La Rioja

img
Fecha: marzo, 2013
Bali: Templos, danza balinesa y campos de arroz
Inés Martínez 24-03-2013 | 10:48 | 0

Los últimos días del viaje los pasamos en Bali, pero no en la playa, sino en el interior. Preferimos alojarnos en Ubud para poder movernos con más facilidad por toda la isla. Estuvimos cuatro días, pero podríamos haber estado dos semanas viendo danzas, arrozales y templos perdidos.
La isla es pequeña, puedes recorrer toda la costa en coche en un día, y las posibilidades que ofrece son infinitas, tanto en alojamientos como, por supuesto, en maravillas que ver.
A cada paso por la calles, rodeado de un tráfico loco y miles de motos y bicicletas, encuentras pequeñas y exquisitas ofrendas que consisten en unas flores y algo de comida y que recuerdan la importancia que los balineses dan al cuidado de sus dioses, también de los malos, y de sus antepasados.

Ofrendas en Bali

No hay que perderse la tradicional ración de turisteo, con un espectáculo de teatro y danza balineses. Se trata de una lucha entre el bien y el mal llena de expresividad, música y color que merece la pena ver.

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Además se representa junto a un templo precioso

Templos de Bali

En el norte, los arrozales en terraza se extienden hasta donde la vista no alzanza

Arrozales en Bali

Arrozales en Bali

Pero si hay una maravilla en Bali son sus templos. Encuentras uno casi en cada esquina. El primer templo balinés que vimos fue el Tirta Empul, uno de los más importantes de la isla. Al atardecer apenas quedan turistas que molesten el silencio de quienes acuden a honrar a sus ancestros, así que es la mejor hora para ir.

Pura Tirta Empul, Bali

Pura Tirta Empul, Bali

Pura Tirta Empul, Bali

Nos estábamos enamorando de Bali, y era sólo el primer día.

Ver Post >
El mar de Flores: peces, coral y atardeceres de cuento
Inés Martínez 04-03-2013 | 12:41 | 4

Los dos días que nos quedaban en el barco los pasamos visitando islas en las que solo viven gitanos del mar, saltando desde el techo del barco al agua, disfrutando de los atardeceres y amaneceres y sobre todo haciendo snorkel. Nos penó mucho no habernos sacado antes de ir el curso de submarinismo, pero no nos dio tiempo. Aún así, lo que ves con unas aletas, unas gafas y un tubo es espectacular.

Snorkel en el mar de Flores

No tenía cámara acuática así que la foto la he ‘robado’ de internet, pero prometo que eran cosas como estas y mucho más bonitas.

Snorkel en el mar de Flores

Las horas bajo el agua se te pasan sin enterarte escuchando solo el ‘cras, cras’ que hacen los peces al comer de las rocas.
Además de ver todo tipo de vida submarina, visitamos varios poblados asentados en islas sin luz ni agua corriente: los gitanos del mar. Es muy curioso ver cómo viven secando la ropa en el mismo lugar en el que secan el pesado. Curioso, y asquerosamente oloroso.

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Una de las noches vimos algo que seguro que no volveré a ver en mi vida. Cuando el sol empieza a bajar, desde la isla de los Zorros Voladores comienzan a salir miles y miles de murciélagos enormes que vuelan camino de la Isla de Flores para alimentarse y pasan sobre tu cabeza (a una gran distancia, por suerte). Te subes al techo del barco y durante casi una hora sólo ves esto:



Por la mañana nos encontramos a uno de los murciélagos que se había despistado y casi ahogado junto al barco. Son como un perrito, pero hace un sonido que da bastante miedo.

Zorro volador, Indonesia

Fueron tres días de diversión, relax y disfrute al máximo. Reconozco que no era una de las cosas que más ilusión me hacía del viaje, pero ahora pienso en Indonesia, y lo primero que me viene a la cabeza son los días que pasamos en el mar de Flores. Seguramente gracias a la amistad que hicimos con Jacobus, los inesperados y espectaculares atardeceres, los zumos de fruta después de horas buceando, los calurosos amaneceres, el coral, los peces de colores, el color del agua, la tranquilidad de las islas deshabitadas… y tantas y tantas cosas que no se pueden describir ni con palabras ni con fotos.

Amanecer en Indonesia

Atardecer en Indonesia

Merienda tras el buceo, Indonesia

Amanecer en Indonesia

Jacobus aprendiendo algo de español

Jacobus aprendiendo algo de español



Post anterior: El mar de Flores y los dragones de Komodo

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Twitter en @inesimar