La Rioja

img
Etiquetas de los Posts ‘

bangkok

Thailandia: Qué ver, cómo moverse, comida, ruta de viaje por tu cuenta…
Inés Martínez 09-04-2012 | 8:12 | 0

Estas son las etapas del viaje de 18 días por Thailandia que hicimos en junio de 2008 ¡Khwām sukh!

Thailandia

Los preparativos

La llegada a Bangkok

La llegada a Bangkok

Wat Pra Keo, el primer templo

Wat Pra Keo, el primer templo

El mercado flotante de Bangkok

El mercado flotante de Bangkok

Lujo, frutas, monjes y elefantes

Lujo, frutas, monjes y elefantes

Chiang Rai y el Triángulo de Oro

Chiang Rai y el Triángulo de Oro

El camino hacia Chiang Mai

El camino hacia Chiang Mai

Los elefantes de Chiang Mai

Los elefantes de Chiang Mai

Las mujeres jirafa de Chiang Mai

Las mujeres jirafa de Chiang Mai

Chiang Mai: mercadillos y templos

Chiang Mai: mercadillos y templos

La bahía de Phang Nga

La bahía de Phang Nga

Ver Post >
Lujo, frutas, monjes y elefantes
Inés Martínez 04-10-2011 | 4:11 | 0

El resto de los días en Bangkok los dedicamos a vivir la ciudad. Hay cosas que por mucho que pasen las horas nunca terminan de sorprenderte, y una de ellas es el olor en las calles.

A los tailandeses les sale mucho más barato comer en la calle que comprar la comida en el supermercado y hacerla en casa, de hecho muchos pisos no tiene ni cocina, así que las calles están plagadas de puestos de comida rápida en los que hacen todo tipo de frituras cuyo olor resulta muy fuerte a los turistas, pero que están realmente buenas.

Comida en Bangkok

Sin duda para ellos es algo muy normal, pero para los que estamos de visita, encontrar un elefante en la calle es realmente alucinante…

Bangkok

Una de las cosas que más llama la atención del carácter de los thailandeses es lo silenciosos, reservados y educados que son, cualidades que llevan al extremo cuando los ves hablar (no es algo muy normal) con algún monje budista. Son respetados al máximo, incluso en los carteles del metro te advierten que debes cederles el sitio.

La fruta es realmente sabrosa, jugosa y sorprendentemente colorida. Da igual dónde la compres y cuánto te cueste. Estará buenísima seguro.

Además de todas estas cosas, es una visita a Bangkok no puede faltar un paseo por alguno de sus centros comerciales de lujo. Solo se puede mirar, pero es divertido

Lujo en Bangkok

Y por supuesto, nunca dejar de montar en un tuc tuc. ¡Son tan baratos, rápidos y fresquitos!

El siguiente destino era el norte del país. Dos horas de vuelo hacia el impresionante Chiang Rai.

Ver Post >
El mercado flotante
Inés Martínez 18-09-2011 | 11:55 | 0

Cuanto más pasa el tiempo y más pienso en el viaje, más me gusta el recuerdo que guardo del mercado flotante de Bangkok. Nunca pensé que un río pudiera tener tanta vida.
Aunque ya no es lo que fue hace 20 años, es una forma de conocer el Bangkok rural. De adentrase en sus canales, de ver cómo vivían hace años los habitantes de la ciudad, campesinos, pescadores… Ahora cada vez quedan menos barcas vendedoras de productos de verdad: flores, frutas, comida… Pero hay más de recuerdos, regalos y demás cosas para el turista. Las lanchas, gobernadas mujeres y hombres cubiertos con sus característicos sombreros de paja, te hacen disfrutar del ir y venir de un mercado que una vez, no muy lejos, fue una forma de vida, en donde los olores, los sabores, los colores, eran, junto a sus gentes los verdaderos reyes de este lugar.

El camino hacia el mercado es un recorrido por casas de thailandeses que hacen su vida en el río y donde no faltan tampoco los pequeños homenajes a Buda.

En realidad está en una aldea cercana a la ciudad y básicamente consiste en cientos y cientos de puestos a lo largo del río Chao Phraya, a los lados o en el propio río, donde tienes que regatear en movimiento y luchar para no chocarte con el resto de las canoas.

 

Las embarcaciones las dirigen simpáticos, amables y habladores tailandeses que te van llevando a los puestos de sus amigos y que disfrutan viendo como les compras.

Se puede encontrar absolutamente de todo y el regateo es imprescindible. Si no, no hay compra. Lo malo que es a veces te metes tanto en el papel que te das cuenta de que llevas 10 minutos regateando por 10 bath, unos 20 céntimos. Es realmente divertido.

Es absolutamente imposible marcharse sin comprar, aunque sea un puñado fruta. Los ojos se van de lado a lado rebuscando entre los puestos algo que te pueda interesar. Hay cosas verdaderamente horribles, de verdad, pero otras son divertidas y sorprendentes. Y la fruta… nunca he probado piñas como aquellas.

Ver Post >
La llegada a Bangkok
Inés Martínez 26-06-2011 | 8:15 | 2

Pisar por primera vez el suelo de Bangkok impresiona mucho. El calor es asfixiante, como si estuvieras en una sauna, y la humedad hace que te sientas pegajoso todo el día, aunque sean las 7 de la madrugada.

Los coches se adelantan unos a otros sin mirar y los taxis de colores fosforitos van junto a furgonetas que se caen a trozos.

Sin duda, Bangkok es maravillosa: desorden, caos, olores insoportables que salen de puestos de comida que no dejan de servir en todo el día, estrés, suciedad… pero también es amabilidad, belleza, lujo, templos magníficos y gente siempre sonriente, amable y dispuesta a ayudar.

Con sólo un paseo por la ciudad nos percatamos de que era cierto que el crecimiento descontrolado que ha sufrido en los últimos 50 años la ha convertido en un lugar muy extraño, pero mágico también, en el que entre rascacielos y rascacielos de enormes cristaleras las chabolas se agolpan habitadas por personas que parecen no tener nada que hacer y los edificios están repletos de carteles y publicidad.

Guiarse en Bangkok no es fácil, a los mapas les faltan la mitad de las calles y no es sencillo seguir tu intución, así que el mejor modo de transporte es el tuctuc. Barato, rápido, seguro y muy divertido. Además, los conductores suelen ser muy habladores y te van contando cosas y recomendando lugares que visitar.

Nos metimos en la cama a las 8 de la tarde y después de un vuelo de doce horas, un día casi completo de trote por la ciudad y unas 30 horas sin dormir deseando que llegara la mañana siguiente para poder seguir conociendo la ciudad…

Ver Post >
Tailandia: Qué ver, cómo moverse, vuelos, destinos…
Inés Martínez 08-06-2011 | 9:50 | 0

Hace ya tres años. Era la primera vez que nos planteábamos hacer un viaje ‘largo’ y escuchando a amigos y preguntando en agencias decidimos ir a Tailandia. Dicho y hecho. Nos pusimos a investigar y al final la ruta que hicimos fue la más típica e imprescindible: Madrid-Bangkok (1) – Chiang Rai (2)- Chiang Mai (3)- Puket (4) – Madrid.

Las 13 horas de viaje se pasaron más rápido de lo esperado y volar con Thai es un verdadero lujo con sus kimonos, su sonrisa perpetua, su amabilidad, su comida y su comodidad.
La imagen es promocional, pero prometo que es así

Es evidente que hay muchas cosas más que visitar en Tailandia, pero había que elegir. Dieciocho días no son suficientes para conocer un país, pero te permiten acercarte a una cultura maravillosa, una gente extremadamente amable, unos paisajes increíbles, unas playas de ensueño, el amor por la naturaleza y los animales de los tailandeses, el caos de Bangkok, el sufrimiento de las mujeres jirafa, los mercados flotantes, el respeto a la religión budista, templos impactantes, masajes relajantes, el lujo asiático, regateos interminables, frutas de sabores indescriptibles…

Todo esto y mucho más es Tailandia

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Twitter en @inesimar