‘Los Marchos’ de Fuenmayor, el fuego protector

Fuenmayor ardió en llamas. Desde lo alto de la Cuesta del Viso, de espaldas al Camino Viejo de Logroño, la estampa semejaba un reflejo infernal de la Divina Comedia: fuego y humo, humo y fuego en un dantesco akelarre de infinita magnitud. Hace cuatro años conmemoró Fuenmayor el doscientos aniversario de la victoria contra el invasor francés sin derramar ni una gota de sangre, pues en la tarde del 7 de diciembre de 1808 se sitúa la gesta de ‘Los Marchos’. Cuenta la tradición que para evitar el saqueo por parte de las tropas de Bonaparte, durante la Guerra de la Independencia, los vecinos prendieron hogueras en puertas y balcones para que el enemigo creyera que el pueblo ya estaba saqueado. Desde entonces, Fuenmayor apila durante semanas todo lo inflamable y, en memoria de aquella ingeniosa treta, las llamas refulgen en vísperas de la festividad de Inmaculada Concepción.

‘Los Marchos’, sin embargo, se remontan varios siglos antes. Quizá los franceses de los que habla la crónica fueron aquellos que en 1521 quisieron anexionarse la Península Ibérica en ausencia del emperador Carlos V, pues en documentos anteriores al siglo XIX ya queda reflejado la mentada hazaña. Incluso el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, cuya primera edición fue impresa en 1726 –casi cien años antes de la invasión napoleónica–, recoge el término «marcha» como «hoguera festiva que se hace en La Rioja».

Una tercera vía apunta al posible origen romano de ‘Los Marchos’, pues no es casual que la fiesta se celebre muy próxima al solsticio de invierno, justo cuando las cosechas llegan a su fin y los restos son quemados como acción de gracias por los alimentos recolectados.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • ecotris

    Marcelino, tienes la virtud de hacerme conocer y acercame a hechos e interesarme por ellos. (y no porque sea de Logroño )Y que luego se derivan o enlazan a otros temas. Acerca del cura Merino,empiezas,y te lleva a,.conocer,p.ej. , la Jurisprudencia de aquella España, de conocer el reglamento del garrote vil, que estaba legislado,etc.
    Como dijo Kant, conocer lo que se dice conocer,conocemos algo.Pero saber,lo que se dice saber,no sabemos nada.