La Rioja
img
Fecha: diciembre, 2015
¡Se acabó!
Antonio Remesal 31-12-2015 | 6:57 | 0

¡Me marcho, aquí te quedas, que te vaya bonito…!

HA sido la Ruptura del año. Una separación anunciada…

Se ha ido sola, y esTa vez no hAbía otro, ni más joven, ni con más DInero, …

Lo fueron todo el uno para el otro, vivieron momentos felices, pero el tiempo todo lo cambia, ya no eran los mismos, tampoco las circunstancias…había que evolucionar y él no estaba dispuesto.

Puede que  él no la tomara suficientemente en serio. Ella pedía cambios y, puede que solo un poco de cariño. El miraba para otro lado, a lo suyo,…

Cuando él dijo que cambiaría, ella pensó “esto es lo de siempre”. Estaba cansada de lo de “Sí mi amor, lo que tú digas”. “Si hubiese visto una mínima posibilidad, un espíritu positivo no me habría ido”,  ha asegurado.

Él creía que nunca se iría. Decía: “hace mucho frío fuera”.

Pero se fue una mañana de invierno, sola, con lo puesto,… tenía la decisión tomada.

…y ahora ya, ahora ya, su mundo es otro.

Ver Post >
Más allá del horizonte
Antonio Remesal 23-12-2015 | 12:00 | 0

Plantación en Rioja. Ejemplo de lo que no se debe hacer

Las malas prácticas en la preparación de fincas para viñedo tiene sus consecuencias.

La alteración de los horizontes naturales del suelo puede ser nefasta para la tipicidad y calidad de los vinos.

Tengo que admitir que soy conservador. ¡Nunca lo hubiera pensado! ¡Ya me parecía a mí que ésteee…!, ¡Qué chorra más da, si de lo que habla es de vino! son algunas de las voces que me parece estar oyendo. Pero no es a política a lo que me refiero. En eso allá cada cual, dejemos las etiquetas para el vino.
Mi ‘ramalazo conservador’ se refiere a la preservación de los horizontes del suelo previamente a la plantación de viña: Esos ¡ni los toquen¡, ¡ni los muevan, por favor!… ¿Por qué? Lo veremos a lo largo del artículo. Pero antes repasaremos algunos conceptos sobre el suelo.

El suelo. Según la roca se descompone con el paso del tiempo y se va mezclando con los restos vegetales y animales, se van consolidando las diferentes capas u horizontes del suelo. Su disposición y conformación, denominado perfil, es de gran relevancia agronómica.
El color, tipo de partículas, presencia de rocas y grosor de los horizontes da pistas al experto, incluso antes de realizar análisis de tierras, que le permiten aventurar sobre la aptitud, o no, de ese terreno para la viña: su textura, su estructura, permeabilidad, porosidad, riqueza y, en definitiva, de las cualidades, positivas o negativas, para el cultivo.

El horizonte más superficial es casi siempre más oscuro y rico, al contener más cantidad de humus (restos vegetales y pequeños organismos vivos o en descomposición). Las raíces se sitúan mayoritariamente en los primeros 50 centímetros pero colonizan un volumen mucho mayor, según las condiciones del terreno. Consecuencia de un proceso de millones de años, se establece un equilibrio en la microbiología, composición y disposición de los distintos horizontes del suelo a los que la viña se aclimata y, responde, ofreciendo su mejor expresión.

La viña. Antaño, la plantación de viña se limitaba a los terrenos donde otros cultivos apenas podían subsistir, reservando los más fértiles para los más exigentes (trigo, hortalizas, frutales, etc.). Se obtenían productos de primera necesidad en los suelos más ricos, dejando los pobres para la viña, donde, paradójicamente, se cría la mejor uva para vinificación. La falta de valoración por el mercado de la escasa uva procedente de los viñedos situados en las peores condiciones para la labranza, unido al afán por la máxima productividad, nos ha llevado a un desplazamiento del cultivo a zonas más fértiles.

Hasta que llego la maquinaria, malacates, locomóviles y tractores a principios del siglo XX, la capacidad del agricultor para modificar la disposición de los horizontes del suelo era muy limitada. Con la azada, con el arado u otros aperos tirados por caballerías, no se profundizaba apenas dos palmos. Se transportaba la tierra y piedras a mano, en cunachos, o con caballerías en serones, para construir pequeños bancales y terrazas que permitían ganar un poco de terreno al lleco. Si al plantar aparecían grandes rocas o lastras se esquivaban en la medida de lo posible o incluso se fracturaban con una barra con punta de buril y allí se insertaba el barbado, confiando en que sus raíces profundizaran por la fisura abierta.

Actualmente, al disponer de maquinaria potente y versátil para trabajar en cualquier condición, en aquellas zonas con penuria de tierra «blanca» se adaptan para plantación de viña fincas con relieves hace solo unos años imposibles, ejemplos cercanos los tenemos en la Sonsierra o Rioja Alavesa. Ello sin otra limitación que la económica: el costo de hora máquina (dúmper, buldozer, retroexcavadora, traílla, niveladora, etc.) a veces hace desistir de la plantación, aunque hemos visto en Rioja inversiones para adecuación de fincas que difícilmente serán nunca amortizadas.

Se realizan escolleras enormes para sujetar taludes o, peor aún, se dejan desprotegidos de la erosión. Se nivelan las tierras dejándolas tan llanas que hasta plantar arroz se podría. Todas estas labores ocasionan un quebranto paisajístico, incrementan la erosión por impacto del agua o escorrentía, disminuyen la biodiversidad y refugios de la fauna protectora por la destrucción de ribazos y lindes, empeoran la exposición y, en suma, acaban con la singularidad y riqueza de un territorio virgen y sin apenas alteración, como el que ha sido el del viñedo hasta hace pocos años en España.

El vino. En cuanto a calidad de la uva, en el mejor de los casos, son necesarios decenas de años para que en un terreno previamente degradado pueda establecerse un equilibrio que posibilite la obtención de vinos con una composición y propiedades conformes con el pago original. En otros casos, la afección del suelo es tal, que las cualidades intrínsecas que daban lugar a vinos con una tipicidad determinada, de calidad excelsa, fruto de una disposición, composición y armonía perfecta entre minerales, humus y microorganismos, sea para siempre historia pasada.

Conservemos, por tanto, los horizontes, su disposición y composición. En los trabajos previos a la plantación se deben evitar maquinas que revuelvan, alteren la microbiología, estructura o el orden natural del terreno. Hay que profundizar para facilitar el drenaje, la penetración de raíces y la aireación, recurriendo al volteo solo cuando se ha constatado por una calicata que la estructura fundamental no se modifica y determinadas circunstancias lo recomiendan: para facilitar el drenaje, extracción de rocas, eliminación de raíces, etc. En estos casos, debemos asegurarnos de realizar «capaceos», es decir, acopio de la tierra del perfil superior para luego dejarlo de nuevo en superficie. Por consiguiente: ¡SÍ a la reja, al ripper (destripador), al cultivador¡ y ¡NO, en general, al brabán o arado de vertedera¡

La vida. Los cambios y movimientos son a menudo positivos, a veces inevitables. Ahora bien, antes de proceder miremos al “horizonte” y preservemos la “estructura” que ha demostrado su solidez y consistencia en el tiempo.

Ver Post >
Toca remangarse
Antonio Remesal 18-12-2015 | 3:20 | 3

Tenemos las propuestas de las agrupaciones  ABC, ABRA, ARAEX, Grupo Rioja y PROVIR, sobre el desarrollo de vinos ligados a su origen geográfico. Tim Atkin, un “gurú” británico con gran influencia en el mundo del vino, señala en su “Special report Rioja 2015” lo que va siendo un grito unánime dentro de la denominación, la necesidad de diferenciación. Dice “no comprende cómo puede haber grandes reservas de Rioja en supermercados del Reino Unido a 5.49 libras, o reservas a 4 euros aquí en España”. En el mismo artículo hace una clasificación de Rioja al estilo de la oficial de Burdeos, la de 1855. Finiquita en dos semanas lo que a los franceses les costó años y que aun, 160 años después, siguen cuestionando. En la clasificación de Atkin están bodegas que hace unos años no hubiéramos ni imaginado, entre otras cosas porque no existían. También se aprecian ausencias imperdonables y algunas valoraciones muy, muy discutibles. Él conoce sus limitaciones, dice “no vivo en Rioja” aun así, continua ” conozco Rioja tan bien como cualquier extranjero que escribe sobre vino” y también “esta es mi clasificación”. Aquí, en democracia y, de acuerdo a nuestra constitución, cada uno tenemos derecho a opinar.

Se atisban cambios, existen proyectos muy ambiciosos, eso sí, poco desarrollados y con puntos de vista discrepantes en cuestiones fundamentales y, también, “parches” como los de Atkin, y habrá más. Unos y otros trataremos de tapar lagunas que la regulación de la DOC actualmente no cubre. Es por ello que, como decía el otro día, “toca remangarse”. Es necesario ponerse a trabajar e ir abordando cuestiones fundamentales. Prioritario es hablar de rendimientos, de la valoración del viñedo viejo, de la posibilidad de utilizar etiquetas con menciones ahora no contempladas, del desarrollo de la normativa de vinos de pago,..  Son estos algunos hitos de un camino muy largo y lleno de dificultades en el que se debe ir despacio para no tropezar.

Estos días previos a la Navidad, (“j… parece el discurso del Rey“), fechas en las que gastamos más que en ninguna otra época del año  para disfrutar y obsequiar a familiares y amigos, me pongo en el lugar del consumidor que debe decidir en su compra. Me temo que en lo referente al vino los mensajes que recibe son más que confusos. Imaginemos a un@ am@ de casa comprando en un supermercado el vino para estas Navidades. Pongamos lleva en mente comprar un Rioja de una marca conocida !que menos para una celebración tan significativa!. Puede que cuando vea algunos Riojas a precios tan bajos se decante por otra Denominación, porque ya se sabe: si es tan barato no puede ser bueno. Aún con todo si se lleva un Rioja y el vino no alcanza las expectativas, por poco que haya pagado, no repetirá, ni la marca ni tampoco probablemente la procedencia, al menos cuando busque un vino con el que se asegure disfrutar y poder agasajar a sus invitados. Y es que “se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo… “. Gracias a las ofertas fantásticas con la que algunas bodegas hacen caja nos habremos cargado la imagen de Rioja, y con ella la de cientos de bodegas que hacen productos de gran calidad pero que su estructura y modelo de negocio no les permite vender a precios tan bajos.

De lo que hoy escribo se empieza a dar cuenta todo el que tiene claro que el negocio del Rioja, no es cosa de un día. Todos coincidimos en que existe una inquietud por modificar algunos puntos del Reglamento de la DOC para contemplar la diferenciación de las producciones y, también concurrimos, en la idea que el futuro de Rioja está en la apuesta firme por un producto de calidad.

Dos cosas que pueden ser un mundo si los queremos acometer con apresuramiento y yendo cada uno por libre. La Interprofesional debe reunirse, recoger ideas y propuestas para, a partir de ahí, ser esta entidad la que lidere, con los medios técnicos del Consejo Regulador o mediante delegación a expertos independientes y solventes (*),  los trabajos que conduzcan a soluciones consensuadas y que garanticen el objetivo final: la sostenibilidad del Rioja.

(*) ¡Por falta de técnicos no será! miren: Consejo Regulador, Universidades de La Rioja, Navarra y País Vasco, ICVV, Diputación de Álava, Gobierno de Navarra, Gobierno de La Rioja,… No, no hace falta que vayamos a buscar a nadie fuera!

Ver Post >
Vino Rioja o Licor 43
Antonio Remesal 14-12-2015 | 8:02 | 1

Licor 43 es el licor español más vendido en el mundo. También el vino Rioja.

Me he permitido este juego de palabras para referirme a un asunto que se debatió el viernes en un seminario celebrado en el ICVV (Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino) en La Grajera-Logroño sobre selección clonal en vid. Con estos datos los que trabajan en viticultura ya están en condiciones de entender el título de esta entrada de mi blog. Para el resto ahí va la explicación.

He comentado alguna vez el fenómeno que se viene produciendo en los últimos años en Rioja, también en otras zonas vitícolas, por la utilización en las nuevas plantaciones de vid de material vegetal muy restringido, concretamente la utilización masiva del clon RJ-43 que así se denomina o simplemente 43.

Es a partir de los años 80 cuando es prácticamente abandonado el sistema, hasta entonces habitual, de hincar con barbados un invierno para el siguiente injertar la vinífera, seleccionando diferentes clones, e incluso diferentes variedades, (decenas en una misma pequeña parcela). De entonces a esta parte lo normal es plantar toda la superficie con el mismo clon que ya viene injertado del vivero, lo que se llama planta-injerto (la gran mayoría de veces el tempranillo 43 sobre Richter 110).

Si estuviéramos hablando de ganado sería pasar de tener un rebaño con ovejas y cabras, especies con producciones y requerimientos heterogéneos, que son capaces de aprovechar pastos diferentes, etc. a un rebaño con cientos de ovejas Dolly.

En Logroño vemos un fenómeno parecido con la invasión del plátano de sombra, el árbol que puebla todas nuestras avenidas. Problemas de plagas y enfermedades que cuesta controlar como la antracnosis, oídio, insectos como el “tigre del plátano”,…, levantamiento de pavimentos, invasión de alcantarillas, perdida de iluminación de las farolas, reducción de luz en las primeras plantas de los edificios, generación de una hojarasca en esta época que los servicios de limpieza no son capaces de controlar, grandes costes de poda,… Así como aumento de la sensibilidad por la alta concentración de polen en primavera que genera alergias a los ciudadanos, etc. .Aun así se siguen poniendo plátanos y más plátanos como si no hubiera más especies arbóreas en el mundo.

No hace falta mucha imaginación para hacernos una idea lo que la perdida de la diversidad supone en cuanto a erosión genética, perdida de variabilidad en las producciones, mayor riesgo de infecciones masivas por plagas y enfermedades, etc., etc., etc.

Les dejo esto a ustedes para la reflexión y que cada uno haga lo que considere esté en su mano para detener esta pérdida voluntaria, y quizá inconsciente, de diversidad.

Diversidad. En ella está la riqueza.

 

Ver Post >
Si mi amor lo que tu digas
Antonio Remesal 10-12-2015 | 7:03 | 0

Ante el grito de la mayoría del sector que demanda una diferenciación de los vinos más allá de las menciones tradicionales (Crianza, Reserva y Gran Reserva), lejos de la previsible negativa rotunda por parte de quien puede temer una pérdida de su statu quo, la reacción ha sido una respuesta digna del mejor estratega doméstico: “Si mi amor lo que tú digas” . Y luego hacer lo que le dé la gana.

Ya tenemos propuestas de ABC, PROVIR, ARAEX, ABRA y del Grupo Rioja, para el desarrollo de un modelo de Denominación que permita la diferenciación de las producciones. Las leíamos ayer en este periódico. Aunque para el lector no conocedor en profundidad del asunto parecen ir en la misma línea, existen matices y diferencias que si no somos capaces de armonizar corremos el riesgo de entrar en discusiones y polémicas que hagan que todo se quede en nada. Y mientras tanto, aumentar los agravios y descontentos.

Muchos frentes, muchos intereses y planteamientos, que es necesario aunar. “Si mi amor, pero toca remangarse”.

 

Ver Post >
Sobre el autor Antonio Remesal
Ingeniero Agrónomo y enólogo. He trabajado en la empresa privada en ámbitos muy variados de la ingeniería. Actualmente en la Administración, en el sector del vino, con el que me siento absolutamente comprometido. Escribo sobre viticultura y enología y, de paso, sobre lo que tercia…Autor del libro “Talking about wine: Rioja”, primer libro monográfico sobre Rioja escrito en inglés.