La Rioja

img
Fecha: febrero 3, 2013
¡Proteged la Muralla, por Dios!
Marcelino Izquierdo 03-02-2013 | 8:00 | 4

 

Las obras que la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño lleva a cabo en el entorno de la iglesia de San Bartolomé han sacado a la luz restos arqueológicos de la posible la muralla medieval de la ciudad. Aunque parece demasiado pronto para realizar cualquier valoración sobre el hallazgo –todavía se desconoce a ciencia cierta la antigüedad del lienzo–, bueno sería poner luz y taquígrafos para evitar futuras y desagradables sorpresas. Por el momento, los ciudadanos nos hemos enterado casi dos meses después del descubrimiento y, para más inri, ni siquiera se ha permitido fotografiarlo a la prensa. Mal empezamos.

De las últimas veces que en la capital de La Rioja aparecieron piedras con cierta alcurnia y pedigrí no tienen los logroñeses buen recuerdo. Fue junto al Puente de Piedra, con motivo de las obras del paso subterráneo de la calle San Gregorio, y formaban parte del torreón que custodiaba el paso sobre río el Ebro. ¿Se acuerdan de ellas? Pues desde hace más de doce años los restos enmohecen apilados en un pabellón del Parque Municipal de Servicios.

En principio, no hay por qué dudar de la buena fe del Consistorio en el caso de San Bartolomé, pero son tantas las tropelías perpetradas, tantas las joyas arquitectónicas aniquiladas a golpe de piqueta que siempre hay que tentarse la ropa cuando de patrimonio riojano se trata.

Y si no, recuerde el avispado lector lo que ocurrió hace ahora dos años en San Millán de la Cogolla, pese a las bienintencionadas promesas que se conservan en las hemerotecas. Bajo el suelo de la iglesia de Yuso fue sepultado, por los siglos de los siglos, uno de los templos románicos más notables que jamás conoció la Cristiandad. Amén.

Ver Post >
Por San Blas las liebres verás… en Autol
Marcelino Izquierdo 03-02-2013 | 8:00 | 0

 

Pontifica el sabio refranero español que «por San Blas la cigüeña verás, y si no la vieres: año de nieves». Son varias las localidades de la Comunidad Autónoma de La Rioja que celebran la festividad de este médico, obispo y eremita armenio, como Autol, Manjarrés, Rincón de Soto, Cornago, Uruñuela, Navajún, Entrena o Zarratón, entre otros. Y también son típicas las roscas en honor a este mártir cristiano –perseguido por Roma a principios del siglo IV– que, una vez bendecidas, tienen fama de curar los males de garganta. No en vano, San Blas es el patrono de los enfermos de garganta y de los otorrinolaringólogos.

En este caso, la imagen que hoy publica ‘La retina de la memoria’ nos la envía el pintor, profesor de Arte y autoleño de pro Luis Ángel Baroja, que refleja una curiosa tradición: la bendición de los ‘barzones’ y de las ‘ristras de caza’. La fotografía está tomada en los años 60, por lo que algunos de sus protagonistas asistirán hoy, medio siglo después, al mismo acto.

Los típicos ‘barzones’

Los ‘barzones’ son unos bollos dulces, típicos del municipio riojabajeño, que solían elaborarse expresamente para la festividad que hoy se conmemora, pero que ahora se venden todo el año. Están cocinados con anís dulce y tienen forma de pez, aunque para los niños, también suelen adornarse con merengue y diversos dulces.

Es costumbre acendrada que, después de la misa solemne en honor a San Blas, el cura bendiga los ‘barzones’, así como y las ristras de liebres y conejos que los cazadores han logrado capturar para la ocasión. Sin duda, se trata del mejor escapatare para que los aficionados a la caza –ahora denominado deporte cinegético– demuestren su pericia y su puntería con la escopeta.

Durante los días previos a la festividad, se desarrolla en Autol una novena en la calle Hombría, donde está situada la hornacina con la imagen de san Blas. Ayer, sábado, también en honor al patró, la fiesta tomó la calle con hoguera, música, cohetes y los encierros de reses bravas, de los que la tradición autoleña asegura que son los más antiguos que se corren en España.Hoy, a las 12 del mediodía, en  la iglesia de San Adrián y Santa Natalia, se oficiará una misa cantada por el Orfeón Virgen de Nieva. Despues será la hora para la bendición y las diferentes degustaciones.

Mañana, los repiquetes sonarán en recuerdo a santa Águeda, unos toques de campana unidos a frases y chascarrillos graciosos dedicados a diferentes personas de la localidad. Se trata de una tradición que había desaparecido, pero que, afortunadamente, ha sido recuperada por la Cofradía del Santísimo Sacramento.

Ver Post >