Blogs

Jorge Alacid

Línea de puntos

Todo se enreda

 

José Ignacio Ceniceros conversa con Francisco Ocón durante la primera sesión del debate del estado de la región. Foto de Justo Rodríguez

 

Enviados especiales a las entrañas del verano riojano (exaltación de la amistad: romerías, procesiones, degustaciones) alertan de la presencia constante de Diego Ubis, portavoz de Ciudadanos, menos común otros años su asistencia al carrusel de municipios que visitan sus señorías durante las fiestas. Una propensión a la ubicuidad que compensaría su deserción como cabeza visible de la formación naranja, relevado en las responsabilidades de su cargo por el dúo Pablo Baena-María Luisa Alonso. Esa pareja con aspecto de ticket electoral empeñada en eclipsar a su jefe de filas en el Parlamento, que reapareció en el pleno del debate de la región superándose a sí mismo: encorbatado. Y empeñado en conseguir lo imposible: concluir su discurso sin mencionar a Javier Ureña.

Ubis prefirió citar ayer a Michael Jordan, aunque luego Germán Cantabrana lo mejoró: sacó de paseo por el Hemiciclo nada menos que a Richard Nixon. Enfundado en una camiseta rojo pasión que trajo al Legislativo el poderoso aroma de la calle mientras (él sí) se escandalizaba por la mala opinión que le merece la ADER, Cantabrana perpetró una intervención tan deshilachada como acostumbra, al estilo de José Ignacio Ceniceros. Es lo que ocurre cuando, como sucede este verano, la política se enreda. De donde resulta que Cantabrana parece Ubis, que a su vez ejerce de Andreu, quien adopta por lo tanto el tono de estadista que se reclama del presidente del Gobierno, que por su parte se pasa a la oposición: ahora, Ceniceros hace oposición a Zapatero y oposición a Sánchez. Y oposición a la jefa de la oposición, lo cual es insólito. Un lío. La auténtica operación enredadera. La que se deriva del escenario electoral que se avecina y tiene a sus señorías de los nervios.

Porque en este clima de precampaña, incluso los anuncios del presidente (algunos de ellos, de notable impacto) se recortan contra el telón de fondo del inminente paseo por las urnas: sus promesas ya son sólo eso, promesas. Que dependerán para materializarse de factores que nadie controla. De que el Gobierno logre aprobar el Presupuesto del 2019, lo cual está por ver, y del color de las papeletas que empuñen los riojanos allá en mayo. Cuando se dilucidará si la gratuidad de la enseñanza será tal y como ayer se comprometió Ceniceros. O si sus palabras se las lleva el viento. Lo cual introduce un elemento de abandono melancólico en estas sesiones próximas a cada convocatoria electoral, todavía más desbordantes de blablabla que lo habitual, demasiado renuentes a pasar a los hechos.

Que es donde reside la almendra de la actual legislatura, destinada a morir sin reformar el reglamento ni la ley electoral. Sin por supuesto tocar el Estatuto de Autonomía, culpa según se deduce de la oposición: no del Gobierno. Que apenas aparece para ponerse medallas, pero sólo las medallas que le permite adjudicarse Ciudadanos, con algún matiz, que introdujo el propio Ceniceros: «No voy a decir que todo funciona perfectamente», aceptó. No. No todo funciona desde luego en el Parlamento, cuya utilidad principal durante el debate de esta semana fue más bien simbólica: sirvió para inaugurar la campaña electoral.

De modo que cada intervención sonaba más bien a mitin, como la protagonizada por Concha Andreu, golpeando al Gobierno donde más le duele: contra la sombra de la corrupción y el clientelismo, el viejo estigma que persigue al PP, y contra la condición vicaria del actual presidente, a quien atizó con saña. Con un suplemento de dureza, insólito hasta ahora, que atendía una numerosísima representación de dirigentes y afiliados socialistas, mayoría (curiosa mayoría) en las galerías del Parlamento. Cuya presencia venía a reflejar que en efecto ya estamos en precampaña. Incluyendo a Ceniceros. Que repartió su particular ración de estopa tal vez porque ya se ha hartado. Porque viene de sufrir en primera persona tantas operaciones enredadera que no puede disimular su satisfacción desde que hay un socialista en La Moncloa. El paraíso del PP riojano. Que contra el PSOE siempre vive mejor.

Temas

ADER, Andreu, Cantabrana, Ceniceros, Ciudadanos, Operación Enredadera, Parlamento de La Rioja, Podemos, PP, PSOE, Sánchez, Ubis, Ureña, Zapatero

Otro sitio más de Comunidad de Blogs de larioja.com

Sobre el autor

Jorge Alacid López (Logroño, 1962) es periodista y autor de los blogs 'Logroño en sus bares' y 'Línea de puntos' en la web de Diario LA RIOJA, donde ocupa el cargo de coordinador de Ediciones. Doctor en Periodismo por la UPV.

septiembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930