La Rioja
img
Apocalipsis zombi
img
piogarcia | 17-05-2017 | 09:31

A veces pontifico. Digo cosas tremendas, irrebatibles, severas, equivocadas.

Digo, por ejemplo, que Pedro Sánchez y Susana Díaz están acabados.

Eso dije, recuerdo ahora, en el programa ‘La Lupa’, de TVR, después de los ominosos sucesos que condujeron a la creación de la comisión gestora del PSOE. Lo dije porque me parecía imposible que alguien se atreviese a resucitar dos cadáveres políticos que habían cavado con tanto ahínco su propia tumba: Sánchez y Díaz, Díaz y Sánchez. Y ahora, sin embargo, debo tragarme mis palabras. Ahí los tienen ustedes, tan orondos: uno de los dos se convertirá esta semana en secretario general del Partido Socialista.

A Sánchez, que lleva once meses disfrazado de rojo y convertido en un eslogan, sus seguidores le han perdonado ya sus pavorosas derrotas electorales y sus repentinos vaivenes ideológicos. Es como si, por puro instinto de supervivencia, el Sancho Panza que siempre fue hubiese asumido la personalidad soñadora, alunada y temeraria de Don Quijote.

A doña Susana, que maneja todos los aparatos con ademanes de sultana, sus secuaces le disculpan que fuera ella (¡ella!) quien encumbrara a Sánchez –entonces un blando liberal, un Macron grisáceo– porque no se atrevía a dar el paso y Madina le parecía demasiado peligroso, que lleve años mareándonos con el irritante minué del me-presento/no-me-presento, que acabara clavándole el puñal definitivo a Sánchez entre la furia y los gritos airados de sus peones (¡la autoridad soy yo!).

Sí. Estaba equivocado. O quizá no. Tal vez Pedro y Susana solo sean dos zombis que se están sacando los ojos sin saber que ambos llevan ya un año muertos, pero mal enterrados, y que se están disputando los tristes despojos de un partido ensimismado, hecho añicos, fantasmal.

(*) En la foto, de la Agencia Efe, un fotograma de la película ‘Apocalipsis Zombi’. En medio hay un señor que se ha colado.

Sobre el autor piogarcia