La Rioja
img
Consejos sanitarios para viajar al extranjero
img
Inés Martínez | 16-07-2013 | 21:25| 3

La primera vez que viajas a un país fuera de Europa una de las dudas más importantes que surgen y que hay que resolver cuanto antes es qué precauciones médicas se deben tener en el país de destino. Los blogs y foros pueden servir de ayuda, pero son opiniones personales, así que lo mejor es ir al centro internacional de vacunación de tu ciudad y que te informen al detalle.
Es imprescindible acudir al menos mes y medio antes del viaje y con el itinerario aproximado que piensas hacer, además de tener claro de qué te han vacunado en tu vida (preguntar a mamá si no dispones de la cartilla internacional de vacunación, la amarilla).

Consejos sanitarios para viajes

Los 84 CVI que hay en España no sólo se ocupan de las vacunas, en ellos te informan individualmente sobre vacunaciones y quimioprofilaxis, medidas preventivas para el viaje, Certificado de Vacunación Internacional (Fiebre Amarilla) en caso de ser necesario, consejos para prevenir infecciones de transmisión sexual e información sobre otros riesgos relacionados con brotes epidémicos, enfermedades infecciosas o con alimentos y bebidas, insectos, altitud, clima, etcétera.

Además, te aconsejan sobre cómo prevenir las picaduras de cualquier bicho, no sólo de los que vuelan como mosquitos, sino de otro tipo de insectos en los que no solemos pensar tanto, como las garrapatas y otros muchos animales ‘extraños’, que pueden causarnos problemas.

Consejos sanitarios para viajar al extranjero

A veces es un poco lioso lo de las vacunas, ya que debes ir al centro de vacunación, luego al médico de cabecera para que te haga las recetas, ir a la farmacia y luego volver al centro de salud a que te pongan la vacuna correspondiente. Eso si no te tienes que poner la de la hepatitis B, ya que todavía tienes que dar un paso más, porque te la tienen que sellar en el hospital (por lo menos así funciona en Logroño).
Pero son cosas que hay que hacer y que, en la mayoría de los casos, sirve para varios años, así que tampoco es para tanto.

¿Profilaxis contra la malaria si o no?

Si buscas por internet, encontrarás cientos de testimonios de personas a las que la profilaxis contra la malaria les ha causado efectos secundarios, pero lo que debes preguntarte es si es mejor pasar algún rato de más en el baño o pillar la malaria que, no lo olvidemos, si no la detectan a tiempo puede matarte. A mi nunca me ha causado ningún problema, excepto alguna que otra carrerita al lavabo, pero nada grave.
Y no vale pensar que una vez que has vuelto del viaje estás salvado: si tienes fiebre, aunque hayan pasado semanas desde que volviste, corre a urgencias.

El botiquín

Decidir qué llevar y qué no llevar en tu botiquín no es fácil, ya que si empiezas a pensar en el ‘por si acaso’, necesitas sólo una maleta para medicamentos, gasas, alcohol… Personalmente y después de haber llevado a Tanzania un bolsón de cosas (casi ocupaba más que la ropa) de las que no usé más que un paracetamol, decidí llevar lo mínimo, mínimo, mínimo.
En todo caso, lo que recomiendan llevar es: esparadrapo, antiséptico para heridas, vendas, gotas oculares emolientes, repelente de insectos, tratamiento para las picaduras de insecto, descongestionante nasal, sales de rehidratación oral, tijeras e imperdibles, analgésico simple (v.g. paracetamol), apósitos esterilizados, termómetro clínico, protectores solares y tapones para los oídos.

Botiquín de viaje

Normas de higiene básicas

Con el fin de minimizar el riesgo de diarreas, una de las enfermedades más frecuentes del viajero, suelen recomendar estrictas normas de higiene como: lavarse las manos antes de comer, beber agua embotellada, evitar los zumos naturales y cubitos de hielo, consumir fruta pelada por nosotros y verdura lavada y desinfectada convenientemente. Aunque la verdad es que una vez que estás allí te relajas y terminas comprando fruta en cualquier puesto y comiéndotela sin lavarla ni nada.

El sol y los mosquitos

Luchar contra el sol y los mosquitos es sencillo y puede ahorrarte muchas molestias, así que no hay que olvidar darse cremas de protección de factor muy alto y el repelente (recuerda que no vale el de toda la vida que usas para un día de piscina), aunque hayas salido de la ducha, estés fresquito y no te apetezca pringarte. Mejor eso que no poder dormir porque se te están comiendo los mosquitos o te arde la espalda del quemazo que te has pegado. Y eso si, primero se da la crema y luego el repelente. Y cuidado con los colores de la ropa, evita los fosforitos, el blanco y el negro, mejor colores suaves.

Consejos sanitarios para viajar al extranjero

En general, lo lógico es aplicar el sentido común y, por ejemplo, no adentrarte en chanclas en la selva y cosas por el estilo.
Por lo demás… ¿Qué sería de las vacaciones sin un pequeño susto que contar?

Ver Post >
Indonesia: Qué ver, cómo moverte, consejos, preguntas frecuentes, cómo preparar el viaje…
img
Inés Martínez | 04-05-2013 | 10:33| 0

Relato del viaje de 17 días que hicimos a Indonesia en octubre del 2012:

Los preparativos del viaje. La ruta

Los preparativos del viaje. La ruta

La llegada a Jakarta

La llegada a Jakarta

Tanjung Puting a bordo de un klotok

Tanjung Puting a bordo de un klotok

Yogyakarta: El impactante templo Borobudur

Yogyakarta: El impactante templo Borobudur

Prambanam y la locura por los pájaros

Prambanam y la locura por los pájaross

Amanecer junto al volcán Bromo

Amanecer junto al volcán Bromo

El mar de Flores y los dragones de Komodo

El mar de Flores y los dragones de Komodo

El mar de Flores: peces, coral y atardeceres de cuento

El mar de Flores: peces, coral y atardeceres

Bali: Templos, danza balinesa y campos de arroz

Bali: Templos, danza balinesa y campos de arroz

Bali: Rafting, templos en el mar y relax al sol

Bali: Rafting, templos en el mar y relax al sol

Preguntas frecuentes antes del viaje

Preguntas frecuentes antes del viaje

Ver Post >
Bali: Rafting, templos en el mar y relax al sol
img
Inés Martínez | 07-04-2013 | 16:19| 1

En Bali, además de templos y playas, también hay tiempo para la aventura. Hay cientos de compañías que ofrecen jornadas de rafting, paseos en elefantes, competiciones con extraños juegos, escalada, treetop, quads… Puedes conseguir buenos precios por las excursiones si eres bueno regateando y la verdad es que merece la pena. Nosotros hicimos rafting en el río Tayung .

Rafting en Bali

Rafting en Bali

Rafting en Bali

Rafting en Bali

Después del rafting fuimos viajando hacia el sur de la isla parando en lugares como Pura Taman Ayun, un enorme templo rodeado por un foso donde apenas encontramos turistas.

Pura Taman Ayun

Pura Taman Ayun

Taman Ayun, en Bali

Taman Ayun, Bali

Pura Taman Ayun

Pero si había un templo en todo Bali que yo tenía ilusión por ver, era Tanah Lot. Es uno de los más importantes y venerados y, a pesar de la cantidad de turistas que hay a esa hora, lo mejor es verlo al atardecer. No me decepcionó ni un poquito. Para mi fue sin duda el más bonito que vimos en Bali.

Pura Tanah Lot, Bali

Tanah Lot, Bali

Tanah Lot, Bali

Pura Tanah Lot, Bali

El último día lo dedicamos a ver Ubud. La verdad es que es un sitio ideal para estar alojado en Bali (si no te importa estar lejos de la playa). Hay mucho ambiente para salir a cenar, tiendas a cada paso y, como en todo Bali, preciosos templos.

Ubud, Bali

Eso sí, una tarde de paseo supone unos cuantos tropezones. No he visto aceras más incómodas, con más baches, agujeros y altibajos:



Pero hay dos cosas que un viajero no puede dejar de hacer en Bali: dejarse dar un espectacular masaje…

Ubud, Bali
disfrutar un rato al sol balinés mientras contemplas un infinito bosque.

Piscina Hotel Komaneka Tanggayuda, Bali

Ubud, Bali

Y aquí terminó nuestro viaje a Indonesia. 18 maravillosos días en los que aprendimos muchísimas cosas, conocimos a grandes personas, vivimos la paz de los templos, nos perdimos entre islas, nos asustamos con dragones, disfrutamos del lujo balinés, nos asomamos al cráter de un volcán, condujimos en la locura, buscamos palacios perdidos… Lo peor de Indonesia, tener que marcharte.

    Post anterior

Ver Post >
Bali: Templos, danza balinesa y campos de arroz
img
Inés Martínez | 24-03-2013 | 20:48| 1

Los últimos días del viaje los pasamos en Bali, pero no en la playa, sino en el interior. Preferimos alojarnos en Ubud para poder movernos con más facilidad por toda la isla. Estuvimos cuatro días, pero podríamos haber estado dos semanas viendo danzas, arrozales y templos perdidos.
La isla es pequeña, puedes recorrer toda la costa en coche en un día, y las posibilidades que ofrece son infinitas, tanto en alojamientos como, por supuesto, en maravillas que ver.
A cada paso por la calles, rodeado de un tráfico loco y miles de motos y bicicletas, encuentras pequeñas y exquisitas ofrendas que consisten en unas flores y algo de comida y que recuerdan la importancia que los balineses dan al cuidado de sus dioses, también de los malos, y de sus antepasados.

Ofrendas en Bali

No hay que perderse la tradicional ración de turisteo, con un espectáculo de teatro y danza balineses. Se trata de una lucha entre el bien y el mal llena de expresividad, música y color que merece la pena ver.

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Danza balinesa

Además se representa junto a un templo precioso

Templos de Bali

En el norte, los arrozales en terraza se extienden hasta donde la vista no alzanza

Arrozales en Bali

Arrozales en Bali

Pero si hay una maravilla en Bali son sus templos. Encuentras uno casi en cada esquina. El primer templo balinés que vimos fue el Tirta Empul, uno de los más importantes de la isla. Al atardecer apenas quedan turistas que molesten el silencio de quienes acuden a honrar a sus ancestros, así que es la mejor hora para ir.

Pura Tirta Empul, Bali

Pura Tirta Empul, Bali

Pura Tirta Empul, Bali

Nos estábamos enamorando de Bali, y era sólo el primer día.

Ver Post >
El mar de Flores: peces, coral y atardeceres de cuento
img
Inés Martínez | 03-03-2013 | 22:41| 4

Los dos días que nos quedaban en el barco los pasamos visitando islas en las que solo viven gitanos del mar, saltando desde el techo del barco al agua, disfrutando de los atardeceres y amaneceres y sobre todo haciendo snorkel. Nos penó mucho no habernos sacado antes de ir el curso de submarinismo, pero no nos dio tiempo. Aún así, lo que ves con unas aletas, unas gafas y un tubo es espectacular.

Snorkel en el mar de Flores

No tenía cámara acuática así que la foto la he ‘robado’ de internet, pero prometo que eran cosas como estas y mucho más bonitas.

Snorkel en el mar de Flores

Las horas bajo el agua se te pasan sin enterarte escuchando solo el ‘cras, cras’ que hacen los peces al comer de las rocas.
Además de ver todo tipo de vida submarina, visitamos varios poblados asentados en islas sin luz ni agua corriente: los gitanos del mar. Es muy curioso ver cómo viven secando la ropa en el mismo lugar en el que secan el pesado. Curioso, y asquerosamente oloroso.

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Islas de Indonesia

Una de las noches vimos algo que seguro que no volveré a ver en mi vida. Cuando el sol empieza a bajar, desde la isla de los Zorros Voladores comienzan a salir miles y miles de murciélagos enormes que vuelan camino de la Isla de Flores para alimentarse y pasan sobre tu cabeza (a una gran distancia, por suerte). Te subes al techo del barco y durante casi una hora sólo ves esto:



Por la mañana nos encontramos a uno de los murciélagos que se había despistado y casi ahogado junto al barco. Son como un perrito, pero hace un sonido que da bastante miedo.

Zorro volador, Indonesia

Fueron tres días de diversión, relax y disfrute al máximo. Reconozco que no era una de las cosas que más ilusión me hacía del viaje, pero ahora pienso en Indonesia, y lo primero que me viene a la cabeza son los días que pasamos en el mar de Flores. Seguramente gracias a la amistad que hicimos con Jacobus, los inesperados y espectaculares atardeceres, los zumos de fruta después de horas buceando, los calurosos amaneceres, el coral, los peces de colores, el color del agua, la tranquilidad de las islas deshabitadas… y tantas y tantas cosas que no se pueden describir ni con palabras ni con fotos.

Amanecer en Indonesia

Atardecer en Indonesia

Merienda tras el buceo, Indonesia

Amanecer en Indonesia

Jacobus aprendiendo algo de español

Jacobus aprendiendo algo de español



Post anterior: El mar de Flores y los dragones de Komodo

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Instagram @inesimar y en Twitter en @inesimar