Blogs

Jorge Alacid

Línea de puntos

El pasado siempre vuelve

Constitución de la nueva junta del PP de Logroño.

«El mejor profeta del futuro es el pasado» (Lord Byron)

 

El año 2015 fue el último en que Pedro Sanz ocupó el Palacete; en junio, luego de unos resultados electorales que le condenaban a gobernar sin mayoría absoluta, cedió la Presidencia a José Ignacio Ceniceros y se retiró al Senado, desde donde observa con prismáticos la política riojana. De modo que el informe de fiscalización del Gobierno riojano que el presidente del Tribunal de Cuentas presentó esta semana en el Congreso, relativo precisamente a ese año 2015, puede endosarse tanto al propio Sanz como a su sucesor: al menos en algo todavía siguen estando emparentados. Porque además las observaciones formuladas por Ramón María Álvarez de Miranda García, presidente del Tribunal, incurren en recordatorios expresos a cuestiones que han encallado en el debe gubernamental, así en la anterior etapa como en el presente.

Por ejemplo, la ADER. Mientras Javier Ureña se encarga de seleccionar al comité de expertos que en abril debería dictaminar el nuevo rumbo que tome la Agencia, ese departamento esencial para la política económica de La Rioja vuelve a reclamar su protagonismo periódico en el informe del Tribunal correspondiente al 2015. «La configuración como entidad pública empresarial de la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja resulta contradictoria con la actividad administrativa desarrollada por esta clase de entidades, así como con su régimen contable público y con su adscripción a la cuenta general del sector público administrativo», aceptó ante sus señorías Álvarez de Miranda. Un aviso que sonará de algo por la sede de la ADER, puesto que se trata de reparos que suelen aparecer en el informe del tribunal con puntualidad ferroviaria. También resultará conocida por La Rioja alguna otra recomendación del mismo tribunal, que su presidente volvió a mencionar durante su comparecencia en el Congreso: el mejorable control del gasto farmacéutico, que preocupa tanto a Álvarez de Miranda como para anunciar «un esfuerzo importante de fiscalización (…) de La Rioja, entre otras razones porque la propia Comunidad nos ha solicitado un volumen de fiscalizaciones muy completo que intentaremos atender integrado dentro del informe anual de la propia comunidad». ¿Resumen? Que casi tres años después del relevo al frente de la jefatura del Gobierno riojano hay algunos guadianas que se empeñan en reaparecer: la ADER y el gasto sanitario, como particulares monstruos del Lago Ness del ecosistema riojano. El pasado siempre vuelve.

¿De dónde nacen esas prevenciones del Tribunal de Cuentas, que en líneas generales no detecta graves irregularidades en su informe fiscalizador? Tal vez, de un ejercicio del poder demasiado largo. Demasiado proclive a la confusión. Durante el mandato de Sanz ocurrió lo habitual cuando se gobierna con mayoría absoluta: que el partido que apoya al Ejecutivo tiende a desaparecer y pierde una función esencial, controlar los excesos. Servir de dique, no sólo de parapeto. Esa noción de Gobierno y partido, entendido el uno como extensión del otro, resiste ahora dentro de esa embarullada melé que también Ceniceros ha heredado. Y como Sanz, se ha visto obligado a modificar sobre la marcha sus planes respecto a la convivencia entre el Ejecutivo que preside y las siglas que pilota. Lo cual genera un desgaste adicional, condensado en el dardo que lanza alguna voz del sector crítico: «En el Palacete nos dedican una cantidad de tiempo excesiva, la que deberían destinar a gobernar».

Pero se trata de un cometido, el de gobernar, nada sencillo en medio de tantas nieblas internas. Las bielas del engranaje popular chirrían, con una intensidad que hubiera parecido insospechada mediado aquel 2015, cuando se cocinó una solución destinada a contentar a todas las partes en liza. Un crucigrama que hubiera tenido sentido de haberse alcanzado la alineación entre Gobierno, partido y grupo parlamentario que hoy se aleja del ideal de perfección anunciado y alcanza momentos asombrosos, como los vividos a raíz de la denuncia de Concha Arruga contra sus propios jefes. A la exportavoz le acompañaron ante el tribunal dos miembros del grupo parlamentario, quienes confirmaron al juez su denuncia: a saber, que la democracia interna brilla por su ausencia en sus filas. Lo nunca visto. La justicia desestimó su recurso, lo cual no evita lo primordial. Que la grieta se va agrandando: son los fantasmas del pasado, que han regresado. Ese partido dividido que Sanz heredó, el cisma que siempre temió que le sucediera. Nada que no pueda empeorarse.

 

 
Un modelo de promoción vizcaína

«¿Quieres saber las grandes iniciativas que se están desarrollando en Bizkaia para convertirla en territorio para la inversión y el asentamiento de nuevos proyectos empresariales a nivel europeo? ¿Te gustaría conocer cómo se va a reforzar la competitividad de las empresas asentadas en Bizkaia?». A estas preguntas contestaron el jueves en Madrid dirigentes de la Diputación vizcaína: una modélica convocatoria donde les acompañó una representación de personalidades de esa provincia, como el cocinero Eneko Atxa. Su Francis Paniego.

Nombramientos en el PP: llega Moreno

El carrusel de cambios que distingue al grupo parlamentario del PP esta legislatura se sustanció el jueves con el ingreso en la Cámara de Esther Agustín y Cati Bastida, relevo de Raquel Sáenz y Regina Laorden, presentes ambas en la tribuna del hemiciclo en la hora del adiós. Las dos exparlamentarias no sólo dejan vacantes sus escaños: también deben ser relevadas como portavoces adjuntas. En el Parlamento se da como seguro el ascenso de Noelia Moreno, la diputada de Arnedo que en el último pleno se encargó de defender la posición de su grupo en el debate sobre la ILP taurina. Para el otro cargo hay más misterio; gana enteros la opción de Noemí Manzanos, alcaldesa de Rodezno.

Temas

ADER, Javier Ureña, José Ignacio Ceniceros, Pedro Sanz, Raquel Saenz, Regina Laorden, Tribunal de Cuentas

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de larioja.com

Sobre el autor

Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.

febrero 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728