo que hay.

¿Cómo se desarrolla desde nuestro modelo todo esto? ¿Y acaso éste y la definición de “éxito” que impone no está llevando al planeta hacia la infelicidad y la destrucción?

De lo que yo conozco, la Fundación Claudio Naranjo, por ejemplo, apuesta por un cambio… por buscar nuestra particularidad para dar y recibir en la comunidad, tendiendo a un vivir mejor mío y del otro, a la vez que un cierto desapego a esta “mi particularidad” (un camino para toda la vida, por otra parte:))

Amarles como son y respetarles, apoyarles dándoles seguridad a la vez que se promueve su autonomía, ponerles límites, ayudarles en su aprendizaje de manejarse en la vida para ser responsablemente feliz (“feliz” en el sentido de ir a favor de la vida)… son nortes que guían la travesía del ser padre. Toda una aventura de aprendizaje por ambas partes!

Así que llevadles, por ejemplo, al campo… sin i-pad ni demás pantallas… que se aburran como lo hacíamos antiguamente los niños (recuerdo como yo, por ejemplo, comenzaba a inventar historias)… que la naturaleza, o un libro que encuentren en el trastero del pueblo, o un cuento que les contéis bajo las estrellas, despierte su aletargada curiosidad… que tengan que espabilar en entornos desconocidos… que asuman responsabilidades con sentido… y que ante todo jueguen, que ante todo sean niños.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Mini-mapa para mamás
Mercedes Garcia-Laso 28-04-2015 | 6:42 | 0

Hay tantas maneras de ser madre como madres (vídeo interesante a este respecto)… Y únicamente hay unas pocas premisas fundamentales, que suelo resumir a las mamás que me preguntan de la siguiente manera, y que hoy se me ha ocurrido dejaros como mini-mapa:

Patricia Metola.

1ª. Ten claro que, hagas lo que hagas, te esfuerces lo que te esfuerces, lo vas a hacer mal ;) así que ¡relájate! La cuestión es “no hacerlo demasiado mal”… pues las heridas de la infancia son inevitables, además de ser lo que nos hace propiamente humanos (la raíz de nuestra capacidad de adaptación y avance –aunque también de destrucción, por desgracia–).

2ª. Lo esencial es ofrecer a tu hijo cuatro cosas: un entorno fiable; la seguridad de que se le quiere tal y como es; límites claros (a partir de cierto momento, naturalmente); y aliento para recorrer el pedregoso sendero de su deseo propio, es decir, “amor oblativo” para renunciar a la presencia del hijo y a las expectativas creadas sobre él, para que cree vida a su particular modo (como indicaba en otro post para papás).

3ª. Para esto (es decir, el punto 2º), y sobre todo en la época que nos ha tocado vivir de tanta incertidumbre y diversidad, es importantísimo juntarse con otras madres en un entorno donde se pueda hablar desde el corazón con seguridad… tanto como bálsamo para sentimientos de soledad, en un espacio de no-juicio; como para ver otras perspectivas y nuestros puntos ciegos.

4ª. Lo de los puntos ciegos es importante… porque por muchos blogs y libros sobre maternidad que leamos, de repente un día surge: ¡pero si estoy haciendo lo mismo que mi madre! Y es que la crianza es un proceso fundamentalmente inconsciente.

5ª. Si no estás bien, especialmente en los primeros meses de vida de tu nene, pide ayuda. Recuerda, pedir ayuda es de valientes!

6ª. La maternidad es tal vez la mayor de las aventuras, superada tan sólo por la aventura de vivir. Y como tal aventura, es un proceso de aprendizaje continuo (especialmente de una misma), lleno de incertidumbres, esfuerzos, renuncias, y sentimientos contrapuestos. Pero ¿no sería peor renunciar al deseo de ser madre si lo hay (y si hay posibilidades de llevarlo a cabo en suficientes condiciones)? Todo deseo auténtico es un camino (no un destino), un camino que crea vida (tanto dentro de una, como fuera).

7ª. La función materna es generosidad (criar para permitir la diferencia) y para que sea posible la mamá ha de tener otros deseos.

En fin, es muy triste que esta sociedad sólo os felicite el primer domingo de mayo… hay muchos vídeos rulando por ahí para daros las gracias… pero luego en el día a día ¡qué poco se valora vuestra labor! Seguimos adorando la imagen de “éxito” sin percatarnos de que lo esencial son las humildes acciones de amor y responsabilidad que hacen que la vida fluya.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

 

Ver Post >
¿Eres papá o futuro papá? este mini-mapa es para ti
Mercedes Garcia-Laso 19-03-2015 | 7:23 | 0

Nace un bebe… todo el mundo pendiente del niño y de la mamá ¿Y el padre? De repente éste de sopetón ha pasado de ser “hijo” a ser “padre”. La mayoría de los hombres pocas veces hablan de ello, como suele ocurrir con las cuestiones emocionales, pero es todo un shock. Muchos se harán los locos pero el susto del momento está (en la madre también, por supuesto, pero el embarazo, con todo lo que conlleva, hace que el transito sea más gradual).

En esos primeros momentos la función paterna está clara y se podría resumir en:

Primero, hacer de barrera protectora entre la mujer y sus inquietudes internas; entre la mujer y el mundo circundante (manteniendo a raya a las visitas y las intrusiones de familias de origen, por ejemplo); y entre la mujer y él mismo (ya que se obligará a quedar vigilante y protector pero deliberadamente excluido, sin competir con el bebé por la atención materna y tolerando la frustración).

Y segundo, y después de un tiempo, cumplir otra función separadora requiriendo a su pareja como amante y evitando la perpetuación de la supuesta fusión madre-bebe (que tantas complicaciones puede traer).

Posteriormente en esta sociedad líquida en la que vivimos (en terminología de Bauman) cada “pareja de padres” (añado el apellido “de padres” para incluir por ejemplo separaciones) ha de encontrar su manera de ofrecer al hijo: la seguridad de que se le quiere tal y como es; limites claros; y aliento para recorrer el pedregoso sendero del deseo propio, es decir, “amor oblativo” para renunciar a su presencia con tal de que el hijo tenga un buen futuro, cree vida a su particular modo.

“Encontrar su manera” requiere observar, reflexionar con otros, construir y vuelta a empezar. Con lo cual, y por dejar sólo una pequeñita sugerencia al papá que me está leyendo, comienza por conversar de estos temas con otro papá que te inspire confianza, ya sea tomando unas cervezas de tranquis o haciendo una ruta por la montaña.

¡Y, hoy 19 de marzo, muchas felicidades y un GRACIAS a los papas! Vuestra labor es esencial ¡disfrutadla, creced con ella y desarrolladla con responsabilidad y amor!

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Padres suecos fotografiados: http://ow.ly/M6afb

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica especializada en psicoterapia para pequeñas y grandes dificultades (garcialaso.com).