La Rioja
img
Categoría: Tanzania
19 animales (como poco) que puedes ver en un safari en Botswuana

He vivido pocos momentos más emocionantes (o ninguno) en un viaje: Un ñu parado en mitad de una pequeña explanada. Solo. Mirando a un punto fijo. El rastreador paró  el motor y se quedó escuchando. “Do you hear that, guys?”. Era el sonido de un pájaro en mitad del silencio. Nosotros no teníamos ni idea de qué significaba, pero él sí. El ave estaba avisando de que un peligro estaba acechando. “It could be there”, dijo. Y arrancó suavemente el motor. Sólo a unos metros de nosotros, escondido entre los matojos y fuera del camino marcado, estaba el leopardo que llevábamos una hora buscando. Nos emocionamos tanto cuando lo vimos que gritamos y el conductor se puso serio: “Please, guys, shut up! Relax!”. Y allí estaba, a la sombra, tranquilo pero alerta. Pasando totalmente de nuestra presencia y pendiente  de su posible presa, el ñu, que a lo lejos le decía con la mirada, “he visto que me miras. Olvídalo”.

No es que esto pase todos los días. Ni que sea fácil ver una escena de caza. Pero la cantidad de animales que ves en un safari en Botswana y la emoción que provoca encontrarlos es algo realmente único. Después de varios días incluso eres capaz de distinguir sus huellas (algunas), pero es mejor dejar que el conductor, que es también el rastreador, se concentre y ponga todos sus sentidos alerta. No se les suele escapar una.

Esta es una de las razones por las que yo no recomendaría hacer un safari en Botswana por tu cuenta. Además de que la conducción es para auténticos expertos en malas condiciones, a no ser que hayas nacido en una aldea bosquimana, vas a pasar por delante de la mitad de la fauna sin verla. Recuerdo que esto no es Tanzania.  Allí ves grupos de coches de lejos y solo tienes que acercarte donde ves jaleo. Pero en Botswana la búsqueda es cosa tuya, puedes estar horas sin cruzarte con otro vehículo.

Además, hay que saber comportarse, reconocer reconocer su estado de ánimo y anticiparse a sus movimientos. El silencio es muy importante, saber cuándo para el motor y cuándo tenerlo encendido por si hay que salir corriendo. Una vez nos quedamos atrapados en mitad de una manada de elefantes porque nos metimos en medio de su camino (los elefantes son de rutas y costumbres fijas). Fue precioso y muy intenso, pero eso hay que saber controlarlo. Recuerda que te juegas la vida.

A ver. Tampoco hay que dramatizar. Elefantes, ñus,  himpalas, jirafas, monos… sí que vas a ver. Y bien cerca. Y vas a disfrutar un montón (y a empujar coche un montón, también). Pero si quieres ver a los ‘big five’ es realmente complicado si no eres un buen ‘tracker’. Y aún así… Tampoco es que sea fácil.

Nosotros los vimos. A los cinco y a cientos más. Prepárate que van muchas fotos:

Moremi nos recibió con esta estampa:

Elefantes en Bostwana

Y cuando nos dimos la vuelta para seguir nuestro camino…

Leones en botswana

 

Y así todos los días…

Safari en Botswana (Blog La vida en el aire)

Aunque lo leones son algo más escurridizos, de vez en cuando se dejan ver.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-3

Los más sorprendente es la mirada. Preciosa, dulce, agresiva, violenta… Te miran diciendo “paso de ti. No me interesas. Con toda la comida rica que hay por aquí…”

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-4 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-41 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-40

 

 

Esta estaba a punto de dar a luz. Casi no podía respirar entre la barriga y el calor.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-32

 

Fui incapaz de enfocar la melenaza del león por la emoción 🙂

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-15

 

Las manadas de himpalas las encuentras a cada paso

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-7 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-37

 

Además ves otros muchos antílopoes que vete tú a saber cómo se llaman. A cada cual más bonito:

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-14 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-13

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-22

 

Podría pasarme horas observando a los elefantes. No puedo creer que sean tan enormes y tan silenciosos a la vez. Y es tan divertido verlos interactuar… pero cuidado, son muy agresivos. Silencio y no te pongas en su camino.

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-8

“Vamos a ponernos aquí junto a la puesta de sol haciendo como que comemos, que ya verás que foto bonita les va a quedar a los humanos estos”

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-42

 

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-33

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-31

Las manadas de perros salvajes con crías no son fáciles de ver. Y son tan feos, que resultan interesantes.

 

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-12 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-23

 

El búfalo es uno de los big five. A mi no es que me emocione, quizás  porque se parece mucho al toro. Y es un poco soso, la verdad.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-18

¡Las cebras! Ves tantas que terminas por no darles importancia

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-28

Casi pasa lo mismo  con las jirafas.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-43 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-39

 

Si ves a un hipopótamo correr hacia ti, corre todo lo que puedas. Están gordos, sí, pero cogen hasta 30 Km/h. Lo más divertido es el ruido que hacen cuando están en al  agua.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-26

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-25

Yo a los monos les tengo más miedo que a los leones.

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-30

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-29

 

 

Reconozco que no soy una gran amante de los pájaros. Pero cuando algo es bonito, es bonito

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-20 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-21

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-27

 

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-34 safari-botswana-blog-lavidaenelaire-35

 

Y el último día… como si se hubiera reservado para la sorpresa final…

safari-botswana-blog-lavidaenelaire-36

 

Al final del día, al salir del parque, puedes escribir en una pizarra los animales que has visto y dónde. La cara de felicidad se ve ¿no?

 

XIAOYI

También te puede interesar: 

  11 cosas que debes saber antes de ir a Botsuana, Zambia y Zimbabwe: consejos, vacunas, alojamiento, visados, ruta, cómo moverse…

  Botswana, Zambia y Zimbabwe: ruta de viaje

  Las Cataratas Victoria en Zambia y Zimbabwe: cuándo ir, cómo moverte, qué ver, cómo llegar…

  19 animales (como poco) que puedes ver en un safari en Botswuana

  Vídeo: cómo es un safari móvil en tienda de campaña en Botswana: Mopane Safaris

Ver Post >

Ver Post >
Ecoturismo, otra forma de viajar

Dejarse llevar por los beneficios que puede dar el turismo masivo y descontrolado es muy fácil para un país, pero termina volviéndose en su contra. Hay países que han sabido resistir la tentación y han apostado por un tipo de turismo que, sin dejar de ofrecer comodidades y opciones al visitante, es capaz de mantener la esencia y naturalidad, además de luchar contra la pobreza y proteger el medio ambiente.

El turista debe saber que tener que ir a la habitación solo iluminado por su propia linterna, no tener en la habitación más aire acondicionado que un ventilador cuya energía proviene del sol, no disponer de agua caliente en lugares en los que la temperatura no baja de 25 grados en todo el día, que no le dejen casi ni respirar cuando hay un animal cerca para no molestarle, etc no es un capricho. Es una forma de cuidar el entorno.
Además de Costa Rica (no he estado en otro lugar en el que cuiden y quieran más sus recursos naturales) y Nueva Zelanda (algún día…), hay otros países que están apostando por este tipo de turismo y que todavía no están (demasiado) explotados. Esta es parte de la lista que ha elaborado Lonely Planet:

1- Nicaragua: Ha seguido el ejemplo de su vecina Costa Rica. Volcanes, playas paradisíacas, zonas gestionadas exclusivamente por los locales… Naturaleza y aventura sin fin

Imagen de http://www.visitanicaragua.com/

Imagen de http://www.visitanicaragua.com/

2- Uruguay: “Quienes buscan sitios más naturales y sostenibles, encuentran aquí todavía parajes donde sentirse un Robinson Crusoe, o casi, como el Cabo Polonio, en el departamento de Rocha, donde es posible practicar el ecoturismo en playas solitarias de gran atractivo natural y cultural”, explica la web.

Imagen de http://www.viajeabrasil.com/

Imagen de http://www.viajeabrasil.com/

3- Groanlandia: Si duda el clima y su acceso más complicado han hecho de este destino algo exclusivo. Hay un parque nacional y está declarado Reserva Internacional de la Biosfera. Kayak, rutas entre icerbergs, ballenas, ruinas vikingas…

Imagen de http://okviajeros.com/

Imagen de http://okviajeros.com/

4- Panamá: Olvídate del hotelazo junto a la playa. una de las maravillas de Panamá es el archipiélago de Kuna Yala, gestionado por comunidades locales que son la máxima expresión del respeto al medio ambiente.

Imagen de http://lugaresturisticospana.blogspot.com.es/

Imagen de http://lugaresturisticospana.blogspot.com.es/

Ver Post >
Consejos para encontrar vuelos baratos

Dejas volar tu imaginación durante unos minutos y te pones a pensar en tus vacaciones de verano. Por curiosidad, buscas cuánto podría costarte el billete de avión a ese destino soñado y lo que ves no te disgusta, pero… ¿es un buen precio? ¿compro? ¿es pronto? ¿y si baja más?

Estas dudas son normales, pero siempre hay algunos trucos para saber si lo estamos haciendo bien o no a la hora de comprar un billete. ¿En qué mes sale más barato volar? ¿Qué día de la semana? ¿Merece la pena esperar o hay que anticiparse?…

Reconozco que a mi lo de comprar un vuelo me pone muy nerviosa, porque siempre que veo un precio que me parece adecuado pienso que si compro ya, más adelante habrá un precio mejor, y si no compro, me quedo sin la oferta y ya sólo puedo comprar más caro. Es evidente que hay cosas impredecibles, ya que las compañías aéreas van ajustando sus precios en función de las plazas que les queden por vender, lo rápido que quieran colocar los asientos… (que los ajusten no significa que los bajen ya que es muy raro que a última hora salgan chollos). A pesar de todo, hay varios trucos que podemos seguir para intentar que el vuelo nos salga lo más barato posible.


1 – Saber cuál es un precio razonable: Es imposible comprar barato si no sabemos cuánto es barato. ¿500 euros por un vuelo a Japón es mucho o poco? ¿Y 1.000 por uno Ecuador? ¿Y 50 por uno a Londres? Para conocer los precios, además de hacer un seguimiento durante un tiempo (yo llevo años esperando el gran chollo a Nueva Zelanda que nunca llega porque el precio que tengo en mente es irreal), está bien leer blogs de viajes o foros como losviajeros.com donde la gente comparte sus experiencias. Eso sí, fíjate en la fecha de la publicación, no sea que lo escribieran hace 5 años y se haya quedado desfasado.

2 -Antes no es igual a más barato: Aquello de cuanto antes compres mejor te saldrá no es cierto. En España lo sabemos (o somos unos dejados) ya que según un estudio de Skycanner, los españoles se encuentran entre los europeos que más tardan en reservar sus vuelos, con una media de 51 días de antelación. De hecho, el 65% de los consumidores españoles creen que las mejores ofertas para viajar se consiguen a última hora.

3 -Días de la semana: A veces las vacaciones laborales mandan, pero si tienes opción, martes, miércoles y jueves son los días más baratos para volar; de viernes a domingo los precios se disparan.

4 – Mes del año: En el precio del vuelo no influye tanto cuándo sea la fecha del viaje como cuándo compremos el billete. Hay dos épocas a lo largo del año idóneas para encontrar ofertas: La última semana de enero y el mes de mayo.

5 – La época del año: Hay destinos a los que se pueden encontrar auténticos chollos si eliges el mes adecuado, pero en otros casos los precios se mantienen más o menos estables. Es cuestión de observar con tiempo como fluctúan para no esperar inútilmente.

6 – Flexibilidad: Su puedes adaptarte a las fechas de las ofertas, es lo ideal.

7 – La distancia no lo es todo: Pensar que misma distancia es igual a precios similares es un error. No es lo mismo viajar a Asia que a América, África o al norte de Europa, aunque en algunos casos las distancias puedan ser similares. Tanzania está bastante más cerca que Japón y sin embargo los vuelos pueden costar el doble. Obviamente, en los precios influyen muchas más cosas que la distancia, como el número de vuelos que hay, el número de compañías que llegan al destino, su exclusividad, la demanda…


8 – Utiliza comparadores de precios: Son realmente útiles ya que de un vistazo ves los precios que ofrecen todas las compañías para un mismo destino en una o varias fechas. Además, puedes ponerte una alerta que te avise cuando salga la oferta que estabas esperando.

9 -Date de alta en las compañías aéreas: A veces es un poco rollo, pero está muy bien estar dado de alta en las newsletters de las compañías para que te lleguen por mail las ofertas ya que siempre hay cosas interesantes. Lo malo es que cada vez que abres el correo electrónico piensas en vacaciones, y así no hay quien se centre. 😉

10 – Pierde tiempo, mucho tiempo: A veces ocurren milagros y encuentras a la primera lo que buscabas. Pero pasa poco. Normalmente si te vas a gastar dinero hay que hacer muchísimas búsquedas durante mucho tiempo hasta dar con lo que quieres.

11 – No solo de low cost vive el hombre: Lo primero que hacemos cuando vamos a viajar a Berlín es mirar en Ryanair, pero no siempre sale más barato que en compañías ‘normales’. Estas también sacan buenos precios muy a menudo y además no ponen tantas limitaciones a los pesos y maletas, vuelan a aeropuertos principales y el servicio suele ser mejor. Pagar 50 euros más a veces compensa si luego al llegar a ventanilla no queremos llevarnos una sorpresa porque nuestra maleta pesa un kilo más de lo permitido y nos quieren hacer pagar por ella.

12 – Ida y vuelta: No siempre es la mejor opción. A veces sale mejor comprar el mejor precio por separado e incluso con dos compañías diferentes. Eso sí, hay que contar también con los gastos de gestión.

13 – Más lejos, compra antes: si queremos viajar a otro continente, el mejor precio lo obtendremos entre los 100 y los 150 días de antelación. Si es a Europa, con 6 u 8 se manas es suficiente.

14 – Borra las Cookies: Esto no lo tengo muy claro, ya que he estado investigando por internet y algunos dicen que funciona y otros que no sirve para nada. En todo caso, hay quien asegura que hay que borrar las cookies del navegador de Internet si has visitado un sitio de la aerolínea en los últimos 30 días porque algunas aerolíneas se incrementaran los precios de los visitantes anteriores a sus sitios web. Yo por si acaso…

15 – Sí a las escalas: Los vuelos directos siempre son más caros, así que si el tiempo de espera en el aeropuerto intermedio es razonable, merece la pena y a veces hasta sienta bien estirar las piernas una horita o dos.

Ver Post >
Rutas de viaje: Tanzania

Mientras preparo los post dedicados al viaje que hicimos a Tanzania en noviembre de 2011 (pole, pole), este es el reportaje que publiqué en el suplemento GPS de Diario LA RIOJA hace ya algún tiempo, por si alguien necesita ideas para una ruta por tierras tanzanas (pincha par ampliar):

Ruta por Tanzania

Ruta por Tanzania

Ver Post >
Qué subir contigo al avión para un viaje (muy) largo
img
- 0

Decidir qué subir al avión cuando te vas a enfrentar a un viaje (muy) largo es una de las cosas en las que más atención pongo cuando hago mi equipaje. Ya sabemos que las compañías aéreas tienen cierta tendencia a perder objetos y más si es en vuelos con escala. A todos nos causa cierta tensión ver nuestra maleta alejarse en la cinta sabiendo que ella ‘solita’ se bajará en otro país y tendrá que volver a subirse a otro vuelo. Yo siempre imagino que va a terminar en la otra punta del mundo y que nunca volveré a verla (snif). Por lo que es muy importante no olvidarte de preparar un equipaje con las cosas imprescindibles sin las que no podrías sobrevivir al menos una semana y otra para sobrevivir al vuelo y a la escala.

Nosotros siempre viajamos con dos mochilas/maletas divididas de la siguiente manera:

La maleta/mochila (a tu elección) que no abrimos en todo el vuelo y en la que nunca faltan otro par de botas/zapatillas, ropa interior, calcetines, una sudadera, un par de camisetas, el cargador de la cámara y el móvil, algunos elementos de aseo, un un kit básico (muy básico) de medicinas… y todo aquello te salvaría de un apuro durante varios días si la maleta que has facturado no llega a su destino. Yo siempre dudo entre maleta o mochila y en cada viaje he llevado una cosa. Depende mucho de qué vayas a hacer nada más llegar y de tus planes en el destino.

que-llevar

Una mochila algo más pequeña con todo lo necesario para aguantar un vuelo de muchas horas (que luego es la misma que llevo colgada todo el día encima en las excursiones): libros, guía de viaje, chanclas, líquido de las lentillas, unos calcetines, toallitas refrescantes, una sudadera, un pañuelo para el cuello (yo en los aviones muero de frío), antifaz para dormir, tapones para los oídos, reposacabezas, música, cepillo de dientes, dentífrico, crema de manos… Además de, claro está, la cámara, la documentación, los billetes de viaje y el dinero. Suena a mucho pero no abulta nada. Aquí cada uno sabe lo que necesita. Hay gente que se sienta cuando cierran las puertas y no se mueve ni necesita nada durante 15 horas y otros que no pueden parar de abrir y cerrar su bolsa sacando cosas.

Para sobrevivir a un largo viaje de avión

Yo soy del segundo tipo, lo reconozco.

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Instagram @inesimar y en Twitter en @inesimar