La Rioja

img
Prim, ¿patriota español o separatista catalán?
img
Marcelino Izquierdo | 01-01-2013 | 18:48

¡Cuán manipulable es la historia! Lo ha sido siempre y, por desgracia, lo seguirá siendo. No es extraño, por tanto, que Hitler –quien llegó al poder aupado por las urnas y se convirtió, junto con Stalin, en el mayor carnicero del siglo XX– afirmara que «quizás la más grande y mejor lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia». Que Francisco Franco sea para algunos un dictador totalitario y, para otros, un padre protector aunque algo autoritario, parece fruto de la proximidad en el tiempo. Pero no es así, y el ejemplo lo tenemos en Felipe II. Según el color del cristal con el que mire, el monarca que gobernó España en el siglo XVI fue un rey prudente o, por el contrario, un integrista que hundió el gran imperio construido por Carlos V.

Algo parecido ocurre con Juan Prim, al que días atrás se perpetró un homenaje en Madrid con motivo del 142 aniversario de su asesinato. Al margen de las últimas investigaciones que revelan que el político catalán no falleció por heridas de bala sino estrangulado en su propia cama, la víctima debe seguir removiéndose en su tumba. Que Ana Botella haga hincapié en la frase «no olvidéis la sangre derramada por vuestras disputas políticas», como arma arrojadiza contra el independentismo de Artur Mas, cuando, en realidad, con ellas se refería Prim a la perenne guerra civil que España sufrió durante el siglo XIX, no son ganas sino de descontextualizar al personaje. Y ya no digamos del recuerdo que el nacionalismo excluyente catalán hace del militar reusense: «Hablaba en catalán y arengaba a sus tropas en catalán».

Ni patriota español ni separatista catalán. Prim fue víctima de un alevoso crimen por defender su ideal de progreso y, hoy en día, su figura continúa siendo manoseada. ¡Qué asco!

  • ecotris

    Joé Marcelino ! que lo vé,siempre, todo negro.A ver cuando se entera Ud. de que es más rentable ” barcos sin honra, que honra sin barcos “