La Rioja

img
Nuestro hombre en la barra: Cervezas y música (y balonmano)
img
Jorge Alacid | 03-02-2017 | 10:49

Alberto y Juan, en Eldorado. Foto de Justo Rodríguez

 

 

Logroño, interior día. Alberto trajina por Eldorado como suele, enfrentado a la tarea diaria de abrillantar su bar para que reluzca también como suele: mediante la generosa contribución de camareros y parroquianos a la construcción de una atmósfera inigualable. El tipo de ambiente que uno espera hallar cuando deja su domicilio: un bar donde se esté mejor que en casa. Proeza que Eldorado lleva ejecutando con acierto durante 25 años: acaba de soplar todas esas velas festejando su envidiable capacidad para desafiar todos aquellos elementos que cuando Alberto y su socio Pedro, hoy recién abandonada la actividad, se embarcaron en su aventura parecían atentar contra el éxito que luego recogieron. Un milagro: un bar a mayor gloria de un hilo musical rocanrolero, en una calle que entonces gozaba de la condición de oasis entre las distintas zonas logroñesas y consagrado al universo cervecero.

Pero resultó que Alberto algo sabía de los secretos que tienden a imantar a una clientela a ese tipo de bar que se acaba convirtiendo en destino predilecto de cada correría. Se había adiestrado como camarero en el Pasarena de la calle Bretón y gozado luego de cierta fama (una fama que perdura) cuando le reclutó el mencionado Pedro, convertido luego en su socio, en el añorado Blue Moon de Albia de Castro.

El espíritu de ese bar viajó con ellos hasta Portales: la apuesta por la música, que en Café Eldorado abrió la paleta desde el rock al blues y al jazz, y la edificación de ese vínculo invisible, pero muy tangible, que termina por atar a un cliente a su local favorito a lo largo de toda la vida. «Aquí sólo nos falta celebrar una boda», bromea Alberto, secundado por las risas de Juan, su hermano y camarero de confianza.

Porque, en efecto, en Eldorado puede suceder de todo. Novios que acuden para festejar su reciente enlace, solteros que despiden el celibato, jaranas flamencas y sus célebres jam sessions, que acababan como es menester en tales casos: de amanecida, con los asistentes desparramados al aire de Portales. Punkis, jevis y políticos (incluido cierto caballero del PP, muy asiduo de concejal, que llegó a alcalde) se hermanan desde 1991 en su abigarrada barra para festejar lo que todo bar festeja: la vida. Porque, fieles a unos códigos transmitidos de generación en generación, los clientes de Alberto veneran estos metros cuadrados con tanta devoción que en algún caso llegan a formar parte del mobiliario. Y señala Alberto emocionado un rincón que llama la esquina de Paco, en honor a ese parroquiano difunto. Eldorado no te olvida.

Se ha escrito Paco y habrá que añadir otros cuantos nombres y apellidos: los Purón, Romanos, James, Jordi y compañía. Los Aguinagalde y Garabaya, por supuesto, porque el balonmano logroñés dispone en este local de una suerte de sede oficiosa, desde que Alberto y Juan decidieron crear la proteica Peña Maiden que anima al Naturhouse con tal intensidad que un partido en el Palacio no sería lo mismo sin sus camisetas, sus banderas y, desde luego, sus confetis, que hacen tan dichoso al chico de la mopa. «Es que aquí el cliente es sagrado», explica Alberto para que el lector entienda qué clase de bar es este Eldorado que genera una feligresía tan incondicional como la recién citada. «Si todos somos exigentes, el cliente también lo debe ser y nosotros tenemos que darle respuesta», resume, mientras revisa una caja de cartón donde duermen las fotos que componen la memoria sentimental de su bar.

Pero atención. Nostálgicos, abstenerse. Alberto prefiere mirar hacia adelante, hacia un futuro que seguirá desbordando rocanrol con el estilo propio de la casa («Aquí se escucha de todo, incluso cintas que la gente graba en casa y nos trae para que la pongamos») y cerveza. Que continuará emanando de sus cuatro grifos, dispuesta en esas copas modelo Kwak que tanto alboroto causaron cuando Eldorado empezó a popularizarlas, un impacto que aún generan. «Al principio», recuerda Alberto, «no había tanta cultura cervecera en Logroño». «La gente no entendía que tardases en tirar la caña o te la pedía helada, pero ahora pasa al contrario: te piden que la sirvas como se debe servir», recuerda.

No es la única variación que Alberto tiene anotada: señala cómo los hábitos de sus adeptos han ido variando en perjuicio de las incursiones nocturnas y en beneficio de la tarde «que ahora se alarga más». Y lo confirma la cara de ese seriote John Wayne cuyo póster preside el local, un guiño hacia el mítico western de Howard Hawks que sirvió para bautizar el bar, según una idea del inolvidable Francis Cillero, crítico de cine que fue de este diario y uno de los primeros clientes conspicuos de Eldorado. Una feliz ocurrencia que, como el mismo bar, sobrevive al paso del tiempo y se refleja en la decoración, muy rica en iconografía del Salvaje Oeste… Un aparatoso despliegue apache que Alberto revisa con la mirada mientras se despide con un aviso juicioso:«Yo soy más de indios que de vaqueros».

 

Foto antigua en Eldorado

 

P.D. Concluye la entrevista y asoma el gatillazo: cuando los chicos de Eldorado tienen que decidir cuál es su (otro) bar favorito de Logroño… Cuando les preguntan hacia dónde dirigen sus pasos cuando dejan de ser camareros para ejercer de clientes… Lo dicho: dudas, titubeos, pasapalabra… Agitan sus respectivos magines y al final algo disparan: Juan elige tras no pocas cavilaciones el vecino Odeón de la plaza del Parlamento, mientras confiesa al alimón con Alberto que los días de farra, cuando de jovencitos deambulaban de barra en barra, quedaron atrás. Y Alberto, otro tanto. Ah, la vida del camarero: del bar a casa, y de casa al bar. Con algunas señaladas excepciones. Y con una salvedad que finalmente incluye el jefe de todo esto: el Mauleón II, acaba citando. El bar de la plaza de Fermín Gurbindo donde concluyen sus aventuras como fanático del pedestrismo, eso que en lenguas bárbaras llaman runners (con perdón). Aunque hasta en esa actividad se mantiene fiel a sus principios: sus colegas serán corredores, pero también cerveceros. Lo propio de toda cofradía donde milite el patrón de Eldorado.