La Rioja
img
Fecha: noviembre, 2016
Mediación en accidentes de tráfico

El día 11 de noviembre de 2016 se celebró en el Colegio de Economistas de La Rioja una jornada sobre la mediación en los accidentes de tráfico, en las que tuve ocasión  de participar como ponente (Silvia Landa Ocón), explicando las claves de la misma en este ámbito.

Aprovechando este evento, así como que ayer fue el día mundial en recuerdo a las víctimas de tráfico, nuestro post de hoy se ocupará de este ámbito y de las ventajas que puede ofrecer a quienes se encuentren lesionados o afectados por un accidente de circulación.

 

Desde la modificación del Código Penal, que despenalizó las faltas y la nueva Ley (35/2015) que se ocupa del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, también conocida como la Ley del baremo de los accidentes de tráfico, se ha incorporado la opción de acudir a mediación, tratando de evitar, en la medida de lo posible, la vía judicial.

Lo primero de todo, será acudir a un centro médico para tratar las lesiones consecuencia del mismo y hacerse con la mayor prueba posible, por si no fuera viable el acuerdo con la compañía aseguradora.

El perjudicado o lesionado deberá realizar una reclamación extrajudicial a la aseguradora, indicando los datos del siniestro, informes médicos, etc…y solicitando el abono de una indemnización que repare los daños ocasionados, sean lesiones, secuelas, daños materiales, etc,…

De existir una controversia o una discrepancia entre el lesionado o el perjudicado por el accidente con la compañía aseguradora, aquél podrá solicitar el inicio de un proceso de mediación en el plazo de dos meses desde que la aseguradora haga la oferta (propuesta de cantidad de indemnización) o la respuesta motivada (negación de responsabilidad y por tanto no hay propuesta de indemnización). Para ello, el lesionado/perjudicado deberá contactar con un mediador o un equipo de mediadores inter-disciplinar, como es nuestro caso.

El mediador contactará con la aseguradora y el conductor del vehículo y les invitará a acudir a una sesión informativa, donde les explicará en qué consiste la mediación, la validez del acuerdo (en caso de alcanzarse), el coste de las sesiones, el proceso, la duración, la forma del acuerdo, el papel del mediador, etc…

Tras informar a todas las partes e iniciar el proceso de mediación, con su consentimiento, comenzarán las sesiones, con el objeto de alcanzar un acuerdo que versará sobre las cuestiones previamente discutidas y que se desarrollará de una forma flexible y ágil, no debiendo superar el plazo de tres meses.

Es evidente que en caso de alcanzarse un acuerdo, todas las partes salen ganando. En concreto y si lo comparamos con la vía judicial, vemos que presenta las siguientes ventajas:

—Menor coste económico.
◦Perjudicado/aseguradora
◦Justicia
◦Economía del país
—Ahorra tiempo. Antes se percibe la indemnización.
—Menor coste emocional. Las víctimas y lesionados no han de tener que pasar por el juzgado, con la situación de estrés que ello provoca.
—Sin ganadores ni vencidos.
—Excelencia: reputación o imagen de marca para las aseguradoras.
—Flexibilidad y traje a medida.
—Certidumbre del resultado.
—Soluciones duraderas.
Si te ha interesado, compártelo, GRACIAS.
Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

Ver Post >
Cuando los abuelos no pueden ver a sus nietos

Recientemente hemos leído en prensa diversos casos en los que los abuelos no pueden ver a sus nietos y ello por diversas razones: bien porque tienen mala o nula relación con sus hijos, bien por el divorcio o fallecimiento de sus hijos.

Si vemos esta cuestión desde una perspectiva jurídica vemos que los abuelos pueden reclamar en los Tribunales su derecho de visitas, con base en el artículo 160 del Código Civil señala que: “No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados. En caso de oposición, el Juez, a petición del menor, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias. Especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores”.

El Tribunal Supremo ha declarado reiteradamente que no son “justas causas” para negar las visitas las rencillas personales o la existencia de malas relaciones entre progenitores o alguno de ellos con los abuelos. Igualmente las Audiencias Provinciales atendiendo  sobre todo al interés del menor ha concedido estas visitas, siempre que éstas no sean negativas para el desarrollo y estabilidad emocional del menor.

Sin embargo, no se nos escapa que acudir a la vía judicial, en estos casos, ha de ser la última opción.

 

Antes debieran explorarse otras vías, como puede ser la mediación familiar, que puede ofrecer una solución menos traumática.

Los beneficios que ésta puede ofrecer son:

  •  Se transmite seguridad a los menores al no perder relación con la familia extensa. Esto ayuda a la adaptación  a  los cambios de dinámica familiar.
  •  Favorece el restablecimiento de las relaciones familiares.
  •  Los abuelos pueden ser piezas claves, contribuyendo en responsabilidades de la crianza y educación y cuidados de los menores.
  •  El menor mantiene  las relaciones con los abuelos lo que ayuda a su estabilidad emocional. No desaparecen figuras de apego que son importantes en su vida.
  •  Las visitas y contactos serán aquellas que se ajusten a las necesidades y posibilidades de las partes. Se ayuda en la reorganización de tiempos con personas de ambas familias.
  •  Facilita el cumplimiento de las visitas y la manera de contacto, toda vez que se pactan con anterioridad entre las partes.

Pensemos en una situación similar al siguiente caso, en donde mantener la relación con los abuelos facilitó la nueva reorganización de los padres tras el divorcio y los menores se adaptaron mejor a los cambios al poder continuar con la relación con ellos. Sirva esta situación como ejemplo para pensar que la mediación permite que todos terminen ganando, firmando acuerdos en los que se atiende a la situación personal de los progenitores, abuelos y sobre todo al bienestar emocional de los menores.

Supuesto: la Relación entre Abuelos y Nietos

  • Paula y Juan se casaron hace 15 años y tienen dos hijas: Estrella y Silvia, de 9 y 5 años respectivamente.
  • Desde que tuvieron  a sus hijas, la pareja decidió de mutuo acuerdo ir  a vivir con los abuelos maternos y se mudaron de su piso, porque por horarios laborales, ellos no podían estar llevando y recogiendo a las niñas del colegio, y cuándo eran más pequeñas preferían también los dos que las cuidasen los abuelos en lugar de estar en una guardería.
  • La situación actual; están en trámites de separación, y la custodia va a ser compartida, pero  Paula expone en la sesión que si por motivos de trabajo él no se puede quedar con las hijas, se hagan cargo sus padres como hasta ahora han estado haciendo en lugar de con una extraña (canguro), y que él las recoja al salir del trabajo.
  • Los abuelos incluso estarían dispuestos a llevarlas al lugar del trabajo de quién hasta ahora ha sido su yerno. Sus nietas no solo están viviendo en esta situación la separación de sus padres sino también de sus abuelos maternos quienes han ejercido de 2º padres desde que nacieron.
“Los abuelos, al igual que los héroes, son tan necesarios para el crecimiento de los niños como las vitaminas”Joyce Allston.

Si te ha gustado compártelo. Gracias.

Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

Ver Post >
Hacen falta dos para bailar el tango

En la entrada de esta semana nos ocupamos de la Mediación familiar. Ésta abarca la posibilidad de  trabajar diferentes aspectos dentro del ámbito familiar que iremos abordando en varios posts. El primero de hoy es relativo al divorcio atendiendo a la premisa de se separan los padres no los hijos”.

Resolver una ruptura de pareja en el espacio de mediación ayuda a los protagonistas a:

1.Establecer una comunicación  en un espacio neutral que da la oportunidad de escucharse sin reproches sobre el pasado.

2. Trabajar en enfoque hacia el futuro desde el momento presente, en lugar de quedarse  anclado en el pasado.

3. Expresar sus sentimientos y emociones respecto al cambio de la dinámica familiar.

4. Ser ellos, ambos padres, los que decidan sobre el tiempo que compartan con sus hijos en  respuesta a sus necesidades y motivaciones.

5. Responder a los intereses personales de todos, los  progenitores y los hijos.

6. Respetar la flexibilidad de los tiempos en relación a visitas con la familia extensa de ambos: abuelos, primos,….  Pensemos en fechas especiales compartidas como los cumpleaños de los menores.

7.Facilitar comprensión y adaptación de los hijos a unos cambios de dinámica familiar trabajando de manera conjunta ambos padres.

8. Decidir sobre compromisos y acuerdos que se adaptan a las necesidades e intereses reales de todos.

9. Altos beneficios emocionales porque se llega a acuerdos por medio del diálogo y no por la imposición por parte de terceros (dígase, juez) que ni siquiera conocen a sus hijos.

La experiencia que  hemos vivido en estos casos es muy gratificante cuando se escucha a ambos padres reconocer verbalmente al otro progenitor su función de padre y madre, que en otro espacio como el judicial no daría opción.

En la mediación se interviene desde el rol que van a seguir ejerciendo ambos en la educación de sus hijos, y en que todos salgan ganando en tiempos compartidos de ocio y tiempo libre con sus hijos, en igualdad de oportunidades para que la ruptura de pareja afecte en la menor medida posible a la evolución afectiva de los menores.

Si los padres deciden libremente este camino de la mediación establece pautas de comunicación en beneficio de responder emocionalmente  a sus hijos y de seguir compartiendo la responsabilidad por parte de ambos de dar respuesta a las necesidades particulares de  cada uno de aquéllos.

Y lo más importante, que los hijos no sientan que son objeto de polémica. Se busca que el cambio de casa del progenitor no custodio (si no existe custodia compartida) no se haga de manera traumática sino adaptativa a las circunstancias apropiadas a la edad y al desarrollo cognitivo de los niños. Esto ayudará a que se adapten mejor a los nuevos cambios tras un divorcio que supone adaptación a nuevas dinámicas familiares.

Por ello hablamos de bailar el tango, porque exige ir acompasados, al mismo ritmo y en la misma dirección, a fin de gestionar la ruptura de la pareja no como una forma de ruptura de la familia sino de transformación de la misma.

 

 

Si te ha gustado, compártelo. Gracias

Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

Ver Post >
¿Hay alguien al otro lado?

El post de esta semana está en conexión con una noticia acerca de lo que ocurre en nuestras escuelas e institutos y que está generando cada vez más conflictos entre los menores, con algunos desenlaces dramáticos, en muchos casos. En concreto nos referimos a la puesta en funcionamiento desde el día 1 de noviembre de un teléfono gratuito (900 018018) que ofrece ayuda a quién sufre acoso escolar o bullying. Este acoso puede ser  físico o psicológico y se realiza de forma continuada a un alumno por uno o varios compañeros.

Si pensamos un momento …¿Por qué  surge esta necesidad de implantar teléfono?. ¿Qué es lo primero que ofrece esta herramienta?. ¿ Para qué?.

 Las respuestas se nos disparan rápido. Los niños o jóvenes lo pueden ver como algo muy positivo porque pensarán “alguien me va a escuchar”, ya que en muchas ocasiones no lo contarán por miedo, vergüenza, etc… cual sucede con el teléfono de víctimas de la violencia de género. Necesitan contarlo. Es primordial que ellos sientan y piensen que alguien comprende lo que están viviendo, como primer paso para la búsqueda del fin del acoso.

Además  de facilitar teléfonos de ayuda, que nos parece un gran paso, también hay otras alternativas que pueden gestionar y encontrar soluciones a que el acoso escolar disminuya y no siga sumando más víctimas.

Nos referimos a la mediación escolar. Es una práctica que debiera ser incorporada en todos los centros escolares, ya que la misma ofrece:

1. Un espacio para escuchar  a los protagonistas del problema.

2. La capacidad empática de los mediadores transmite cercanía  que facilita la comunicación de la situación.

3. Es muy importante el apoyo y la intervención con los iguales, gestionar y reconducir habilidades sociales como la asertividad, implicar al resto de los niños o jóvenes, que son parte de la solución del conflicto.

4. Trabajar en las sesiones cómo gestionar las emociones, identificar y expresar sus sentimientos.

5. Es necesario intervenir con todos los protagonistas de la historia, agresores y víctimas, toda vez que el problema no se resuelve si sólo se interviene unidireccionalmente.

6. Es primordial recordar que el acoso escolar transciende del centro, llega a través de la red (whatsapp, chats, redes sociales, correos electrónicos, etc…), lo que se llama ciberacoso, sin que las víctimas puedan desconectar de la situación de acoso, por eso no lo solucionaremos con un cambio de escolarización.

La mediación es una alternativa que tiene muchos beneficios emocionales y ayuda de manera eficaz a que los protagonistas puedan ser escuchados y proponer y elegir sus soluciones, no las generales sino las que ellos necesitan, adaptándose a su situación.

Ayuda a que se involucren todos los intervinientes del conflicto: compañeros, profesores, familiares, etc…  Se amplía el foco de atención de lo que sucede y se escucha a  los protagonistas del conflicto.

Fomenta la comprensión de  los diferentes contextos que están ocurriendo y generando los problemas personales y sociales.

Se apuesta por la educación emocional en los contextos escolares.

Para concluir os remitimos a la campaña publicitaria de la Fundación Mediara, cuyo eslogan es “Del dialógo nace la solución”.

Si te ha gustado, compártelo. Gracias

Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

Ver Post >
Somos Silvia Landa Ocón e Inmaculada Aragón Corvera, abogada y psicóloga respectivamente, ambas mediadoras, que trabajamos en equipo para ayudar a quienes tienen un conflicto a alcanzar una solución de forma dialogada y beneficiosa para todos. Apostamos por la mediación.