La Rioja
img
Emilio García Moreda, pintor eterno
img
Marcelino Izquierdo | 26-05-2013 | 07:00| 6

 

Hoy, 26 de mayo, se cumplen tres décadas de la muerte,

en Alberite, del gran artista y maestro de pintores. Tenía 52 años

 

Sólo la prematura muerte de Emilio García Moreda privó a La Rioja y al mundo del arte en general de uno de sus pintores más excelsos, cuya carrera –sin duda– hubiera alcanzado cotas desconocidas. Parece que fue ayer cuando se le veía degustando un vino tinto en la cafetería ‘Milán’ de Logroño, pero este domingo se cumplen, exactamente, treinta años desde que el artista nacido en Alberite nos dejó. Tenía 52 años.

El profesor y crítico de Arte Ignacio Gil-Díez Usandizaga resume así la figura del artista riojano, así como el panorama cultural en el que se movió: «Murió Emilio, incansable defensor de la pintura pura, y tras de él ya nada fue igual. El mundo artístico cambió con rapidez. La década de los años ochenta inauguró una nueva época en la que él merecía haber participado. A Emilio García Moreda se le debe algo más que un recuerdo. Es preciso rescatar su pintura, es preciso mostrarla».

Y pintó un mural a los ocho años

Había nacido Emilio el 25 de junio de 1934 en Alberite con la pintura corriendo por sus venas. A los ocho años plasmó su primera pintura mural en la casona familiar del pueblo, donde cursaba, a contracorriente, la educación primaria. Él se inclinaba más por las artes plásticas que por la química y el latín, por lo que no desaprovechó las enseñanzas de dibujo y pintura que le ofrecía su pariente María Osona.

La primera muestra pública en mayúsculas de García Moreda le atropelló a los 17 años en el marco de la XI Exposición de Arte de Educación y Descanso, en Logroño. Encarrilado en la senda del arte, ya nunca dejó de formarse. Aprendió en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona y, también, en la de la capital riojana; en el Círculo de Bellas Artes y en el Museo de Reproducciones Artísticas de Madrid, bajo la tutela de Pedro Mozos; en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos en Valencia, donde conoció al pintor Rafael Solves, uno de los fundadores del Equipo Crónica; y en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde se licenció, teniendo como profesores, entre otros, a Juan Adsuara, Joaquín de la Puente, Ramón Stolz y Eduardo Chicharro.

‘El Cid’ y Samuel Bronston

En aquella etapa madrileña fabricó decorados para la película ‘El Cid’, producida por Samuel Bronston, aunque, siempre abierto, se relacionó con lo más granado de la pintura española del momento: Pancho Cossío, Benjamín Palencia, Rafael Zabaleta, Daniel Vázquez Díaz… Con un espíritu humilde, García Moreda viajó y viajó, empapándose de todo cuanto sus sentidos recolectaban en Francia, Italia, Grecia, Egipto…

Como pintor, fue la vanguardia de la vanguardia en el erial provinciano del tardofranquismo logroñés; el abanderado del arte abstracto con mayúsculas, el valedor de una cuarta dimensión que modelada con el pincel, jugando con la figura y el fondo; en resumen, toda una fuerza de la naturaleza preñada de técnica, intuición y sensibilidad.

Como profesor, Emilio se erigió, sin proponérselo, en paradigma de pintores ahora consagrados –Navaridas y Martínez Porras entre ellos– y, como ser humano, fue ejemplo de afabilidad, con una gracia innata de quien nace y crece en el terruño y, al tiempo, con un sentido del humor mordaz e inteligente de quien se siente, como él repetía como un mantra, «ciudadano del mundo».

Ver Post >
Pintura riojana del siglo XIX con toque femenino
img
Marcelino Izquierdo | 24-05-2013 | 07:00| 4

 

En un mundo como el del arte, monopolizado históricamente por el sexo masculino, la irrupción de un grupo heterogéneo de mujeres en la pintura del siglo XIX supuso todo un desafío al statu quo, que también tuvo su reflejo en La Rioja. Dos hijas del ilustrado de Ábalos Martín Fernández de Navarrete fueron elegidas académicas de mérito y honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, pero no fueron las únicas que destacaron por su destreza con la paleta y los pinceles.

«Aunque la enseñanza de las bellas artes dentro de los estudios mayores de la Academia estaba vetada a las mujeres, es cierto que algunas obtuvieron el título de académicas de mérito por los que habían ido obteniendo en los talleres particulares de algunos de sus profesores, o en el Estudio de Dibujo abierto para niñas en el de Fuencarral en 1819», explica Esperanza Navarrete, responsable del Archivo de la Real Academia de San Fernando.

Martín Fernández de Navarrete

No se conoce demasiado sobre las carreras de Micaela y Concepción Fernández de Navarrete, aunque dos de sus obras se conservan en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Ambas eran hijas de Martín Fernández de Navarrete, militar, marino, historiador y político riojano, una figura preeminente en el siglo XIX español y cuya aportación fue clave para la creación de la entonces provincia de Logroño.

Entre los ensayos más importantes de Navarrete destacan ‘Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, escrita e ilustrada con varias noticias y documentos inéditos pertenecientes a la historia y literatura de su tiempo’ (1819) y ‘Colección de los Viajes y Descubrimienios que Izicieron por Mar los Espanoles desde fines del Siglo XV’ (1925), entre ellos los de Cristóbal Colón.

En este ambiente de burguesía culta e ilustrada se criaron Micaela y Concepción, que residieron en Madrid. Dada su destreza pictórica y la calidad de sus obras, ambas fueron propuestas como académicas de mérito y de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, gracias sobre todo a los dibujos presentados en la última exposición de la Academia. El ingreso fue aprobada por aclamación de los académicos el 16 de septiembre de 1821. Concepción entregó «Un cuadrito de Venus cortando las alas a Cupido» y Micaela, «una copia a la aguada de Santa Inés», según consta en las actas de la Academia madrileña.

No obstante, la obra que permanece en el museo debe corresponder a una segunda copia posterior, según consta en el reverso del lienzo: «Copiada por Micaela Fernández de Navarrete en 1829».

 

 

A la sombra de la Exposición Nacional de Bellas Artes

 

En el último tercio del siglo XIX, al calor de la proliferación de las exposiciones de Bellas Artes que se celebraban a nivel nacional y local, fueron varias las pintoras riojanas que se dieron a conocer. Aunque nacidas en la entonces provincia de Logroño, la mayoría tenía su residencia en Madrid.

Pía González, nacida en Haro, fue la más persistente a la hora de concursar en la Exposición Nacional de Bellas Artes. En 1897 envió la obra ‘Calle de Cercedilla’ desde su domicilio en la calle Génova. Dos años más tarde, presentó ‘Calle de mi pueblo’, desde la calle Fuencarral. En 1901 concurrió a misma Exposición Nacional de Bellas Artes con el cuadro titulado ‘Cementerio de Comillas’. En 1904 presentó la obra ‘Calle de aldea’ y en 1906 concurrió con ‘Caserío’.

Ana Martínez de Pisere también vio la luz en la ciudad jarrera. En 1897 tomó parte en la Exposición Nacional de Bellas Artes, con la obra ‘Retrato de Señora’. Vivía en la madrileña calle Leganitos.

María Concepción García Blanco era natural de Brieva (1867), hija de Juan Manuel García (médico titular de Brieva) y Ambrosia Blanco (natural de Canales de la Sierra). Fue alumna libre de la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid en los cursos 1891-1892 y  1892-1893.

Saturnina Estefanía, nacida en Logroño en el último tercio del siglo XIX, fue discípula del pintor D. R. de la Torre y se presentó a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1904 con el cuadro ‘Un patio de La Mancha’. Residía en la calle Conde de Aranda de Madrid,

Margarita Lacy nació en La Rioja en la segunda mitad del siglo XIX. Resultó premiada con diploma de tercera clase en la Exposición Provincial de Logroño de 1880.

 

Ver Post >
Orwell, 1984 y la educación según Wert
img
Marcelino Izquierdo | 23-05-2013 | 07:00| 4

 

El Consejo de Ministros aprobó ayer la LOMCE o, lo que es lo mismo, la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa, nada menos que la séptima norma pedagógica de la democracia española en sus 37 años de corta vida. Si bien es cierto que el texto impulsado por el ministro Wert todavía tiene margen de ‘mejora’ en su paso por el Congreso de los Diputados, las perspectivas no parecen muy halagüeñas.

Los focos mediáticos se centran en la vuelta de la Religión a las aulas, como asignatura troncal –a imagen de lo sucedía durante el régimen totalitario (perdón, autoritario) de Franco–, en la financiación de las clases en castellano en ciertos colegios de Cataluña o en suprimir la Educación para la Ciudadanía, desoyendo las críticas del Consejo de Estado y de la Unión Europea.

Mientras tanto, los políticos patrios continúan siendo incapaces de consensuar una ley por la que pasa el futuro del país, ¡que manda Trillos! Incluso, si dejamos al margen el exotismo ideológico de las mencionadas propuestas –de todo punto involucionistas–, el panorama pedagógico que impregna el anteproyecto elaborado por el Ministerio se antoja ciertamente sombrío.

Con el corazón en la mano, ¿creen de verdad expertos, profesores, padres o alumnos que el regreso de la reválida, la temprana bifurcación de los itinerarios o la especialización del alumnado van a mejorar la calidad de la educación española? ¿Creen que la escuela, el colegio, es tan sólo una mera factoría de modelar mecánicos, ingenieros, docentes, fontaneros o psicomotricistas? ¿Creen que es mejor aprobar que aprender?

Porque, si así lo piensan, que no esperen para el futuro sino una sociedad gris, anodina, acrítica, dócil… como la caricaturizada por George Orwell en ‘1984’.

Ver Post >
Blesa-Aznar, alianza en Logroño
img
Marcelino Izquierdo | 19-05-2013 | 09:08| 4

 

La estancia riojana de Miguel Blesa estuvo indeleblemente unida a la del expresidente del Gobierno José María Aznar. A finales de los setenta, Blesa y Aznar preparaban las oposiciones al cuerpo de inspectores fiscales de Hacienda en la madrileña Academia CEU, de Madrid; de hecho, ambos se conocía de la universidad. Como alumnos aventajados que eran, Blesa y Aznar aprobaron el examen y fueron destinados a la Delegación de Hacienda de Logroño.

Según relata Aznar en su autobiografía ‘Memorias’, Blesa y él desembarcaron en la capital riojana, junto a sus respectivas familias, en el año 1978. Pero no sólo fueron compañeros de trabajo sino, también, vecinos de escalera. Los matrimonios se interesaron por sendos pisos que les habían ofrecido, situados en la esquina de las calles San Antón y Gran Vía, sin duda uno de los lugares prilegiados y céntricos de la ciudad. Pero como una de estas viviendas les gustaba a los dos matrimonios más que la otra -sobre todo por sus espléndidas vistas-, Blesa y Aznar decidieron echarlo a suertes. Los Aznar-Botella se quedaron con el mejor piso y los Blesa con el menos bueno.

Miguel Blesa permaneció aproximadamente un año en su empleo de Logroño pues, en mayo de 1979, fue nombrado secretario del Gabinete Técnico del Ministerio de Hacienda y, en 1981, jefe del Servicio de Tributos de las Comunidades Autónomas. Aznar, por su parte, se incorporó a una plaza en la Inspección Tributaria de Madrid y en consecuencia dejó La Rioja en diciembre de 1980. La carrera que Blesa inició en Hacienda se aceleró exponencialmente en paralelo a la carrera política de Aznar, hasta llegar a convertirse en presidente de Caja Madrid, una de las entidades financieras más importantes de España.

Ver Post >
Diana 'la lagarta' vuelve a Logroño
img
Marcelino Izquierdo | 17-05-2013 | 11:46| 0

 

La V edición de FRIKOÑO, la Semana Friki de la capital riojana, rinde homenaje a la mítica serie ‘V’ desde el 17 de mayo hasta el 2 de junio. ‘V’ supuso todo un acontecimiento televisivo, en los primeros años 80, con aquellos lagartos del espacio exterior que visitaron la tierra, liderados por la malvada Diana que lo mismo mata a un terrícola con su pistola láser que se zampaba un ratón vivo sin pestañear. Los organizadores de FRIKOÑO anuncian que “la próxima invasión extraterrestre va a tener lugar en esta ciudad” y por eso han formado un bastión de resistencia contra este ataque. Pero a lo mejor algunos no recuerdan que la actriz que encarnó a Diana, Jane Badler, y que, por cierto, también apareció en el remake de la serie ‘V’ que todavía sigue emitiéndose, estuvo hace ya algunos años en La Rioja.

En el otoño de 1987, con el patrocinio del empresario riojano Marcos Eguizábal -recién elegido presidente del CD Logroñés-, comenzó a rodarse en la región la película ‘Oro fino’, largometraje que atrajo a un espectacular plantel de estrellas de Hollywood aterrizaban, a imagen y semejanza de la serie norteamericana que entonces era lo más: ‘Falcon Crest’. En el reparto, destacaba el actor británico Stewart Granger, un galán venido a menos que, después de una brillante filmografía con títulos de éxito mundial como ‘Scaramouche’, ‘El prisionero de Zenda’ o ‘Las minas del Rey Salomón’, cerró su carrera de largometrajes con ‘Oro fino’. También estaba Ray Walston, secundario de lujo de Billy Wilder en obras maestras como ‘El apartamento’ o ‘Bésame, tonto’.

Pero lo interesante, en cuanto a FRIKOÑO se refiere, estaba en el sector femenino. Si bien la modelo hawaiiana Tia Carrere puso el punto sexy, el rostro más popular era el de… ¡Jane Badler! Sí, sí la malvada Diana.

Durante casi un mes la Badler vivió, junto al resto del reparto, en el Hotel Los Bracos y recorrió, además de las calles de Logroño, escenarios como Bodegas Franco Españolas, la Hípica Deportiva, las Bodegas Paternina de Haro… Incluso participó en una fiesta celebrada en las Bodegas Paternina de Ollauri, donde interpretó una canción y en la que probó las patatas con chorizo cocinadas expresamente por Marcos Eguizábal.

Pero no todo fue de color de rosa para la ‘lagarta’ Diana. La química entre Jane Badler y Stewart Granger no funcionó a lo largo de todo el rodaje. No sólo no funcionó sino que, además, ambos tuvieron sus más y sus menos. Cada vez que el director José Antonio de la Loma filmaba un plano/contraplano entre ambos actores, Granger solía hacer gestos a su partenaire, tras la cámara, para tratar de desconcentrarla. Pero le fue imposible. Diana tenía más escamas que un lagarto y una profesionalidad a prueba de bomba. No obstante, cuando la escena acababa, el aire era irrespirable.

Jane Badler llegaba al elenco de ‘Oro fino’ tras su éxito de ‘V’ y conservaba ese halo de diva hollywoodiense, aunque nunca tuvo problema alguno en que la prensa regional estuviera presente en los rodajes, siempre que no le importunaran.

Veintiséis años después, Jane Badler vuelve a la actualidad riojana.

Ver Post >
¡Salvemos el español!
img
Marcelino Izquierdo | 12-05-2013 | 07:00| 3

 

San Millán de la Cogolla acoge los días 16 y 17 de mayo el Seminario Internacional de Lengua y Periodismo, que en su octava edición abordará nada menos que ‘El lenguaje de la crisis’. Tajo, desde luego, no les va a faltar a ponentes, lingüistas, periodistas, economistas y alumnos en general.

Es posible, como afirmó el director de la Fundación del Español Urgente, Joaquín Müller, que la maldita crisis –la madre de todas las crisis– sea una fértil fuente de enriquecimiento de la lengua española, con la incorporación de ingresos léxicos, de nuevas palabras y la recuperación de otras olvidadas. Seguro que es cierto.

Sin embargo, a medida que brotan eufemismos, metáforas, circunloquios, perífrasis, evasivas, indirectas, y –en paralelo– quedan disipadas la verdad, la franqueza, la sencillez, la lealtad o la campechanía, este aluvión lingüístico corre el peligro de transmutarse en maquiavélica logomaquia o el arte de no decir nada que no interese.

Bautizar la crisis como «desaceleración» o «aterrizaje suave», «reformas» a los tijeretazos, denominar «cambios en la ponderación fiscal» a una descarada subida de impuestos, calificar la recesión económica como «tasa de crecimiento negativo», «proceso de regularización» a una vergonzosa amnistía fiscal o rescate de la banca –en realidad, de España– como «apoyo financiero», seguro que enriquece la lengua de Gonzalo de Berceo, pero también exacerba al más pintado.

El seminario que presidirá la Princesa Letizia en la cuna del español –o castellano– no debería quedarse en un mero análisis aséptico del metalenguaje que emana del «deterioro del contexto económico» (crisis, perdón); muy al contrario, debería servir como foro de denuncia del aniquilamiento moral que sufre el idioma común de quinientos millones de hispanohablantes.

Ver Post >
El manteo del ‘perro volador’
img
Marcelino Izquierdo | 11-05-2013 | 22:00| 10

 

«Este santo, San Quirico,
de Matute es el patrón
como símbolo de un pueblo
que rechaza la opresión»

 

La localidad riojana de Matute celebra sus fiestas patronales de San Quirico –o San Quiles– y su madre, Santa Julita, los días 16 y 17 de junio.  Y lo hace con tradiciones seculares, algunas de las cuales han desaparecido con el paso del tiempo. La víspera, el día 15, los vecinos ascienden en romería hasta la ermita enclavada en lo alto del monte San Quiles, llevando al santo en una alforja «para que vea a su madre». Allí, tras la misa y el almuerzo de rigor, el Ayuntamiento invita a los presentes a café como costumbre de una época, lejana en el calendario, en la que lo hacía por necesidad, pues siglos atrás el café era una bebida exótica, cara y difícil de adquirir, a no ser en selectos ultramarinos. Tras el café y los juegos, el santo regresa a la parroquia.

 

Las coplas del cachibirrio

 

Años atrás, la romería se adornaba de un ritual más vistoso, pues la imagen San Quiles era sacada en andas de la iglesia parroquial de San Román, sobre los hombros de las autoridades, precedidos por los bailes de ocho danzadores y un cachibirrio, que cantaba coplas como la que sigue: «Tú eres el santo más niño, el más bonito y más chico, por eso hoy con gran cariño  te canto niño Quirico».

Pero en lo que hoy se detiene esta ‘Retina de la memoria’ es la fotografía del manteo de los perros, una tradición que se mantuvo hasta hace pocas décadas, pero que la modernidad y el amor por la naturaleza acabaron por desterrar, por suerte para los canes. Y no sólo en Matute, sino en otras localidades del Valle de San Millán y de sierras no muy lejanas.

No se ponen de acuerdo los folcloristas ni los expertos en el pasado de la comarca sobre el desarrollo, calado y final de tan curioso «divertimento», pero la imagen que hoy publicanos no tiene vuelta de hoja.

La fotografía pertenece a una colección particular y sobre ella está escrita la siguiente leyenda: «Manteamiento de los perros. Costumbre del Valle de San Millán (Rioja)». La instantánea se realizó hacia 1913, hace ahora un siglo, más o menos.

 

Apuesta por la modernidad

 

En las últimas décadas, España ha ido regulando la mayor parte de las tradiciones que tenían a los animales como protagonistas involuntarios, con mayor o menor éxito, aunque Matute o otros pueblos del entorno sí que se apuntaron a la modernidad.

A finales del siglo XX, a propósito de la publicación del libro ‘Fiestas populares e insólitas’ (1997), de Juan García Atienza, se reabrió la polémica sobre el manteo de perros en Matute, cerrada por el profesor Alberto Montes, natural de la localidad: «No me consta que en la romería de San Quiles figure como tradición ni como costumbre ni siquiera como un hábito el manteo de perros».

Cien años contemplan la imagen de aquella España profunda que ya no existe ni se la espera.

Ver Post >
El origen riojano de Máxima Zorreguieta
img
Marcelino Izquierdo | 07-05-2013 | 12:38| 12

 

Esta semana, Guillermo-Alejandro de Orange-Nassau se convirtió en el nuevo rey de Holanda y, junto a él, como reina consorte, su esposa Máxima Zorreguieta. Argentina de nacimiento, Máxima tiene antepasados en los Cameros, al igual que otras dos monarcas: Fabiola de Mora y Aragón, reina viuda de Bélgica, y Margarita Gómez-Acebo, casada con el rey Simeón II de Bulgaria, aunque en su país no pueda ejercer como tal.

Tomás Rubio de Tejada y Fernández, genealogista del Antiguo e Ilustre Solar de Tejada, lleva años trabajando en la historia de esta institución y ha publicados libros y numerosos artículos.

«Es curioso, pero las tres reinas son descendientes del Solar de Tejada –afirma Rubio de Tejada–. Fabiola de Mora y Aragón fue inscrita como divisera en el año 2009, y Máxima Zorreguieta en proceso de inscripción».

Laguna y Nieva

Sobre la nueva reina de los holandeses, el experto explica que su antepasado José Antonio Pérez de Tejada y Moreno de Tejada fue quien salió de España –a mediados del siglo XVIII–, primero hacia Uruguay, donde ejerció el cargo de comandante de Milicias, para pasar después a Buenos Aires (Argentina). Éste militar, a su vez, era descendiente, por el apellido de Pérez de Tejada, de Nieva de Cameros y, por el de Moreno de Tejada, de Laguna de Cameros.

En resumidas cuentas, Máxima Zorreguieta, la recién coronada reina de los Países Bajos, tiene raíces riojanas tanto en el Camero Nuevo (Nieva de Cameros) como en el Viejo (Laguna de Cameros). Además de su vinculación con diferentes familias de la nobleza española, entre ellas la riojana que entronca con el Solar de Tejada, también tiene ascendientes nobiliarios en Portugal, Italia y otros países latinoamericanos.

El genealogista Tomás Rubio de Tejada asegura que era tal la importancia del Solar de Tejada y de otros linajes que provienen de la comarca serrana que «casi la mitad de la nobleza española desciende de los Cameros».

Zarina de Bulgaria

Por su parte, Margarita Gómez-Acebo y Cejuela, esposa de Simeón de Sajonia-Coburgo Gotha, antiguo rey de Bulgaria, bajo el nombre de Simeón II, también proviene de la sierra riojana. Nacida en Madrid el 6 de enero de 1935, Margarita Gómez-Acebo contrajo matrimonio el 21 de enero de 1962, en Lausana (Suiza), con Simeón II, depuesto zar de Bulgaria. Tiene reconocido el título de reina (o zarina, nombre tradicional búlgaro) de Bulgaria, con tratamiento de majestad, además de los de princesa de Sajonia-Coburgo-Gotha y duquesa de Sajonia. También es cuñada de doña Pilar de Borbón, hermana del rey Juan Carlos I.

Descendiente del Solar de Tejada, los antepasados de Margarita vivieron en El Horcajo y otras pedanía de Lumbreras y también de Jalón de Cameros. Los más antiguos, según el árbol genealógico confeccionado por Tomás Rubio de Tejada, residían en tierras cameranas a finales del siglo XVI.

 

Fabiola de Bélgica, divisera del  Solar de Tejada

Fabiola de Mora y Aragón, reina viuda, princesa de Bélgica y duquesa de Sajonia, hunde sus raíces en Aldeanueva de Cameros, de donde desciende. Nacida en Madrid el día 11 de junio de 1928, Fabiola Fernanda María de las Victorias Antonia Adelaida de Mora y Aragón –que era su nombre completo– saltó a las páginas del papel couché cuando contrajo matrimonio con Balduino I, rey de los belgas, el día 15 de diciembre de 1960 , en Bruselas.

Su acreditado vínculo con la arraigada tradición solariega de Rioja se oficializó el 3 de octubre de 2009, fecha en la que fue recibida como dama divisera hijadalgo del Ilustre Solar de Tejada, la corporación nobiliaria más antigua de toda España, dado que la reina Fabiola desciende, por línea materna, de varias generaciones de señores de Tejada, naturales de Aldeanueva de Cameros, desde los albores del siglo XVII. De hecho, los primeros antepasados datan del año 1610, Juan de la Peña y Romero y María Hernández y Romero, naturales de Aldeanueva de Cameros, casados el 25 de abril de 1610, y Alonso de la Peña y María Romero, ambos también de Aldeanueva, casados el 14 de septiembre de 1613.

Fabiola de Mora y Aragón, hija del marqués de Casa Riera y ahijada de la reina Victoria Eugenia, fue reina titular hasta el 31 de julio de 1993, fecha en falleció su esposo Balduino en la residencia que ambos poseían en Playa Granada (Motril). Al no tener descendencia, la corona belga correspondió a Alberto II, hermano menor de Balduino, y a su mujer, Paola Ruffo di Calabria.

 

Ver Post >
La herencia o… cómo vivir del cuento
img
Marcelino Izquierdo | 05-05-2013 | 07:00| 4

 

En su obra ‘Morfología del cuento’, el lingüista ruso Vladímir Propp demostró que, por lo general, las narraciones populares siguen un camino de puntos recurrentes y una estructura constante que apenas varía. Las «funciones de Propp» no sólo influyeron sobremanera en Claude Lévi-Strauss y en Roland Barthes sino que, además, fueron claves para analizar los relatos y crónicas que emanaban de la tradición.

Uno de esos cuentos seculares, que la rumorología soviética adaptó al traspaso de poderes en el Kremlin entre Nikita Kruschev y Leonidas Brezhnev, allá por 1964, es el conocido por el de ‘Los tres sobres’.

‘Los tres sobres’ narra la historia de Merian –Mariano en ruso–, un favorito del zar que llegó al palacio real de San Petersburgo para gestionar la hacienda de su amo. Repasando las cuentas de su antecesor, Merian descubrió en su escritorio un gran sobre con tres cartas lacradas y la siguiente leyenda: «Abrir sólo en caso de máxima urgencia, de uno en uno, y en el orden establecido». El nuevo gerifalte archivó el sobre en el fondo del escritorio y se olvidó de él.

Pero más pronto que tarde los problemas comenzaron a multiplicarse: las arcas reales decrecían, así como las tierras, en la misma proporción que aumentaban las regañinas y amenazas del zar. Merian se acordó entonces de las tres cartas y, casi sin pensarlo, abrió la primera: «De todo lo malo, échame la culpa a mí».  Así lo hizo y con ello consiguió aplacar la furia de su señor.

Sin embargo, no tardó mucho en empeorar la situación, lo que empujó a Merian a romper el lacre de la segunda carta: «Dile al zar que es preciso reformar el sistema». Así lo hizo y con ello consiguió aplacar la furia de su señor. Pero tampoco esta maniobra perduró en demasía. Desesperado, Merian abrió la última carta, que así decía: «Empieza a escribir tres cartas para tu sucesor».

Ver Post >
Práxedes Mateo-Sagasta, cincelado por Mariano Benlliure
img
Marcelino Izquierdo | 03-05-2013 | 07:00| 0

 

La relación entre el escultor Mariano Benlliure y La Rioja fue estrecha y fructífera. El artista valenciano no sólo fue el esposo de la cantante jarrera Lucrecia Arana sino que, también, se granjeó la amistad Práxedes Mateo-Sagasta. Benlliure inmortalizó al viejo pastor camerano en un impresionante busto esculpido en 1902, un año antes de la muerte del siete veces presidente del Gobierno español, y también proyecto su mausoleo en el Pabellón de Hombres Ilustres de Madrid.

Tras la rehabilitación del citado mausoleo, la Fundación Práxedes Mateo-Sagasta ha organizado un ciclo de conferencias y una exposición, que se celebrarán en Logroño entre mayo y junio. Sobre vinculo entre el político de Torrecilla y el escultor valenciano van a profundizar dos mujeres expertas: Leticia Azcue Brea, jefe de Conservación de Escultura del Museo del Prado, y Lucrecia Enseñat Benlliure, directora y vicepresidenta de la Fundación Mariano Benlliure y descendiente tanto del artista como de Lucrecia Arana.

Las actividades van a coincidir, además, con la exposición ‘La Rioja Tierra Abierta’, que se celebra en Haro, donde pueden contemplarse tanto la citada escultura de Sagasta como un busto de la cantante jarrera Lucrecia Arana, esposa del propio Benlliure.

Sagasta, Olózaga…

Sobre el cementerio cívico madrileño situado en Atocha, en el que también descansa el político riojano Salustiano de Olózaga, además de otros ilustres prohombres de la España del siglo XIX, como Álvarez Mendizábal, Martínez de la Rosa o Cánovas del Castillo, merece la pena visitar ahora el mausoleo sagastino, que luce ahora en todo su esplendor.

«Los liberales a Sagasta», puede leerse con grandes letras en la tumba realizada en mármol, un año después de la muerte del riojano, el 5 de enero de 1903. Destaca en la obra, una de las más elogiadas de Benlliure,  la estatua yacente del propio Sagasta vistiendo levita y portando el Toisón de Oro, su condecoración más preciada. En la cabecera del sepulcro, Benlliure quiso representar la Historia a través de una figura femenina, sentada y semidesnuda, que cierra un libro de la época que termina con la desaparición del finado.

Como gran defensor de la soberanía popular, También tiene su reflejo en el mausoleo la figura del pueblo español, representado en la imagen de un hombre, cuyo brazo izquierdo descansa sobre los evangelios –como símbolo de la verdad–, al tiempo que en su mano derecha blandea la espada, con la Justicia grabada en la empuñadura y la paz simbolizada por una rama de olivo que cubre la hoja del arma. En los laterales del sepulcro están grabadas diferentes fechas que  jalonaron la vida política de Mateo-Sagasta.

Escultura y biografía

Sobre el busto del ingeniero camerano, propiedad de la Comunidad Autónoma de  La Rioja y que puede contemplarse en ‘La Rioja Tierra Abierta’ de Haro, se realizó en 1902, a instancia del periodista y escritor Natalio Rivas. Mientras Sagasta posaba para Benlliure, en el estudio que el escultor tenía en Madrid, Rivas aprovechó para profundizar en la vida del prócer, del que escribió la biografía titulada ‘Sagasta, conspirador, tribuno y gobernante’. El propio Rivas escribió en el diario ‘ABC’: «El busto resultó, como era de esperar, digna producción del insigne maestro. Una verdadera joya artística» que «Sagasta contemplaba encantado». Las sesiones de posado fueron inmortalizadas por las instantáneas tomadas por el fotógrafo Franzen.

 

 

Actividades

Ciclo de conferencias: ‘Esculpir la fama. Mariano Benlliure y Práxedes Mateo-Sagasta’
23 de mayo. ‘Mariano Benlliure, la sociedad de su tiempo. El retrato de Práxedes Mateo-Sagasta’, por Leticia Azcue Brea, jefe de Conservación de Escultura y AADD, Museo del Prado.
30 de mayo. ‘Los monumentos funerarios de Mariano Benlliure. El mausoleo de Práxedes Mateo-Sagasta’, por  Lucrecia Enseñat Benlliure, directora y vicepresidenta de la Fundación Mariano Benlliure.
Lugar. Centro Cultural Caja Rioja-Gran Vía Logroño.

Exposición: Fotografías sobre el mausoleo de Práxedes Mateo-Sagasta
Autora. Eva Sánchez Benítez
Lugar. Centro Cultural Caja Rioja-Gran Vía Logroño.
Fechas. Del 13 de mayo al 6 de junio.
Organiza. Fundación Práxedes Mateo-Sagasta.
Colaboran. Parlamento de La Rioja, Instituto de Estudios Riojanos y Fundación Caja Rioja.

Ver Post >