La Rioja
img
Etiqueta: Etiqueta
El valor de la marca
img
José Glera | 30-07-2017 | 17:28 |0

Etiquetas de Rioja que identifican la crianza de sus vinos.

El 27 de noviembre, los amantes del vino pudieron disfrutar del suplemento anual de Diario La Rioja. Reparo en la fuerza del discurso de Fernando Remírez de Ganuza sobre el valor de marca.
Les cuento una pequeña historia. Hace 12 años, un modesto viticultor probó fortuna en el mercado. El vino de una botella, sólo el vino, tenía un coste de 2€. Vino mimado. Precio de la botella: 5€, menor que el de otros vinos más vulgares que además se vendían más y mejor.  ¿Cómo era posible? No lo entendía porque valoraba el vino en su anonimato.  No tenía marca. Ese era su pecado. O descorchaba y convencía con el caldo o no vendía, salvo que regalase. Y eso si el comprador tenía la mente abierta. Si aquel vino hubiera disfrutado de una etiqueta reconocida hubiese triplicado su precio, aunque el vino era el mismo. Magnífico sin catar.
Rioja tiene dos virtudes: nombre e historia. Y numerosos defectos, pero muchos venden vino sólo por el mero hecho de disfrutar de la marca Rioja. Luego puedes ser singular o vulgar. Decides tú.

Ver Post
El poder de la etiqueta
img
José Glera | 02-10-2013 | 19:46 |0

Las catas se han puesto de moda y se han abierto a un público heterogéneo. Siempre son interesantes. Pero en esa diversidad también está el peligro. En las catas, se disfruta, se aprende y se intercambian impresiones, aunque siempre son terreno peligrosamente abonado para que aparezca el típico listillo de turno. Incluso cuando la cata es a ciegas y demanda una prudencia más intensa.
Escenario real: cata a ciegas y expertos catadores. Todo transcurre con normalidad. Se degustan buenos vinos. De repente, se cuela (que mala leche) un caldo de mesa, del año, envasado en tetrabrick. Apenas supera el euro en el supermercado. Cuatro de los asistentes dan sus impresiones. El primero de ellos aprecia «aromas complejos» y «buena crianza» antes de definir al vino como «limpio, intenso y elegante». El segundo entiende que está catando un caldo «grato y del gusto del consumidor medio. Le encanta su «carácter» y le daría una medalla de bronce. El tercero asegura que ese vino está «muy bien presentado» y afirma que tiene la madera «bien integrada». 85 puntos sobre 100. El cuarto fue el único en cazarlo: vino de mesa. Y es que la etiqueta manda mucho al catar; y si
Ver Post