La Rioja

img
Fecha: noviembre, 2012
El fraude social en la internacionalización de empresas.
-Jesús María García García 29-11-2012 | 10:42 | 8

 

Hemos crecido escuchando el mantra  “del gran logro”  que supone que  determinados empresarios y compañías empresariales  se implanten en otros países para poner  en marcha nuevas plantas de producción.

La Internacionalización de empresas tuvo su sentido a  mitad del siglo XIX, una etapa en que las empresas de las grandes economías mundiales buscaban  el control de yacimientos de materias primas para reducir costes.

A partir de la segunda  mitad del siglo XX, empresas españolas  dieron también el salto hacia Asia, America del sur,  norte de África y otros puntos del planeta  (todos del Tercer Mundo)  expandiendo sus negocios, creando riqueza en aquellos países y descapitalizando el nuestro.

La elección de esos países no fue baladí. Se eligieron lugares en los que practicamente no existen derechos laborales y la mano de obra es ofertada en condiciones de semiesclavitud. Este tipo de empresas y empresarios, cuya única finalidad fue, es y será aumentar sus beneficios a costa de explotar paraísos laborales (en los que la ética brilla por su ausencia)  no pueden ser -en modo alguno-  jaleados ni alabados por la administración española, ni por los ciudadanos. No pueden ser el ejemplo ni el modelo a seguir.

En buena parte de los casos, la empresa que internacionaliza su producción  acaba por desaparecer del país origen (España en nuestro caso). Algunas incluso van saltando de país en país cuando en el que estaban instaladas, sus trabajadores van adquiriendo derechos o sueldos dignos. Esta conducta es reprochable,  denota un sistema de semi-explotación que inexplicablemente es bien visto por una amplia capa de la sociedad en sus paises de origen. Se alaba el hecho de que fulanito o menganito tenga dos fábricas en China, mientras la matriz que tenía en España ha terminado convertida  en un almacen en el que ya no trabaja casi nadie.

Se podría alegar en  descarga de estas empresas, que sus beneficios llegaran a España a tributar impuestos, o mejorar las factorías matrices en nuestro país,  pero eso no sucede en la mayor parte de las ocasiones. Muy al contrario, los beneficios quedan a buen recaudo en el lugar en el que menos impuestos tengan que pagar; bien sea el propio país huésped o directamente a paraísos fiscales.

Lo más sorprendente es que se realicen viajes institucionales patroneados por presidentes del Estado (o autonómicos) o el propio Rey de España, en el que se acoplan empresarios que buscan nuevos territorios para instalarse.

La salida de empresas a otros países tendría que ser una conducta socialmente reprochable  y fiscalmente perseguida. Hay que salir al extranjero a buscar mercado para nuestros productos, nuevos clientes que nos permitan  aumentar la producción en nuestro propio país, que nos fuercen contratar más trabajadores aquí, a construir nuevas factorías en España `para dar servicio a esos nuevos mercados. Ese es el modo de garantizar nuestro sistema de producción.

Marcharse a producir a China, a Somalia o a Mongolia no es un mérito…Es otra cosa. El mérito es crear esos miles o cientos de miles de empleos es España, no en China.

Ver Post >
La herencia dilapidada.
-Jesús María García García 27-11-2012 | 9:13 | 9

Hace tan solo unos días, un grupo de homosexuales celebraban, en la madrileña Puerta del Sol, la constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo. Una de las cosas que gritaban era: “¡Ésta es la herencia recibida! ”, en un claro guiño de reconocimiento a José Luis Rodríguez Zapatero y a su Gobierno Socialista, que puso en marcha varias políticas de creación y consolidación en derechos sociales.No es un caso aislado.

Abundan quienes se cuestionan cómo puede ser posible, que pese a que no se ha cumplido ni un año de Mariano Rajoy en el poder, a este país ya no lo conoce ni su padre.
La crisis económica se desarrolla con toda su crudeza a partir de 2008. Durante cuatro larguísimos -y muy duros- años, el Gobierno de España transitó con mayor o menor fortuna por esa dura tormenta, respetando escrupulosamente el llamado “Estado del Bienestar”. En esos años una parte de la sociedad se enojaba tremendamente con algunas políticas y medidas (que se han demostrado desacertadas), pero también con otras que ahora suenan a chiste, como: la Ley del matrimonio gay, la subida de los carburantes (hasta 1,35 euros la gasolina), no poder fumar en los bares, la escalada de la prima de riesgo hasta los 469 puntos o la rebaja del límite de velocidad en autopistas . Lo que nadie se imaginaba es que se pudiera llegar recortar en derechos sociales…En educación, ciencia, sanidad….Algo impensable hace once meses.
Con la llegada del Partido Popular al Gobierno de España, se han batido récords en la prima de riesgo ( hasta 611 puntos) y, en las movilizaciones sociales. En el precio de la gasolina (que ha ascendido hasta los 1,52 euros), en el dinero destinado a rescatar a la banca, en el número de desahucios, en el ritmo de despidos, que se ha multiplicado. La tasa de desempleo ha pasado con Rajoy del 21,5% al 25,02 %.
Hasta hace menos de un año, los recortes no afectaban a la enseñanza pública. No se despedían profesores. Los niños no comían “de tuperware”. Las matrículas universitarias eran accesibles. Se ayudaba a los padres a costear los libros de texto.
La sanidad era pública y gratuita. Todos teníamos derecho a ella. No existían coartadas por cuestiones raciales o económicas, -ni por el lugar de nacimiento- para denegar la asistencia sanitaria a las personas. No se cerraban hospitales ni se despedía a su personal.
Una batería de “Decretos Ley” han modificado sustancialmente la legislación consensuada y aprobada en los últimos 30 años por las Cortes. La más dañina para el empleo -y para la dignidad de los trabajadores- ha sido la reforma laboral. Pero no es la única y, se anuncian más. La propia ley de plazos para la interrupción voluntaria del embarazo garantiza hasta el día de hoy un derecho fundamental de las mujeres, en un Estado aconfesional como es España, pero este Gobierno amenaza con retrotraernos a tiempos de Franco, en esta y en otras muchas materias.

En la España de Zapatero, la igualdad entre hombres y mujeres alcanzó sus mayores cotas en la historia, pero en el último año hemos retrocedido catorce puestos en el listado mundial de naciones – en materia de igualdad-, ahora estamos por debajo de países como Cuba, Mozambique o Burundi.
La retirada de un 7% del sueldo a los empleados se ha visto complementada con otro 7% de aumento de su jornada. Nunca se habían eliminado días libres. Se han destruido 150.000 empleos públicos y se pretende doblar esta cantidad en los próximos meses, con la merma de calidad que supondrá en los servicios a los ciudadanos.
Hace menos de un año, las órdenes que recibían los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no eran las de dar ostias en las manifestaciones, muy al contrario, se les animaba a trabajar para evitar enfrentamientos. El IBEX 35 tenía mil puntos más en su índice y los ciudadanos mil menos (de suturas).
Los jueces no iban a la huelga ni tampoco se veía mermado el servicio de abogados de oficio. Nadie imaginaba que la justicia pudiera dejar de ser gratuita. Teníamos un Ministerio de Ciencia y Tecnología y otro de Medio Ambiente, pero en estos momentos el Medio Ambiente importa bien poco al Gobierno y el éxodo de científicos -sin presupuesto- solo es comparable a la fuga de jóvenes que emigran buscando empleo.
En la España pre-Rajoy, el conflicto nacionalista no existía (no en la intensidad actual). Incluso en Euskadi gobernaba “un tal” López y en Cataluña un andaluz de apellido Montilla, ninguno de ellos nacionalistas. No existía este “frentismo” que divide y que se ha retroalimentado desde el cambio de Gobierno. Ahora el nacionalismo separatista es mayoría en ambos territorios y se escucha la palabra “independencia” con más fuerza que nunca.
Hace un año los ciudadanos no querían tomar el Congreso, ni rodearlo, ni tenían tan mala percepción de la política, pero eso también ha cambiado -y mucho- en apenas un año. De ese cambio tampoco es responsable José Luis Rodríguez Zapatero. Los ciudadanos no querían más Zapatero y libremente votaron por un cambio, pero han comprobado que la opción -clara y democráticamente elegida-, que suponía votar al Partido Popular, se ha convertido en una estafa. Un cúmulo de promesas -un programa- sistemática y meticulosamente incumplido, -cambiado por otro oculto- que deja en fuera de juego a quienes lo apoyaron y a los que incrédulos, asisten a la puesta en marcha de todo lo contrario a lo ofertado. Es esta estafa programática la que alimenta la falta de confianza hacia la política.
Por todo ello y, por otras mil cosas más -que no caben en este artículo-, es legítimo opinar que con este Gobierno vamos a peor en todos los sentidos. Aunque pueda parecer simplista e interesado, es una realidad incontestable para muchos. Mayormente para todos aquellos que ante la pregunta: ¿Usted cree que se vive ahora peor que hace un año?, contestan sin dudar que con Zapatero…Se vivía mejor.

Ver Post >
Que sí, que sí, que sí les representan.
-Jesús María García García 26-11-2012 | 12:11 | 3

Ya advertía hace unos días en este mismo blog, que tenía la impresión de que Artur Mas se había bebido una botella del mismo Txakolí que en su día bebió el Lehendakari Ibarretxe. Estaba en lo cierto. Le auguro la misma resaca.
El descalabro del Partido Socialista de Cataluña, al que los sondeos le daban una pérdida de 12 escaños no ha sido tan grande, pero sí lo suficientemente duro. Pese a que sigue siendo la segunda fuerza política en número de votos no lo será en escaños. Una de las personas que no sonreirá esta noche será Rubalcaba. Tampoco dormirá mal.
Es evidente que después de dos años de gobierno, la decisión de CIU de adelantar las elecciones para conseguir la mayoría absoluta -agitando la bandera de la independencia-, ha sido un sonoro fracaso, ya que se han quedado a 18 escaños de conseguir su objetivo, aunque lo más significativo es que han perdido nada más y nada menos que 12 escaños. Pese a ello su resultado es excelente y más que suficiente para gobernar Cataluña y, es deseable que así sea y que sea para el bien de Cataluña y de los catalanes…Que no merecen menos, y que necesitan de políticos dispuestos a dar solución a los verdaderos problemas..
No llueve tanto para el PSC, ni para su idea de una España con Cataluña integrada. Tampoco llueve tanto para el PP y Ciudadants, (sale el sol) con su Cataluña bajo España, sino que aumenta su respaldo. El voto independentista – el sumatorio del ERC y CIU- no parece variar mucho respecto de las elecciones de 2010. La izquierda asciende gracias a ERC y IC.  Por último nadie habla  (ni hablará)  de UPyD, que ni pintaba ni pintará en Cataluña.
Pero las mayores precipitaciones caerán sobre la derecha catalana, que tendrá que pactar con la izquierda republicana para gobernar…Difícil, para ambos. Muchos ciudadanos que han votado a CIU y ERC no entenderán un pacto contra-natura, una asociación entre principios y valores antagónicos, que solo coinciden en su visión de una Cataluña independiente.
Pero me quiero centrar en lo que titula esta breve reflexión y, eso no es otra cosa que la participación de casi un 70%, que en esta tesitura -de descrédito de la política- merece una reflexión. No se puede sostener, que cuando un pueblo acude a votar en un porcentaje tan elevado, la mayoría de la sociedad considere que los políticos no les representan. Es algo tan evidente que no precisa de mayor explicación. El sistema democrático español, sale reforzado de estas elecciones catalanas.

.

Dicen que la cara es el espejo del alma y el reflejo del ánimo.

Ver Post >
Sanz y el circo de la Autopista A-68
-Jesús María García García 22-11-2012 | 10:15 | 0

Cuando ya todos conocíamos que lo de acabar con la gratuidad de los viajes de ida y vuelta en la Ap-68 era una milonga del PP -un cuento de Pedro Sanz-, ha sido el propio Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja el que acaba de anunciar -en el Parlamento de La Rioja- que gracias a sus gestiones (anunciadas hace semanas) seguiremos disfrutando de peajes subvencionados en viajes de ida y vuelta, que se realicen dentro de un plazo de 24 horas y siempre que sean pagados por telepeaje.
Este anuncio termina con un sainete vergonzoso, que comenzaba cuando el Consejero de Obras Públicas anunciaba la intención del Gobierno de La Rioja, de acabar con el co-pago del peaje, que desde el 2010 compartía con el Gobierno de España. Un culebrón en el que siempre estuvo garantizado -y presupuestado- el pago de la mitad correspondiente al Estado, pero no la parte correspondiente a La Rioja, que según explicaba Antonino Burgos, era un gasto innecesario que no creaba crecimiento.
Ante la avalancha social de rechazo, Pedro Sanz metió marcha atrás a su idea inicial de cargarse el peaje y, para intentar lavar su cara, – y quedar como un “salvapatrias”- anunció que comenzaba negociaciones en Madrid….Como si todos nosotros fuéramos bobos, …Como si no estuviera ya prevista por el Estado esa partida.
Al final, viene hoy Don Pedro al Parlamento, como un feriante de ganado, a buscar el titular vacuo de “La AP-68 seguirá como hasta ahora en 2013”. Gracias a él ha sido todo…La separación de las aguas en el Mar Rojo, la resurrección de Lázaro y la victoria de Viena sobre el imperio Otomano. Todo.

Muy bien D. Pedro , yo le aplaudo…Con las orejas.

Ver Post >
Los chorizos de La Comunidad de Madrid
-Jesús María García García 22-11-2012 | 1:28 | 0

Estafar a los pobres turistas (y visitantes varios) que se pasan por la Comunidad de Madrid es lo que hizo la pérfida Esperanza Aguirre antes de abandonar la presidencia…¿Con qué?, pues supongo – no me cabe duda- que con un montón de cosas, pero una en concreto la he comprobado en mis propias carnes.
A finales de abril de este año tuve que viajar a Madrid y, como raro es el año que no voy dos o tres veces, me saqué un bono para el metro de 10 viajes.
Cual es mi sorpresa al intentar utilizarlo ahora mismo (le quedaban todavía 8 viajes) y resulta que la maquinita diabólica no lo acepta. Me lo escupe.
Le comento al de seguridad y me aconseja reclamar en ventanilla. La chica del mostrador le echa un vistazo al billete y me dice que ya no vale, que es anterior a junio y que se cambiaron las tarifas. Ya no sirve. Le comento que eso no puede ser posible y, que de ser así, me tendrá que canjear el importe que me queda por consumir y ya le pagaré el resto por un nuevo bono. Pues no. Resulta que según la empleada asegura, no me cambia ni devuelve nada de nada, porque a partir de junio he perdido el derecho y el dinero. No puedo salir de mi asombro. No sabía que la señora Aguirre y sus compañeros de Gobierno fueran tan chorizos de robarme 10 euros descaradamente. Diez “euracos” que involuntariamente he aportado (me han robado ) para que luego los usen en la financiación de colegios religiosos segregacionistas, o en pagar a empresas privadas de sanidad, o en comprar equipos antidisturbios para la policía madrileña…O en sufragar parte de la urbanización del Eurovicios de Alcorcón…¡Estoy indignado!.

Desde luego que algo así no pasa en ninguna parte del mundo (civilizado) pero sí en el cortijo madrileño. Un coto en el que todo es posible. ¡Incluso Ana Botella es la alcaldesa!…Con ese dato no hace falta hablar más.

Ver Post >