La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

cementerio

Hiprócritas.
-Jesús María García García 30-04-2011 | 8:24 | 0

Mi buen amigo J.A. C. – pongo sus iniciales para que no se vea perseguido por la PMR-, dice que “hiprócrita” es un grado más que “hipócrita”; vamos, el “sumum” de la hipocresía.

.

Tengo otro amigo, el cual opina que la Comisión de Patrimonio de la Rioja es un organismo con unas tragaderas mayores que la merecida fama de Nacho Vidal; polifacético actor del cine español. ¡Qué exagerado es mi amigo!

.

Ante la petición de declarar el cementerio Bien de Interés Cultural -como era de esperar- , se ha pronunciado sobre la conservación del Cementerio de La Planilla en términos banales, superficiales e inconcretos. Sin mojarse.

.

Dice la prensa:

http://www.labrujulacalahorra.com/noticia_detalle.php?recordID=5005

.

Patrimonio ordena que el Ayuntamiento le remita “la propuesta de conservación, bien “in situ” o bien trasladándolos a otras zonas del municipio, de aquellas obras funerarias de valor artístico que se consideren más adecuadas para garantizar su mantenimiento.”

.

“Según comentó en su día el Equipo de Gobierno, cabe aquí la solución de retirar los elementos de valor que se encuentren en el nuevo trazado de la avenida de Los Ángeles antes de ejecutar las obras.”

.

Mientras tanto Pagola buzonea diciendo que no tira el cementerio. Portillo agita el Plan General Urbano de Calahorra en una mano.

Y yo me acuerdo de mi amigo (J.A.C.).

Hiprócritas.

.

.

__________________________________________________

.

.

.

.

PRÓXIMAMENTE

__________________________________________________

Ver Post >
No hace falta que lo tires…se está cayendo a pedazos.
-Jesús María García García 29-03-2011 | 12:02 | 0

Ver Post >
Por el amor de Cristo
-Jesús María García García 26-10-2010 | 12:20 | 2

En esta tarde soleada y calurosa de otoño, los aviones comunes describen círculos caprichosos sobre las puntas de un grupo de cipreses, que verticales se elevan rasgando el cielo. Se reúnen para partir hacia tierras más cálidas.

En la punta más elevada de uno de ellos, dos tórtolas turcas se arrullan.

El Cementerio está en silencio. Solo los gorjeos tardíos de algunos gorriones rompen la escena.

Como soldados en formación, los viejos cipreses me contemplan con sus tonos verdes… mudos testigos de un final que si Dios no lo remedia se prevé.

Nada más atravesar la estrecha puerta del Campo Santo me doy cuenta que ante mis ojos se abre un mundo en apariencia vacío…desnudo y muerto. El olor dulce de los pinos carrascos – del cercano colegio- embriaga todo el recinto . Las flores marchitas se arremolinan donde la caprichosa brisa las ha amontonado. Arrugadas…secas y crujientes.

En una esquina tres cruces de piedra señalan pasillos vacíos, descoloridas flores de plástico abrasadas por el sol…lápidas rasgadas y un mar de cruces por todas partes.

La regadera de plástico rojo se balancea suavemente sobre el alambre oxidado que la sustenta, esperando – o tal vez recordando- tiempos mejores.

Al final de uno de los desiertos caminos jalonados de panteones, -a través de una verja de forja- se adivina un graffiti en la pared del polideportivo municipal. Una joven camina, con la mochila a la espalda. Los tiempos pasan de largo frente a la historia del recuerdo.

Una familia entera me contempla desde su lápida de mármol. El chico fallecido a los 26….su abuelo, de rostro enjuto y boina bien calada, que dejó este mundo a los 74. A su derecha dos señoras y en la parte inferior un simpático ancianito también con boina. Entre las cruces y cipreses… esculturas y panteones, al fondo unas grúas amarillas rompen el encanto del cementerio. Anuncian un fin que se aproxima. Esto no es Estambul…es Calahorra. Los muertos y sus mausoleos en este lugar importan menos que la especulación urbanística.

Las aspas de los molinos de viento de raposeras giran sin parar. El desarrollo no descansa. Lo que se renueva y perdura frente a lo que está apunto de desaparecer.

Encaro el pasillo principal. Las esculturas me despiden al lento paso que mis pies trasladan. En la salida me paro junto a una sepultura en cuya lápida se puede leer:

“Aquí yace Manuel Fernández Viguera y cuatro más 10-8-1936, víctimas del odio y la violencia, por defender la justicia, la paz, la libertad y la fraternidad ”

Atravieso la puerta y un cartel municipal me anuncia que no se pueden sacar fotografías. Demasiado tarde. Echo en falta otro cartel que diga:

“Este cementerio nos importa una mierda, él, sus mausoleos, esculturas y los que descansan en ellos” …y que lo firme también el Excmo. Ayuntamiento de Calahorra.

Ver Post >
El 83% dice no.
-Jesús María García García 01-10-2009 | 2:35 | 0


Acabo de leer en la edición impresa de DIARIO LA RIOJA, una encuesta en la que se preguntaba a los internautas si estaban o no de acuerdo con que en Logroño se habilite un anexo al actual cementerio para creyentes de la religión musulmana. El 83 % dijo que no…el 17 % que sí. Yo no vote, pero evidentemente hubiera votado que sí.

No le veo el problema para que los muertos de otras religiones reciban sepultura según los preceptos de sus correspondientes religiones. Ya sean musulmanes, adventistas o cristianos. El Estado es aconfesional y tiene que poner a disposición de los ciudadanos infraestructuras básicas para todos, respetando y tolerando a todas las creencias religiosas y a la falta de ellas.

¿Qué hay de malo en ello…¿a quién puede molestar?…¿acaso no pagan impuestos igual que el resto de los riojanos?.

.

En La Rioja viven 12.000 musulmanes, yo conozco a algunos, los tengo por vecinos. Gente honrada, honesta y trabajadora son los que yo conozco. Buenas personas educadas y amables. Entiendo que son pocos, pero bastantes más que los practicantes del Golf…y más se gastó el Ayuntamiento -con un alcalde popular- en prepararles un campo en La Grajera.

No entiendo qué puede molestar que en una ciudad moderna como Logroño se habilite una ampliación de su Campo Santo para dar entierro con orientación a La Meca a los fieles de esa religión, tal es su costumbre. Pues si se trata de costumbres, nosotros – los cristianos- tenemos otras tantas igual de absurdas o importantes.

Más respeto a las personas y menos intolerancia es lo que hace falta en esta Comunidad.

Ver Post >
De parte del Señor alcalde…
-Jesús María García García 13-08-2009 | 11:16 | 0

TURURUTUTUUUUUUUUUUUUU

De parte del señor alcalde se hace saber….que todas aquellas personas que quieran acceder al campo santo u cementerio de la Planilla, deberán de hacerlo previamente muertas, en parada cardiorrespiratoria o en su caso con la autorización PPerceptiva, que expida este alcalde.

.

TURURUTUTUUUUUUUUUUUUU

Que desde ya mismo se impone el toque de queda mortuorio…se anula el libre tránsito de personas por este lugar, porque le sale del saquillo de los cojones. A partir de este momento, estará prohibido adorar ni velar difuntos, mascar chicle, encender velas, derramar lágrimas, limpiar lápidas y comprar flores…a no ser que sean de viveros Sáenz.

.

TURURURUTUTUUUUUUUUUUUU

Así mismo será imprescindible para el acceso un certificado médico de no portar enfermedad alguna, que pueda ser contagiada a los habitantes del campo santo. También un “analís” completo de sangre y pis…haberse lavado los “gitanales”, y no haber realizado cópula la noche anterior con hembra u varón…pero sin mariconadas.

.

TURURUTUTUUUUUUUUUUUUUU

Del mismo modo será perceptivo un permiso especialmente expedido por sus santos cojones sin el cual nadie podrá entrar ni salir del cementerio, y tener carnet de afiliado al alcalde con certificado ante notario de haberle votado durante los últimos 24 años. Se acompañará con una declaración jurada de tener firme la intención de volver a votar al alcalde hasta que éste sea trasladado al cementerio de San Lázaro…en cuanto Dios tenga bien llamarlo a su regazo.

.

TURURUTUTUUUUUUUUUUUUUU

Se prohíbe bajo pena de cárcel -y sodomización concienzuda- la entrada al campo santo de investigadores, eruditos, intelectuales o cualquier otra persona con un mínimo de inteligencia o inquietudes culturales.

Tampoco a rojos, rojillos, rojeras, masones, hippies, ecologistas, amigos de las historias y demás personas de mal vivir, que entre sus fines principales se encuentren el interés de mantener algún vestigio de la historia o la cultura de la ciudad, que pueda lesionar los legítimos derechos a especular con el valor del suelo, la construcción de viviendas y los pelotazos urbanísticos, que nadie conoce, pero que “haberlos hailos”.

Ver Post >