Puja por el obispo Pedro González Vallejo

Subastan un retrato al óleo del ilustre camerano del siglo XIX, obra del pintor Vicente López Portaña.

Vallejo fue prelado de Mallorca, primer presidente de las Cortes del Trienio Liberal y arzobispo primado de Toledo

 

Cuando Pedro González Vallejo nació en  Soto en Cameros, el 20 de septiembre de 1770, su familia ya tenía previsto proporcionarle una educación muy por encima de lo habitual en aquella época. Pero el alumno se aplicó de tal manera que, ya de adulto, llegó a ostentar altos cargos tanto eclesiásticos como políticos en aquella convulsa España del siglo XIX. En calidad de prócer de la Iglesia, fue retratado hacia 1820 por el pintor de cámara de Fernando VII, Vicente López Portaña. Ahora, casi 200 años después, el cuadro salió a subasta en una galería de Madrid.

La casa Fernando Durán sacó a subasta el pasado mes de julio un cuatro al óleo con el retrato del obispo y político riojano Pedro González Vallejo. Se trata de una obra de arte muy singular que, bajo el título de ‘Retrato de busto de Don Pedro González de Vallejo, obispo de Mallorca’, fue pintada en torno a 1820 por Vicente López Portaña, uno de los maestros del pincel más destacados del siglo XIX.

La subasta se celebró los días 3 y 4 de julio, mientras que las obras permanecieron expuestas entre el 13 de junio y el 2 de julio en la sala situada en las calles Velázquez, 4 y Conde de Aranda, 23 y 24 de Madrid. En este mismo lote también podía pujarse por pinturas, dibujos y grabados de destacados artistas como Francisco de Goya, Leonardo Alenza, Mariano Fortuny, Antonio María Ezquivel, Carlos de Haes o Enrique Martínez Cubells, entre otros.

La puja de salida del retrato de González Vallejo era de 20.000 euros, pero en la denominada ‘subasta de verano’ la pintura de López Portaña no llegó a venderse, pese a que es bastante famosa en círculos artísticos.

Existe una réplica del cuadro que el Museo del Prado tiene depositada en el Museo de Bellas Artes de La Coruña y otra en el Senado.

Nacido en Soto en Cameros, Pedro González Vallejo estudió gramática, derecho y se doctoró en cánones por la Universidad de Zaragoza. Bajo la protección del obispo de Segovia, el también riojano Juan Francisco Jiménez, obtuvo una canonjía en el cabildo catedral, mientras el nuevo prelado, José Sáenz de Santa María, nacido en Muro de Cameros, le nombró provisor y vicario general. La marcha a las Cortes de Cádiz de Sáenz de Santamaría le dejó a Vallejo la mitra segoviana.

Presidente de las Cortes

Tras la Guerra de la Independencia, el soteño fue designado obispo de Mallorca (1820), cargo que simultaneó con el de diputado tras el Golpe de Riego. De hecho, González Vallejo fue el primer presidente oficial de las Cortes que fueron restauradas en el Trienio Liberal.

Tras la reinstauración del absolutismo, por parte de los Cien mil Hijos de San Luis, «la represión afectó a todos los eclesiásticos que habían apoyado el régimen liberal y también a los obispos acusados de liberales, como es el caso de González Vallejo, al que tanto la curia romana como el gobierno absolutista acusaron de haber tenido una conducta escandalosa y exigieron que dimitiera voluntariamente para evitar un castigo más severo», explica el historiador Maximiliano Barrio.

Buscó el soteño su exilio en el Vaticano, sintiéndose enfermo en el viaje, se detuvo en la ciudad francesa de Aix-en-Provence, donde se estableció hasta la muerte de Fernando VII. De vuelta a España, Isabel II le nombró miembro de la Junta Eclesiástica, que el gobierno de Martínez de la Rosa constituyó para reformar el clero. También ocupó el Arzobispado de Toledo y la Presidencia del Estamento de Próceres.

Durante dos legislaturas también fue senador por la provincia de Logroño, cargo que desempeñó hasta su muerte, acaecida en Madrid en 1842.

 

 

 Vicente López
Portaña, el autor

Vicente López Portaña (Valencia 1772 – Madrid 1850) fue uno de los pintores más destacados del neoclasicismo español. Premiado cuando estudiaba en las academias de San Carlos y de San Fernando, recibió una notable influencia de pintores como Anton Raphael Mengs, Francisco Bayeu o Mariano Salvador Maella. Retrató a Fernando VII con el hábito de la Orden de Carlos III, así como a numerosos militares franceses durante la Guerra de la Independencia. El realismo de su pintura, sobre todo en los retratos, propició que Fernando VII lo nombrara primer pintor de cámara. En la capital, López Portaña se convirtió en el pintor de moda de la aristocracia y de la alta burguesía. Sus obras más conocidas son sendos retratos: el pintor Francisco de Goya y Fernando VII con el hábito de la Orden del Toisón de Oro. Falleció siendo primer pintor de cámara de Isabel II. Uno de los retratos del monarca absolutista puede verse en la exposición La Rioja Tierra Abierta de Haro.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
  • ecotris

    Esta vez toca que Don Marcelino nos transmita conocimientos , que solo y gracias a Ud. debemos , sin mezclar con el P.P. Esperaremos a mejores tiempos económicos, para verlos reunidos en tomo, que será un gran placer, y que el ILMo. Gobierno de la Rioja lo subvencione, porque resultará un libro para los con posibles.Pendientes en imprenta ,para mi parecer, quedan los del Sr. TRIS y los del Sr. Marcelino ( a ser posible, expurgados o censurados de políticas acerbas )
    Se atreve , Marcelino, amigo,a desnudarse y escribir por estos lares de Pintura. ( Yo , reconozco no tener cultura pictórica , si me puedo pelear respecto a la literatura y la música) Y cuántos más partícipes más conocimientos, para los ” raros ” que gustan de estos afanes : la inmensa minoría.

La Rioja

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.