La Rioja
img
Fecha: febrero, 2013
El mar de Flores y los dragones de Komodo
Inés Martínez 17-02-2013 | 7:31 | 0

El cambio de escenario fue de lo más chocante: del frío y el humo del volcán Bromo al calor y las playas de Flores. Ya en el aire puedes empezar a hacerte una idea de qué es lo que podrás ver:

Komodo y Rinca, en Indonesia

El aeropuerto de Labuanbajo es de lo más curioso.

Aeropuerto de Labuanbajo, Flores

Por ejemplo, estas son las cintas en las que recoges las maletas:

Aeropuerto de Labuanbajo, Flores

Es decir, que no hay. Unos señores van cantando el número de tu maleta, pasas le das el ticket y te la dan. Así de fácil.
Nuestros objetivos en el mar de Flores eran principalmente ver los dragones de Komodo y hacer snorkel y pasamos allí tres de los mejores días del viaje: felices, relajados y sin parar de reírnos gracias al guía, el cocinero y el capitán que nos acompañaron, encantadores, entrañables, divertidos…
Contratamos un barco para pasar tres días completos en él. Algo como el klotok pero en el mar.

Barco para recorrer el mar de Flores

En cuanto nos acomodamos partimos hacia Rinca y Komodo, las dos únicas islas del mundo en las que habita el lagarto más grande que existe. Yo no tenía nada claro que fuera tan fácil verlo, pero sí, ves muchos y sin demasiado esfuerzo. Eso sí, para recorrer cualquiera de estos parques naturales es obligatorio ir con un ranger del parque, ya que son animales muy agresivos y ya han atacado a un puñado de turistas. Yo iba muerta de miedo. La verdad es que no me tranquilizaba mucho que nuestra única defensa fuera este señor con un palo:

Isla de Rinca, Indonesia

Isla de Rinca, Indonesia

Isla de Rinca, Indonesia



Es muy auténtico saber que en esa isla no viven mas que el guarda y los dragones de Komodo y que no hay nada más. Así que el paisaje se conserva intacto y salvaje

Isla de Rinca, Indonesia

Pero la verdad es que aunque no hubiéramos visto ni un solo dragón de Komodo, sólo con poder navegar entre cientos de islas en las que no vive absolutamente nadie, sin prisa y con toda la paz que uno puede imaginar, merece la pena. Y todavía nos quedaban dos jornadas en el barco.

Navegando en el mar de Flores, Indonesia

Navegando en el mar de Flores, Indonesia

Navegando en el mar de Flores, Indonesia

Navegando en el mar de Flores, Indonesia

Mar de Flores, Indonesia

Post anterior: Amanecer junto al volcán Bromo

Ver Post >
Amanecer junto al volcán Bromo
Inés Martínez 13-02-2013 | 9:36 | 0

Cuatro horas de tren, otras cuatro de coche, un último tramo de carretera que parece que lleva al fin del mundo entre baches y cuestas imposibles, dormir poco y levantarte a las 3 de la madrugada…

Estación de tren de Yogyakarta

Estación de tren de Yogyakarta

Todo, absolutamente todo merece la pena por ver amanecer junto al volcán Bromo y subir después hasta asomarse a su cráter.
La excursión empieza a las 4 de la madrugada con el objetivo de subir frente al volcán cuando todavía es de noche y ver salir el sol desde allí.

Amanecer junto al Bromo
Si miras a un lado ves la luz abrirse paso entre montañas y si miras al otro el Gunung Bromo y el resto de montañas y volcanes que lo rodean se van iluminando poco a poco hasta mostrar un alucinante paisaje lunar.

Amanecer junto al Bromo

Amanecer junto al Bromo, Indonesia

Amanecer junto al Bromo, Indonesia

Y cuando ya parece que lo has visto todo, todavía queda lo mejor: subir al cráter. Nosotros alquilamos uno de los caballos que hay cerca de la base, gracias al que ganamos tiempo y pudimos disfrutar del cráter solos durante un buen rato. Además, es muy divertido.

Amanecer junto al Bromo, Indonesia

Amanecer junto al Bromo, Indonesia

En el último tramo toca subir escaleras…

Amanecer junto al Bromo, Indonesia
…pero lo mejor es mirar hacia atrás

Amanecer junto al Bromo, Indonesia
Y por fin…

Amanecer junto al Bromo, Indonesia

Amanecer junto al Bromo, Indonesia



Éste no es uno de los volcanes más altos de Indonesia pero su belleza radica en su ubicación: es uno de los tres que surgió de un inmenso cráter y se eleva desde el centro de la caldera Tengger. Además, aunque turistas no faltan, toda la comarca ha conseguido mantenerse alejada de las tentaciones de sacar partido al turismo de forma masiva, sus habitantes te ignoran, siguen con su vida y solo se dirigen a ti para ofrecerte un plato de arroz que están degustando tranquilos en la calle. Sólo viven pendientes del volcán que les protege.

Post anterior:Prambanam y la locura por los pájaros de los indonesios

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Twitter en @inesimar