La Rioja
img
Etiquetas de los Posts ‘

calor

Lujo, frutas, monjes y elefantes
Inés Martínez 04-10-2011 | 4:11 | 0

El resto de los días en Bangkok los dedicamos a vivir la ciudad. Hay cosas que por mucho que pasen las horas nunca terminan de sorprenderte, y una de ellas es el olor en las calles.

A los tailandeses les sale mucho más barato comer en la calle que comprar la comida en el supermercado y hacerla en casa, de hecho muchos pisos no tiene ni cocina, así que las calles están plagadas de puestos de comida rápida en los que hacen todo tipo de frituras cuyo olor resulta muy fuerte a los turistas, pero que están realmente buenas.

Comida en Bangkok

Sin duda para ellos es algo muy normal, pero para los que estamos de visita, encontrar un elefante en la calle es realmente alucinante…

Bangkok

Una de las cosas que más llama la atención del carácter de los thailandeses es lo silenciosos, reservados y educados que son, cualidades que llevan al extremo cuando los ves hablar (no es algo muy normal) con algún monje budista. Son respetados al máximo, incluso en los carteles del metro te advierten que debes cederles el sitio.

La fruta es realmente sabrosa, jugosa y sorprendentemente colorida. Da igual dónde la compres y cuánto te cueste. Estará buenísima seguro.

Además de todas estas cosas, es una visita a Bangkok no puede faltar un paseo por alguno de sus centros comerciales de lujo. Solo se puede mirar, pero es divertido

Lujo en Bangkok

Y por supuesto, nunca dejar de montar en un tuc tuc. ¡Son tan baratos, rápidos y fresquitos!

El siguiente destino era el norte del país. Dos horas de vuelo hacia el impresionante Chiang Rai.

Ver Post >
La llegada a Bangkok
Inés Martínez 26-06-2011 | 8:15 | 2

Pisar por primera vez el suelo de Bangkok impresiona mucho. El calor es asfixiante, como si estuvieras en una sauna, y la humedad hace que te sientas pegajoso todo el día, aunque sean las 7 de la madrugada.

Los coches se adelantan unos a otros sin mirar y los taxis de colores fosforitos van junto a furgonetas que se caen a trozos.

Sin duda, Bangkok es maravillosa: desorden, caos, olores insoportables que salen de puestos de comida que no dejan de servir en todo el día, estrés, suciedad… pero también es amabilidad, belleza, lujo, templos magníficos y gente siempre sonriente, amable y dispuesta a ayudar.

Con sólo un paseo por la ciudad nos percatamos de que era cierto que el crecimiento descontrolado que ha sufrido en los últimos 50 años la ha convertido en un lugar muy extraño, pero mágico también, en el que entre rascacielos y rascacielos de enormes cristaleras las chabolas se agolpan habitadas por personas que parecen no tener nada que hacer y los edificios están repletos de carteles y publicidad.

Guiarse en Bangkok no es fácil, a los mapas les faltan la mitad de las calles y no es sencillo seguir tu intución, así que el mejor modo de transporte es el tuctuc. Barato, rápido, seguro y muy divertido. Además, los conductores suelen ser muy habladores y te van contando cosas y recomendando lugares que visitar.

Nos metimos en la cama a las 8 de la tarde y después de un vuelo de doce horas, un día casi completo de trote por la ciudad y unas 30 horas sin dormir deseando que llegara la mañana siguiente para poder seguir conociendo la ciudad…

Ver Post >
De Salta a Humahuaca
Inés Martínez 30-03-2011 | 8:29 | 0

En solo unas pocas horas pasamos de estar a seis grados a estar a veintiocho. Ir de Ushuaia a Salta supone cruzarse prácticamente Argentina, así que nos llevó un día entero. Era de noche cuando llegamos a la capital y enseguida nos dimos cuenta de que aquello era casi como otro país. De aspecto dulce y colonial, Salta es una ciudad muy bonita, más parecida a Bolivia, que sólo está a cuatrocientos kilómetros, y con unos habitantes cuya piel morena recuerda la cercanía de los Andes y las profundas raíces indígenas del lugar.

(Pondré más fotos en el próximo post)

Al día siguiente, el madrugón para llegar a la quebrada de Humahuaca fue el mayor de todo el viaje. A las cinco y media comenzamos un largo y cansado día, pero que nos mostró las maravillas de los paisajes de los valles de Salta y Jujuy, además de la forma de vivir de los habitantes de esta zona del noroeste de Argentina.

La primera parada fue en el pequeño y encantador pueblo de Purmamarca.

Casas de adobe, pequeños puestos de artesanía, niños jugando descalzos en las calles y pocos lujos viven rodeados de la maravillosa vista del Cerro de los Siete Colores, una pequeña montaña que se ha formado durante millones de años para ahora mostrar un paisaje en rojos, azules, verdes, blancos… Todo perfectamente alineado, como si los guías lo hubieran preparado así sólo para los ojos de los turistas.

Seguimos nuestra ruta en dirección a Humahuaca y la siguiente para fue Tilcara, donde se encuentran las Ruinas del Pucará y donde gozamos de la imponente presencia de los cactus cardones que habitan el lugar y llegan a medir hasta seis metros.

El sol pegaba con gran fuerza y hasta allí también llegaban los puestos artesanos, donde puedes encontrar absolutamente de todo, desde ollas de barro, llaveros, peluches, sombreros, ponchos, chaquetas… Hasta ceniceros hechos con madera de cardón.

A la hora de comer llegamos a Humahuaca. Allí vivimos nuestra primera comida salteña en un local con ambientación musical local lo bastante auténtico para que no resultara ridículo. Maíz, porotos, huevos, con condimentos como el ají, comino y pimentón con los que preparan distintos platos, locros, tamales, humitas, quesillos, huaschalocro, guatia, empanadas, frangollo, chanfaina, anchi, pollo al barro, mazamorra, guiso de mondongo con mote, chupi cococa… Nos pusimos las botas.

Su poníamos que esta zona nos iba a gustar, porque todas las personas que habíamos ido conociendo a lo largo del viaje y que habían estado nos contaban maravillas, pero la verdad, nunca pensamos que sería para tanto.

Ver Post >
Sobre el autor Inés Martínez
Periodista de larioja.com. Loca por los viajes. Cualquier destino del mapa me parece perfecto. En este blog podrás leer consejos para viajar, cómo preparar un viaje por tu cuenta, destinos que merecen la pena, hoteles, vuelos, rutas, mapas, propuestas...     Tengo otro blog sobre redes sociales llamado Twitterlandia. Puedes seguirme en Instagram @inesimar y en Twitter en @inesimar