La Rioja
img
Vasallos y señores
img
Jorge Alacid | 20-03-2018 | 15:55

Diego Ubis y Concha Andreu, el día 15 de marzo, en el pleno del Parlamento. Foto de Justo Rodríguez

«Nunca tendré compasión por los que no supieron morir a tiempo» Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid)

 

Algunos lunes nacen raros. Más raros de lo habitual. Tan raros que contaminan de rareza al conjunto de la semana, dominada en la vida pública riojana por las piruetas propias de un escenario político convertido en blanco móvil. Nadie sabe contra quién disparar: todo se mueve.

Lunes En el PSOE confiesan su extrañeza por la repentina ausencia de la patronal riojana en su reunión con los agentes sociales para informarles de su iniciativa en favor de un pacto para mejorar las infraestructuras. En la FER alegan problemas de agenda para justificar su ausencia, aunque cuando muere el día, José Ignacio Ceniceros confiesa ante su ejecutiva que le había molestado la presencia de representantes del empresariado en la sede socialista, justo 24 horas antes de que les hubiera citado en el Palacete, y así lo había hecho notar. A los dirigentes del PSOE les sale una vena senequista: sonríen hacia adentro, porque semejantes maniobras refuerzan su línea argumental. A saber: que las cosas del Palacete no han cambiado tanto de Pedro Sanz a su sucesor. «La única diferencia es que Ceniceros saluda más», ironizan. O no: tal vez no hay ironía en esa frase.

Martes En el Parlamento comparecen dos de las tres consejeras que rodean a Ceniceros. Deben replicar a las acusaciones de escaso celo en defensa del turismo regional. Hay quien detecta en Leonor González Menorca y Begoña Martínez Arregui la distancia propia entre quien tutela esas atribuciones directamente y quien pasaba por allí y preferiría estar en otro sitio, lo cual no disimula. La primera sostiene una cartera tan multicompetencial que algo tiene de potro de tortura, lo cual puede explicar el semblante melancólico que luce de un tiempo a esta parte. Como si también ella prefiriese estar en otro sitio.

Miércoles Reunión de seguimiento del pacto entre Gobierno y Ciudadanos, con el monotema en la agenda: la ADER. Ah, la ADER. Ese misterioso departamento donde Diego Ubis y los suyos reclaman mayor movimiento, un dinamismo a la altura de sus expectativas. Pero en el Palacete, tropiezan con lo de siempre: con un frontón. En el Gobierno parecen enrocados ante las exigencias de Ciudadanos, lo cual justifica el rostro adusto que exhiben los bancos naranjas al día siguiente en el Parlamento. Y explica también el tono mordaz con que su portavoz distingue en los últimos tiempos al Gobierno: ese aire de novio despechado que augura tormenta.

Jueves Idus de marzo a la riojana. Carlos Cuevas procura sin éxito robar a su jefe el protagonismo en el Parlamento con una intervención tan peculiar en el debate sobre infraestructuras que logra tal vez su objetivo no confeso: engrandecer la figura de José Ignacio Ceniceros. Quien se pasa la sesión en plan esfinge, cuchicheando con Arregui o aceptando los caramelos que le allega María Martín. Cuando sale al atril, avisa al PSOE: por su parte, sólo encontrará cariño. No habrá reproches. Se los reserva para algunos queridos compañeros de su partido. Aunque propina alguna colleja a los bancos socialistas de pasada, lo cual ayuda a confirmar que, en efecto, eso de que el PSOE tomara el lunes la iniciativa molestó sobremanera en el Palacete.

Viernes Resumen de la semana política: que del Palacete se desprende un estado de ánimo donde sigue viva la idea, aunque cada vez más mortecina, de que algunos consejeros de Ceniceros operan como caballos retenidos en este gabinete. Al que podrían dotar de un nervio político superior si algún día se animan a saltarse la jerarquía y sacar la cabeza por encima del agua. ¿Puentear a su jefe? Más sutilmente, por decirlo en palabras del clásico: demostrar si son buenos vasallos en busca de buen señor.

Hay viernes tan raros que parecen lunes.

 

LA LETRA PEQUEÑA

La interminable ‘comisión Bankia’

La legislatura del Parlamento regional más pródiga en comisiones de investigación ha visto cómo alguna de las impulsadas encallaba en el océano de la burocracia. Así ocurre con la llamada a indagar en torno a la antigua Caja Rioja: la ‘comisión Bankia’, presidida por la socialista Sara Orradre, vio obstaculizados sus trabajos por la renuncia a comparecer de algunos convocados. Ahora retoma su labor una vez que ha recibido la nueva documentación solicitada. ¿Continuará?

Los diez del PP que van a Sevilla

La ejecutiva que el PP celebró el lunes designó a los integrantes que, al margen de los miembros natos, figuran en la delegación que representará al partido en la convención de Sevilla. Se trata de Alberto Bretón, Raquel Sáenz, Diego Bengoa, Rosana Zorzano, Carlos Yécora, Rosa Ortega, Alberto Cristóbal, Roberto Varona, Carlos Alonso y Javier Merino. Todos del sector oficial, salvo el último, concejal logroñés y estrecho colaborador de Cuca Gamarra. Entre los elegidos, una llamativa peculiaridad: la inclusión de Ortega, edil de Calahorra. En la edición del domingo, se mencionaba en esta crónica que  por el contrario su alcalde, Luis Martínez Portillo, no acudía a la cita sevillana: este martes se ha publicado una aclaración. Portillo es miembro nato, así que bajo esa condición formará parte de la delegación que finalmente se desplace, cuya configuración está pendiente de ser notificada.

Sobre el autor Jorge Alacid
Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.