La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

crisis

La herencia dilapidada.
-Jesús María García García 27-11-2012 | 9:13 | 9

Hace tan solo unos días, un grupo de homosexuales celebraban, en la madrileña Puerta del Sol, la constitucionalidad del matrimonio entre personas del mismo sexo. Una de las cosas que gritaban era: “¡Ésta es la herencia recibida! ”, en un claro guiño de reconocimiento a José Luis Rodríguez Zapatero y a su Gobierno Socialista, que puso en marcha varias políticas de creación y consolidación en derechos sociales.No es un caso aislado.

Abundan quienes se cuestionan cómo puede ser posible, que pese a que no se ha cumplido ni un año de Mariano Rajoy en el poder, a este país ya no lo conoce ni su padre.
La crisis económica se desarrolla con toda su crudeza a partir de 2008. Durante cuatro larguísimos -y muy duros- años, el Gobierno de España transitó con mayor o menor fortuna por esa dura tormenta, respetando escrupulosamente el llamado “Estado del Bienestar”. En esos años una parte de la sociedad se enojaba tremendamente con algunas políticas y medidas (que se han demostrado desacertadas), pero también con otras que ahora suenan a chiste, como: la Ley del matrimonio gay, la subida de los carburantes (hasta 1,35 euros la gasolina), no poder fumar en los bares, la escalada de la prima de riesgo hasta los 469 puntos o la rebaja del límite de velocidad en autopistas . Lo que nadie se imaginaba es que se pudiera llegar recortar en derechos sociales…En educación, ciencia, sanidad….Algo impensable hace once meses.
Con la llegada del Partido Popular al Gobierno de España, se han batido récords en la prima de riesgo ( hasta 611 puntos) y, en las movilizaciones sociales. En el precio de la gasolina (que ha ascendido hasta los 1,52 euros), en el dinero destinado a rescatar a la banca, en el número de desahucios, en el ritmo de despidos, que se ha multiplicado. La tasa de desempleo ha pasado con Rajoy del 21,5% al 25,02 %.
Hasta hace menos de un año, los recortes no afectaban a la enseñanza pública. No se despedían profesores. Los niños no comían “de tuperware”. Las matrículas universitarias eran accesibles. Se ayudaba a los padres a costear los libros de texto.
La sanidad era pública y gratuita. Todos teníamos derecho a ella. No existían coartadas por cuestiones raciales o económicas, -ni por el lugar de nacimiento- para denegar la asistencia sanitaria a las personas. No se cerraban hospitales ni se despedía a su personal.
Una batería de “Decretos Ley” han modificado sustancialmente la legislación consensuada y aprobada en los últimos 30 años por las Cortes. La más dañina para el empleo -y para la dignidad de los trabajadores- ha sido la reforma laboral. Pero no es la única y, se anuncian más. La propia ley de plazos para la interrupción voluntaria del embarazo garantiza hasta el día de hoy un derecho fundamental de las mujeres, en un Estado aconfesional como es España, pero este Gobierno amenaza con retrotraernos a tiempos de Franco, en esta y en otras muchas materias.

En la España de Zapatero, la igualdad entre hombres y mujeres alcanzó sus mayores cotas en la historia, pero en el último año hemos retrocedido catorce puestos en el listado mundial de naciones – en materia de igualdad-, ahora estamos por debajo de países como Cuba, Mozambique o Burundi.
La retirada de un 7% del sueldo a los empleados se ha visto complementada con otro 7% de aumento de su jornada. Nunca se habían eliminado días libres. Se han destruido 150.000 empleos públicos y se pretende doblar esta cantidad en los próximos meses, con la merma de calidad que supondrá en los servicios a los ciudadanos.
Hace menos de un año, las órdenes que recibían los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no eran las de dar ostias en las manifestaciones, muy al contrario, se les animaba a trabajar para evitar enfrentamientos. El IBEX 35 tenía mil puntos más en su índice y los ciudadanos mil menos (de suturas).
Los jueces no iban a la huelga ni tampoco se veía mermado el servicio de abogados de oficio. Nadie imaginaba que la justicia pudiera dejar de ser gratuita. Teníamos un Ministerio de Ciencia y Tecnología y otro de Medio Ambiente, pero en estos momentos el Medio Ambiente importa bien poco al Gobierno y el éxodo de científicos -sin presupuesto- solo es comparable a la fuga de jóvenes que emigran buscando empleo.
En la España pre-Rajoy, el conflicto nacionalista no existía (no en la intensidad actual). Incluso en Euskadi gobernaba “un tal” López y en Cataluña un andaluz de apellido Montilla, ninguno de ellos nacionalistas. No existía este “frentismo” que divide y que se ha retroalimentado desde el cambio de Gobierno. Ahora el nacionalismo separatista es mayoría en ambos territorios y se escucha la palabra “independencia” con más fuerza que nunca.
Hace un año los ciudadanos no querían tomar el Congreso, ni rodearlo, ni tenían tan mala percepción de la política, pero eso también ha cambiado -y mucho- en apenas un año. De ese cambio tampoco es responsable José Luis Rodríguez Zapatero. Los ciudadanos no querían más Zapatero y libremente votaron por un cambio, pero han comprobado que la opción -clara y democráticamente elegida-, que suponía votar al Partido Popular, se ha convertido en una estafa. Un cúmulo de promesas -un programa- sistemática y meticulosamente incumplido, -cambiado por otro oculto- que deja en fuera de juego a quienes lo apoyaron y a los que incrédulos, asisten a la puesta en marcha de todo lo contrario a lo ofertado. Es esta estafa programática la que alimenta la falta de confianza hacia la política.
Por todo ello y, por otras mil cosas más -que no caben en este artículo-, es legítimo opinar que con este Gobierno vamos a peor en todos los sentidos. Aunque pueda parecer simplista e interesado, es una realidad incontestable para muchos. Mayormente para todos aquellos que ante la pregunta: ¿Usted cree que se vive ahora peor que hace un año?, contestan sin dudar que con Zapatero…Se vivía mejor.

Ver Post >
Socialismo o nada.
-Jesús María García García 23-10-2012 | 10:25 | 16

Las últimas elecciones autonómicas en los territorios singulares de España, han arrojado datos tan esperados como esperables. Una sola sorpresa – si se permite- es el aumento de escaños del PP en Galicia, que gracias a la subida de la abstención aumenta en representación, pese a perder más de ciento cincuenta mil votantes. Sorpresa no por el número sino porque supone un refrendo gallego a las nefastas prácticas de ataque contra las políticas sociales (y a su propio programa de gobierno) puestas en marcha por Mariano Rajoy.
La abstención va en aumento, aunque todavía se puede afirmar que dos de cada tres ciudadanos sigue trasladándose a votar para que los que se presentan le representen.
Por lo demás, lo previsto. La izquierda de la izquierda se hincha levemente hasta su techo electoral conocido -como viene siendo habitual y cíclico-, para desinflarse sin duda cuando los tiempos amainen…Si es que amainan.
Incluso el pago recibido por Patxi López a su gestión era esperable, porque la sociedad en general es desagradecida y poco dada a reconocer méritos. El monumental esfuerzo para la normalización de las libertades en Euskadi no ha sido valorado. Allí están a otra cosa.

UPyD se frena en seco en País Vasco y se estrella en Galicia, demostrando que su aparente equilibrio ideológico no cuaja ni en el mejor de los escenarios posibles, que es precisamente este “Vía Crucis” por el que España transita.
Batasuna recupera su espacio con mayor fuerza, demostrando que un sector social -que se estaba muriendo poco a poco-, ha resucitado gracias a la ley de partidos que los victimizó y les impidió participar en los anteriores comicios.
El Psoe recibe la factura aplazada, que ya se les había pasado en mayo de 2011 al resto de Comunidades y que estaba pendiente de cobro en País Vasco y Galicia. Pero no ha terminado la sangría…Todavía queda Cataluña.
Y al calor de los resultados se aventuran – en muchos casos con soltura- las conclusiones desde los distintos balcones. Las peticiones de cabezas. Los anuncios de numantina resistencia y los mensajes  duros -disfrazados de tibieza-  que apelan a revisiones profundas. A los colocadores de mordazas les faltan manos en estos momentos.
Abundan quienes consideran que el socialismo -como sistema político ha caducado-, pero paradójicamente todavía no se ha puesto en práctica en España.
El sistema de gestión social y político “socialista” sigue esperando su turno, para acabar con la crisis económica, social y moral en la que vive instalada esta sociedad. Es la propia sociedad descontenta la que pide soluciones en la calle contra este capitalismo feroz que solo entiende de rentabilidades económicas. Y esas soluciones que demandan los desencantados en las calles no son nuevas. Están ya escritas desde hace tiempo en el ideario socialista. Las podemos encontrar en la crítica social de los padres del cristianismo, en los idearios socialistas de la antigua Persia, en las críticas a los ricos (y el elogio a los pobres) de los profetas de la antigüedad israelita, en las teorías socialistas de la gran revolución inglesa,en las tendencias igualitarias de la revolución francesa…En los textos de Marx, Lassalle, Engels, Lafargue, Iglesias, Marcuse, Gorz.
Claro…Siempre que seamos capaces de salvar el abismo que separa la teoría de la práctica.

Ver Post >
No dejes pasar el tren
-Jesús María García García 13-09-2012 | 8:23 | 2

Muchas de las conductas que ejecutamos a diario son consecuencia de la rutina o la costumbre, pero no obedecen al sentido común o a un análisis detenido.
Una de esas costumbres que la crisis -y el encarecimiento de los combustibles- hace que nos replanteemos cada vez más la dependencia de nuestro coche.
Hoy en día utilizar el turismo particular es ya un lujo difícil de mantener. Al propio coste del vehículo hay que sumarle el seguro, mantenimiento, garaje y combustible.
El viaje en coche no sale rentable a no ser que el vehículo sea utilizado al menos por tres personas.
Solamente con el coste de la gasolina y el gas oil ( por las nubes), -si te paras a echar cuentas- un viaje a cualquier ciudad te sale mucho más caro si lo realizas con tu propio coche que si vas en tren o autobús. Siempre contando que sea solamente una persona la que se desplaza.
Si para ese desplazamiento has de usar las autopistas de peaje la diferencia aumenta ostensiblemente. Desde Calahorra, por poner un ejemplo, (un lugar de referencia comparativa) se puede trasladar cualquiera en coche hasta Bibao, por autopista en hora y tres cuartos y ejecutando unos 175 kilómetros. El coste del viaje por persona en coche (si sumamos combustible más peaje de autopista de ida y vuelta) nos puede costar unos 100 euros. Prácticamente a partes iguales ambos conceptos.
Si coges el tren (Calahorra-Bilbao) el billete ida y vuelta sale por 41,4 euros….Y si tienes alguna bonificación especial (jubilados, familia numerosa etc) puede salirte por poco más de 30 Euros. En tren tardarás una hora más que por autopista , pero sin tensiones al volante…cómodamente sentado. Más cómodo, más barato, más ecológico y más seguro.

Si tu destino está más alejado, la diferencia se vuelve más ostensible. Por ejemplo ir de Calahorra a Barcelona (ida y vuelta) supone casi 800 kilómetros que realizados por autopista son aproximadamente 70 euros de peajes a los que sumar el consumo de combustible. En un vehículo medio podemos estar hablando de otros 80 euros de gas oil. En suma son 150 Euros. Con tu coche el viaje te durará entre cuatro y cinco horas de conducción respetando los límites de velocidad y parando a descansar…Tiempo que puede llegar a seis si vas por carreteras sin peajes.
Sin embargo, si decides hacer el viaje con RENFE, en tal solo tres horas y diez minutos te ponen en el centro de Barcelona por 47 Euros en el INTERCYTI (57 en ALVIA) , y para regresar – ya sea el mismo día o en los 60 posteriores- te hacen un descuento del 40% si presentas el billete de ida…Por lo que el viaje (ida y vuelta) te puede salir por 75 euros.
Siempre que puedas…Coge el tren. Ahorrarás dinero y ganarás tranquilidad.

Ver Post >
Despropósitos y delirios sobre el comercio
-Jesús María García García 10-07-2012 | 10:01 | 0

Sin salirse de los límites de lo políticamente correcto, algunos califican las últimas declaraciones del concejal de comercio como “desmedidas y alejadas de la realidad”. Yo, -que soy menos correcto- opino que son auténticos delirios y verdaderos despropósitos.

Para solucionar un problema, lo primero que se necesita es contemplar la realidad de su existencia.

Pese a que él parezca encantado de haberse conocido y de los frutos de su labor al frente de la Concejalía de Comercio, la posición del comercio en Calahorra es crítica, lo que a su vez hace crítica la situación de una importante capa laboral de calagurritanos/as empleada tradicionalmente en el mismo y, que ahora se encuentra en el paro.
En concreto, con datos en la mano, tomando como referencia los meses de mayo desde el 2007 hasta 2012, el paro registrado (tan solo en el sector servicios) en Calahorra habla por sí mismo:

AÑO——-2.007—-2008—2.009–2.010—2.011—2.012
Parados/as–421—–496—–784—-839—–915—1.026
.
También la situación del comercio hace insostenible a otro sector directamente vinculado, tal es el caso de los “medios de comunicación”, que otrora florecían en la ciudad gracias a la publicidad y que ahora cierran y despiden periodistas cada semana.
De un par de años a esta parte, solamente en Calahorra,- que recuerde- se ha despedido a varias periodistas y corresponsales de:
-La Cadena SER
-El Correo Español
-TVR,
-El Titular de La Rioja
-El semanario La Noticia
-La guía comercial “El Escaparate”

Incluso se acaba de cerrar la emisora de Punto Radio en Calahorra, se comenta el posible cierre de la emisora COPE en nuestra ciudad y el grupo Onda cero- Eco de La Rioja ya no edita en papel su conocido semanario (lo hace online).
La falta de publicidad ha sido la puntilla. ¿Necesitan más pruebas de que el sector comercial está en una situación crítica?
Hoy mismo, me argumentaban un comerciante que en su concesionario de coches en junio habían vendido solo dos vehículos, cuando lo normal hubiera sido en este mes vender más de una docena. En una tienda con varias dependientas me comentaban que hace tiempo, todos los jueves (coincidiendo con el mercadillo) hacían una caja de más de 1000 Euros y, que ahora contentas si superaban los 100.

Pero esta realidad indiscutible, no lo es para Partido Popular que gobierna en el Ayuntamiento de Calahorra (y en La Rioja) desde hace 17 años. Su concejal de comercio, hacía recientemente (hace dos días) la siguiente declaracion a DIARIO LA RIOJA :

«Fuimos pioneros en estas políticas de dinamización (del comercio) y el resto se fue subiendo al carro». Con este bagaje, en Calahorra se está dando un giro de 180 grados a la situación del comercio. En Enero de 2012, el mismo concejal , ofrecía una rueda de prensa para decir:

El concejal de Comercio, Óscar Eguizábal, se mostraba ayer «esperanzado con la marcha del sector comercial en la ciudad», cuando en su comparecencia ante los medios de comunicación dio cuenta de los datos registrados a lo largo del pasado ejercicio en cuanto a la concesión de licencias de apertura de actividades inocuas, que según indicó «fueron un total de 52, ocho más que durante el año 2010».El responsable del área de Comercio en el Consistorio, dijo que no tenía datos oficiales de cierres de establecimientos, «porque esa estadística no se hace en el Ayuntamiento», aunque sí afirmó que él personalmente sí hace un seguimiento de ese tipo, señalando que durante el 2010 cerraron 20 establecimientos y considera que en 2011 «habrán sido otros tantos».

Para ellos (para los que gobiernan en el Ayuntamiento de Calahorra) lo importante es que se dieron 44 licencias de apertura en 2010 y 52 en 2011…y de cierres ¡no llevan registro!. Normal, eso no les interesa un pimiento.
Pero resulta más que evidente, que el aumento del paro en el sector servicios -en un 243 % entre mayo de 2007 y mayo de 2012 ( 605 personas que han perdido su empleo)- está directamente relacionado con la situación del comercio en Calahorra.

Pero todavía resulta más sorprendente (insultante), que nos quieran vender el “fabuloso” apoyo de la administración al comercio calagurritano, lo cual es falso de solemnidad y se demuestra con los datos económicos y su disminución alarmante:
En el 2008 se destinaron – desde nuestros impuestos- vía Adendas del Gobierno de La Rioja 104.000 Euros para promoción comercial , que descendieron hasta los 60.000 Euros en 2009, cantidad similar en 2010 y, se redujeron nuevamente en 2011 hasta los 35.000 Euros. La reducción del apoyo al comercio calagurritano, (cuando más la necesita) es tan evidente, que negarlo resulta ridículo.

Y llegados a este punto, aunque el Ayuntamiento “no haga esa estadística”, yo si que dispongo de los datos del comercio minorista que permanecía abierto al público en los años 2008, 2009 y 2010:

En 2008 había 715 actividades de comercio minorista abiertas en Calahorra
En 2009 había 651 “ “ “ “ “
En 2010 había 562 “ “ “ “ “

Es decir, que entre 2008 y 2010 se pedieron un 20% de los comercios abiertos. Y el número de licencias de apertura no pudo contrarrestar el de comercios que cerraban. Todavía no dispongo de los datos de 2011, pero prometen ir en la misma dirección.
De todos modos no hace falta ser muy listo, para darse cuenta. Solamente paseando por las calles Cavas, Sol, Grande, Mártires, Raso, Toriles y colindantes se pueden contar medio centenar de comercios cerrados.

Por ello solicitaría a quienes ostentan la responsabilidad (y la competencia) de adoptar medidas para fomentar el comercio en Calahorra, que analicen los datos, no nos traten como a necios , se pongan a trabajar y dejen de lanzar soflamas tan irreales como ridículas.
.

(las cifras de paro, actividad comercial y ayudas en este artículo están sacados de las estadísticas del SEPE, del BOR y del Anuario Económico de España, que realiza la Fundación La Caixa)

<

Ver Post >
Proclama (*)
-Jesús María García García 06-07-2012 | 11:57 | 3

Me veo en la difícil tesitura de ofrecer una proclama a los presentes despistando -a ser posible- mi condición personal. Porque atendiendo a la Real Academia de la Lengua Española, una proclama es “una alocución política o militar, ofrendada de viva voz o por escrito”.
Puesto que lo militar me es totalmente ajeno (al tiempo que poco grato) , he elegido la proclama por escrito, principalmente para no caer en la política, tal y como sutilmente me han sugerido.

En general se podría decir que nuestra especie (el Homo sapiens) hace ya cierto tiempo que separó su devenir del de la naturaleza. Un proceso lento e inexorable, que se ha visto acelerado en los dos últimos siglos…Vertiginosamente en los últimos 50 años.

El ser humano ha pasado de ser parte del sistema natural a convertirse en el cáncer del mismo.

Cuando la humanidad elitista se atormenta pensando en las consecuencias de la crisis económica (que asola a las sociedades consumistas) , es también el momento justo en el que desaparece la preocupación por el medio ambiente.
Las crisis hacen que las prioridades varíen, que las administraciones vuelvan la cara y los recursos hacia otras partes.
Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor -y también el medio ambiente- saltan por la ventana.

Llegados a este punto se podría pensar que en situaciones de crisis el medio ambiente se ve perjudicado, por la merma de los recursos que se inviertían en su conservación. Sin embargo, nada más alejado de la realidad que este planteamiento, ya que es precisamente la crisis la que desacelera, ralentiza e incluso revierte los procesos de destrucción masiva de nuestro medio natural. A mayor crisis económica menor destrucción de la naturaleza
.
Hemos asistido en las últimas dos décadas en todo el mundo “desarrollado”…En España, en la Rioja -y en nuestra propia ciudad- al más asombroso de los despilfarros, con consecuencias nefasta para el planeta. Fiel reflejo de una orgía de ansias de mejora, que es innata a nuestra propia especie.
Somos por naturaleza egoístas, ambiciosos e inconformistas. Es algo que está impreso a fuego en nuestro genoma. Y cuando el pequeño capitalista que cada uno de nosotros lleva dentro despierta…Nada se salva.

Se han destruido bosques protegidos y espacios naturales únicos en aras de la urbanización sin sentido…Permitido la desaparición de especies… Fomentado el consumo irresponsable…Autorizado construcciones e industrias perjudiciales para el medio…Dilapidado miles de millones de euros (llegados desde Europa) en autopistas y redes de alta velocidad ferroviaria, ( que solo las élites pueden utilizar)…sepultando decenas de miles de hectáreas de terrenos productivos bajo el asfalto de polígonos industriales fantasmas…De aeropuertos tan inútiles como innecesarios. Todo ello en aras de un crecimiento que muchos añoran y al que quieren regresar.

Crecer, parece ser el camino, seguir creciendo y creciendo hasta reventar. Ese es nuestro destino.
Siete mil millones de personas sobre el planeta quieren crecer y, además tienen derecho a pretenderlo, pero esa pretensión es un imposible, ya que los recursos solo permiten que unos pocos vivamos en la opulencia mientras la mayoría viven en “otra cosa”, que no sé si es peor o mejor que nuestro pretendido “Bienestar”…Pero me da la impresión de que es más sana y mucho más sostenible.

Todo lo argumentado hasta este punto, no es asumido por el sistema, ni por los políticos que lo gestionan…..Ni tampoco por los que los eligen para luego criticarlos. Nadie quiere meter la marcha atrás tomando la senda del decrecimiento sostenible.

Ni los que nos representan (ni mucho menos aquellos que los critican desde la inactiva mediocridad) , van a hacer nada por cambiar el sistema, por lo que tan solo una catástrofe podrá marcar el camino de regreso hacia el punto del que nunca debimos salir.

Yo me siento uno más. Víctima de esta sociedad que me ha cambiado… que ha devorado mi inocencia junto con buena parte de mis ideales.

Otra pieza -perfectamente integrada- de un sistema, que sin darme cuenta, ha colocado como mi máxima prioridad la pretensión de garantizar el presente y el futuro de los míos, pero desde un planeamiento erróneo, que supone que voy a ser más feliz cuantos más bienes y dinero tenga.

Una auto-impuesta responsabilidad sobre el futuro económico, académico y social de mis hijos que me atenaza, me impide disfrutar plenamente de la vida, mientras miro con envidia a quienes – desde la otra parte del mundo- son capaces de vivir en armonía con su medio ambiente y en la infinita felicidad de saberse conformar con lo verdaderamente necesario.

Para terminar quiero proclamar y proclamo, que no hay solución a esta crisis que no pase por la “marcha atrás” (y no estoy hablando de sexo).

Formamos parte de la naturaleza, por más que nos empeñemos en lo contrario.

Nuestro desarrollo desorbitado es inversamente proporcional a la conservación de nuestro planeta e incluso de nuestra especie.

Jesús María García
(*) Jornadas culturales: ‘Previos en la trastienda y escaparate’ 6 de julio de 2012 en Multiocio (Calahorra)

Ver Post >