La Rioja
img
Fecha: febrero, 2017
Cuando el jefe es mi padre: conflictos en las empresas familiares

En la actualidad hay una gran mayoría de negocios en los que trabajan varios miembros de la familia. Son los conocidos como “Empresas Familiares”.

¿Qué les hace ser diferentes de otras empresas?.

Que a la normativa existente para un correcto régimen interno se suma como elemento muy importante que no se perjudiquen las relaciones familiares que unen a esos trabajadores tras acabar la jornada laboral, ya que tras la misma siguen siendo padre, madre, hijos, hermanos, cuñados…

Hay que saber conciliar trabajo y familia para no dañar al negocio, pero sobre todo para que no repercuta de forma negativa en las relaciones interpersonales.

 

En ocasiones, los conflictos comerciales se unen a los interpersonales, traspasando la puerta de la empresa y se manifiestan en el hogar, si no hay una correcta expresión de emociones y sentimientos.

En la toma de decisiones tan importante como es la sucesión en la gerencia pueden llevar latentes sentimientos  y emociones que contemplen enfrentamiento manifiesto de atender respuestas de lazos sanguíneos.

Lo que en ocasiones puede parecer justo para equilibrar afectivamente no coincide con la perspectiva de los implicados. Recordamos el ejemplo de un clásico del cine “Sabrina”, donde el hermano mayor dedicado desde siempre a la empresa y en un giro se plantea que sea después el menor el que se ocupe de dirigir la misma.

Esto ocurre de manera similar en algunas situaciones donde se encuentran intereses que confrontan que se va a priorizar el orden de la familia o buscar beneficios mayores a favor del negocio.Y si entran  a trabajar  también parientes políticos como  los cuñados…hilar correctamente la comunicación de decisiones  que pueden traspasar el malestar emocional al clan familiar al completo.

La mediación en la empresa familiar tiene varias ventajas a decir:

Permitir que se busquen soluciones  lejos de enfrentamientos judiciales que les distancien en las relaciones familiares,  en dirección contraria de la confrontación se buscará en el espacio de la mediación la capacidad de empatizar con las posturas de los demás para solventar las diferencias en busca de favorecer los dos intereses comunes, cuales son el negocio y la familia.

Se ahorra tiempo,en buscar soluciones a los conflictos, concepto muy importante en estas situaciones para evitar distanciamiento entre la familia..

Que mejor frase para terminar esta entrada que de la película “El Padrino”:

Te diré algo que aprendí de mi padre: intenta pensar como piensan los que te rodean.Con esta base Todo es Posible.

 

Si te ha gustado compártelo. Gracias.

 

Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

 

Ver Post >
No hagamos del reparto de la herencia una guerra

Los repartos de las herencias son un buen caldo de cultivo de conflictos, donde por desgracia muchos familiares pierden las relaciones familiares como consecuencia de la gestión de la herencia.

 

Si es desagradable, en general, tener que acudir a los juzgados para ventilar cuestiones económicas, mucho más lo es cuando la persona o personas frente a las que se litiga son familia directa (pensemos por ejemplo en hermanos o hijos).

 

En estos asuntos es más que aconsejable tratar de resolver la cuestión, sin que se tengan que ver dañadas las relaciones familiares y el juzgado quizás lo que hace es precisamente eso. Se ocupará de la aplicación estricta de la norma o de la ley, pero no de la parte personal o emocional que subyace al conflicto. Por ello, si estamos en esta tesitura, demos una opción a la solución del mismo a través de la mediación y si no es posible siempre se podrá acudir al juzgado.

 

La mediación será un espacio para facilitar que se logre un acuerdo de manera justa y equitativa para todos los implicados, en el que ninguna parte pierde, consiguiendo todos los familiares afectados percibir la herencia sin dividir al clan familiar. Ello es así, ya la que la mediación lejos de buscar el enfrentamiento de intereses individuales favorece  la continuidad de las relaciones intra – familiares y la búsqueda de puntos de unión o de acuerdo.

Por otro lado, y desde una visión práctica, el tiempo invertido será siempre más rápido que el ámbito judicial, lo que contribuye a un menor desgate psicológico de las personas.

 

Si lo que pretendemos es evitar conflictos a las personas que queremos, podemos adoptar una posición activa. Así al hacer nuestro testamento podemos incorporar cláusulas que digan qué hacer en caso de que surjan diferencias entre los mismos, tratando de evitar en todo caso la vía judicial. Dentro de aquéllas están las cláusulas de mediación o en su caso, de forma escalonada, el arbitraje, como vías para resolver los hipotéticos conflictos que puedan surgir en el reparto, penalizando de alguna manera el incumplimiento de la misma, claro incentivo a que se intente alcanzar un acuerdo.

 

El coste de la inclusión de dicha cláusula (escalonada o no) en el testamento es mínimo y puede facilitar el camino a los herederos, en caso de no alcanzarse un acuerdo por si solos.
Al acudir al Notario o al Abogado para hacer la minuta del testamento pregunten por esta fórmula y soliciten su inclusión. Cuesta poco, y no hacerlo, puede salir caro.

 

Si te ha gustado compártelo. Gracias.

 

Silvia Landa Ocón  (638-32-07-38)

Inmaculada Aragón Corvera (627-93-48-90)

Ver Post >
Somos Silvia Landa Ocón e Inmaculada Aragón Corvera, abogada y psicóloga respectivamente, ambas mediadoras, que trabajamos en equipo para ayudar a quienes tienen un conflicto a alcanzar una solución de forma dialogada y beneficiosa para todos. Apostamos por la mediación.