La Rioja

img
Fecha: enero 10, 2013
Carromero “mi amol”
-Jesús María García García 10-01-2013 | 9:57 | 3

Cualquiera que haya conducido por una carretera secundaria cubana, será plenamente consciente de que la seguridad vial en Cuba es directamente proporcional al tráfico -es decir- inexistente. Se nota rápidamente que por la mayor parte de ellas hace décadas que no ha pasado una “parcheadota”; que no tienen la menor idea de lo que es grupo de “alquitraneros”.
Las señales – horizontales o verticales- son escasas en algunas zonas y las balizas reflectantes prácticamente inexistentes. No es extraño que se te cruce un tipo embriagado en una curva o que un búfalo -de más de 500 kilos- atraviese la calzada junto a un cenagal.
En determinadas partes del país (Matanzas por ejemplo) los lugareños utilizan incluso las carreteras para extender productos agrícolas (arroz, etc) a modo de secadero, lo que supone que – durante kilómetros- la mitad de la calzada se encuentra ocupada, y el conductor ha de transitar por el espacio que queda, esperando no encontrarse nadie de frente , lo que sinceramente es raro.
Ángel Carromero viajó a Cuba, lo cual para empezar ya comienza a ser sospechoso. Es una isla a la que cualquier viaje (en el que no te acompañe tu pareja) se puede prestar a las dobles interpretaciones.
En el caso del señorito madrileño del PP, se antoja evidente que no iba a reforzar el régimen comunista, ni a restaurar retablos de iglesias. Pero de lo que no cabe la menor duda es de que su interés no era matar al dirigente Osvaldo Payá (de la derecha cubana) y, que su accidente fue fruto de la casualidad. Una casualidad que se repite cien veces cada día en todo el planeta y que según la justicia cubana vino acompañado de un exceso de alcohol en la sangre de Carromero. Ya se sabe que en Cuba el ron y la carne son materias que algunos degustan en demasía.
Según el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, el juicio fue impecable:
“Es un juicio limpio, abierto y procesalmente impecable”, dijo a la prensa el cónsul de España en Cuba, Tomás Rodríguez, quien agregó que “se han respetado todas las normas del proceso. El acusado ha sido muy bien tratado, ha podido exponer sus razones sobre por qué actuó de esa manera y la defensa ha estado muy bien”.
Algo que choca con los motivos que la diplomacia española ha puesto para justificar su rápida repatriación. Una repatriación de la que gustarían disfrutar (y no disfrutan) más de 2.500 españoles presos en el extranjero, que no tienen la suerte de ser pupilos de Esperanza Aguirre.

Carromero habrá sido una víctima o no, pero está claro que la mala suerte le ha acompañado por ser un político español y del PP, al mismo tiempo que se ha beneficiado – para ser rápidamente repatriado- de la misma condición.
Es de suponer que la extradición no ha sido gratis. ¿Qué ha pagado el gobierno de Rajoy para que los Castro soltaran al señorito del PP madrileño?.
Ahora se discute si otorgarle o no, el tercer grado en la cárcel de Segovia. Yo lo tendría muy claro.  Que se cumpla la ley y,…Si de mi dependiera lo ponía mañana mismo de patitas en la calle.

.
Bastante has pasado ya…¡Mi amol!.

Ver Post >