La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

Vacaciones y días libres

Mini-mapas para el verano
Mercedes Garcia-Laso 18-07-2016 | 9:11 | 0

La semana pasada escribí mi último mini-mapa antes de mi descanso blogero estival. Y hoy como despedida os dejo una pequeña recopilación de post para saborear al fresco. Elige tema, o pasa de estas sugerencias y déjate llevar por los títulos de las entradas que puedes ver en la columna lateral. Muy buen verano, navegantes!!!

⚓  Algunas pistas para descansar en vacaciones.

⚓  Viajes y escapadas.

⚓  Cómo tener un cuerpo perfecto para la playa.

⚓  Aprovechando el verano para reconectar con nuestro niño interior.

⚓  Tiempo de lecturas para el alma (Momo).

⚓  Niños al sol.

⚓  Hay que ser feliz en verano?

Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Cuerpo perfecto para el verano
Mercedes Garcia-Laso 27-06-2016 | 9:37 | 0

Quién dice qué es un cuerpo perfecto? Claramente la moda (y sólo hay que pensar en las elogiadas redondeces de la época de Rubens). Lo grave es que lo incorporamos tan profundo en nuestro software, que aunque lo sepas racionalmente, te sigues viendo fea.

Me encanta la siguiente frase que encontré en FB: “¿Cómo tener un cuerpo perfecto para la playa? 1. Asegúrate de tener un cuerpo. 2. Vete a la playa. FIN.”

¡Y es que cuánto disfrute nos perdemos por compararnos con otros o con nosotros mismos en épocas pasadas! Nos pasamos la vida intentando que nuestro cuerpo sea diferente (sin pelos, sin arrugas, firme, delgado etc.) gastando tiempo, dinero y autoestima en un imposible que claramente le interesa al mercado. Incluso nos escondemos y dejamos de hacer cosas.

Sólo hay una vida y ya tiene suficientes desgracias para encima perderse placeres por la imagen. Toca atravesar la vergüenza, miedos y demás, y lanzarse a la vida: que no es estar buena, es besar con pasión. Y todos conocemos ejemplos de este tipo de personas… que no se ajustan para nada a los cánones de belleza pero que su conexión con su autenticidad hace que expriman la vida y sus gozos.

Además, el valor está en la diversidad, y siempre se nos olvida. Es sólo desde nuestra particularidad desde donde puede surgir el arte y magia de la felicidad propia y ajena. Aparte, jeje, que sin diversidad el mundo sería muy aburrido;)

Particularmente las mujeres solemos tener bastante rollo con esto de la imagen. También los adolescentes. Y en fin, a todo aquel que se sienta fuera de los modelos normativos, os sugiero navegar por internet entorno, por ejemplo, a los tres siguientes nombres (a modo de alegato a favor del aporte de los cuerpos diferentes al desarrollo individual y colectivo): Liant la Troca, The Nu Project, Marrie Bot-amor atemporal.

No tenemos un cuerpo, somos un cuerpo (y nuestra  mente depende de él, y viceversa). Un cuerpo con capacidades y discapacidades; con múltiples imágenes siempre cambiantes; que nos abre al placer, al sentir, a la vida; que nos guía si le escuchamos, que esconde nuestra historia y es puerta a miles de puertas; que envejece, que enferma, que se lesiona… que vive… y que muere.

Si nuestra mente lo toma como un objeto, nos estamos perdiendo demasiadas cosas de esta vida.

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
¿Te vas de viaje estos días?: 8 puntos para crecer con tus escapadas
Mercedes Garcia-Laso 06-06-2016 | 8:32 | 0

La 2ª semana de junio los riojanos, especialmente los logroñeses, tenemos un puentecillo al coincidir el Día de La Rioja con San Bernabé (patrón de la ciudad) y son muchos los que aprovechan estos días para una escapada, ya sea a la playa, al pueblo o a un viaje. Como ya en otro minimapa os hablé de la importancia del “descansar”, el de hoy va dedicado a las escapadas, a esos viajes, incluso de ida y vuelta en el día, que nos permiten desconectar y alimentar el alma. Los podemos realizar a lo largo de todo el año pero el buen tiempo y los puentes los favorecen, la verdad. Comencemos.

1. Cada día es un viaje. Sin embargo es muy difícil llegar a vivirlo como tal y necesitamos salir de nuestro escenario habitual para ser capaces de aprender, de crecer, con lo que nos va aconteciendo. Qué importante sería ir trasladando la actitud que solemos tener en nuestros viajes y escapadas a nuestro día a día…

2. El viaje es alquimia. Es decir, lo que va sucediendo fuera provoca cambios dentro, si nos dejamos, claro. Y me vienen al respeto dos iconos de nuestra cultura occidental La Odisea y el Camino de Santiago.

Del 1º ya os hablé en el post “El destino es el camino” y el segundo muestra la necesidad del ser humano de idear “caminos de peregrinaje”, caminos que, trazados según los momentos históricos y creencias religiosas o filosóficas, han servido para plasmar en la realidad exterior todo el simbolismo de lo que acaecía en el mundo interno de quienes los recorrían (esfuerzo, sufrimiento, temor, sueños, encuentros, amor, desamor, reposo, una meta final con un sentido…)

También, como no, rescatemos aquí, aunque sólo sea citarlos, las “Road Movies”, o los “viajes sin salir de casa”, como pueden ser los procesos artísticos (ejemplo escribir una novela)  o  cuando uno se embarca en un nuevo proyecto laboral.

3. Uno cuando va a un sitio nuevo (aunque sea un viaje de ida y vuelta en el día) cambia de onda. Y es actitud del verdadero viajero buscar cosas, instantes, bonitos, bellos, no para poseerlos sino por el placer de la búsqueda, de la sorpresa, de ese perderte por las ciudades, los pueblos y los senderos. Y… qué es eso sino una actitud ideal ante la vida!

4. Además conoces a gentes y tienes experiencias que te enseñan a mirar el mundo con ojos diferentes, a la vez que te traen nuevas maneras de mirarte a ti mismo. Dicho con otras palabras, viajar te permite darte cuenta de las gafas que llevas puestas, las flexibiliza y amplía tu visión.

5. Otra gozada de viajar es que estás muy en el ahora: No existe más que esos días de asueto (el sabroso desayuno que te estás zampando; el curioso paseo que te estas dando; la charleta tan chula de después de cenar…); y cada instante es un nuevo amanecer lleno de posibilidades.

6. Vemos entonces que hay muchísimo que aprender en los viajes. Cada uno nos trae sus enseñanzas y aquí sólo he señalado las más generales.

Otra que para mí es, por ejemplo, muy importante es: “más surfear y menos navegar”, o lo que es lo mismo “más leer (lo que hay dentro y fuera) y menos escribir (mis historias futuras etc). Pero hay innumerables metáforas que luego sirven para la vida como el tamaño de mi mochila o el caminar con ampollas en los pies. Por eso, a algunos les gusta llevar un cuaderno de viaje (con cosas que se van encontrando, incluso frases que aparecen extrañamente en el momento justo) , porque poner palabras ayuda a integrar lo vivido

7. Sin embargo, lo más importante es el propio proceso del transitar. Y esto me lo podéis entender bien seguro algunos de los que habéis hecho el Camino de Santiago así como los que os atrevéis con el arte. No es el destino sino el camino, como otras veces he indicado. Uno no sabe cómo ha llegado a donde ha llegado y tampoco sabía a dónde iba hasta que llegó.

Es el propio transitar y re-transitar, tramitar lo interno con lo externo, atravesar sufrimientos y riesgos (internos y externos, físicos y psíquicos), en lo que consiste la vida, el viaje de la vida. Y cuanto más nos permitamos este movimiento, más creceremos y más plenamente viviremos. Por eso es tan fundamental que la actitud de apertura del viajero germine en nuestro pecho.

8. Por último –y por acabar con algo más terrenal, jeje–, no es tanto lo lejos que vayas, o el tiempo o dinero del que dispongas, sino tu disposición a aprender, a disfrutar y a jugar. Hay quienes recorren 5 ciudades en tres días… yo particularmente prefiero, cuando paro a descansar en un viaje de trabajo a otra provincia por ejemplo, atreverme con lo que veo que piden los paisanos en a correspondiente tasca.

Buen viaje a todos y felices San Bernabeses a los que disfrutéis de ellos!

~Mercedes García-Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

(Gema Espinosa)

Ver Post >
Y comienza el verano para nuestros niños…
Mercedes Garcia-Laso 23-06-2015 | 10:29 | 0

¿Qué tal han ido las notas, papas? Bien… mal… normal… fatal…. ¿Pero por qué tanta preocupación con esto? No voy a hacer hoy una crítica al sistema educativo… simplemente quiero en este #minimapa dejar unas pistillas para el verano de especialmente esos papis y mamis que han recogido hoy en forma de “notas” su sudor y lágrimas de todo un curso de deberes. Comencemos:

En mi opinión el sistema educativo en España hace aguas por todos lados por lo que considero sano que padres e hijos os toméis un descanso en verano.

En ese descanso debe seguir habiendo límites, claro está, pero pragmáticos y con sentido (ejemplo: colaborar más en las tareas domésticas) y dejando espacios para hacer el “salvaje” y aburrirse.

También sugiero buscar maneras de reconectar a los críos con esa curiosidad innata, ese afán de saber, que pronto aniquila la escuela. ¿Y es que os habéis fijado cómo se va apagando su disfrute al aprender y su creatividad según avanzan en cursos?

Tenemos para ello que reflexionar sobre la influencia de los valores sociales y lo trasmitido por nuestros propios padres (incluso mi rebeldía en contra)… y conocer otros modelos “educativos” como, por ejemplo, los de los pueblos mal llamados primitivos.

Además recordad, ante la tentación de apuntarles a “actividades” también en verano, que hoy los conocimientos sirven de poco: nunca hemos vivido en un mundo tan líquido. Ahora, por ejemplo, tener el título de Ingeniero no garantiza nada. Toma protagonismo, entonces, la flexibilidad y capacidad de adaptación; el conocimiento de uno mismo para manejarse en el sentir, el hacer, el pensar y las relaciones; apertura mental a la visión del otro y a valorar consecuencias de lo más variopinto; a estar en lo que se está y aceptar lo que hay.

¿Cómo se desarrolla desde nuestro modelo todo esto? ¿Y acaso éste y la definición de “éxito” que impone no está llevando al planeta hacia la infelicidad y la destrucción?

De lo que yo conozco, la Fundación Claudio Naranjo, por ejemplo, apuesta por un cambio… por buscar nuestra particularidad para dar y recibir en la comunidad, tendiendo a un vivir mejor mío y del otro, a la vez que un cierto desapego a esta “mi particularidad” (un camino para toda la vida, por otra parte:))

Amarles como son y respetarles, apoyarles dándoles seguridad a la vez que se promueve su autonomía, ponerles límites, ayudarles en su aprendizaje de manejarse en la vida para ser responsablemente feliz (“feliz” en el sentido de ir a favor de la vida)… son nortes que guían la travesía del ser padre. Toda una aventura de aprendizaje por ambas partes!

Así que llevadles, por ejemplo, al campo… sin i-pad ni demás pantallas… que se aburran como lo hacíamos antiguamente los niños (recuerdo como yo, por ejemplo, comenzaba a inventar historias)… que la naturaleza, o un libro que encuentren en el trastero del pueblo, o un cuento que les contéis bajo las estrellas, despierte su aletargada curiosidad… que tengan que espabilar en entornos desconocidos… que asuman responsabilidades con sentido… y que ante todo jueguen, que ante todo sean niños.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Descansar
Mercedes Garcia-Laso 30-03-2015 | 4:24 | 0

Estos días… idealmente un tiempo para descansar… Pero ¿qué es realmente descansar? ¿te has parado a pensar si lo que haces para descansar te descansa verdaderamente?

Hay personas que son más o menos conscientes de su dificultad para descansar… pero la mayoría no, y de repente un día les cae como del cielo una enfermedad física o del alma (incluso un accidente…).

Las distracciones, los viajes etc. son necesarios pero no son descansar. Volver al trabajo, a responder a las demandas y exigencias del otro, a la rutina… es normal que nos dé pereza… pero si no sentimos que hemos cargado pilas, que hemos recuperado algo significado y sentido en lo que hacemos, es  que no hemos descansado.

Como escuché a José María Toro en una charla, descansar es el cese de toda actividad que no me rehaga por dentro. Todo lo demás es poner aire acondicionado al infierno… y pedir, con el fango por la barbilla, que nada se mueva, que no haya ni la mínima olita.

Descansar implica encontrar espacios de silencio para conectar con nuestra profundidad… y esto requiere huir de toda prisa… y no introducir más datos en nosotros ni más experiencias; sino observar, contemplar.

Es decir, ver una interesante obra de teatro que nos haga reflexionar; echarnos una risas de cañas con los amigos; acabar con agujetas de tanto bailar; distraerse con una serie tonta después de haber estado todo el día sin parar y con cientos de preocupaciones; y desconectar viajando a otra ciudad, está requetebién y nos puede enriquecer y/o sentarnos muy bien pero si añadimos el dejarnos mecer por la calma del silencio, nuestra vida subirá de octava.

¿Pero por qué no paramos de “hacer” y no hay silencio en nuestras vidas? Pues hay dos razones fundamentales: primera, porque al sistema no le interesa (al dejar de hacer cual autómata nos podemos plantear “cosas” y esto es muy peligroso para el engranaje del que formamos parte; además de que podemos descubrir que para disfrutar no necesitamos consumir); y segunda porque al detenernos emergen nuestros asuntos inconclusos (por ello no es extraño que al comenzar las vacaciones nos deprimamos, aparezcan crisis de ansiedad o nos enfermemos con un fuerte catarro) y esto nos da pánico, aunque paradójicamente cuánto más empeño en huir, más dañinos se vuelven nuestros monstruos.

Te propongo entonces la aventura de indagar ¿dejando a un lado “lo que te da ganas” y tus “escapes y evasiones”, qué es lo que te descansa realmente? Y recuerda, un descanso de verdad se identifica porque cuida cuerpo y alma renovando nuestra mirada sobre nosotros mismos y el mundo, haciéndola más amorosa.

~ Mercedes García Laso, tu psicólogo en Logroño para atravesar tormentas.

Ver Post >
Sobre el autor Mercedes Garcia-Laso
Psicóloga clínica especializada en psicoterapia para pequeñas y grandes dificultades (garcialaso.com).