La Rioja

img
Las amenazas que no pueden ser obviadas
img
-Jesús María García García | 15-01-2013 | 21:29

Hace unos días, el consejero de industria del Gobierno de La Rioja, Javier Erro (del Partido Popular) realizó unas declaraciones en una comparecencia pública, absolutamente reprochables, en las cuales se mofaba y calumniaba a los parados de esta Comunidad. Todavía el Sr. Erro no ha pedido disculpas por ello.
Aprovechando esas declaraciones de Erro, un individuo, (de apellido “Pulgar”) que en su día fuera candidato del Partido Riojano en un municipio, aprovechó dichas declaraciones para lanzar amenazas (totalmente rechazables sin paliativos) en un foro en Internet.

Ante estos hechos, resulta que el Gobierno de La Rioja ha impulsado una denuncia en los juzgados contra el incauto amenazador .
Resulta muy curioso ver como el Gobierno de La Rioja se muestra implacable con este caso y afirma que una amenaza “virtual” en forma de comentario en una web “no puede ser obviada”.
Además, no sólo presenta  denuncia, sino que pone a disposición del político los medios jurídicos y económicos de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Se muestran en esta ocasión extremadamente diligentes, solidarios y garantes, porque la amenaza afecta a un miembro del PP y, sin embargo son muy capaces de ignorarla si quienes amenazan son precisamente ellos, o sus familiares.

Voy a poner un ejemplo verídico:

En cierta ocasión, no hace demasiado tiempo, un individuo me telefoneó al móvil. El tío en cuestión quería que le hiciera un informe, dentro de mis competencias como funcionario  (Agente Forestal del Gobierno de La Rioja).
Al tipo aquel ya lo conocía. No en vano hacía unos meses que le había denunciado por destruir un bosque que no era suyo. Su llamada me sonó rara, principalmente porque el tipo llamó a mi teléfono móvil particular y no al oficial del trabajo.
Quedé con él en el campo, en una finca de su propiedad en mitad de La Ribera del Ebro. Cuando llegué, el individuo estaba solo. Lo noté algo nervioso y desconfié todavía más. Pero cuando uno tiene 24 años de carrera y,  el culo pelado…Solamente queda esperar acontecimientos.
En mitad de la peregrina explicación del fulano aquel -justificando su llamada-, por una esquina de la finca aparecieron dos mujeres caminando en dirección a nosotros. Era su esposa y la hermana de ésta. Llegaron hasta nuestra posición y la más desagradable de las dos comenzó a increparme, amenazarme e intentar que me quitara las gafas de sol, cosa que no hice – para su desesperación-.
Acabado el show, los tres parientes (hermanas y cuñado) desaparecieron de la escena y una vez en casa trasladé un informe por registro -de lo sucedido- a mis superiores del Gobierno de La Rioja, (tal y como estipula el protocolo) comunicando la entidad y gravedad de las amenazas ( perpetradas contra un Agente de la Autoridad en acto de servicio) y que existía la posibilidad de verificarlas, puesto que tenía pruebas de ello. Y las sigo teniendo.


¿Saben cual fue la respuesta?…pues la denuncia no se tramitó, ni se le dio traslado al juzgado como delito de amenazas contra un Agente de la Autoridad, ni tan siquiera me pidieron las pruebas…Nada.
Los altos cargos de mi consejería, (todos nombrados a dedo), decidieron denegarme la asistencia jurídica del Gobierno de La Rioja, pese a ser un Agente y recibir las amenazas -en acto de servicio- por realizar mi labor como tal. Consideraron que las mismas no eran suficientemente graves – pese a no verificar las pruebas ni pedirlas- y, rehusaron trasladar denuncia al juzgado. Y eso que en este caso no se trataba de un comentario en caliente en un foro, no…Era un acto de amenaza personal, en grupo con premeditación y alevosía;  en la clara intención de coaccionar a un Agente de la Autoridad.
Pero quienes amenazaban en esa ocasión no eran del PR sino de su propio partido.

Ahora cuando leo -en la prensa de hoy- este alarde por parte del Partido Popular en el Gobierno de La Rioja, no dejo de pensar en lo fariseos que son y, en que tengo testimonios acumulados de su hipocresía como para mantener activo este blog durante lustros.
Otro día…Más.