La Rioja
img
Fecha: noviembre, 2016
El valor de la marca
José Glera 30-11-2016 | 5:58 | 0

Etiquetas de Rioja que identifican la crianza de sus vinos.

El 27 de noviembre, los amantes del vino pudieron disfrutar del suplemento anual de Diario La Rioja. Reparo en la fuerza del discurso de Fernando Remírez de Ganuza sobre el valor de marca.
Les cuento una pequeña historia. Hace 12 años, un modesto viticultor probó fortuna en el mercado. El vino de una botella, sólo el vino, tenía un coste de 2€. Vino mimado. Precio de la botella: 5€, menor que el de otros vinos más vulgares que además se vendían más y mejor.  ¿Cómo era posible? No lo entendía porque valoraba el vino en su anonimato.  No tenía marca. Ese era su pecado. O descorchaba y convencía con el caldo o no vendía, salvo que regalase. Y eso si el comprador tenía la mente abierta. Si aquel vino hubiera disfrutado de una etiqueta reconocida hubiese triplicado su precio, aunque el vino era el mismo. Magnífico sin catar.
Rioja tiene dos virtudes: nombre e historia. Y numerosos defectos, pero muchos venden vino sólo por el mero hecho de disfrutar de la marca Rioja. Luego puedes ser singular o vulgar. Decides tú.

Ver Post >
Algo más que una bebida
José Glera 21-11-2016 | 5:37 | 0

Pensaba dedicar estas líneas al reparto de viñedo en Rioja, pero hay placeres más allá de lo que decide la clase política. La propuesta abrió la puerta a la especulación. Como ocurrió con el sector bodeguero, donde aterrizaron, entre otros, constructores que no sabían qué hacer con sus euros, ahora le toca al viñedo. La vigilancia deberá ser extrema sobre quienes conciben el mundo del vino como algo meramente mercantil. Si no, el perjuicio será considerable.
Más allá de esta apreciación, uno tiene el convencimiento de que el vino es placer, cultura y un ejercicio de socialización. Ayer mismo, sin ir más lejos, el vino se convertía en un nexo de conversación, incluso de pasión en torno al mantel y entre desconocidos. Escena habitual, pero excepcional. Una entre tantas. Más allá de etiquetas, gustos, modernidad o clasicismo, el potencial del vino para socializar va más allá de la idea de quienes lo contemplan como un bebida más. Eso es el vino. Un nexo, una cultura. El vino, no un vino.

Ver Post >
Delicia de locura
José Glera 17-11-2016 | 12:30 | 0

en
Videos
Esta semana me acerqué hasta Cárdenas salpicado por la curiosidad de ver qué hay detrás de un vino diferente y que me gusta. Me sorprendió el viñedo. Paisaje espectacular, policromado gracias a la mezcla de variedades. No es habitual. Paraíso fruto del paso de los años. Se nota que el hombre apenas ha intervenido. De ahí que no esté homogeneizado.
Allí estaban José y Carlos. Su proyecto se llama Octogenarius. Un vino de uva Garnacha de cepas de más de 80 años. «Ni las de mi padre; las de mi abuelo», dice José. Cepas especulares, orgullosas. La primera añada, 2013. Fueron apenas 1.800 botellas; de la última elaborarán 4.800. Ojo, con más cepas.
Su filosofía es sencilla: calidad. Consideran un crimen que se haya subvencionado el arranque de viñedo y rezan para que no llegue la parcelaria. Dos viticultores que aplican una máxima que les marca la propia viña: 300 botellas por fanega. Aquí no se habla por hectáreas. Ideas claras, locura y romanticismo. Su vino se hace en la cepa; la bodega queda en segundo plano. Viticultura más sacrificada. Esta visión refuerza mi creencia en la calidad y en las muchas posibilidades que ofrece Rioja. Como acertadamente afirma Alberto Gil, «producir más costará más».

Ver Post >
¿Se podría haber dado otro destino al excedente de Rioja?
José Glera 06-11-2016 | 10:11 | 1

Esos miles de kilogramos de uva agonizando sobre la tierra han abierto otro debate. Son muchas las personas vinculadas al mundo del vino que me han dicho en los últimos días si no es cruel tirar uvas al suelo. Lo es, pero para Rioja, para sus vinos, para su historia, es necesario. Se tiran porque están, pero hay que partir de la base de que no deben existir. Ahora bien, ¿y si existen?
Me niego a ampliaciones de cupo y a inundar el mercado con un número de botellas que no puede admitir a precios acordes a Rioja. Aquí conviven verdades, medias verdades y mentiras, pero Rioja siempre será Rioja, para lo bueno y lo malo. Su gran ventaja reside en que su futuro está en manos de quienes la hacen posible. Me preguntan si estas uvas tiradas no se podían haber destinado a la elaboración de vinagres, mermeladas… o, simplemente, alimento para los más desfavorecidos. No les falta base a quienes se hacen esas preguntas. Mucho tiempo atrás abrí la vía del espumoso a esos excedentes. El alimento puedo ser otro, pero nunca vino de Rioja. Moralidad frente a economía.
Al margen de esta historia, les recomiendo que lean atentamente a Carlos Echapresto en estas mismas páginas. El camino de Rioja es el de la calidad. No hay discusión. Por cierto, Carlos, vaya morrito que tienes. Por los vinos, claro.

Ver Post >